El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Eskup

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

30 abr 2009

La chica del gorro de lana

Por: EL PAÍS

Acabo de llegar al mar. Hoy he cruzado bosques infinitos y colinas que se parecían una a otra. Hasta que por fin he llegado al mar. A un pueblo hermoso y coqueto que se llama Barmouth, en un estuario de la bahía de Cardigan, al oeste de Gales.
He caminado hasta el espigón que protege el puerto y me he sentado aquí a disfrutar de la soledad. Solo hay viento, grandes extensiones de arena de bajamar, un horizonte infinito y una bandera roja que despunta sobre los carrizos que coronan las dunas. Los charcos que ha dejado la marea espejean como papeles de plata. El vendaval arranca remolinos incluso en estas pequeñas lagunas de aguas estancadas, rizando su superficie como una piel de naranja. Entonces sale por fin un tímido sol entre las oscuras nubes y sus rayos pintan la escena a brochazos, como si un gran foco dorado recorriera la negritud de la marisma. El mar es un mar frío; sugerente pero amenazador. Un mar de invierno que inspira temor y también nostalgia. Un mar "lento, negro, negro como el cuervo que sigue a las barcas de pesca" escribía el gran poeta galés Dylan Thomas.
De repente, en la soledad de la llanura arenosa que deja la marea baja aparece una joven con un perro. Lleva un gran gorro de lana y pantalones vaqueros que dejan adivinar unas piernas largas y delgadas. No debe de tener más de 20 años. El perro corre y salta a su lado, como un poseso. La joven camina por la arena resuelta, con determinación, como si fuera a un sitio concreto. Transmite confianza. De vez en cuando lanza un palo y el perro enloquece aún más. Todo en la escena es inmóvil, eterno.
Menos la chica del gorro de lana, que sigue jugando con su perro y caminando de manera tan resuelta. Me dan ganas de correr tras ella y darme a conocer, de enamorarme. Pero de repente el sol vuelve a ocultarse. Y la chica se aleja hacia el otro extremo del arenal, allí donde un faro avisa de la presencia del bajío. Y me quedo en el espigón. Inmóvil, como los acantilados y las marismas que me rodean. Los charcos de la bajamar pierden su relieve. Y vuelvo a caer, como el estuario de Barmouth en esta tarde ventosa, en una dulce y melancólica apatía. Así de mágico es Gales.

29 abr 2009

La primera rotonda, a la izquierda

Por: EL PAÍS

He llegado a Gales a través del aeropuerto de Liverpoool. Y no ha sido ninguna sorpresa comprobar que los alrededores de Liverpool son tan feos y caóticos como los alrededores de cualquier gran ciudad industrial. Autopistas, barriadas de casas bajas de ladrillo visto tipo Trainspotting o Billy Elliot, naves industriales, puentes, cruces y ... miles de rotondas. Una pesadilla porque, como aquí se conduce al revés (los británicos son así de especiales, ellos), la primera vez que tienes que meterte en una rotonda a la izquierda, crees que te vas a comer de frente un camión. Tu mandas la orden al cerebro de girar a la izquierda, pero el cerebro dice que tu tía, que ni hablar, que son muchos años tomando las rotondas a la derecha y que no de la da la gana obedecer. Una experiencia mística. Menos mal que a las 20 rotondas te has acostumbrado y lo de conducir desde el asiento del copiloto termina teniendo su gracia.
Lo sorprendente es que tras apenas media hora de camino por la autopista M-56, de repente, como por encanto, desaparece todo ese entramado industrial y te ves, literalmente envuelto por un paisaje de la leyenda del rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda. Un cartel lo anuncia: "Croeso i Gymru" (Bienvenido a Gales).
Gales es un pequeño país de apenas 3 millones de habitantes y casi igual número de ovejas. Tiene su lengua propia, el galés, su historia y su cultura. Y un decorado perfecto de colinas verdes, bosques caducifolios, ríos de aguas prístinas, pequeños pueblecitos de apenas un calle y lagos en los que practicar la pesca o la canoa. La pesadilla de un viaje de estudios, desde luego, pero un territorio perfecto para quienes busquen pura naturaleza, paz, tranquilidad y actividades de aire libre.
Uno de los pueblos que mas me han gustado de momento es Llangollen, el de las fotos que abren y cierran este post. Es muy famoso entre los británicos, que vienen aquí a hacer senderismo y rafting o a montar en un tren a vapor que funciona todos los sábados (los británicos son grandes amantes del revival en los transportes; en cada pueblo hay un museo de coches y motocicletas o un club de amigos del tren; en Llangollen tambien). El pueblo es algo más grande que otros (en vez de un calle, tiene dos) Pero son tan agradables, que dan ganas de estar dando vueltas por ellas el resto del día.
Pero no solo el paisaje es típicamente galés, el clima también lo es. No ha parado de llover desde que he llegado (si esto está tan verde, por algo será). Espero que mañana escampe. Yo funciono con baterias solares. Y mi cámara de fotos, también.

Decididamente los lectores de este blog sacaban sobresaliente en Geografía. Sois varios los que habéis acertado mi destino. ¡Enhorabuena!, aunque para que no se os suban muchos los humos a la cabeza he de decir que estaba chupao. A uno le dicen "príncipe" y lo siguiente que se le viene a la punta de la lenguaes "de Gales". Igual que si oyes primero Ramón, te sale enseguida "y Cajal". O "el gordo" y tu piensas de inmediato... "¡y el flaco!. Hay palabras que son una unidad de destino en lo universal, quieran o no quieran.
Como además, tras confesar que el viaje a Marruecos lo tuve que retransmitir en falso directo porque no había internet, alguno anda con la mosca detrás de la oreja por si al final resulta que me invento los viajes y mi lo que en realidad me gusta es la filatelia, esta vez he decidido fotografiarme con los periódicos locales de hoy, 28 de abril, para dar fe de que SI, ES VERDAD... ESTOY EN GALES.
El de la izquierda es el Evening Leader, el tabloide más famoso de Gales. El de la derecha es The Daily Telegraph, que dice ser el más vendido de los periódicos serios. Aunque no venga al caso, fijaros con qué abre en primera: ¡Leti y Carla! La foto de marras ha causado furor en Europa. Y yo me pregunto, ¿que trata de decir esa foto? ¿Que a las primeras damas se les valora por el culo? Que nuestra Leti tiene un trasero tan apetecible como el de la Bruni? ¿Se les habría fotografiado a Sarkozy y Zapatero insunuando lo mismo? ¿es esto machismo? En fin... cambio de tema que me disgrego.
.
LA PRIMERA "HALF PINT"
Y no será la última. Adoro los pub británicos. Su elegante decadencia, su aroma a madera vieja, su condición de guardianes de la tradición, la fauna que habita en su interior a cualquier hora, su variedad de cervezas, que los camareros además sepan tirarla... aunque no tengan ni un mal cacahuete para tomar de tapa entre pinta y pinta.
De momento he visto poco de Gales. Pero intuyo un idílico mundo rural de colinas verdes y pequeños pueblos de castillos y fachadas de ladrillo rojo. Mañana seguiré contando.

27 abr 2009

Alojamiento económico en París

Por: EL PAÍS

Si hay tres palabras imposibles de combinar son: París + hotel + barato. Si además le sumas "+ limpio", olvídate. Es más fácil decir trestristestigres con la boca llena de polvorones.
Es cierto que en todas las grandes capitales la relación calidad-precio de los alojamientos es de pena. Pero París lo sublima. Lo normal es que te pidan entre 120 y 250 euros en hoteles en los que crees que han puesto un armario en la recepción: y no, es el ascensor. O que tengas que pasar de perfil entre la puerta y la cama, porque de frente no cabes. Pero ya se sabe: mucho turismo, mucha demanda, escasez de oferta... ¡todo cuela!
Por eso me parece interesante la posibilidad de alquilar habitaciones en casas privadas. Un tipo de "bed and breakfast" urbano que funciona muy bien. Hay más de 500 casas que alquilan habitaciones en el centro de París. Son algo más baratas: desde 80 euros por habitación doble con baño privado (vale, tampoco es que las regalen, pero que quieres, ¡estás en París!), y suelen ser acogedoras, limpias y bien amuebaladas. Si estás varias noches, hay descuento.
Se pueden reservar a través de varias páginas web:
www.2binparis.com
www.bed-and-breakfast-in-paris.com
www.goodmorningparis.fr
También puedes dirigirte directamente a ellas. Algunas muy originales y divertidas son Chez Bertrand, un diseñador que vive cerca de la Porte de Clignancourt (la cama es un Citroen 2CV); Bonne Nuit Paris, tres habitaciones muy encantadoras en rue Charlot, en el barrio del Marais; o Bateau Johanna, una familia que ofrece habitaciones en su barcaza anclada en el Siena. París bien vale una misa... y una cama limpia.

27 abr 2009

La tragedia del Thistlegorm

Por: EL PAÍS

A estas horas estoy volando hacia mi próximo destino, que como dije, pertenece a la UE y tiene un príncipe famoso. Pero no tiene por qué ser príncipe de todo el territorio (jesús, la de pistas que hay que dar, ¡estamos mal de geografía!, ¿eh?)
Mientras llego se me ha ocurrido colgar un vídeo de una de las mejores inmersiones que he hecho en toda mi vida. Me gusta mucho bucear en barcos hundidos. Cada pecio tiene escrita entre las cuadernas desgajadas una historia de tragedia y muerte que lo hace aún más sugerente, más misterioso.
Este es un fragmento de un programa que hice para una cadena de TV sobre el S.S Thistlegorm, un carguero inglés hundido por la aviación alemana durante la II Guerra Mundial en el Mar Rojo, frente a las costas de Egipto. Claro, que con semejante nombre no me extraña que lo bombardearan.
El pecio del Thistlegorm tiene una historia fascinante y está tan bien conservado, con todas sus bodegas repletas aún del armamento para las tropas aliadas que combatían a Rommel en el desierto y que nunca llegó a su destino, que para muchos es el mejor buceo en pecios del mundo.

Más info sobre el buceo en el Thistlegorm y en otros pecios de Egipto, en esta web


25 abr 2009

De Vigo a las islas Cíes

Por: EL PAÍS

Acabo de volver de Vigo, una ciudad enigmática. No puede decirse que sea una ciudad bonita desde el punto de vista simplista bajo el que miran los turistas (no es ni de lejos tan monumental como Santiago o como Pontevedra), pero es una ciudad llena de vida, de cultura y de intensidad. Sobre todo por la noche. Aquí hubo una "movida" en los ochenta comparable a la famosa movida madrileña (Vigo se escribe con M de Madrid, decían los poperos y rockeros de entonces; la mayoría son ahora respetables y aburguesados hombres o mujeres de negocios).
Pero Vigo tiene además unos alrededores fascinantes. Por ejemplo puedes coger (argentinos: excusatio non petita, de nuevo; los españoles lo "cogemos" todo) y plantarte en un corto paseo en las islas Cíes, la barrera natural que cierra la ría de Vigo y la protege de los embates del Atlántico.
Las Cíes son una delicia natural; un reducto de pura naturaleza gallega. Por eso forman parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas, el penúltimo en sumarse a la red de parques nacionales españoles. Los barcos arriban a la playa de Rodas (la de la foto de abajo), nombrada por el periódico británico The Guardian "la mejor playa del mundo"; en fin, como sé cómo se hacen estas "selecciones" de las revistas, diré solamente que sí, que Rodas es una playa bellísima (aunque dudo de que no haya otra más bonita en el mundo), pero que en la Cíes hay otros muchos lugares sensacionales aparte de éste.
Por ejemplo, tomar el sendero que nace en esa misma playa de Rodas y sube al Alto do Príncipe. En tres cuartos de hora estaréis en un mirador mágico desde el que se ve la imagen más impactante de estas islas que protegen las rías baixas gallegas. Es la foto que abre el post. Y no hace falta catalogarlo entre "los 10 miradores más bonitos del mundo". El sitio lo dice todo (¡¡hay que ver lo que nos gusta a los periodistas hacer clasificaciones, oye!!)

23 abr 2009

Día de Aragón / Día de Castilla y León

Por: EL PAÍS

Acabo de llegar a Vigo, porque mañana hacemos el Hoy por Hoy desde aquí. He venido en avión pero a veces, entre que tienes que salir dos horas antes de casa, el retraso de Iberia, la hora de vuelo y luego el traslado hasta el hotel, casi trae más cuenta coger (tomar, si eres argentino/a) tu coche y plantarte en el destino sin más rodeos.
Dicho esto, como el gallinero (jejeje) lo solicitaba a gritos y yo soy un mandao, el post de hoy (que no he podido colgar antes por lo antes expuesto) está dedicado a esas dos magníficas comunidades, Castilla y León de Conchadeltoro y Aragón de Carmen-frei, que hoy celebran su día de fiesta. ¿Y qué poner?, pues dos lugares para mí mágicos de ambos territorios. Hay muchos más, pero si no habéis estado en estos, ¿a qué esperais para visitarlos?
ARAGÓN: EL MONASTERIO DE SAN JUAN DE LA PEÑA (Huesca)
Un lugar emblemático y cargado de energía. Cerca del Camino de Santiago Aragonés, a unos kilómetros de Jaca, aunque no se tienen noticias de que los peregrinos se desviaran para visitarlo, al menos en masa. Pero su importancia histórica y la originalidad de su emplazamiento quedan fuera de toda duda. Fundado como eremitorio en 1025 por Sancho el Mayor, aprovechando la oquedad de una roca, San Juan de la Peña fue el primer panteón de los reyes aragoneses, así como de los navarros mientras la corona de ambos reinos permaneció unida. Quedan muchos edificios originales, como el panteón de nobleso la iglesia mozárabe del siglo X. Pero sobre todo se conserva el maravilloso claustro, protegido tan solo por el saliente de piedra conglomerada del abrigo natural bajo el que está construido. Pura magia en el prepirineo de Huesca
.
.
CASTILLA Y LEÓN: LOS ARRIBES DEL DUERO (Zamora y Salamanca)

Vistos desde el aire, los Arribes del Duero son como una enorme cicatriz en forma de S en uno de los terrioriros más despoblados y desconocidos de Castilla y León. Aquí más que nunca resuenan los versos de Gerardo Diego: "Río Duero, río Duero / nadie a acompañarte baja / nadie se detiene a oir tu eterna estrofa de agua".
Unos 120 kilómetros por los que el Duero fluye cautivo, a veces con paredes de varios cientos de metros de altura. Lo que ahora vemos no es el cauce original: ocho presas domestican y embalsan el Duero en los Arribes, una de las mayores concentraciones de energía hidroeléctrica de España. Algunas de las presas son un espectáculo en sí, como la de Aldeadávila, sobre un cortado de 280 metros que quita el hipo con solo asomarse y donde se han rodado muchas películas, incluso escenas de Doctor Zhivago. Pero que esté domesticado no significa que haya perdido personalidad. En los Arribes, el Duero hace frontera entre España y Portugal y muestra su lado más salvaje y natural. Para no perdérselo.

22 abr 2009

FOTOS ESPECIAL CHILE

Por: EL PAÍS

ALGUNAS DE ELLAS NO SALIERON PUBLICADAS EN SU DÍA, PERO TAMBIÉN SE LO MERECÍAN
.
Hotel Antumalal, interiorismo años 50 frente al lago Villarica.
.
Cruce de cables en Valparaíso.
.
Una ninfa en las termas geométricas de Coñairipe
.
El volcán Villarrica, visto desde Pucón
.
Día soleado en la plaza de Sotomayor de Valparaíso
.
No es una imagen espectral. Es la ventana del hotel Antumalal, de Pucón, al atardecer.
.
"Beautiful people" de Santiago. Dependientes de la tienda The Three Monkeys, en Alonso de Córdova.
.
Ruta en bicicleta de montaña por Pucón
.
La piscina del hotel Park Lake, en Villarica
.
El volcán Villarrica, entre dos eucaliptos, ¡los árboles más prolíficos de la tierra!
.
Santiago de Chile, visto desde el mirador de San Cristóbal.
.
Al atardecer, el volcán Osorno tiene "foto" desde cualquier esquina.
.
Otro atardecer (se nota que me gustan). Éste, en el lago Cabargua, en la región de los Lagos
.
Embarcadero de Peulla, en el lago Todos los Santos. Las nubes, nunca mejor d¡cho, eran de algodón-
.
Cascada en Coñairipe, en uno de los manantiales de aguas termales que emergen de la falda del volcán Villarrica.
.
El lago Villarrica. Al fondo, entre las nubes, a 2.847 metros de altura, emerge la cumbre del volcán Villarrica.
.
Valparaíso visto desde la ventana de la casa-museo de Neruda. ¡No tenía mal gusto inmobiliario don Pablo, no!
.
Valparaíso, barrios altos. Uno no sabe si están a medio construir o a medio derruir, pero rezuman poesía por los cuatro costados.
.
Otra instantánea de la zona alta de Valparaiso, cerca del elevador de la Concepción.
.
Más volcanes. Este es el Osorno visto desde los saltos de Petrohué.....
.
... y éste, el Villarrica desde la carretera que va al lago Cabargua.
.
Llegando a Puerto Varas en coche.
.
Y un vendedor de artesanía, por las calles de Valparaíso.
.
Recolector de arándanos. No tenía ni idea, pero Chile es una potencia mundial en el cultivo de estos frutos. ¡Lo que se aprende viajando!
.
El chef Guillermo Rodríguez, exponente de la nueva cocina chilena.
.
Volcán con sombrero. .
Primavera austral en Pucón, camino de los Ojos del Cabargua
.

22 abr 2009

Los zocos de Marrakech

Por: EL PAÍS

Marrakech no es una ciudad de arquitectura espectacular. Si exceptuamos la Kutubia, hay pocos edificios que destaquen por su magnificencia. Su magia radica en los pequeño, en lo minúsculo. En los claroscuros que convierten sus zocos en un laberinto en blanco y negro.
Al norte de la gran plaza de Djemma el Fna se extiende lo mejor de la medina de Marrakech, zocos medievales donde se vive y se comercia igual que hace siglos. El verdadero túnel del tiempo. Laberintos existenciales de telas y de babuchas, de pieles curtidas, de metales, de frutas frescas y piedras preciosas, de perfumes y quincallas, de olores y sabores, de joyas y baratijas para los turistas. Los intestinos de una ciudad anclada en el pasado donde los sonidos del exterior se amortiguan y el tiempo corre de diferente manera. ¿Cuantas de nuestras ciudades fueron así? En la mía natal aún hay una calle que se llama Trapería.. y otra, Platería. ¿Somos tan distintos?
Pero mejor os lo cuento con más imágenes. Porque los zocos de Marrakech son un festín para la vista (y los demás sentidos).
.
.
.
De todas formas, y con permiso de los marrachís, a mi me gusta aún más la medina de Fez. ¡Qué le vamos a hacer!
.
Para saber más de los zocos de Marrakech, ésta es una buena página.

El Atlas central está a poco más de 200 kilómetros de Marrakech. Por lo que tras descender del M´Goun montamos de nuevo en la furgoneta y ponemos rumbo a la capital histórica de Marruecos. Llegamos al atradecer, justo para darnos una ducha (bueno, han hecho falta dos para quitar tanta mugre) y asistir al inicio de otra jornada noctuna más en el mayor espectáculo (o casi) del mundo: la plaza de Djemaa el Fna.
Aunque más que una plaza, Djemaa el Fna podría ser un gran espacio abierto al mundo, un "carrefur" de paseos urbanos, un teatrillo social, la cuna de la picaresca o una burbuja que esponja el denso y laberíntico callejero de la medina medieval de Marrakech. Hasta el siglo XIX era la plaza de los ajusticiamientos, de ahí su nombre, "asamblea de los muertos".
Hoy es una reunión de vivos. ¡Y muy vivos! Un gran espacio público lleno de actividad a todas horas, pero muy en especial al atardecer, cuando en su perímetro irregular se dan cita todo tipo de oficios, personajes y buscavidas: aguadores, cuentacuentos, tragasables, encantadores de serpientes, dentistas, escribas, vendedores de zumos, grabadoras de henna, músicos, carteristas, saltimbanquis, quiromantes, curanderos, timadores... La gran hogera de las vanidades marroquí, un espectáculo del medievo que ha llegado casi inalterado al siglo XXI. Y al que no solo acuden turistas (que acuden, en tropel) sino también paisanos, marrachis que dejan pasar sus ratos de ocio en los cafetines de los soportales o escuchando a los grupos de música bereber que animan la plaza hasta el bien entrada la noche.
En un lado, cada tarde, se instalan docenas de chiringuitos de comida tradicional. Brochetas, pescados fritos, verduras, cous-cous... todo bien rebozado en humo, en humanidad, en autenticidad... posiblemente el sitio más infecto pero más divertido del mundo para saborear la vida en estado puro.
¡Pasen y vean, señoras y señores!! El mayor espectáculo (o casi) del mundo. Todo lo que usted quiera, todo lo que usted soñó, lo tenemos aquí. Le sacaremos unos dirhams, pero se irá feliz. ¡El mayor espectáculo del mundo (o casi), ¡pasen y vean!: ¡¡la plaza de Djemma el Fna!!
No se la pierdan si alguna vez vienen por Marrakech
P.D: Djemma el Fna fue sido nombrada Patrimonio Oral en Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Para saber más de esta increíble plaza, pincha aquí

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal