02 mar 2009

Cartagena de Indias

Por: EL PAÍS

He dejado atrás ya las islas del Caribe y me dirijo hacia la otra esquina de Colombia, hacia el Amazonas. Pero aprovechado que mi avión hacia escala en Cartagena de Indias me he quedado un día en la ciudad más famosa y más turística del país.
Cartagena es ? en mi opinión ? una de las tres joyas coloniales del Caribe, junto con San Juan de Puerto Rico y La Habana Vieja. Como ellas, es una ciudad mágica de palacios e iglesias, de buganvillas y balcones, de patios frescos y ventanas con celosías de madera, de murallas y baluartes que igual podría estar aquí en el Caribe que en Extremadura o en Andalucía.
Pero a diferencia de otras ciudades coloniales, Cartagena (que oficialmente ya no es de Indias) no se articula en torno a una gran plaza mayor monumental, soberbia, altiva, como solían planificar los urbanistas de la corte española. No. La vieja Cartagena es más bien una ciudad de muchas pequeñas plazas, todas con su impronta y su personalidad, pero sin llegar a descollar la una sobre la otra. Incluso la catedral, en vez de presidir ese espacio magnánimo que no existe, se levanta en una esquina de una calle no más grande que otras, como si no quisiera llamar demasiado la atención en una ciudad a la que le sobran motivos de orgullo. La plaza de Santo Domingo intenta ser esa plaza mayor ausente: tiene el ambiente pero le falta monumentalidad y le sobra un edificio de apartamentos más moderno que chirría en uno de sus laterales. La de Bolívar es coqueta, sombreada, una plaza para el paseo y la tertulia, pero le faltan medidas, ambición. Y la plaza de los Coches es un puro teatro urbano intensamente cartagenero, sobre todo cuando cae la tarde y las terrazas y los bancos se llenan de gente, de jubilados que dejan pasar el tiempo, de predicadores y vendedores, de turistas y de estudiantes que van y vienen. Pero es una plaza de paso, el atrio de entrada al cogollo de la ciudad antigua.
Sin embargo, y a diferencia también de otras ciudades monumentales tan reconstruidas que han terminado por ser museos de cartón piedra, Cartagena de Indias es una ciudad viva, vibrante, en la que la población local aún vive, trabaja, ama, llora, estudia, comercia? Una ciudad que se llena todas las mañanas de turistas, sobre todo si ese día llega un crucero, pero cuyos tiempos los marca aún la población autóctona.
Por la mañana temprano las calles huelen a rocío, a arepa e'huevo y suero costeño y los sonidos son los de los comercios que abren, los de los repartidores que llegan con las mercancías. Luego empiezan a aparecer turistas en bermudas y camisetas de tirantes, y se confunden con el bullicio de las calles atestadas de tenderetes de comida, de ropa, de zapateros remendones y limpia ollas? con los vendedores ambulantes de minutos para el celular, con las palenqueras que venden dulces de coco y yuca con sus faldas de amplios y coloridos vuelos. Después, con el sopor de mediodía la vida local se esfuma y solo quedan turistas incautos y sudorosos por las calles calcinadas por un sol de plomo. Y más tarde, cuando la temperatura remite y las sombras se vuelven a apoderar de sus calles coloniales, la vida vuelve, vuelve el comercio, vuelven los estudiantes de la cercana Universidad Pública, los enamorados, los paseantes, los jugadores de dominó? Y la vieja Cartagena cobra de nuevo el pulso de una urbe amurallada llena de palacios, conventos, iglesias y más de 500 años de grandezas y miserias a sus espaldas.


Hay 18 Comentarios

Naci en Colombia, y comparto aquello de que Cartagena es una Joya, es una ciudad diferente, colonial y moderna, y que me dicen del monumento a los zapatos viejos,?

me custan mas lo del finesrosados que sus historias tasntontas nungan me an gaido vien sus comentarios conosco muy bien acartagenalo mejor es colaombia que biba colombia que viv

Ahh... Conozco un cartagenés que vive en mi ciudad (todavía no termino de entender por qué) que habla maravillas de su ciudad. Habrá que conocerla, che.

Hola Paco, me alegro saber de ti. Al año pasado disfrute de unos días en Cartagena y guardo un grato recuerdo de la amabilidad de su gente y de la belleza de su arquitectura colonial. Si algún día vuelves por Sevilla espero saludarte. Un abrazo

Manuel, que gran sorpresa. Yo también me alegro de saber de ti. Siempre me quedé que ganas de agradecerte personalmente que hiceras más llevadera y humana aquella "dura" experiencia sevillana. Aprovecho para hacerlo ahora. Y desearte lo mejor. Si voy por Sevilla me gustaría saludarte. En el perfil tienes mi mail. Un abrazo.

¡ ANDA PERO SI TE ACURDAS DE COMO SE COMENTA!Ya leo que entre fotos de atardeceres, comentarios en la SER y otros menesteres, te acuerdas de los pobres que estamos sufriendo el nuevo invierno que nos llego, con nieve incluida.Besazos.

Con ese relato tuyo Paco...me has trasladado por completo hasta allá...iba detrás tuyo viendo todo lo que describes, senti el sudor recorrer mi espalda en el calor de plomo del medio día, buscando una sombrita por donde cobijarme, mientras disfrutaba la ciudad silenciosa a la vez de envidiar a los autóctonos que veía a ttravés de la rejas de sus ventanas tan ricamente balanceándose en sus salas...Gracias...y un beso

Estupenda descripción que nos das de Cartagena. Sin duda una ciudad llena de olores y sabores. La tranquilidad rezuma cuando dices que por la mañana se oye el ruido que hacen los tenderos al abrir sus negocios; me vienen a la mente recuerdos de otras épocas feliz y tranquilamente vividas .Un abrazo, Paco.

Paco, te agradezco enormemente que nos retrates una Colombia diferente a la que, desgraciadamente, es protagonista diariamente en ese océano de noticias perversas. Si te queda tiempo, no dejes de ir al Paque Nacional del Tayrona. Recibe un gran abrazo de otro español que recorre estas tierras quecomo dice el amigo Puyana, también son parte de la grandeza de España. Pedro

Hola Paco.Te felicito por tus comentarios, estuve en Cartagena El año pasado y es una ciudad preciosa, encantadora, realmente sus playas son preciosas, y la cartagena antigua como no recordar el encanto de sus calles antiguas y el frescor de su clima, la belleza de sus mujeres y el cielo azul que adornan sus paisajes, realmente te felicito por la descripción que le das a la ciudad.Un abrazoHomero

Elizabeth dijoPaco, no dices nada del Parque Nacional Tayrona, en plena Santa Marta?Para mí, el paríaso terrenalEspero algun dia poder volver

Buen dia Paco,siguiendote dia a dia.Cartagena es una ciudad que guarda muchisima historia.Para entender un poco a España y a Latinoamerica hay que pasar por esta hermosa ciudad caribeña.La foto es muy representativa de lo que es Cartagena y Colombia,y me llama la atencion ese inmenso PARE en español en la via que ese STOP anglosajon que encontramos en las calles de España.Pasala bien.

Has resumido extraordinariamente las grandezas y miserias de esa ciudad que amo.Gracias y un abrazo.

Me encanta Cartagena tengo muy buenos recuerdos y su gente es maravillosa. Disfruta y sigue contandonos cosas que te seguimos.Bsos

Cartagena, es un referente en la historia de la grandeza de ESPAÑA (construida con piedra coralina y sangre), y la describiste perfecto ! (la arquitectura, la gente, el olor de la comida, su congestión y todos esos estudiantes nocturnos que se confunden con los turistas y los vendedores ambulantes entre coches, balcones y murallas) Colombia, te atrapa!!, y con tus reseñas, te estas convirtiendo en el mejor de nuestros embajadores! ojala puedas en el amazona ir en busca de los últimos delfines rosados del rio!!!

"los vendedores ambulantes de minutos para el celular" esta frase me ha encantado, me repito, te gusta mucho este viaje ¿ a que si? desde el primer post en Bogota, se nota que escribes desde lo que estas disfrutando, me alegro mucho por ti. Segiremos esperando más historias desde Colombia. Un beso.P.D. entre tú y yo, se te pego el ardor sabroson caribeño, ¿ a que si? un beso sin tornillo.

Insisto, necesito más vida para poder recorrer hasta el último rincón del mundo. Cartagena de Indias me recuerda a grandes escritores de novelas... y cómo no, parece un lugar lo suficientemente inspirador[:D]

Es una ciudad preciosa... estuve en el 2000 y quede enamorada con el espiritu de la ciudad.... las esculturas de Botero y los balcones con flores.. Se nota que la estas pasando genial en Colombia... seguire pendiente de tus aventuras por alla.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Eskup

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal