El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal estudió Ciencias Químicas, aunque lo que más le gustaba desde pequeñito era recorrer el mundo y contarlo. Al final lo consiguió y ahora le pagan por viajar. Periodista especializado en viajes, escritor y fotógrafo, colabora con la Ser y con El Viajero, además de presentar series documentales en Canal Viajar.

Eskup

Último libro

Si hoy es jueves, esto es Tombuctú

Si hoy es jueves, esto es Tombuctú

El alocado diario de un periodista de viajes recoge una selección de las entradas de este blog publicadas desde sus inicios en 2008. Unas crónicas que retratan con humor los avatares de una profesión absorbente pero maravillosa -la de periodista de viajes digital- en la que hay días en que no sabes si hoy es jueves o si esto es Tombuctú

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

29 may 2012

Los cielos de África y el Masai Mara

Por: Paco Nadal

Masai Mara 2
Escribo este post desde la reserva nacional Masai Mara, en Kenia, en un campamento de tiendas de lona en la ribera del río Mara. Hay una hoguera en el centro de las tiendas y un cielo tan abigarrado de estrellas que no cabría una chincheta entre ellas. Una familia de hipopótamos vive en el río, junto al campamento, y sus ronquidos atronan como bocinas roncas en la quietud de la selva.

Viajo para hacer un reportaje de los parques nacionales de Kenia y Tanzania a bordo de un camión de Endake, una de las principales agencias de viajes de aventura españolas y de las pocas que tiene camiones todoterreno y campamentos propios en esta zona de África.

Estoy aún impresionado del contraste entre el tráfago urbano de Nairobi, un caos monumental a cualquier hora del día, y la quietud que se vive en este país apenas te alejes de la congestionada ciudad. A una hora de la locura de la capital puedes parar en el mirador del valle del Rift y regocijarte con la vista infinita de la gran falla de África, una grieta de más de 9.000 kilómetros de largo cubierta por una vegetación original que barrunta ya la cercanía de las tierras de los masai.

Masai Mari

Y sigo aún impresionado por los cielos de África. No son nuevos para mi, pero siempre logran que me enamore otra vez. Los cielos de África son escenarios cambiantes, ventanas abiertas al infinito, juegos de formas y colores que a cada minuto del día te recuerda que la energía de la tierra emana de este continente.

Seguir leyendo »

28 may 2012

Volando hacia Kenia y Tanzania

Por: Paco Nadal

Cuando leáis esto estaré volando.... hacia Nairobi, la capital keniata. Voy a estar las próximas semanas por Kenia, Tanzania y Zanzíbar. Las grandes migraciones de animales, sobre todo de ñus, empiezan a ponerse en marcha y quiero fotografiarlas. Según mis cálculos a mediados de mayo la gran manada empieza a desplazarse desde el sur hacia el oeste del parque nacional Serengeti, en Tanzania. A primeros de junio debe estar cruzando el río Grumeti.

Cuando leáis esto, si todo ha ido bien, debo estar a bordo de un vuelo de Brussels Airlines, las líneas aéreas belgas. Tengo que hacer escala en Bruselas, pero tiene un precio bueno: Madrid-Nairobi, en torno a los 600 euros.

Como siempre, lo iré contando en directo aquí, en el blog (o al menos tanto como pueda; creo que aún no hay wi-fi en el Masai Mara). Y en mis cuentas de twitter (@paconadal) y Facebook.

¡Os espero! 

Leopardos

Lugares a los que emigrar
No quiero ser agorero pero la OCDE y diez organismos internacionales más han certificado que a los españoles nos quedan como poco otros dos años de recesión. Plazo que en caso de ser muy optimistas se reduciría a 730 días.

Es decir: estamos (o más bien, seguimos) jodidos.

Esta crisis galopante está cambiando nuestros hábitos. Un ejemplo: aprovechando que soy periodista (supuestamente) experto en viajes los familiares, amigos y no tan amigos me solían llamar en estas fechas para que les diera consejos (sin pagar, claro) de a dónde ir de vacaciones en verano.

Bueno pues lo que he detectado este año es que me llama la misma cantidad de gente, pero no para ver donde se pueden ir de vacaciones, no. Llaman para que yo, viajero mundial y mundano que ha visto mucho idem, les diga un país barato y amigable al que puedan emigrar y mandar a tomar por el orto a la prima de riesgo y al Ibex 35.

El último fue el hermano de un amigo, que está decido a venderlo todo, juntar los ahorrillos y largarse a un país donde pueda vivir lo que le queda de vida gastando cuatro euros al mes. Y que le den por donde amargan los pepinos a la crisis y a los mercados de deuda.

Pero… ¿existe un lugar así? Depende de lo que busques. Estas serían mis recomendaciones:

Jericoacoara-brasil-lago-paraiso
1. Jericoacoara (Brasil)

Renta per cápita: 2,6 veces menos que España; sueldo medio, 376 dólares

La peor caipirinha de mi vida la he tomado en la playa de Copacabana. Así que muy mal se te tiene que dar para poner un chiringuito de paellas y mojitos en una playa de Brasil y no tener éxito, dedicando el resto del tiempo a aprender samba o a engordar como Ronaldo. Y puesto a elegir una: Jericoacoara, una maravilloso parque nacional lleno de dunas de arena y playas solitarias a cuatro horas de Fortaleza, donde nunca más volverás a ponerte un pantalón largo.

Inconvenientes: el 99% de los habitantes de Jericoacoara son jovenzuelos y jovenzuelas veinteañeros y surferos, monísimos de la muerte, culito talla 38 y bronceado tipo los Vigilantes de la Playa. Como tengas más de 50 y problemas de sobrepeso te vas a sentir más raro que un pingüino en un garaje.

Seguir leyendo »

23 may 2012

Cosas que hacer en El Cairo al atardecer

Por: Paco Nadal

El Cairo 2
Hay un ritual que cumplo siempre que estoy en El Cairo y que recomiendo hacer a quien me consulta.

Es ir al atardecer hasta la plaza Al Houssein, sentarme en uno de los cafetines que hay contiguos a la mezquita homónima y dejar que el teatrillo mundano de la ciudad actúe delante de mi, mientras el aire fresco del crepúsculo alivia la cargada atmósfera cairota.

A esas horas, cuando el plomo fundido que ciega las horas cenitales cede y suaviza los perfiles de la megaurbe, la plaza de Al Houssein estalla de vida. Los fieles entran apresurados en la mezquita, los niños que venden baratijas y souvenirs parecen más activos; las palmeras de la plaza se mecen en la sueva brisa, en competencia con la rectitud de los minaretes de la cercana mezquita de Al Azhar, que parecen forrados de chapas de bronce a estas horas. Hay familias enteras sentadas al fresco, ya sea en los bancos de los cafés o tiradas en las aceras. Un joven pasa en bicicleta sorteando transeúntes; lleva una enorme bandeja con docenas de panes sobre la cabeza: la sujeta con una mano mientras con la otra maneja el manillar para no caer ni atropellar a nadie. Las luces de neón de los cafés mandan destellos fluorescentes. Hay limpiabotas, vendedores de libros, taxistas en busca de clientes, vendedores ambulantes de gad, un chambilero que pregona sus barquillos de helado, un quiosco de almendras y cacahuetes…

A estas horas la plaza es una radiografía del gozo de vivir en estado puro. Y tú te sientes parte de ella, mientras endulzas tus recuerdos con un te a la menta.

Al Houssein esponja el denso entramado de Khan el Khalili, el mercado más bullicioso y colorido de la ciudad. Khan el Khalili es el "callejón de los milagros" de Nagib Mahfuz, un dédalo de callejuelas imposibles, el gran bazar donde todo es posible, donde todo se compra y se vende: telas, babuchas, joyas, perfumes, dulces, especias, marroquinería, alfombras… El mundo concentrado en cuatro esquinas.

Muchas veces he oído que Khan el Khalili es un sitio muy turístico. Pero hoy apenas hay turistas en El Cairo. Y las calles del bazar se muestran tan febriles y atareadas como un hormiguero a final de verano.

Otro lugar sublime al que ir al atardecer en El Cairo es la Corniche, el paseo fluvial que escolta al Nilo. Cuando el sofoco del calor y del intenso tráfico remite, las parejas de novios y las familias con niños vienen pasear a esta ribera del Nilo, entre el puente del 6 de Octubre y el puente El Tahrir, mientras la brisa del desierto perfuma el ambiente. Desde los minaretes, la voz cansina del almuecín convoca a la oración y el Nilo, lleno a estas horas de reflejos púrpuras y bermellones, confirma lo que decía un personaje de las Mil y una Noches: “Quien no ha visto El Cairo, no ha visto el mundo”.

PD: Egipto celebra a partir de hoy unas cruciales elecciones presidenciales. Después de la Revolución de la plaza de Tahrir y de una agitada transición, la Junta Militar debe traspasar sus poderes al presidente electo el próximo 30 de junio. Horas decisivas para demostrar al resto del planeta que un cambio relativamente pacífico de la dictadura a la democracia es tambien posible en el mundo árabe.

El Cairo 3

El Cairo 4

 

Pirámides 9

El Cairo es una ciudad monocroma
. Todo es de color marrón, el mismo color marrón de la arena del desierto que la rodea y de la agobiante polución que, como las inundaciones bíblicas del Nilo, añade cada año una nueva capa de polvo a sus desvencijadas fachadas.

Escribo este post desde El Cairo, la “Madre del Mundo”, como la llamaron desde la Antigüedad. La ciudad más grande de África, en la que, según los clásicos, el suelo era de oro, una hipérbole manifiestamente exagerada del cronista que poco tiene que ver con el estado calamitoso actual de las calles sin asfaltar y las aceras levantadas.

Pero el encanto y la belleza de El Cairo radica precisamente en eso, en que es un caos organizado. Una ciudad vibrante, llena de energía, 16 millones de habitantes y nadie sabe cuantos millones de coches tratándo de abrirse paso por unos viales hechos a la medida de un zoco medieval. El Cairo es el ruido perpetuo de un claxon y el de la música estridente que sale de las barcazas y los restaurantes flotantes que surcan el Nilo. El gran espectáculo humano escenificado a diario en unas aceras y plazas donde cada centímetro cuadrado parece estar hecho para golpear a los sentidos.

Pirámides 5

Por lo que he podido comprobar en El Cairo también hay turistas; aunque muchos menos que en el Mar Rojo. El miedo a las revueltas ha contraído hasta límites axfisiantes una de las principales fuentes de negocios del país, que supone el 14% del PIB egipcio. Reconozcámoslo: el turista moderno es poco revolucionario.

Pero dando un paseo por las congestionadas calles del viejo Cairo no veo más señales de la Revolución que una mayor presencia de retenes militares en edificios oficiales y residencias gubernamentales. Y cientos de vendedores ociosos en los bazares esperando que vuelvan los asustadizos extranjeros.

“Lo que empezamos a notar es un cierto auge del turismo de la Revolución”, me dice un cairota. Extranjeros que vienen atraídos por los sucesos históricos recién acaecidos, para ver en directo y con curiosidad morbosa la plaza de Tahrir y otro escenarios que han visto mil veces en diferido en la pantalla de su televisor.

Me acerco a la plaza de Tahrir (que además está cerca de mi hotel) y confirmo lo que ya sabía de anteriores visitas a El Cairo: es una de las plazas más vulgares del mundo. Poco que hacer aquí más allá del morbo de una foto de recuerdo. Hay un enorme quiosco lleno de banderas en uno de los lados, pero al acercarme compruebo que son del Real Madrid, del Barcelona y de otros equipos de fútbol europeos. Señal inequívoca de que este país tiende a la normalización. Quedan algunos chiringuitos hechos con tableros y lonas en mitad de la plaza en los que algunos activistas explican a la escasa concurrencia en qué punto se encuentra ahora mismo la transición egipcia.

Pero Tahrir no es hoy más que lo siempre fue: una plaza grande y fea llena de coches y pitidos. Y la mayoría de los cairotas con los que he hablado preferiría que siguiera siendo así; señal de que el futuro democrático de Egipto se dirime en las urnas sin necesidad de volver a forzar al poder en las calles.

Lo que tampoco han cambiado son la pirámides. Ni de sitio (obviamente; llevan tres mil años aquí) ni de condición como objeto del deseo para los forasteros. Todos los turistas que hoy visitamos El Cairo estamos concentrados aquí. Debe de haber una docena de autobuses (nada comparado con los centenares de un día normal), pero casi mejor. Ya me parece agobiante lo que hoy me rodea como para que se triplicara el número.

Compruebo asimismo que el gen del turista postrevolucionario sigue siendo igual de simple. Siguen haciendo las mismas tonterías de siempre, con o sin Revolución Árabe. A veces pienso que más que derribar un gobierno lo que debería de haber es una sedición mundial que enseñara al turista que no es obligatorio hacerse la misma foto que todos los millones anteriores y en el mismo sitio.

Pero me da que derribar a Mubarak y a Gadafi fue cosa de niños comparado con esa otra tarea titánica.

Así que solo tuve que poner la cámara y disparar sin casi mirar el visor. La fotos de turistas haciendo el turista salían solas.

En fin, insisto: a quien le apetezca conocer Egipto éste es el momento. Los precios han bajado considerablemente, yo me estoy moviendo con libertad y sin sensación de peligro alguna y no es lo mismo ver las pirámides con doce autobuses que con doscientos. Avisados quedáis.

Pirámides 8

Pirámides 2

18 may 2012

La tragedia del Salem Express

Por: Paco Nadal

Salem Express 1
Hoy me he sumergido en el pecio más dramático de la costa egipcia del Mar Rojo. Y digo dramático en el sentido castellano de la palabra. Porque fue una de las grandes tragedias de la navegación moderna. Su calcula que murieron unos mil pasajeros; los cuerpos de trescientos de ellos están aún atrapados en el barco porque fue imposible sacarlos.

El 15 de diciembre de 1991, el Salem Express, un ferry de 100 metros de eslora que hacía la ruta entre Safaga (Egipto) y Jeddah (Arabia Saudí), volvía a Safaga cargado de peregrinos que habían ido a La Meca a cumplir el ritual. El barco tenía capacidad legal para 650 pasajeros, pero la práctica habitual de admitir a más de forma ilegal elevaba el número de viajeros por encima de los mil. La cubierta, los camarotes y los salones iban atestados de gente.

Salem Express 2

Seguir leyendo »

16 may 2012

Hay turistas en Egipto

Por: Paco Nadal

Mar Rojo 1
Hoy escribo desde Egipto, concretamente desde Hurgada, una de las más célebres ciudades-balneario a orillas del Mar Rojo, a donde llegué el pasado lunes.

Voy a estar por aquí unos días, grabando el capítulo sobre el Mar Rojo de la serie que produzco para la TV sobre los mejores lugares de buceo del mundo. Luego seguiré hacia El Cairo.

Cuando dije que venía a Egipto la familia y algunos amigos exclamaron al unísono: “¿A Egipto!, pero si allí ahora las cosas están muy mal, ¿no?”. Confieso que nunca hubiera dejado de venir a Egipto porque estén viviendo una transición hacia la democracia (lo contaba hace tiempo en este post). También la pasamos en España y no por eso hubiéramos entendido que dejaran de venir los turistas.

Pero es que al llegar aquí he comprobado además que ese miedo secular que tiene el turista medio español no es compartido por el de otras nacionalidades (en general, el mercado turístico español es de los más asustadizos y se retrae por cualquier complicación política, tenga razón o no).

En Hurgada hay más turistas de los que me imaginaba. Es verdad que menos de los que debería de haber a estas alturas de la temporada. Pero muchos más de los cabía esperar. Los hoteleros calculan que están al 40%. Eso sí, haciendo unas rebajas de precios memorables.

¿De dónde viene la mayoría? Pues de Alemania y sobre todo, de Rusia. ¡Hurgada está lleno de rusos! Son los nuevos ricos del primer mundo. Y la caza y captura de la rusa maciza es el deporte nacional de los jóvenes egipcios, como lo fue de la sueca en el landismo hispano de los sesenta.

Poco más puedo contar de momento. Hurgada es un invento reciente. Alguien que la conoce bien me decía esta noche mientras cenábamos: “es la Benidorm de Egipto”. Un pequeño pueblo de pescadores que en dos décadas se ha convertido en una macrociudad con 40 kilómetros de costa llena de hoteles en medio de la nada. Delante está el cálido Mar Rojo. Detrás, un desierto descomunal.

Y que no pasa nada. Que no he visto apenas policía y que las calles están tan tranquilas como siempre. Que quien quiera visitar Egipto no debería quedarse con la gana.

Hay turistas. Y eso ya es noticia. La primera señal de normalización tras una situación de conflicto es que regresen los turistas.

Seguiré contando.....

Mar Rojo 2

13 may 2012

La última almadraba

Por: Paco Nadal

Almadraba 1
El sábado estuve fotografiando la almadraba de La Azohía, en la bahía de Mazarrón (Murcia), la última instalación de este sistema de pesca artesanal que queda en el Levante español.

Un hermoso y casi veraniego día en un arte de pesca heredado de los árabes, que por desgracia está en trance de desaparecer.

La almadraba consiste en un sistema de redes ancladas al fondo y cercanas a la costa que se instalan entre febrero y junio, la época en que los túnidos entran en el Mediterráneo para desovar. Los cardúmenes de atunes, melvas, albacoretas, bonitos y lechas tropiezan con la red colocada en paralelo a su trayectoria y son dirigidos a un copo del que ya no pueden salir.

 

Cada día, 14 pescadores y ocho barcos de diferente tamaño salen temprano del pequeño muelle de La Azohía y se dirigen a la almadraba. Con las embarcaciones colocadas en torno al copo van levantado a mano la red hasta que miles de peces aparece en superficie, agitando el agua presas de pánico, como si el Mediterráneo se hubiera puesto a hervir en ese momento.

Es la “levantá”, el momento más espectacular y dramático de una almadraba. Y eso que el sábado no fue muy buen día: apenas sacaron unos cientos de kilos de bonito, melvas y albacoretas. Esta almadraba de La Azohía, la única que queda de las docenas que llegó a haber por esta zona del Mediterráneo, es de tamaño medio y no tiene cupo para pescar atún, la especie más espectacular que queda atrapada en estas artes tradicionales.

Las cuatro almadrabas que quedan en la costa atlántica de Cádiz sí que pescan grandes atunes de hasta 200 kilos de peso. Para subirlos al barco hay que ayudarse de ganchos que los desangran por lo que el copo se tiñe en una orgía de sangre, grasa y aguas efervescentes.

Con las especies de captura llegan otras no buscadas: en el caso de la almadraba de La Azohía siempre van acompañadas de grandes cantidades de peces-luna (se aprecian muy bien en el vídeo que acompaño; son esos aplastados y con cara de susto que tienen dos grandes aletas, la dorsal y la anal).

El sábado había en el copo casi tantos como melvas. Como en una almadraba las capturas llegan vivas a la borda del barco “recogedor”, los peces-luna, o cualquier otra especie no deseada o autorizada, son devueltos uno a uno al mar con un bajo índice de mortandad. Por eso es un sistema de pesca aún sostenible, si lo comparamos con la eficacia de los modernos barcos de cerco.

Almadraba 2

Almadraba 3

11 may 2012

Elogio de una plaza de Sevilla

Por: Paco Nadal

Sevilla
Cada vez que llega la primavera me entran unas irrefrenables ganas de volver a Sevilla. La vida en Sevilla emerge de dos medidas absolutas: la luz y los espacios urbanos. Una luz espesa que modela cada pequeño detalle y un alboroto de callejones y plazuelas tan desquiciado que hace tremendamente inútil establecer guías o pautas de comportamiento para cualquier visita lógica.

Seguir leyendo »

Casas cueva granada-2
Nacidas como viviendas pobres en épocas de necesidad, muchas casas-cueva se han reconvertido ahora en originales alojamientos rurales. La mayoría están en Andalucía, para también las hay en Navarra o en la islas Canarias. Son tan frescas que incluso en verano no necesitan aire acondicionado. Una forma diferente de disfrutar del turismo rural. Aquí van cinco que he visitado y que puedo recomendar:

Cuevas Bardeneras (Valtierra, Navarra)

Los habitantes de Valtierra, en las Bardenas, han usado las viviendas trogloditas excavadas en la roca arcillosa desde época musulmana. Ocho de esas casas-cueva han sido rehabilitadas como alojamiento con encanto. Los colores atrevidos y alegres contrarrestan la falta de luz original de estas viviendas surgidas de la necesidad. Muy cerca queda el Parque Natural de las Bardenas, uno de los territorios más singulares de Navarra, apto para buenas rutas a pie o en bicicleta.

Tel. 948 40 77 61/ 661 84 67 57. Fin de semana, 4 personas, 320 €.  

 

Casas cueva granadaCasas-Cueva Galera (Galera, Granada)

Los propietarios fueron pioneros en esto de reconvertir antiguas viviendas excavadas a pico y pala en tiempos de hambre y penurias en alojamientos rurales de calidad. Un conjunto de 40 casas-cueva que forma una pequeña ciudad troglodita a las afueras de Galera, galardono con el Premio Andalucía de Turismo. Sus fachadas blancas y relucientes parece que sostuvieran las ocres montañas en las que están excavadas.

Telf. 958 73 90 68. 100 € noche casa de cuatro plazas.

 

Cuevas Mirador del Negratín (Cuevas del Campo, Granada)

Este conjunto de cuatro cuevas en un bello paraje desértico de badlands de Granada tienen un inconveniente y muchas ventajas. El primero: resultan menos auténticas que las originales porque son de nueva construcción, creadas para ser alojamiento rural. Las ventajas: son mucho más amplias y luminosas que las históricas, el equipamiento es muy superior a la media en este tipo de instalaciones, tienen unas soberbias vistas sobre el embalse del Negratín, la sierra de Cazorla y el Altiplano granadino, y cuentan con piscina. Además en el precio va incluida una excursión en canoa.

Tel. 666 08 60 39. 180 € casa de cuatro plazas por fin de semana. 

 

Complejo La Tala (Guadix, Granada) Casas cueva granada-3

Hundido en las profundidades frescas y sombreadas de una rambla, en las cercanías de Guadix, este complejo de 11 casas-cueva no se ve hasta que uno está prácticamente en el interior del barranco. Fue en tiempos una finca agrícola que utilizaba las cuevas como almacenes de grano y aperos del campo o como alojamiento para sus jornaleros. Las 11 viviendas trogloditas son austeras –como suelen ser siempre estos alojamientos –pero correctas y cuentan con cocina, uno o dos dormitorios, salón, chimenea y un cuarto de baño en colores alegres y divertidos

Tel. 666 060 222 y 958 58 61 04. Cuevas de 4-6 plazas, 100 € por noche casa de cuatro plazas.  

 

La Burbuja de la Jurada (Moya, Gran Canaria)

Rodeada de una vegetación exuberante de plátanos, palmeras, ficus, higueras y todo tipo de flores, La Burbuja es una pequeña vivienda, mitad construcción tradicional, mitad cueva excavada en la ladera volcánica cuya fachada blanca apenas despunta entre tanto elemento verde. El interior muestra la planta irregular típica de las viviendas rurales canarias, con multitud de ángulos y rincones. Tiene dos dormitorios indepedientes y un jacuzzi en la terraza. Una manera diferente de alojarse en Gran Canaria.

Tel. 928 46 25 47. 110 € por noche (mínimo dos noches).

  La Burbuja de la Jurada


El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal