El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal estudió Ciencias Químicas, aunque lo que más le gustaba desde pequeñito era recorrer el mundo y contarlo. Al final lo consiguió y ahora le pagan por viajar. Periodista especializado en viajes, escritor y fotógrafo, colabora con la Ser y con El Viajero, además de presentar series documentales en Canal Viajar.

Eskup

Último libro

Si hoy es jueves, esto es Tombuctú

Si hoy es jueves, esto es Tombuctú

El alocado diario de un periodista de viajes recoge una selección de las entradas de este blog publicadas desde sus inicios en 2008. Unas crónicas que retratan con humor los avatares de una profesión absorbente pero maravillosa -la de periodista de viajes digital- en la que hay días en que no sabes si hoy es jueves o si esto es Tombuctú

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

Por abrumadora mayoría (ver votaciones en el post anterior ), los lectores de este blog han otorgado el ANTI-PREMIO DEL TURISMO 2010 a la peor iniciativa turística del año a:
LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE HOSTELERÍA Y RESTAURACIÓN (FEHR)

Por su enconada defensa del tabaco en los bares, por su negativa a aceptar lo que es ya una realidad en medio mundo (espacios públicos libres de humo, más aún si en ellos se sirven comidas y entran menores), por tratar de manipularnos haciéndonos creer que se van a arruinar si no hay una nube tóxica cubriendo sus locales, por anteponer sus beneficios a nuestra salud y la de sus trabajadores.
Mil gracias a todos los que habéis participado, mil gracias a todos los que con vuestros comentarios hacéis posible este blog. Mil gracias a todos los que con vuestras opiniones contribuís a divulgar la cultura viajera.
A todos: FELIZ AÑO NUEVO Y QUE 2011 OS TRAIGA TODOS ESOS VIAJES QUE SOÑÁIS
Mi más sincera gratitud a todos los que habéis participado en esta selección de candidatos a LOS ANTI-PREMIOS DEL TURISMO 2010, el galardón al peor producto turístico del año, a quien más nos ha tocado las narices a los viajeros/turistas. Ha habido un montón de aportaciones y todas buenas. Os lo agradezco de todo corazón.
Una vez sumado y descartado algún pillín que había votado dos veces con diferente nombre, los seleccionados para LA GRAN FINAL son:
.
1. LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE HOSTELERÍA Y RESTAURACIÓN: por anteponer sus beneficios a nuestra salud, por mentir tratando de hacer creer a la gente que en Irlanda o Grecia han cerrado "miles" de bares desde que se prohibió fumar (radicalmente falso).
2. LOS HOTELES QUE TE COBRAN UNA PASTA POR USAR INTERNET: es como si a estas alturas de siglo te cobraran por beber agua del grifo o por encender la luz. (a propuesta de Rafa Pérez ).
3. LOS CONTROLADORES AÉREOS ESPAÑOLES: por secuestrar a un país en beneficio propio, por robarnos un puente, por arruinar nuestras ilusiones, por hacernos perder miles y miles de euros.
4. LOS TURISTAS IRRESPONSABLES QUE NO RESPETAN LA COSTUMBRES LOCALES: tratando a las comunidades que los reciben y sirven como si fueran objetos, destruyendo el medio ambiente, comportándose como nunca lo harían en sus lugares de residencia (a propuesta de Paula Díaz)
5. VIAJES MARSANS: por los miles de despidos de trabajadores, por sus deudas millonarias, por los viajeros estafados, por los proveedores que no van a cobrar y un largo etc. (a propuesta de Julio)
Hay muchos más que hubieran merecido también estar entre los seleccionados: Venecia y el mal trato a los turistas en Italia, Ryanair, el peaje de las autopistas portuguesas, las oficinas de turismo que cierran en fin de semana... Pero había que elegir 5 para votar en esta final.. y esto tampoco es una encuesta científica.
.
.
OS ANIMO A VOTAR POR UNO DE LOS CINCO FINALISTAS
Dadles caña, no os cortéis. Cualquiera de los cinco nos ha tocado demasiado las narices este año y se merece el...
¡ANTI-PREMIO DEL TURISMO 2010... Y UNA SONORA PITADA!

28 dic 2010

LOS ANTI-PREMIOS DEL TURISMO 2010

Por: EL PAÍS

Llega la última semana del año y como todos los años, los medios de comunicación se entregan a esos bonitos, originales y novedosos reportajes: "lo mejor del año", "las mejores imágenes del año", "los personajes del año".
Pues en este blog no vamos a ser menos, pero al revés. Os propongo, como ya hicimos el año pasado, que elijamos entre todos:
LO PEOR DEL AÑO EN VIAJES Y TURISMO, AQUELLO QUE MÁS OS HAYA TOCADO LAS NARICES, AQUEL DESTINO O EMPRESA QUE OS ARRUINÓ LAS VACACIONES, QUE ACABÓ CON VUESTROS SUEÑOS.

Ánimo, es la oportunidad de quejarse, la posibilidad de criticar en este almibarado mundo del turismo donde parece que no hay espacio para la crítica.
Estas son mis propuestas para el premio ANTI-PREMIO DEL TURISMO 2010:
.
.
.
.
1. LOS CONTROLADORES AÉREOS ESPAÑOLES: por secuestrar a un país en beneficio propio, por robarnos un puente, por arruinar nuestras ilusiones, por hacernos perder miles y miles de euros.
2. VENECIA: por el mal trato que dan los turistas, porque (casi) todo es caro y malo, porque les sobra turismo y andan "sobraos", porque te puedes morir en la acera antes de que te dejen entrar al servicio si no consumes, por las colas, porque están hasta el gorro de turistas y se les nota.
3. RYANAIR: por ser la única compañía que se jacta de despreciar a los clientes, que para eso son los más baratos; porque pasan más tiempo pensando cómo cobrarte otro suplemento que cómo mejorar el servicio.
4. LOS ESCÁNERES CORPORALES DEL AEROPUERTO DE SCHIPHOL (AMSTERDAM) Y DE OTROS AEROPUERTOS USA: porque los usuarios estamos ya hartos de que pisoteen nuestros derechos, porque el hecho de querer coger un avión no nos convierte en presuntos terrroritas, porque tenemos vergüenza, porque esos escáneres son un atentado contra nuestra intimidad.
5. LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE HOSTELERÍA Y RESTAURACIÓN: por anteponer sus beneficios a nuestra salud, por mentir tratando de hacer creer a la gente que en Irlanda o Grecia han cerrado "miles" de bares desde que se prohibió fumar (radicalmente falso), por preferir el cáncer de pulmón de sus trabajadores a dejar de vender una cerveza, por tratar de obligarnos a ser el único país del mundo donde no se puede desayunar sin salir apestando a tabaco.
Funcionamiento del concurso: estas 5 son solo mis propuestas, se admiten tantas como queráis. Durante hoy martes y mañana miércoles, el blog está abierto a vuestras sugerencias de candidatos a los ANTI-PREMIOS DEL TURISMO 2010.
El jueves haré una selección de las candidaturas más votadas y comenzará la votación final.
¡ANÍMATE! Cuéntanos tu peor viaje, quien te ha tocado más las narices este 2010 durante tus vacaciones. Es tu oportunidad.

He pasado varios días navegando por las islas Similan y Surin, en Tailandia, en un barco especializado en inmersiones submarinas, grabando imágenes para un documental.
Tratábamos de poner imágenes a un estudio del Phuket Marine Biological Center que demuestra que los arrecifes de coral de estas islas apenas resultaron dañados por el tsunami de 2004, pese que recibieron el impaco directo de la ola. La naturaleza está preparada para soportar los envites de la naturaleza.
Pero mi sorpresa ha sido comprobar que si bien el tsunami no acabó con los corales, si lo está haciendo el calentamiento global.

Las aguas del mar de Andamán suelen alcanzar picos de 25/26 grados cada verano. Pero en los dos últimos años esas máximas han llegado hasta 27/28 grados, y además durante un periódo de días más prolongado.
Cuando la temperatura media del agua sube, las zooxantelas, las algas que proporcionan alimento y pigmentación a los corales, emigran o mueren. Y el coral muere también. Es el temido bleaching, el blanqueamiento de los corales; hoy por hoy, la mayor amenaza que se cierne sobre los arrecifes de todo el mundo.
Y si muere el arrecife, el mar se convierte en un desierto. Se calcula que unas 7.000 especies marinas tienen su ciclo vital asociado de una manera u otra a los arrecifes de coral.
¿Qué le está pasando al planeta? ¿Qué estamos haciendo (o qué no estamos haciendo) con él?

Las fotos están tomadas en los fondos de Koh Bon, una isla volcánica aislada a mitad de camino entre las Similan y las Surin.
Hace 10 años los corales de Koh Bon eran un jardín de colores y vida. Ahora son un fondo oscuro y monocromo con enormes manchas blancas, como una dermatitis mortal sobre la piel antes viva y colorida del coral.
Buceaba sobre esas ronchas blanquecinas y me asaltaba una triste congoja. Era como sobrevolar la epidermis de un enfermo de cáncer terminal.

Este informe de Greenpeace, que os recomeindo leer para ampliar la información, llega a la conclusión de que los aumentos de las temperaturas oceánicas están ocasionando un aumento en la intensidad, frecuencia y extensión del fenómeno del blanqueo del coral.

Los seis episodios principales de blanqueo de coral en los últimos 20 años han sido causados por períodos en los que la temperatura del agua había aumentado. El de 1998 acabó con el 90% de los corales de algunas islas del Índico.
No es una teoría. He podido verlo con mis propios ojos. Y me da miedo pensar en lo que se avecina.



PD: me entero leyendo a La viajera empedernida que hay una promoción fraudulenta de Vueling en FacebooK. ¡Al loro!
Sigo por el mar de Andamán, en la costa oeste de Tailandia. Volví de Ko Lipe en barco al continente para subir hacia el norte por carretera durante unas siete horas hasta Kao Lak donde me embarqué en el Shampaothong, un antiguo pesquero readaptado para viajes de buceo, en el que ahora me encuentro.
Viajamos por otro de los lugares míticos para los amantes de la vida submarina: el parque nacional de las islas Similan y Surin, ya casi en la frontera con Birmania. Un conjunto de islas graníticas deshabitadas donde se concentra un buen muestrario de las especies marinas del océano Índico.
Tratamos de grabar para nuestro documental los efectos el tsunami de 2004 sobre los corales que rodean estas islas. La ola devastadora pasó por encima de ellos y aunque causó importantes destrozos en algunos arrecifes, sobre todo en los situados en zonas de canales y estrechamientos entre islas (el efecto embudo multiplicaba la potencia de la ola), según diversos estudios, el resto de la barrera de coral, incluso aquella situada en la costa oeste de las islas y que recibió de lleno el impacto del tsunami, apenas sufrió daños. Es lo que pretendemos filmar y documentar.
También vamos en busca de los grandes pelágicos de las profundidades: tiburones, mantas raya, grandes atunes... que suelen poblar estas aguas.
Pero como de momento no hemos encontrado muchos, nos excitamos con la vida menuda, que bajo el agua tiene también gran interés. Un cangrejo ermitaño grabado a 15 cm. de distancia mientras se zampa unos minúsculos crustáceos tiene su morbo para un cámara submarino, aunque no os lo creáis.
Y las dos sepias pharaonis de la foto, a las que encontramos a media agua mientras iniciaban el cortejo amatorio, provocan más descarga de adrenalina que si te cruzas con un tiburón-ballena (sobre todo, si no hay un mal tiburón ballena que llevarse al objetivo en las cercanías).
Si en superficie, la arruga es bella. Bajo el agua, lo mínimo es excitante. El placer de documentar la vida minúscula en estado puro, seres que comen o son comidos, en un eterno ciclo ajeno a las veleidades y las miserias del hombre y en un entorno submarino hostil para los humanos pero que en el fondo, está lleno de color, de fascinantes formas y de vida.
Varios de vosotros habéis preguntado por cómo llegar y dónde dormir en el parque nacional de Tarutao (Tailandia), del que he hablado en los post anteriores. Aquí van algunos datos prácticos:

Cómo llegar. Hay al menos dos empresas que tiene barcos rápidos desde distintos puntos del continente hasta Ko Lipe, la única isla habitada del archipiélago de Tarutao. www.tigerlinetravel.com enlaza desde Phuket, desde Phi Phi y desde Hat Yao.
Satun Pakbara tiene salidas desde Ko Lanta, Phuket y Langkawi.
Una vez allí. Ko Lipe es una isla pequeña y plana con dos playas principales. la de Sunrise es la más tranquila y natural, toda orlada con cabañas de madera. A las 10 de la noche no si oye un ruido ni queda una luz encendida. Al otro lado de la isla, la playa de Pattaya es más popular y con más ambiente, con bares abiertos hasta tarde. De todas formas, de una a otra caminando (solo hay un coche en la isla) hay 15 minutos.
>Dormir. En la playa de Sunrise, el Gipsy Resort es una opción barata y a pie de playa. Lo lleva un español, Roberto, pero no tiene web. Su tel. es +66 831 94 42 23. Entre 10 y 30 euros según temporada.
Otro barato y bueno es el Coco, junto al anterior, pero tampoco tiene web.
Más selecto pero muy caro (125 ? en temporada alta), Castaway Resorts , con cabañas con aire acondicionado.
También están muy bien las cabañas de Varin Vilage , con precios diferentes según sean en primera fila o más atrás.
En la playa de Pattaya. La mejor relación calidad-precio, el Blue Tribes, a pie de playa y con cabañas dobles entre 12,5 ? y 40 ?.
Más sencillo para también recomendable y en primera línea, el Cafe Lipe, donde en temporada baja puedes dormir por 13 ? y en alta, por 24 ? la doble.
En esta web hay otros resort con reservas online

16 dic 2010

Los colores de un arrecife tailandés

Por: EL PAÍS

Llevo varios días buceando en el parque nacional de Tarutao , al sur de Tailandia. Sus fondos son famosos en el mundo entero por los jardines de coral blando. No hay muchos animales grandes, pero solo por ver esta orgía de colores y geometrías que forma el coral en puntos de inmersión como Stonehenge o Sawang, merece la pena venir aquí. Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo seis de ellas.





16 dic 2010

Buceando con los gitanos del mar

Por: EL PAÍS

Las costas del sur de Tailandia, en el mar de Andamán, están habitadas por una etnia singular: los moken o chao le, conocidos como gitanos del mar.
Los chao le (que en tailandés significa "gente del mar") son un pueblo nómada, que lleva varios miles de años vagando por estas costas del sudeste asiático y sobreviviendo con un singular método de pesca. Hablan un dialecto del malayo mezclado con el tailandés, son budistas, aunque en realidad creen más en los espíritus del mar que en otros dioses terrenales y sufren el desprecio de los tai, que les consideran gente poco culta, aferrados a sus costumbres, que se casan muy jovenes, que tienen muchos hijos y que no se integran en la sociedad.
Hay muchos chao le en el parque nacional de Tarutao así que no me fue difícil contactar con un grupo y quedar una mañana para salir a pescar con ellos. El único problema fue que unos nómadas no entienden ni de tiempo ni de espacios concretos, así que no estaban ni a la hora prevista ni en el lugar acordado.
Aún así, el barquero que me llevaba los encontró sin mucha dificultad. Ellos ni se inmutaron al verme aparecer ni hicieron ademán de frenar su tarea para que me uniera al grupo. Simplemente siguieron pescando. Así que me ajusté el traje de buceo, empuñé la cámara submarina y me lancé al agua en pos de ellos.

Dos chaole arrastran una jaula por un fondo arenoso a 15 metros de profundidad para colocarla en un lugar propicio frente a la isla de Adang

Aquí es cuando viene la explicación del increíble sistema de pesca de los chao le: se sumergen con una simples gafas submarinas por todo equipo y una manguera de goma que conecta con un compresor que va en la barca para respirar. No usan aletas, ni traje de neopreno, ni profundímetro ni nada. Ni saben nada de descompresión, ni de accidentes vasculares por microburbujas ni otras zaranjadas del submarinismo moderno.
Se sumergen cuatro, cinco, ocho, hasta veinte veces al día, a profundidades de hasta 30 o 40 metros, para colocar a mano unas jaulas que construyen con redes y bambú. Pocos días después vuelven a por ellas con un increíble sentido de la orientación. Caminando por el fondo del mar, amarrados a una cuerda y con el tubo por el que les llega el aire metido dentro de las gafas, localizan de nuevo la jaula y la izan a la pequeña barca de madera.
Había leído muchas cosas sobre los gitanos del mar, pero ningunos de los autores a lo que leí había estado allá abajo viéndolos faenar. Así que pensé que la mejor manera de saber cómo son los gitanos del mar y cómo viven era ir al fondo con ellos.

Hoy ha habido suerte. La jaula tiene unos 30 peces de todos los tamaños. Quitan las piedras de coral fósil que usan para lastrarla antes de iniciar la subida con ella.

Fue una experiencia sin igual. Para empezar, me sentía ridículo con todo el aparataje (chaleco, botella de aire comprimido, ordenador, doble regulador, traje de neopreno, etc, etc) que los mortales necesitamos para bajar a esas profundidades. Ellos iban, ya lo veis en las fotos, con zapatos y pantalones, pasando olímpicamente de las medidas de seguridad que obligan a hacer paradas intermedias en las subidas y tiempos concretos de descompresión.
Nunca había visto a nadie caminar por el fondo del mar. Y además, lo hacían con tal rapidez que me costaba seguirlos con mis modernas y aerodinámicas aletas.
A veces llega algún chao le al dispensario de Ko Lipe bastante afectado por un accidente de descompresión. Los médicos y los instructores de buceo tratan de explicarles lo que es la presión parcial de los gases, las microburbujas de nitrógeno, la necesidad de subir despacio para descomprimir? pero a ellos la ley de Boyle-Mariotte se la trae al pairo. Para un chao le es un designio de los dioses del mar, un castigo divino por algún pecado cometido. Y se mueren sin aceptar una mala bocanada de la mascarilla de oxígeno.
Con todo, me pareció que el mayor peligro de su vida laboral no es una accidente de descompresión, sino los vetustos compresores que usan. Teníais que haber visto la cara de los que estaba en la barca, dándole golpes al viejo aparato de gasoil, cuando éste empezó a petardear amenazando con pararse. Lo que no podía ni imaginar era la cara de los dos que estaban abajo, a 25 metros, cuando el aire empezara a llegarles también a petardazos.
Los gitanos del mar practican una pesca sostenible. Su sistema de captura no permite grandes tonelajes y solo extraen lo que necesitan para el autoconsumo. Pero su medio de vida se ve alterado por la sobrepesca a la que están sometidas estas costas de Andamán. Cuesta ver un pez grande cuando te sumerges por estos lares y a los chaolés les cuesta cada vez más llenar sus jaulas.
Llevan 4000 años vagando por estas agua con sus barcas de madera y sus jaulas de bambú. Pero la verdad, no se si durarán 100 más así.



Con la misma facilidad con que bajaron, suben empujando la jaula. Ni chaleco, ni botellas ni parada de seguridad ni tonterías de carné PADI. Según leyes de la física, los chao le deberían de estar muertos varias veces. Pero siguen vivos... y coleando.
Primero fue la Biblia la que nos prometió un paraíso si nos portábamos bien en esta vida.

Luego llegaron los tour operadores y mejoraron la oferta. No era necesario palmarla para acceder al Paraíso, ni siquiera enseñar la factura del ?debe? y el ?haber? a San Pedro. Bastaba con contratar con ellos una semana de vacaciones, además se podía pagar a plazos o te hacían un descuento del 10% por pronto pago. Una oferta irrechazable ante el más vago e inseguro marketing bíblico.
Encima, según ellos ese paraíso tenía forma y colores: era una isla desierta llena de palmeras y árboles, con una playa de arena blanca coralina, unos domos de granito negro haciendo juego y un agua transparente y cálida como la de una piscina termal.
Como la playa de la foto.

Playa que por cierto, existe. Está en el parque nacional de Tarutao ,al sur de Tailandia, en el mar de Andamán, junto a la frontera con Malaisia. Es el lugar que venía buscando.
Tarutao es un archipiélago de 51 islas en un extremo tan remoto de Tailandia que aún se conserva casi intacto. Aunque el ejemplo sea un poco casposo, las islas son tan selváticas que aquí se grabó la versión norteamericana de Supervivientes (Survivor)
Lo que no se es por cuanto tiempo seguirá así. Quienes habéis viajado por Tailandia sabéis que hay multitud de islas en sus dos costas, estas islas se van poniendo poco a poco de moda, primero llegan los mochileros más correosos; luego, un incipiente turismo familiar de bungalow que busca autenticidad y paz y finalmente eclosionan y se convierten en Benidorm. Así pasó con Koh Samui o con Phuket.
Bueno, pues en este proceso, Tarutao estaría aún en la fase de incipientes bungalow tipo Robison Crusoe para amantes de la paz, la tranquilidad y la autenticidad.
De las 51 islas, solo está colonizada una, Koh Lipe, que es donde están casi todos los alojamientos. No se ha construido en altura y se ha usado de momento poco cemento (y el que hay está casi todo en la playa de Pattaya). Como además solo llegar un barco diario desde el continente en temporada baja y poco más de media docena en alta, la cosa está de momento bastante controlada.
El resto de la islas del parque nacional de Tarutao están deshabitadas: solo hay selva tropical en estado puro, serpientes, jabalís y manglares. La más grande y la que da nombre al archipiélago, Koh Tarutao, fue usada como penal por el gobierno tailandés.
En Koh Lipe, pese a que ya hay turismo, todavía puedes comprar un atún a los pescadores por 50 bath (1,10 euros) y pedir que te lo hagan en algún restaurante. Puedes dejar abierto el bungalow sin problemas. Y puedes pagarle a un barquero para que te lleve con un ruidoso long tail (la barca tradicional del mar de Andamán) a una playa como la de la foto, toda para ti solo, y pasar allí el día como si fueras un náufrago.
¿He dicho que el resto de las islas están deshabitadas? No es cierto. En algunas se ven casas de palma con barcas de madera varadas en la playa.
Pertenecen a los gitanos del mar.

Mañana os hablo de ellos.

13 dic 2010

El trópico en gris y sepia

Por: EL PAÍS

Acabo de llegar a Trang , la capital de una de las provincias más desconocidas y aisladas de Tailandia, en el profundo suroeste del país, en la costa del mar de Andamán.
El turismo ha empezado a aparecer por aquí, pero aún de forma cautelosa y ordenada. Las playas tiene chiringuitos de gente local, hoteles de gente local y sabor local. Hay algunos resort de lujo a pie de playa y en plan diseño de revista (uno de ellos es el Anantara , con vistas a un fabuloso atardecer).
Pero lo normal es encontrar montañas de mediana altura con vegetación selvática, cuevas calizas con estatuas de Buda en el interior, espectaculares formaciones calcáreas que emergen del mar como mazorcas oscuras e interminables y solitarias playas.
Llegué a Trang ayer durante un atardecer cenizo, en medio del aguacero. Pero los crespones negros no eran continuos: dejaban ver una cinta de oro en el horizonte, promesa de meteoros más halagüeños para las próximas jornadas, sobre la que se recortaban los pináculos de piedra como gigantes solitarios.
Me senté en la playa un buen rato y pensé que en el fondo, el trópico en gris y sepia también tiene su punto.
(PD: he llegado hasta aquí para coger un barco a un sitio muy especial. Mañana os lo cuento.)
Más información en la oficina de turismo tailandés.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal