El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal estudió Ciencias Químicas, aunque lo que más le gustaba desde pequeñito era recorrer el mundo y contarlo. Al final lo consiguió y ahora le pagan por viajar. Periodista especializado en viajes, escritor y fotógrafo, colabora con la Ser y con El Viajero, además de presentar series documentales en Canal Viajar.

Eskup

Último libro

Si hoy es jueves, esto es Tombuctú

Si hoy es jueves, esto es Tombuctú

El alocado diario de un periodista de viajes recoge una selección de las entradas de este blog publicadas desde sus inicios en 2008. Unas crónicas que retratan con humor los avatares de una profesión absorbente pero maravillosa -la de periodista de viajes digital- en la que hay días en que no sabes si hoy es jueves o si esto es Tombuctú

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

He estado estos días esquiando en el Pays Toy, una comarca de los Hautes-Pyrénées franceses que engloba a varios municipios pirenaicos y las estaciones de esquí de Gavarnie, de Luz-Ardiden y de Grand Tourmalet (Barèges y La Mongie).
Me gusta ir de vez en cuando a esquiar a la cara norte de los Pirineos porque ofrece sensaciones diferentes a la vertiente sur. Por la orientación suele haber más nieve (con el cambio climático esto ya no es una verdad absoluta), no hay aglomeraciones cuando es fiesta o puente en España y por la morfología de la cordillera, las estaciones pirenaicas francesas suelen tener pistas más cañeras y más empinadas que la cara sur.
Luego hay otra razón de peso: son más baratas que las españolas, aunque también hay que reconocer que en general son más pequeñas y que los remontes y las instalaciones son un poco más obsoletos que las nuestras.
Y sobre todo... y aquí es donde quería llegar ... tiene una costumbre que me parece encomiable:

La mayoría de estaciones francesas tiene por norma que si no está abierto todo el dominio esquiable (poca nieve, mal tiempo, etc.) NO TE COBRAN EL FORFAIT ENTERO, SINO UNA PARTE PROPORCIONAL.
Ajá. ¿Y por que no hacen esto las estaciones españolas?
Estoy harto de pagar el precio completo de un producto del que solo consumo una parte. Si cuando compro medio kilo de ternera no me cobran la ternera entera. Si en un parking me cobran por los minutos que esté y no la hora entera. Si cuando hecho gasolina solo pago la que me pongo y no el depósito completo.
¿POR QUÉ SI UNA ESTACIÓN DE ESQUÍ TIENE CERRADAS EL 30% DE SUS PISTAS POR FALTA DE NIEVE ME COBRAN EL 100% DE LA ENTRADA?

Misterios insondables de ayer y hoy.

26 ene 2011

La mejor vista de los Pirineos

Por: EL PAÍS

Arquímedes dijo una vez: "Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo". Yo digo: "Dadme un punto de vista y amaré aún más a las montañas".
El problema de las grandes cordilleras, como los Pirineos, es que son eso, tan grandes, que su magnificencia no cabe en los límites del ojo humano. Solo algunos privilegiados (los montañeros que escalan su pico más alto, los parapentistas o quienes pueden sobrevolarlas en una pequeña avioneta) pueden disfrutar de una butaca en primera fila de platea para saborear uno de los grandes espectáculos visuales del mundo.
Pero a veces la naturaleza nos regala un palco de excepción. Por ejemplo, el puerto del Monrepos, en Huesca, desde el que se ve el mejor skyline de los Pirineos por su cara sur.
O el lugar al que subí ayer, el Pic du Midi, en el Pirineo francés: la mejor vista de la cordillera que uno pueda imaginar.
El Pic du Midi es una cima muy alta (2.877 mts.) pero que el azar quiso que quedara fuera de la cuerda principal de las cimas pirenaicas, pero muy cerca de ellas. Como si alguien hubiera colocado un faro de la misma altura frente a toda la cresta de tresmiles de la cordillera. Los científicos se dieron cuenta muy pronto de las especiales condiciones del Pic du Midi y desde 1873 hay arriba un observatorio astronómico.
En el año 2000 se decidió abrir las instalaciones al turismo. Se cambio el viejo telecabina por uno moderno para 43 personas (no hay carretera para subir, solo se puede acceder en el teleférico) y se abrió un espacio entre los telescopios para explicar al gran público los trabajos de investigación que se llevan a cabo allí arriba.
He disfrutado de pocas vistas tan impresionantes en mi vida como la que te regalan desde la terraza panorámica del Pic du Midi. 300 kilómetros de cordillera nevada sin nada que interrumpa la vista. Desde Cataluña al País Vasco. Todas las cimas míticas del Pirineo frente a ti, desde el Aneto al Midi d'Ossau, desde la Brecha de Rolando al Marboré... Podrías pasar horas deleitándote con cada pliegue, con cada arista, con cada glaciar, con cada cima.. siempre que te toque un día radiante de sol como el que me tocó a mi, claro.
El telecabina sale de la estación de esquí de La Mongie, cerca de Bagneres de Bigorre. Cuesta 32 euros. Si te puedes permitir el capricho, lo mejor es quedarse a pasar la noche arriba. Han habilitado una parte de la residencia de los astrónomos para acoger a un máximo de 19 personas cada día. La broma cuesta 349 euros para dos personas, pero incluye el viaje en telecabina, cena (muy buena) y desayuno, alojamiento, visita guiada a las instalaciones y observación de estrellas y planetas por la noche con pequeños telescopios guiada por un experto. ¡La noche que yo me quedé hacían 21 grados bajo cero!
Ver atardecer desde los alto del Pic du Midi es la mejor medicina para las penas del alma.

PD: en invierno se puede descender con esquís desde la cima y en verano, también en bicicleta de montaña. ¡Adrenalina pura! Por desgracia no pude hacerlo porque este año hay poca nieve.
Más información en su página web.

¿Dónde están los límites de la resistencia humana? Eso me preguntaba antesdeayer domingo mientras esperaba en lo alto de un collado que domina el circo de Gavarnie, en los Pirineos franceses, un majestuoso anfiteatro tallado a pico por los glaciares. Uno de los lugares más hermosos y tremendos de la cordillera pirenaica, declarado Patrimonio de la Humanidad.
Me lo preguntaba mientras veía subir a un ritmo endiablado a los corredores de la Derby 3000, la única prueba del campeonato del mundo de esquí de montaña que se celebra en los Pirineos. Los periodistas que habíamos alcanzado a duras penas ese collado sabíamos que subían no porque se les notara el cansancio en el rostro, no. Lo sabíamos porque los veíamos venir de allá abajo, muy abajo, del fondo del valle. Luego llegaban a nuestra altura, nos pasaban como una exhalación y seguían sin parar ni un segundo a tomar aire hacia la cima de la montaña. ¿Eran humanos?
Las carreras de esquí de montaña consisten en superar un recorrido de alta montaña con esquís especiales (que ?agarran? cuando suben y se deslizan cuando bajan) salvando desniveles que a ti (que lees) y a mi (que escribo) nos cansarían solo de verlos. Este Derby 3000 de Gavarnie consistía en un recorrido de 16 kilómetros de longitud, subiendo y bajando montañas hasta sumar un desnivel total de 1.600 metros. Y aún hay otras más carreras más bestias: en el Mountain Attack de Saalbach (Austria) hay que completar 42,1 km (¡una maratón!) con 3.000 metros de desnivel acumulado y por la noche. Y lo hacen en 2 horas y 45 minutos.
Analicemos. Un ser humano normal caminando en llano hace una media de 4 kilómetros a la hora. Es decir, 4 horas para 16 kilómetros. Si a eso le pones que por en medio hay que subir una montaña por un lado y bajarla por el otro, volverla a subir y volverla a bajar y volverla a subir otra vez y volverla a bajar?. pues a ese ser humano normal, entre lo que me incluyo, se nos iría casi todo el día en la empresa.

¿Cuanto necesitó el italiano Matteo Eydallin, el ganador de la prueba?: una hora y 37 minutos. Si, no es un error: ¡¡97 minutos!! Una matada que habla de la forma física casi sobrehumana, la tremenda potencia y la capacidad de sacrificio de los corredores y corredoras de esta especialidad que ni sale en los telediarios, ni llena quinielas y ni hará nunca ricos a sus campeones.
En este deporte el 99% son amateurs, gente que compite por el placer de competir, por el placer de abordar la montaña de la manera más ecológica y deportiva que puedan. Un deporte de supermanes y superwomen, verdes.
Por cierto, que uno de los mejores de la especialidad es el español Kilian Jornet . Cuando pasó a mi lado iba el primero, pero en el descenso se cayó y tuvo que abandonar. No fue un resbalón normal: ¡se cayó por un precipicio de 200 metros! Los organizadores creían que se había matado. Pero ni un rasguño. Eso si, tuvo que abandonar y no puntuó para el campeonato del mundo.
En chicas la cosa fue algo mejor porque Mireia Miró entró en segundo lugar. Mireia es de Barcelona, tiene 22 años y vive y entrena en Los Alpes; es de las pocas que puede decir que se dedica a esto de forma profesional. La entrevisté cuando acabó la prueba y de cerca me pareció tan frágil y tan menuda que un mal viento se la podría llevar en volandas. Pero es dura como el pedernal: esta mañana también se cayó durante la prueba cuando iba en cabeza: se rompió la muñeca y aún así continuó y llegó segunda, a 2 minutos, de la vencedora, la francesa Laetitia Roux.
¿Hasta donde puede llegar la resistencia humana? No creo que lo sepamos nunca. Pero estos corredores de montaña deben de estar muy cerca. Me descubro ante ellos.
Más información sobre la carrera en la web de la prueba.
PD: sigo por lo alto de los Pirineos franceses, por eso no pude poner ningún post ayer lunes; mañana os cuento el sitio tan especial donde dormí.


El miércoles tuvimos un curioso encuentro de blogueros en Fitur. De bloqueros que escriben de viajes. Lo convocaron tres buenos periodistas/fotógrafos que además tienen un blog de viajes: Nani Arenas (La viajera empedernida ), Joan Vendrell (Rumbo perdido ) y Rafa Pérez (El fotógrafo viajero ).
Se trataba de presentar a quien quisiera escucharnos la opinión de profesionales de la información que utilizamos esta herramienta para comunicar sobre viajes, ya sean noticias, narraciones, fotos o vídeos. El blog se ha convertido en un maravilloso instrumento de comunicación que ha roto los moldes de la información clásica. De repente, el que trata de contar algo se convierte también en el que maneja los tiempos y las formas del medio. Ya no depende de que un redactor jefe lo lea, un editor te lo corrija y un director marque la línea editorial de lo que puedes decir y de lo que no.
Con el blog puedes usar un lenguaje diferente, puedes tratar temas imposibles de tratar en medios impresos, puedes hacer críticas y valoraciones imposible de hacer en los edulcorados y políticamente correctos medios tradicionales, puedes recibir las opiniones (no siempre favorables) de quien te lee, puede haber (y lo hay) debate y lo puedes contar al momento, casi en directo, sin esperar a que te publiquen el reportaje seis meses después.

El blog o la página web de viajes es la gran revolución en la información de viajes. Y hay muchos informadores que ya sea han dado cuenta. También oficinas de turismo, entidades públicas, medios de comunicación, empresas del sector y, sobre todo, lectores, a juzgar por el éxito que tuvo la convocatoria.
Hay estupendos blogs de viajeros amateur, que trabajan en otros campos ajenos a la información, pero que han encontrado en el blog el medio de contar sus historias y sus viajes que los medios clásicos les negaban, como algunos de los asiduos de este blog: Nurianómada, Gloriainfinita , Carmenfrei , El viajero insatisfecho , Viajandocondiego ... y otros muchos.
También hay blogs de profesionales de la información que van más allá de contar solo sus anécdotas y que aportan noticias puntos de vista, análisis, buenas fotos, vídeos elaborados... como los de Jordi Busqué o Ángel Martínez Bermejo, de quien es esta definición: "un bloguero de viajes profesional es una persona que escribe -que escribe o hace fotos o vídeos o utiliza cualquier otro medio de expresión- sobre viajes en un blog de forma regular, metódica y, sobre todo, pensando en los demás, en los lectores. Que aporta algo".
O de gente joven que está empezando y haciendo buenas cosas: mis viajes por ahí y otros muchos. Blogs de viajes muy buenos como los de Jorge Gobbi o Flapy y otros muchos a los que pido disculpas porque no puedo meter a todos aquí.
Y luego están otras muchas páginas web que se hacen llamar blog pero que pertenecen a una empresa, en las que escriben autores varios a los que se les paga entre 1 y 8 euros por post, que hacen mucho refritos de otras noticias que salen en la web (la información es cara) y que se enlazan entre las diversas web de la misma empresa para mejorar su posición en los buscadores. Me parecen muy respetables, pero eso no es un blog.
Porque no nos engañemos: UN BLOG ES UNA HERRAMIENTA. Un medio para comunicar.
Pero al final, hay que tener algo que comunicar. Si no tienes nada interesante que contar, si no sabes emocionar con tus textos, si no eres capaz de ofrecer noticias nuevas y originales (y no copiadas de Google o de notas de prensa), si no sabes transmitir con lo que escribes, con lo que fotografías.... pues tienes un blog, pero no eres un comunicador. Que no pasa nada, no todo el mundo tiene por qué ser comunicador, ni todo el que tiene un blog de viajes lo hace con ese fin. El problema es los que se lo creen.
La imprenta acabó con los copistas. Pero no acabó con los escritores.

Las nuevas tecnologías acabarán con los medios tradicionales. Pero no con los contadores de historias. Al menos, eso espero.
Hay muchos decálogos de cómo posicionar tu blog en los buscadores. Yo creo que se resumen en uno solo: cuenta buenas historias, bien escritas, que interesen a quien lo lee, y cuentalas a menudo. El resto vendrá solo.
Hoy empieza en Madrid, FITUR , la gran feria de las vanidades del mundo del turismo; el gran escaparate de un mercado que genera el 9% del PIB mundial.
Siempre me he preguntado la utilidad de una macroferia como ésta en la era de internet, Facebook y Twitter. El 90% de las entrevistas que tengo en la feria las podría haber hecho la semana pasada o la que viene de igual manera, y el expositor se hubiera ahorrado una pasta gansa en montar el stand.
Pero bueno, ahí sigue. FITUR, la feria internacional del Turismo. Un poco acatarrada (cada año se ven más huecos de ausencias en los pabellones) pero aún con salud económica como para convocar a 166 países y 10.500 empresas del sector.
Desde hoy y hasta el viernes está abierta a profesionales. El fin de semana será para el público en general.
Voy para allá. Como siempre, tendréis cumplida cuenta en este blog de qué se cuece en la gran feria de las vanidades turísticas.
Hace unos días un Juzgado de los Mercantil de Barcelona condenó a la aerolínea irlandesa Ryanair por prácticas abusivas. Cobran 40 euros por imprimir la tarjeta de embarque a los pasajeros que lleguen al aeropuerto sin ella impresa de su casa. El juzgado ha dictado que el pago por este servicio es abusivo y ha anulado la obligación . Respuesta de la compañía: "Al pasajero que llegue sin la tarjeta de casa, no le permitiremos volar".
¿Cual es el problema? Para imprimir tarjetas de embarque hay que tener más personal y eso significa menos beneficios (en el argot de la compañía: "no pueden ofrecer precios tan baratos como los que ofrecen")
¿Quien es el culpable? Usted. Y yo. Nosotros, los consumidores, por elegir viajar con Ryanair. Por usar como único criterio de viaje comprar lo que sea más barato.
Como consumidores hemos llegado al absurdo de primar y fomentar a grandes superficies en las que hay miles y miles de metros cuadrados llenos de cosas inservibles, pero muy baratas. Un destornillador dura toda una vida (si no lo pierdes) pero vas a Leroy Merlin y te compras uno chino tan barato que al primer tornillo, se dobla el destornillador antes de lograr enroscar el tornillo: ¡pero era muy barato!. Luego nos quejamos de que se rompe una tostadora y no hay quien la arregle. De que se rompe un móvil y es más caro repararlo que comprar uno nuevo. Pero cuando vamos a comprarlo solo miramos que sea el más barato. La cultura del usar y tirar. El despilfarro de recursos como norma de vida.
En el mundo de los viajes y los vuelos pasa igual. Entiendo que si uno tiene que coger un avión todas las semanas, mire el precio y considere ahorrarse 50 euros cada vez que pueda hacerlo.. O si tienes presupuesto de estudiante.
Pero si uno viaja como mucho una vez o dos veces al año, en sus vacaciones, para descansar, para disfrutar, para desconectar, para compartir ese tiempo con su pareja, con sus hijos, con sus amigos.... ¿merece la pena quemarse los higadillos con un cabreo detrás de otro por ahorrarse 100 euros?
Veamos. Eliges un buscador de vuelos en internet, pones el lugar de salida y el de llegada, introduces las fechas del viaje.... y eliges siempre el vuelo más barato. A lo mejor vas al otro lado del mundo, te vas a gastar más de 2.000 euros en el total de las vacaciones, pero eliges el más barato, que cuesta 90 euros menos que el siguiente.
Pero ese vuelo te obliga a hacer dos escalas, una de ellas de cinco horas en un aeropuerto inmundo; a desviarte hasta el norte de Europa para hacer una conexión cuando tu en realidad vas al sur de África, dura ocho horas más, es en un avión incomodísimo y con una compañía de dudosa reputación. Y además sale a las seis de la mañana, lo que te obliga a no dormir la noche anterior.
Vas a llegar hecho polvo y con un cabreo monumental, vas a perder casi un día de vacaciones y dando gracias de que no haya habido retrasos o cancelaciones.
¿Ha merecido la pena?

No digo que haya que gastar más dinero del necesario para comprar un billete de avión ni que no exijamos un buen servicio a un precio razonable. Lo que digo es que no siempre el criterio debería de ser lo más barato. Al menos ese es mi consejo.
Luego nos quejamos de que viajar en avión es cada vez más desagradable. De que ya no te dan a bordo ni agua, de que los asientos son cada vez más estrechos, de que hay menos azafatas, pero... ¿cuanta culpa tenemos nosotros los consumidores del deterioro del servicio cuando solo primamos lo más económico?
Es de perogrullo: pero lo barato, sale caro. En viajes en avión, a veces también.

La foto es "cortesía" de Google.

16 ene 2011

581 kilómetros a pie por Sierra Morena

Por: EL PAÍS

Seguro que más de una vez de las que habéis salido al monte os habrá extrañado ver unas repetitivas manchas rojas y blancas en los lugares más dispares. Aparecen pintadas por todos lados, en árboles, rocas, vallas... y aparentemente no siguen ningún orden ni concierto.
Pero lo tienen, y muy importante. Son las marcas aceptadas en toda Europa para señalizar los senderos de Gran Recorrido (GR), la más grande y ambiciosa red de senderos peatonales transcontinental jamás llevada a cabo, que permite la práctica cómoda y segura de la actividad de aire libre con mayor demanda en el continente: el senderismo.
Está a punto de inaugurarse uno de los más ambiciosos senderos GR de España de los últimos años: el GR 48, que recorre toda Sierra Morena a través de cuatro provincias andaluzas: Huelva, Córdoba, Sevilla y Jaén.
Se trata de un proyecto impulsado por la Asociación para el desarrollo Integral de Sierra Morena, que ha contado con un presupuesto de 300.000 euros. Ya estaba pintado en Huelva y Córdoba, pero faltaba diseñar y trazar el recorrido por el resto de la sierra. En Huelva atraviesa toda la sierra de Aracena; en Sevilla pasa por el parque natural de la Sierra Norte; en Córdoba transita por los parques de Hornachuelos y Cardeña-Montoro; y en Jaén recorre a lo largo toda la sierra de Andújar.
581 kilómetros, 31 etapas a pie y las que tú seas capaz, en bicicleta (mi amigo Paco el Rayo que es un machaca se lo haría en cuatro días).
Una buena iniciativa para dinamizar una comarca que cuenta con algunos de los mejores bosques mediterráneos y de las mejores dehesas de la península ibérica. Y una buena manera de acercarse al monte: más zapatilla y menos coche.
La revista Grandes Espacios dedica este mes de enero un especial al nuevo sendero GR 48 Sierra Morena

14 ene 2011

Por supuesto que puede, ¡faltaría más!

Por: EL PAÍS

Una de las cosas que más me gusta de escribir un blog es que por fin ha cambiado el concepto clásico de comunicación: "el experto escribe en plan doctoral y el que lee solo le queda eso, leer, y tragar con lo que dice el experto". A lo sumo, una carta al director si no está de acuerdo, que se pierde entre miles de otras cartas y difícilmente saldrá publicada.
Internet y las nuevas formas de comunicación nos han regalado algo maravilloso: la bidireccionalidad. Ahora el que lee también puede opinar, al momento, en directo, y su opinión es tan válida como la de cualquier otro, incluido el supuesto experto que lanzó el tema. Benditos nuevos medios de comunicación.
Valga tan extensa entradilla para agradeceos a todas (y todos) vuestras opiniones y comentarios a la pregunta: ¿PUEDE UNA MUJER VIAJAR SOLA?. Con sinceridad: me ha parecido un debate cojonudo, de lo mejor que ha ocurrido en este blog desde que lo empecé hace dos años y medio.
No quiero meterme en jardines sexistas ni polémicos, pero dado los improperios y burradas que he tenido que aguantar cuando he planteado otros temas (es la parte mala de la bidireccionalidad), ¿tendrá algo que ver el hecho de que el 99% de los comentarios estuvieran escritos por mujeres el que prácticamente todos fueran respetuosos y aportaran información, en vez de exabruptos? (perdonadme la digresión, pero estoy francamente preocupado con esta maravillosa herramienta que es internet termine por estropearse por los vándalos, cafres e ignorantes que solo la usan para insultar).

Por supuesto que una mujer puede y debe viajar sola. ¡Faltaría más! Es verdad que el peligro de una violación marca diferencias, pero en el resto de situaciones, el mismo sentido común debe de prestar una mujer que un hombre, sin que el género nos lleve a sacar conclusiones atrasadas o sexistas.
Todos los comentarios han sido muy enriquecedores y creo que tejen una guía práctica muy útil para cualquier mujer que consulte en Google: "mujer viajando sola". Como sé que no todos leen los comentarios, copio algunas frases que creo resumen la idea global de vuestras respuestas:

"Tengo muchos mas recuerdos positivos y recuerdos de sensaciones muy especiales que no se tienen cuando viajas en companía" (Toto).
-"Es verdad lo de los moscones, pero también se es bien recibida en todas partes. Obviamente, la sensación de libertad es inmensa, todo depende de ti: eres tú, tus decisiones y tu capacidad de dejarte llevar" (Inés, mis viajes por ahí)
-"..pero también opino que la mujer puede viajar sola a tantos sitios como quiera, eso sí, cuidando horarios y zonas (Gloriainfinita)
-"Quizá sea agotador dar explicaciones a quien se le acerque, pero como en todo, el primer viaje costara pero los siguientes lo manejaran sin problema" (Tessie)
-"Es cierto que soy joven, mujer, etc... pero no nos dejemos llevar por clichés autoimpuestos: el miedo inicial da paso a la creatividad y la aventura" (María)
-"Yo me fuí sola a Australia a los 31 años (me quedé un año) y, hasta entonces, no había ido sola ni al cine. Fue una decisión impulsiva (...) Si quieres, puedes. Hay más gente buena que mala y cada obstáculo superado supone crecimiento personal" (Eva)
-"Las ventajas de viajar sola son muchas, por ejemplo viajando sola conoces a muchos otros mochileros, aunque seas timida necesitas el contacto con gente y además en caso de tener que compartir transporte y/o habitaciones sale más económico! Chicas! no lo dudéis (Marta)
-"Sí me ha podido llegar a hartar, y bastante el auténtico acoso que una mujer, por el simple hecho de estar sola, tiene que aguantar por parte del personal masculino local. Aun así, a mi siempre me ha compensado la experiencia y creo que seguiré haciéndolo toda mi vida" (Viajera independiente)
-"Hace un par de años descubrí el encanto de viajar sola y he estado en Marruecos y en Brasil sola y créeme que ha sido toda una experiencia. En la medina de Marrakech no me sentí tan acosada, de hecho mi comentario al volver es que no ofrecieron ni un triste camello por mi... No me sentí acosada (a nivel sexual)" (Rosa)
-"Si Freya Stark (y tantas como ella) recorrieron en el siglo XIX el mundo persa, el mundo árabe...y no se amilanaron ante nada, respetando la tradición y las costumbres de cada rincón, qué no haremos nosotras??" (Carmen Frei )
-"Me gusta viajar sola o acompañada, pero tengo que reconocer que el viaje en solitario es algo muy especial y sólo estoy dispuesta a renunciar por una compañía excelente (...), permite una mayor concentración y profundidad de experiencias; yo misma me sorprendo al viajar al mismo sitio acompañada y sola (Gloriabendita)

-"Creo que viajar sóla es maravilloso y que no necesariamente tiene que ser más difícil en los países árabes, depende más bien de cuestiones culturales. Por ejemplo, en la India los hombres son bastante más pesados con las turistas que en un país árabe y musulmán como Siria" (Aca)
-"No es cuestión de "machismo" sino de sentido común. Si quieres evitar la posibilidad de problemas lo mejor es pasar desapercibido/a (...) Ninguna mujer "tiene la culpa por ser violada", pero meterte en la boca del lobo no es precisamente inteligente. Si yo, varón, visito un barrio marginal mostrando un rolex de oro sin duda aumento las posibilidades de pasarlo mal. Tengo por ello "la culpa por ser robado"? No lo creo" (Amadeo)
-"Como me enseñó un gran amigo, hay que ser libre para decir no, pero también para decir sí. Yo cojo mi libertad y me visto como me da la gana, en Madrid o en Camboya. Pero igual que no me pongo un bikini y tacones para subir al Macchu Picchu, ni el neopreno y las aletas para recorrer el desierto chileno, no me pongo una minifalda y un escote hasta el ombligo para pasear por Estambul, porque cuando viajo no quiero perder el tiempo dando lecciones de falso feminismo" (Sauny)
.
-PD para Acá: si, leo siempre todos y cada uno de los comentarios, pero por motivos obvios no puedo constestar a todos personalmente. Puedes viajar a Irán tu sola sin problemas, seas treintañera o cincuentañera. Pero creo que quien mejor te puede responder es Gloriainfinita, buena amiga y buena bloguera, que hace poco estuvo en Irán. Seguro que si te pones en contacto con ella te dará excelente y actualizada información.


13 ene 2011

¿Puede una mujer viajar sola?

Por: EL PAÍS

Con cierta frecuencia, amigas, lectoras o conocidas me preguntan sobre la conveniencia de viajar solas a determinados destinos, por los general árabes o de religión musulmana.
Y siempre es una cuestión difícil de contestar, para empezar porque yo no soy mujer y quizá por más esfuerzos que haga nunca pondré ponerme en su mismo lugar.
Pero en general, respondo que una mujer sola puede viajar a muchos más lugares de los que los clichés y los tópicos nos imponen. La mayoría de las ocasiones lo que hay que evaluar no es un problema de seguridad física (asalto, robo... a los que un hombre solo también está expuesto) tanto como un problema de saber hasta qué punto estás dispuesta a soportar proposiciones, galanteos y acercamientos no deseados ni solicitados.
Es cierto que en países como Marruecos, sobre todo en las medinas y zonas turísticas, el grado de acoso y de intentos de acercamiento a una mujer sola son mayores y más persistentes que en otros lugares. Amigas que han viajado a Turquía también me cuentan que se pasan el día espantando moscones. Pero si lo pensamos bien, no es más que lo mismo que ocurría en España hace 20 o 30 años con la llegada de "las suecas". Machos ibéricos recién salidos de un largo periodo de represión y oscurantismo creídos que toda mujer rubia y liberal buscaba sexo con ellos. Y encima las películas de Alfredo Landa fomentado el tópico.
Yo no estigmatizaría a una religión concreta ni a una cultura, aunque obviamente si fuera mujer no se me ocurriría ir a Arabia Saudí, por ejemplo. Pero viajar sola a Cuba también es un ejercicio de paciencia infinita ante el goteo constante de proposiciones sexuales.
He visto mujeres jóvenes viajando solas por muchos lugares del mundo; es cierto que con mayor frecuencia anglosajonas que españolas o latinas. Recientemente una amiga recorrió Tailandia sola y volvió encantada. Creo, y así respondo cuando me hacen la pregunta con la que empezó este post, que en estos casos, y más que nunca, lo que debe de primar es el sentido común; por encima de los miedos y de los clichés. Pensar muy bien dónde te vas a alojar, qué zonas vas a visitar, a qué horas te vas a mover y por dónde... en definitiva, adaptar el programa a tu condición de viajera solitaria.
Pero nunca renunciar al placer de hacerlo. Viajar solo/a es una experiencia incomparable que no debería de estar vedada a ningún sexo.
Y vosotras, ¿qué opináis?
.

12 ene 2011

Sudán: barra libre de pirámides

Por: EL PAÍS


Una de las cosas que más me impresionó cuando recorrí Sudán, el país africano que esta semana decide en referéndum si se parte en dos o no, fue que en mitad del desierto, solitarias, abandonadas, sin más compañía que la ardiente arena, te podías encontrar un campo de pirámides como éstas. O criptas enterradas llenas de sarcófagos y paredes decoradas con frescos de colores de más de 4.000 años de antigüedad. O esfinges. O estatuas. Barra libre de historia para quien lograra llegar hasta aquí.
Si lo comparas con el turístico Egipto, donde para ver una esfinge o una tumba tiene que hacer tres horas de cola y pelearte con miles de turistas enrojecidos por el sol para salir tu solo en la foto, esto era el sueño de todo aficionado a la arqueología. El regreso al pasado.
La Gran Curva del Nilo del desierto de Nubia y las seis cataratas que alteran su curso vieron crecer al reino de Kush, que fue contemporáneo del Egipto faraónico.
Incluso hacia el 747 a. C, aprovechando la ausencia de poder causada en el Delta del Nilo, los kushitas sudaneses conquiston el bajo Egipto, fundando la XXV Dinastía. Un periodo que duró apenas noventa años y al que los historiadores conocen como el de los faraones negros.
De aquella época dorada son los principales yacimientos arqueológicos de Nubia, como la ciudad de Meroe o los templos y necrópolis del Djebel Barkal, cerca de Karima, a la que pertenece la foto de arriba.

También me sobrecogió el contacto con los sudaneses negros del sur que vivían refugiados en el norte, huyendo de la guerra y las matanzas que se producían en su región. En ese sur que ahora, 20 años después, acaricia la independencia. Eran mayoritariamente dinkas y vivían como refugiados y parias en su propio país, tolerados por la mayoría árabe del norte como mano de obra barata, pero siempre sospechosos para la policía y marginados a los barrios más pobres. Me acogieron como uno más y con ellos viví mis mejores experiencias en Sudán.
Muchos llevaban en la cara las marcas de escarificación que les identificaban como miembros de una tribu concreta. Un DNI bastante doloroso.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal