16 dic 2013

La historia del autillo sin GPS que se perdió y llegó al Polo Norte

Por: Paco Nadal

ISRAELAUTILLO5

Foto: Israel Sánchez


El mundo de los viajes está lleno de grandes historias. Algunas son épicas y han acabado en los libros de idem: Shackleton, Marco Polo, Stanley… Sin embargo hay otras más pequeñas y anónimas que nunca llegarán a las bibliotecas pero que son tanto o más enternecedoras que aquellas.

Como la que acaba de protagonizar un pequeño autillo (un ave rapaz nocturna y migradora, parecida a un búho pero de apenas 20 centímetros de tamaño) que o bien puso mal las coordenadas en el GPS o tenía menos pericia en el uso de la tecnología que el telegrafista del Titanic. Es el que veis en la fotografía que abre este post y su tierna historia la dio a conocer al mundo la semana pasada un gran periodista medioambiental, Miguél Ángel Ruiz, en las páginas del diario La Verdad.

Como los demás de su especie (Otus scops) debería de haber emprendido la migración anual desde sus zonas de cría en el centro de Europa hasta el sur del desierto del Sáhara -vía Italia o España- en cuanto empezaron a sentirse los primeros rigores del otoño. Pero no se sabe por qué a este ejemplar se le cruzaron los cables y en vez de enfilar hacia el sur con sus colegas, tomó la directa hacia el norte y apareció él solito en la ciudad noruega de Tromsø, muy por encima del Círculo Polar Ártico. Un poco más, si apura la frenada, y aterriza en pleno casquete polar.

Su historia hubiera sido la de un ave más muerta en cualquier descampado sin que nadie se preguntase el porqué. Pero aunque nuestro pequeño viajero tenía el sentido de la orientación más averiado que la central de Chernobil, el ángel de la guarda le funcionaba a la perfección. Unos niños lo encontraron a punto de ser devorado por los cuervos en las calles de Tromsø y se lo llevaron al ornitólogo Karl-Otto Jacobsen, del Norwegian Institute for Nature Research. Éste lo cuidó y alimentó y se planteó qué hacer con él. Allí no podía pasar el invierno porque los autillos son más frioleros que un rasta jamaicano.

ISRAELAUTILLO67

 Foto: Israel Sánchez

Llamó a varios colegas españoles y al final contactó con el biólogo murciano y experto en rapaces nocturnas Mario León y con el Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre El Valle, dependiente de la Comunidad Autónoma de Murcia, que aceptaron hacerse cargo de él.

Jacobsen y el instituto noruego costearon un billete de avión Oslo-Alicante para el pobre bicho, lo metieron en una jaula especial para transporte aéreo de animales con una pechuga de pollo y un poco de agua por todo equipaje y mandaron a la rapaz por fin de vuelta al anhelado sur –esta vez en un Boing 737-800-, cual si de un turista noruego se tratara, hasta el aeropuerto internacional de El Altet, donde entre guiris en minishort y escandinavos rojos de insolación lo recogió Mario León y lo llevó al Centro de Recuperación de Murcia.

Y allí sigue, el autillo con más suerte del mundo. Escudriñando con esos ojazos a sus cuidadores, preguntándose cómo ha llegado hasta Murcia, vía Tromsø, en un viaje de 4.200 kilómetros sin mover un ala. Y esperando a ser liberado en cuanto se recupere para volver a perseguir insectos por la huerta de Murcia.

Como decía un periódico noruego que se hizo también eco del caso: posiblemente sea mucho ruido para tan poco búho. Pero es una historia con final feliz. Y con la que está cayendo, no nos viene mal alguna que acabe bien.

PD: la historia completa podéis leerla en el artículo que Miguel Ángel Ruiz publicó en La Verdad.

Y en este enlace tenéis un vídeo que el ornitólogo noruego colgó en Youtube con el autillo en su despacho.

Hay 24 Comentarios

Muy bueno. Me ha encantado. Es un bicho al que le tengo mucho cariño y me alegro de que los noruegos sean tan noruegos.

Decía: Te ha salido un 'post' de los tuyos.
En esta entrada estás más dicharachero que 'Espinete' en Barrio Sésamo.
Un buen final feliz para una historia muy bien contada.
¡Ánimo dicharachero!.

Desdeluego que este autillo hace cara de perplejidad jajaja, gracias Paco bon nadal

La verdad es que de cara y de GPS se parece a Rajoy pero tiene mas suerte que nuestro querido presidente-plasma.
Este animalito probablemente tenga una enfermedad (mental) y traerlo hasta aquí y dejarlo reproducirse no es bueno para su especie. Tenian que haberlo dejado morirse, me refiero al búho porque el otro me da pena y ternura, lo veo tan poca cosa.

¿Santo de la guarda? No lo he oído en mi vida, en todo caso santo ángel de la guarda. Y te lo digo yo que he ido a un colegio que se llamaba santo ángel. Por lo demas es posible que algún corrector ortográfico haya hecho alguna gracieja con el nombre científico. Yo estoy cansado de añadir palabras al word. Lo importante es alegrarse el día con la suerte que ha tenido este pajarillo.

Animalito ¿Los autillos funcionan con gasolinilla ó con dieselito?

Estimado Mirna: tú estás haciendo lo mismo, sólo que sin motivo. ¿a que nadie escribe Peal Madrid, ni Eumibor...pues lo mismo cuando se pone el nombre científico de una especie (que no hacía falta). Al menos hacerlo bien

Que no quería venir a España, sino irse a Noruega. La razón es obvia. Y van y le fastidian el plan... pobre!

Paco, tenía yo un día de los habitualmente bajos y vienes tú con esta historia y las fotos y el video... ¡gracias, gracias, gracias!...

Qué lince el noruego. Nos ha entregado un raro espécimen con el que podremos patentar el gen para incorporar gps mediante mutación genética.

Un bonito detalle por parte del equipo noruego el enviarle al sur. En cualquier caso y casi con toda probabilidad este animal no llegó a Noruega por sus propios medios sino que escaparía de su cautiverio bien en esa localidad u otra próxima. Estos bonitos búhos son tremendamente populares entre los cetreros y coleccionistas, se comercia intensivamente con ellos y son muy abundantes y relativamente fáciles de capturar en España. Parece por tanto mucho más lógico pensar que sea un escape a un desorientado viajero.

Qué majos los científicos noruegos y españoles, tanta molestia por un pajarín que el año que viene seguro que se vuelve a perder... Oye, pero hay que intentarlo.

No será que con tanta wifi, ondas de radio, microfrecuencias, etc... estamos atontando el sentido de los animales que se guían por las señales electromagnéticas de la tierra en sus migraciones, noooo mejor pensar que el animal es tonto, claro, el humano no, claro. asin nos va.

Bella historia. Mi preocupación es la siguiente: que ocurrirá en la próxima migración? Morirá si su GPS Le hace la misma jugada?

Que bonita historia y me alegra mucho de ese final feliz..

Joer, qué cara de flipao que lleva el autillo. Pa mi que se tomó un tripi y por eso se desorientó. No hay más que verle los ojos que lleva.

¡Cómo me cabrea que algunas personas lean un artículo nada más que para destacar los errores! No me cabe duda que los que hacen eso son unos fracasados.

Mi autillo no tuvo tanta suerte: lo recogí con una pata descoyuntada y lo curé y cuidé como pude , pero murió a las dos semanas. Nadie quiso o supo dónde llevarlo. Eran otros tiempos: 1979. Si hubiera ido a Noruega...

Muy navideña, la historieta. Lástima del torpe sentido del humor, don Francisco, y de los errores como el del nombre de la especie o confundir al ángel de la guarda con el santo de la guarda.

. . . así que Paco Nadal escribió esta historia en minishort y el GPS con las pilas descargadas. Lo que no cuenta es que el autillo tomó las de villadiego y escapar así de la parienta.

Podías haberte molestado en poner bien el nombre de la especie. ... viene en la wiki. .

Creo que es Otus Scops y no Otus Stops.
El canto no es difícil de escuchar en verano, parece una rana. ¡Gracias por el artículo! Me encanta leer historias como esta.

Preciosa historia y un animal con mucha suerte porque pocos se gastarían tanto dinero en un viaje para salvarlo y que esté a gusto. Os dejo otras historias también alucinantes, por si os apetece leerlas: http://xurl.es/9ik46

Bella hstoria ,somos tan felices cuando cultivamos nuestro lado bueno ,que vamos a seguir intentandolo.Un abrazo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

[email protected]

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal estudió Ciencias Químicas, aunque lo que más le gustaba desde pequeñito era recorrer el mundo y contarlo. Al final lo consiguió y ahora le pagan por viajar. Periodista especializado en viajes, escritor y fotógrafo, colabora con la Ser y con El Viajero, además de presentar series documentales en Canal Viajar.

Eskup

Último libro

Si hoy es jueves, esto es Tombuctú

Si hoy es jueves, esto es Tombuctú

El alocado diario de un periodista de viajes recoge una selección de las entradas de este blog publicadas desde sus inicios en 2008. Unas crónicas que retratan con humor los avatares de una profesión absorbente pero maravillosa -la de periodista de viajes digital- en la que hay días en que no sabes si hoy es jueves o si esto es Tombuctú

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal