El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal estudió Ciencias Químicas, aunque lo que más le gustaba desde pequeñito era recorrer el mundo y contarlo. Al final lo consiguió y ahora le pagan por viajar. Periodista especializado en viajes, escritor y fotógrafo, colabora con la Ser y con El Viajero, además de presentar series documentales en Canal Viajar.

Eskup

Último libro

Si hoy es jueves, esto es Tombuctú

Si hoy es jueves, esto es Tombuctú

El alocado diario de un periodista de viajes recoge una selección de las entradas de este blog publicadas desde sus inicios en 2008. Unas crónicas que retratan con humor los avatares de una profesión absorbente pero maravillosa -la de periodista de viajes digital- en la que hay días en que no sabes si hoy es jueves o si esto es Tombuctú

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

Calpe

Antes de ser vapuleado: la frase no es mía. Es de la Secretaria de Estado de Turismo (¡peor todavía!).

Como ya comenté ayer, estoy en Gran Canaria asistiendo a los actos del Día Mundial del Turismo, que la ONU celebra siempre el 27 de septiembre y que este año tiene como escenario a esta isla canaria.

Uno de los eventos de ayer fue una mesa redonda sobre turismo y medios de comunicación en la que participé junto a Felipe Sahagún (El Mundo), Esther Eiros (Gente Viajera/Onda Cero), Paco Suárez (director del periódico Canarias 7) y Antonio Cacereño (director del periódico La Provincia).

Pero antes que nosotros estuvo en el mismo escenario la nueva Secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, entrevistada por la periodista Cristina García Ramos. Ante la pregunta de ésta sobre el exceso de construcciones en la costa española y su opinión como máxima responsable del turismo en España, la señora Secretaria de Estado soltó:

“El urbanismo turístico de la costa española es modélico, salvo contadas excepciones”.

Frase textual, lo juro.

Como luego dicen que los periodistas tergiversamos las cosas, que sacamos una frase de su contexto y con eso nos montamos una película, aproveché la comida posterior que organizaba la Asociación de Periodistas Europeos, a la que asistía el Secretario General de la Organización Mundial del Turismo, el jordano Taleb Rifai, y nuestra flamante Secretaria de Estado de Turismo, para volver a hacerle la pregunta, no fuera a ser que yo hubiera apuntado mal la respuesta.

Pero no, Isabel Borrego confirmó lo que todos creímos escuchar: “Creo que la mayoría de actuaciones urbanísticas españolas han sido buenas. Ha habido casos de infracciones y esos si son denunciables, pero no debemos demonizar el urbanismo turístico de España. La mayoría de actuaciones han sido positivas y la demostración son los millones de turistas que nos visitan”.

Isabel Borrego es licenciada en Derecho y su trayectoria académica y profesional ha estado ligada al sector de la construcción. Hizo un máster en Derecho Inmobiliario, entre 2005 y 2007 fue la Directora General de Arquitectura y Vivienda del Gobierno de las Islas Baleares, a partir de 2007 pasó a ser asesora en materia de urbanismo del gabinete de la Consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid. Antes de ser elegida como Secretaria de Estado era la concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón (Madrid).

En fin, cada uno que saque sus conclusiones. La mía es que es como poner al zorro a cuidar las gallinas. Al final siempre ocurre lo mismo: desarrollo turístico es igual a más ladrillo.

No me extraña que el modelo a seguir de Isabel Borrego sea Eurovegas. En cuanto la crisis afloje, volveremos a llenar de torres de apartamentos lo poco que queda libre de ellos en nuestras costas.

Eso sí, de manera modélica.

Mogán
La foto de arriba pertenece a Calpe (Alicante). La de abajo es Mogán, en Gran Canaria.

 


Maspalomas-2
Hoy escribo desde la isla de Gran Canaria, a donde acabo de llegar porque mañana se celebra aquí el Día Mundial del Turismo.

Estoy en el sur de la isla y desde la ventana de mi hotel se ven las dunas de Maspalomas, uno de los paisajes más fascinantes de todo el archipiélago. Un cachito de desierto del Sahara que se quedó olvidado en esta isla canaria.

Los alisios que llegan del Atlántico se enredan entre las cumbres más elevadas de la isla de Gran Canaria y descargan sus humedades en cantidad suficiente para mantener allá arriba densos bosques que ponen una brizna de verdor en el negro escenario volcánico.

Pero aquí abajo, en el sur de la isla, esas mismas cumbres hacen el efecto contrario de pantalla frente a la humedad y apenas caen cuatro gotas de agua al año. Por eso el sur es una sucesión de hábitats áridos que culminan en la máxima expresión del desierto: las dunas de Maspalomas.

Las dunas de Maspalomas son un mar de arena de belleza inaudita, acosado de cerca por las urbanizaciones turísticas, es cierto, pero salvado afortunadamente del desastre en 1982 gracias a su declaración como Reserva Natural Especial.

Todo es poético en este cachito del Sáhara “made in Canarias”, que lo parece aún más gracias a la silueta de los dromedarios que se utilizan para los recorridos turísticos. Las líneas ondulantes que perfilan las dunas, como ondas de oro que se incendian cada atardecer, cobijan una escasa y tenaz vegetación capaz de sobrevivir en este mundo seco e inhóspito. El balancón, por ejemplo, es un arbusto de hojas suculentas que forma la primera fila de la franja litoral; los granos de arena que arrastra el viento se enredan entre sus hojas, caen al suelo y dan origen a nuevas dunas.

El tarajal, un arbusto cuyo alto porte le permite sacar la cabeza por encima de las dunas móviles y sobrevivir a ese abrazo mortal de sílice, da cobijo a numerosas especies de aves, que nidifican en su base o sus ramas. La uva de mar (¿habrá nombre más sugerente?) da unas flores solitarias y unos frutos blanquecinos que ponen una nota de color en el tono sepia dominante.

Las siemprevivas, las aulagas y las saladas contribuyen también con sus flores a ampliar la gama cromática del desierto. El balo, muy característico de las dunas finas, es el alimento preferido de los lagartos. Y luego está la vegetación lacustre – la ruppia, el carrizo o el junco salvaje – que anima las riberas de la charca de aguas salobres que se forma al pie de las dunas y que da cobijo a multitud de aves acuáticas.

Un sitio que no deberías perderte si vienes a Gran Canaria.

Maspalomas-3

Maspalomas-1

Embarque-ryanairMe había prometido a mi mismo no escribir nunca más de Ryanair. Estoy harto de hacerle publicidad a la peor compañía aérea de Europa. Pero los chicos de Mr. O'Leary no pierden una oportunidad de dejar pasar una oportunidad para lavar su imagen.

No vuelo en Ryanair no porque crea que sus aviones se van a caer. No vuelo con Ryanair porque no me da la gana que me traten como ganado. ¿Que son muy baratos?, sí, no lo dudo. Pero hay otras muchas low cost con precios similares en las que no necesitas que te humillen para ir de A a B.

Por eso os recomiendo que leáis el post que acaba de publicar Doris Casares en el blog "3viajes al día". Doris es una periodista experimentada a la que respeto, viajera más que curtida, trilingüe y acostumbrada a volar en todo tipo de aviones y compañías. Por eso si cuenta lo que cuenta me lo creo a pies juntillas.

Doris volvía ayer de Girona a Madrid y el azafato gracioso de turno a cargo del micro en la cabina del avión de Ryanair fue soltando perlas del tipo: “como ya sabemos que todos piensan que somos unos chorizos, agarren bien sus bolsos por si acaso les robamos, y si no se fían pueden encender las luces de lectura”.

“si compran (billetes para su casposa lotería), les puede sacar de sus miserables y ruinosas vidas. Hasta el piloto me acaba de llamar por el interfono para pedirme un cupón porque hoy no hemos vendido ni uno”.

Otra perla: “Les agradecemos que hayan volado una vez más con Ryanair, aunque sinceramente no lo entendemos después de todo lo que se está diciendo estos días en la prensa sobre nosotros”.

Debo de ser muy antiguo, pero yo estoy acostumbrado a que cuando demando un servicio, ya sea una chatarrería o un dentista, me traten (y yo les trate) con un mínimo de educación. 

No os perdáis el post de Doris, "Ryanair o el vuelo más macabro de mi vida", una joya sobre el mal trato a los clientes y lo que uno espera que NO te haga una compañía aérea.

¿Ryanair? ¡No, gracias!


21 sep 2012

Un hotel flotante por el Amazonas

Por: Paco Nadal

Hotel amazonas
Uno de los hoteles más originales en los que me he alojado en mi vida es este: la Casa Navegante del río Amacayacu, en el Amazonas colombiano.

La idea es de lo más singular: un casa construido a la manera tradicional pero que flota y navega por el río gracias a su motores fueraborda. Está pensada para seis personas y tiene un dormitorio principal, salón comedor, cocina, terraza y solarium. Y tripulación que la maneja, claro. El “carné de conductor de hoteles flotantes por el Amazonas” aún no se expide en las autoescuelas.

La gracia es que la alquilas con tu familia o grupo de amigos, en plan independiente, y cada día amaneces en un rincón diferente del Amazonas. Luego te vas de excursión con la barca auxiliar, pasas la jornada pescando, explorando las riberas o bañándote (te prometen que las pirañas están en otro lado) y al atardecer te sientas en la terraza-solarium y te crees morir de gozo viendo como el sol se acuesta sobre la canopia del Amazonas contigo allí, dentro de ese espectáculo, sin más sonidos que los propios de la selva. ¡Ah, y no hay cobertura para móvil! (un plus).

Hotel amazonas 2

La Casa Navegante del río Amacayacu está a unas dos horas de navegación de Leticia, la capital de la parte amazónica de Colombia. Cuesta 589 €/día (hasta 6 personas), con tres tripulantes, desayuno y cena y excursiones en el buque auxiliar.

Más información en: Página oficial de turismo de Colombia y en esta otra web.

 

La misma empresa gestiona otra Casa Navegante a 35 minutos en lancha de Cartagena de Indias, en la Ciénaga de Cholón, en el costado occidental de la isla Barú. Es esta:

Casa navegante cholón

Más información en Aviatur.

 

19 sep 2012

¡Valla boda!

Por: Paco Nadal

Valla boda 2

Valla boda
Hoy inauguro una nueva sección del blog: "¡Si es que no se te puede llevar a ningún lado!" dedicada a todas esas rarezas, curiosidades, excentricidades y demás milongas que uno se tropieza al borde de la carretera durante los eternos y aburridos viajes en coche.

Y empiezo con una que me obligó a dar un frenazo y tres vueltas a la rotonda para comprobar que era verdad lo que veía y no una leyenda como la de la chica de la curva. Todos sabemos que una boda está rodeada siempre de tal cantidad de almíbar y de horteradas (grasa, le decís al otro lado del Atlántico) que harían palidecer al más templado.

Pero el colmo de los colmos es esto:

¡anunciar el enlace en una valla publicitaria de 24 metros cuadrados!

¿Un exceso de vanidad o una prolongación de tu Facebook?

Quien sabe, igual no es tan raro. En un mundo en el que todos exponemos nuestras intimidades sin tapujos en la redes sociales, el salto al mundo físico era cosa de tiempo. Hasta puede ser una solución para la salida de la crisis.

¿Cuanto mejoraría el PIB nacional si anunciaramos así el nacimiento del primer hijo, el divorcio, que nos mudamos de casa, las buenas notas del niño o que tu cuñado ha aprobado las oposiciones? Desde luego, en el gremio de la publicidad dejaría de existir el desempleo. 

¡Vivir para ver!

 

 

 

Folletos con Pan Am
El folleto turístico es un subgénero publicitario en alza. Reconozco que hay que tener más imaginación que J.R.R. Tolkien para pergeñar esos textos y esas fotos donde el mundo es perfecto, los papás y las mamás tiene un cuerpazo que ya lo quisiera Angelina y Brad Pitt, los niños son siempre rubios y sonrientes y el cielo es siempre azul.

Pero ojo, es más fácil aprender chino mandarín que desentrañar los dobles significados que encierra un folleto turístico. Para contribuir a la cultura general viajera, aquí va un pequeño diccionario “Mundo feliz de folleto / mundo real” para viajeros modernos:

 

“Una isla paradisíaca”

Significa que: por lo menos tiene una palmera. Si en el paraíso solo estaban Adán y Eva y que se sepa nunca mandaron un guasap contándolo, me pregunto: ¿cómo sabemos que las playas del paraíso eran como las de Punta Cana?

 

“Hotel de categoría turista”

Significa que: es un hotel ramplón como él solo, tirando a malo; pero para lo que has pagado vas que te estrellas.

 

“El secreto mejor guardado”

Significa que: han llegado cientos de miles antes que tú. Con suerte fue un secreto, pero dejó de serlo por lo menos, por lo menos, desde que salió el folleto publicado.

 

“Déjese envolver por el exotismo de Asia”

Significa que: es difícil encontrar algo exótico en Asia si estás en Asia, ya que exótico significa extranjero, de un lugar diferente. En ese caso el exótico serías tú, no el vendedor de sopas con curry de un mercado tailandés.

 

“La ciudad es una encrucijada de caminos”

Significa que: hay tal mogollón de gente y el tráfico es tan caótico que querrás salir huyendo de allí en el primer taxi colectivo.

 

“Esta noche, cena libre para poder saborear las delicias de la gastronomía local”

Significa que: para lo que has pagado por este viaje organizado ya te hemos dado de comer suficiente; esta noche te buscas la vida que vamos justos de presupuesto.

 

“La gran oferta de sol y playa del municipio convive con otra importante oferta cultural, gastronómica y de negocios”

Significa que: tenemos la playa, un sol del copón y poco más; pero no tenemos la culpa de que el Guggenheim lo pusieran en Bilbao en vez de aquí.

 

“Un verdadero paraíso para las compras”

Significa que: vas a encontrar las mismas baratijas que en todos lados (made in China, por supuesto) y encima vas a tener que regatear más que Messi.

 

“Desde una escarpada roca, la fortaleza de origen romano vigila la población”

Significa que: quedan cuatro piedras del castillo, pero algo teníamos que poner para justificar el folleto que hemos pagado con fondos Leader.

 

“Precios desde…”

Significa que: ni de coña el viaje te va a salir por ese precio. Hay tantos extras y suplementos que como poco vas a pagar el doble.

 

“A cinco minutos del centro…”

Significa que: tienes como mínimo dos transbordos en bus y uno en metro o tres cuartos de hora a pie para llegar a cualquier lugar mínimamente interesante.

 

“Clima tropical”

Significa: no para de llover.

 

“Habitaciones sencillas y aireadas”

Significa que: el colchón es de gomaespuma y no tiene aire acondicionado.

 

“Tiempo libre para descubrir por usted mismo…”

Significa que: si quieres algo, te lo pagas tú porque no está incluido.

 

“Estableceremos contacto con tribus locales…”

Significa que: los indígenas se quitarán el reloj y los vaqueros antes de ponerse el traje regional para ejecutar bellas y desconocidas danzas ante ti y tu grupo, que por supuesto sois los primeros blancos que llegan a la región.

 

Y así podriamos llenar páginas y páginas. ¿Se te ocurre alguna más? Se aceptan contribuciones. Gracias por adelantado.

 

Desiertos
Desde bien pequeñito sentí una atracción magnética por las manchas blancas que aparecían en los viejos mapas cartográficos. Algo muy profundo me impelía a tocar ese vacío. Ahora que vivo viajando y escribiendo me siguen produciendo la misma excitación esos espacios yermos de la geografía. 

Confieso que siento especial predilección por los desiertos. Y no me refiero solo a los de arena. Hay desierto blancos, en los polos; desiertos azules, en las largas travesías por mar; desiertos verdes, en las interminables estepas africanas o asiáticas. Lo que me fascinan son los grandes espacios abiertos, los lugares deshabitados.

Y creo al fin entender el por qué: cuando viajas por estos lugares y sin necesidad de buscarlo te mimetizas con la sencillez del entorno; como le pasó a Buda, te liberas del falso yo. Comprendes que no necesitas el dinero, que no necesitas estar consumiendo todo el día por que no hay nada que consumir, que pese a no hacer tres comidas copiosas al día tu cuerpo funciona a la perfección, que un montón de cosas que antes hervían en tu cabeza han desaparecido y de repente tu mente vuela libre por esos espacios sin frontera.

Es la limpieza de espíritu siempre soñada, la que buscan todas las religiones y corrientes de pensamiento (no es casualidad que los grandes maestros y sabios usaran el desierto para meditar).

Estos son algunos de los desiertos (de cualquier color) que más me han gustado e influido en mi vida. Lugares que os recomiendo si estáis pensado dónde planificar las próximas vacaciones:

 

Sudán
El desierto de Nubia (Sudán)

Una de las porciones más tórridos e inhóspita del Sahara. Sin embargo el río más largo y caudaloso de África, el Nilo, lo parte en dos permitiendo que en sus orillas florezca una civilización de agricultores que llegó a ser capital del antiguo Egipto. Un lugar complejo para llegar (todo es complejo en Sudán) pero el único en el mundo en el que puedes ir caminando por la arena y tropezarte con un campo de pirámides o una necrópolis abandonados hace 4.000 años para ti solo.

 

Baja California
Baja California (México)

Baja, como la llaman los mexicanos, no es un desierto convencional. Baja es una selva seca, una jungla de espinas colonizada por millones de cactus de todas las especies imaginables – cardones, cirios, biznagas, collas, datilillos, ocotillos... –muchos de ellos tan altos como un edificio de tres pisos. Un península de 1.700 km de largo por apenas 100 de ancho aprisionada entre el Pacífico y el Mar de Cortés. Un universo de arena y cactus alterado tan solo por la cinta de asfalto de la Mex-1, la mítica carretera que cruza de norte a sur la península. Durante los setenta y los ochenta miles de jóvenes norteamericanos, seducidos por la cultura beat de Allen Ginsberg y Jack Kerouac, llegaron a Baja a bordo de furgonetas Combi, de autocaravanas o de cualquier cosa que se moviera, bajo el lema “sexo, tequila y marihuana”, convirtiendo la Mex-1 en una metáfora de la huida y la transgresión.

 

Karakum Karakum (Turkmenistán, Uzbekistán)

Crucé este gran desierto del Asia Central en un viejo tren ruso por la Trans-caspian railway, la única línea férrea que se atreve a franquear estas desoladas planicies de arcilla. Los raíles se perdían en el infinito como líneas de fuga en la inmensa soledad del páramo turkmeno. El Karakum era uno de los grandes obstáculos que tenían que atravesar las caravanas de la Ruta de la Seda. Un termino que trae a la mente otros igual de sugerentes: exotismo, lejanía, Oriente‐Occidente, viaje, ciudades desconocidas, desiertos y collados nevados, caravanserais y mercaderes, civilizaciones extrañas, mitos y leyendas. Todo eso es el Karakum y la Ruta de la Seda.

 

Foto_atacama_1
Atacama (Chile)

Atacama es un desierto de alta montaña. Además de dunas de arena hay volcanes de más de 6.000 metros de altura, barrancas profundas y salares donde se acumula buena parte de las reservas de minerales estratégicos del mundo. Una serie de casualidades geológicas y climáticas convirtieron a esta zona del norte de Chile en la región más árida del planeta. Puede estar décadas sin llover y hay zonas donde jamás ha caído una gota. Cielos siempre azules y límpidos sobre los que se recortan las pirámides troncónicas de volcanes de nombre poético, como el Licáncabur o el Lascar.

 

Wadi Rum-2
Wadi Rum (Jordania)

Un escenario irreal con montañas de formas increíbles. Wadi Rum es uno de los desiertos más bellos que conozco ¿Cómo pudo la erosión tallar las montañas de esta forma tan maravillosa? Resulta difícil no enamorarse de este gran espacio vacío de montañas desnudas que parecen rematadas por cúpulas bizantinas. Por aquí cabalgó a lomos de su dromedario el verdadero Lawrence de Arabia. Y muchos más tarde cabalgaron los extras de la película homónima, que utilizó el desierto de Wadi Rum como set para recrear el campamento del rey Faisal y la carga de los camellos con Omar Sharif el frente (más falsos que Judas, porque los planos de Sharif se pegaron luego; él no estuvo allí).

 

Groenlandia

Groenlandia (Dinamarca)

El desierto también puede ser blanco. Y el más bello que he visto en mi vida es el desierto interior de Groenlandia: el Inlandsis. La gran masa de hielo de 2.700 kilómetros de largo que cubre esta isla-continente con una capa de hasta 3 kilómetros de espesor. La misma sensación de lejanía, paz y soledad que había sentido antes en el Sahara la tuve durante las dos semanas que pasé arrastrando un trineo por el interior del casquete helado de Groenlandia, caminando día tras día con la sensación de estar dentro de un gran vaso de leche, persiguiendo un horizonte esquivo que siempre estaba demasiado lejos. Magia pura. Si no te gustaban ya antes los desiertos, en un viaje a Groenlandia terminarás por caer rendido.

 

 

Equipaje pesado

1. La ilusión de un enamorado

2. La energía de un maratoniano

3. Las ganas de aprender y descubrir de un niño

4. La humildad de un monje budista

5. La capacidad de impresionarse de un novato

6. La sensatez de un anciano

7. La impetuosidad de un adolescente

8. La paciencia del santo Job

9. Un estómago de teflón (como las sartenes), que no se queme con nada

10. Una gran bolsa llena de respeto hacia otras culturas y religiones

11. Dos pares de sonrisas y una muda de buen humor

12. Un cuaderno y un lápiz, para recordarte siempre que hay muchos mundos y que todos son únicos

 

Nota del redactor. Según un estudio de la Universidad de Michigan los viajeros que logran cerrar la maleta pese a llevarla cargada de todos estos ingredientes son seres más felices que el resto de la media y vuelven de sus viajes convencidos de que la experiencia les ha hecho mejores personas.

De todas formas, no hacedle mucho caso; ya sabemos que estos estudios son siempre una tontería.

 

 

Merindades-4

El Ebro se abre paso por el cañón de los Hocinos, en las Merindades

¿Cómo imaginará que es el entorno de una central nuclear alguien que jamás se haya parado a imaginarlo? ¿imaginará que sus gentes tienen la piel de escamas verdes, trompetillas por orejas y estornudan plutonio-239?

Dejando al margen que viviríamos más seguros sin nucleares, siempre me llamó la atención que algunas centrales españolas estén ubicadas en territorios hermosísimos, generalmente estigmatizados para hacer turismo por aquello de que no se vaya a escapar un neutrón y le de al niño en un ojo.

Y pongo por caso a la central nuclear de Garoña, de actualidad estos días porque al parecer tiene la camisa ya más ajada que la de El Lute y está pidiendo a gritos la jubilación (aunque no haya llegado a los 67).

Santa María de Garoña, el pueblo donde está ubicada, pertenece a una de las comarcas más bonitas y desconocidas de Burgos: Las Merindades, un intrincando y difícil paisaje al norte de la provincia donde confluyen la Cordillera Cantábrica, el valle del Ebro y la meseta castellana.

Una merindad era una entidad jurídica de la vieja Castilla regida por un merino, una especie de delegado real. Y aquí en el norte de Burgos quedan muchas. Garoña pertenece a la de Tobalina, que presumo se conoce así por la cantidad de esa piedra caliza porosa llamada toba que alfombra los valles y que crea bellas cascadas en el río Jerea.

Muy cerca emerge la localidad más espectacular y llamativa de las Merindades: Frías. Un fortaleza encaramada de forma imposible en un roquedo preside este pueblo de calles medievales. Todo, absolutamente todo en Frías, desde las viviendas colgantes (nada que envidar a las de Cuenca) a la iglesia de San Vicente, pasando por el puente medieval fortificado que salva el Ebro está construido con el mismo material: toba caliza.

En la merindad de Sotoscueva hay que detenerse para visitar Ojo Guareña, uno de los mayores complejos cavernícolas de España, con cerca de 100 kilómetros de galerías subterráneas, distribuidas en seis niveles diferentes. Al abrigo de una sus bocas —llamada la sala del Ayuntamiento— se reunió durante siglos el Concejo de los pueblos cercanos, una tradición que duró hasta 1924.

MerindadesExiste también un románico que apabulla en las Merindades, como el de la iglesia de San Pedro de Tejada, en la merindad de Valdivieso. Hay también hayedos, robledales de alta montaña y pinares silvestres. Quejigos y encinas tapizan las zonas de solana. Y el río Ebro cruza la comarca creando profundos cañones en los que se refugian aun corzos y jabalíes.

Puentedey, el pueblo más curioso de todas las Merindades, está instalado encima de un gigantesco puente de roca bajo el que pasa el río Nela. La etimología del término parece clara, pero al preguntarle a los paisanos me responden que lo del puente lo entienden, pero “si viene de Dios, ¿porque lo escriben con y griega?”.

En fin, mi consejo para este fin de semana: no os perdáis las Merindades, el Burgos verde, montañoso, rico en agua y bosques; en las antípodas de esa Castilla llana y cerealista de los tópicos.

Es más probable morir por una sobredosis de chorizo de Villarcayo que por una radiación de uranio-235.

Merindades-3

¿Quién subiría el castillo de Frías hasta allá arriba?

 

Merindades-2
Otras de las bocas de Ojo Guareña se utilizó para construir la ermita de San Bernabé.

"Esto no va a quedar así." Antón Vázquez, propietario de una casa rural en Galicia se quedó atónito con las intimidaciones vertidas en varios mails enviados por unos clientes que, tras pernoctar en su alojamiento y no quedar satisfechos, le amenazaban con publicar comentarios negativos en la web de Toprural, uno de los mayores portales de alojamiento rústico de España.

A él de momento no le han exigido nada por no publicarlos, pero el foro que los propietarios mantienen en Toprural echa humo por el cabreo del personal ante una práctica que se ha generalizado: chantajear a los propietarios de un alojamiento a la hora de pagar la cuenta con que si no les hacen una rebaja o les invitan otro día, les pondrán comentarios negativos en esa y otras webs sociales.

Chantaje

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal