Paco Nadal >> El Viajero

26 nov 2014

¿De verdad no merece la pena estudiar Turismo en España?

Por: Paco Nadal

Guías
Ayer supimos que la diplomatura en Turismo que se imparte en España es la carrera universitaria más sobrecualificada y una de las de peor expectativa en el mercado de trabajo.

Al menos, así parecía demostrarlo el primer mapa de empleabilidad que ha publicado el Ministerio de Educación –basado en los últimos cuatro años de vida laboral de más de 190.000 universitarios de centros públicos y privados de 146 titulaciones- según el cual uno de cada dos titulados en Turismo ha acabado trabajando en algo para lo que no necesitaban ningún tipo de cualificación, mucho menos la universitaria.

¿Cómo es posible que un país que vive del turismo, que recibe más de 60 millones de turistas al año y en el que el negocio turístico genera casi el 11% del PIB nacional tenga semejante déficit en la formación?

Como no soy un experto, le he preguntado a varios profesionales del sector que sí lo son. Y sus conclusiones son demoledoras... aunque muy dispares. Os los dejo en versión original, sin reportajear, porque creo que es un material que merece la pena leer con atención:

 

Santiago TejedorSantiago Tejedor, Doctor en Periodismo y Ciencias de la Comunicación, profesor y co-director del Máster en Periodismo de Viajes de la Universidad Autónoma de Barcelona

El panorama actual denota la existencia de un diálogo nulo entre oferta y demanda. La universidad desconoce o prefiere ignorar las nuevas exigencias formativas que se derivan de un sector que ha crecido, pero reinventándose. La lectura de los folletos, guías docentes y web académicas de escuelas de turismo y universidades demuestra que aún se vive en un pasado que ya no sirve. En todos los casos se mencionan como salidas profesionales más factibles las de recepcionista o guía turístico.

La universidad no “viajó” al futuro ni al presente. Los planes de estudios necesitan un proceso de renovación no importante sino urgente. Se requiere un diseño curricular ideado a partir de asuntos tales como: las nuevas tecnologías –con el impacto de las redes sociales–, el fenómeno de los blogueros, la búsqueda creciente de productos personalizados, tematizados, etc.

Las agencias de viajes han recibido un impacto contundente de Internet. Todo o casi todo lo puede ya escoger, definir, comprar o reservar el usuario desde su computadora o dispositivo móvil conectado a Internet. Nuevos consumidores del viaje, nuevas formas de entender el viaje y nuevas maneras de construirlos exigen nuevos roles, servicios, etc. del sector turístico (y por ende, de sus profesionales).

Luego está la miopía empresarial: aquellos que toman las decisiones y definen plantillas o equipos profesionales tienen parte de culpa. Más allá de recepcionistas y guías, los licenciados de las escuelas de turismo pueden ofrecen muchas más prestaciones y contribuir a reinventar productos y servicios, aspecto que incidiría positivamente en los propios beneficios de empresarios y gerentes. Ellos, quizás, deberían igualmente reflexionar si están ignorando posibilidades, productos y servicios que esos egresados pueden ofrecer, pero a los que nadie ofrece la oportunidad de ser… protagonistas, partícipes, proactivos.

 

Esther MascaróEsther Mascaró, redactora jefe de la revista Hosteltur

Uno de los problemas es, efectivamente, la formación. La industria turística ha cambiado muy rápidamente en los últimos seis o siete años, los planes de estudio no han tenido tiempo de adaptarse. Hoy en día hay que dominar el marketing y la comercialización porque el negocio turístico tiene solamente dos caras, una es el trato con el cliente y el servicio, y la otra es la venta. Durante años la formación se ha dirigido a crear empleados y no directivos o emprendedores… y ahora ser un empleado no es suficiente, ni siquiera lo es ser un directivo o un emprendedor si no dominas aspectos de la comercialización que han surgido al calor de internet, de los cambios de hábitos del cliente, del potencial de los dispositivos móviles…

No es que esos conocimientos globales no les sirvan, no hay que despreciarlos, pero sí que les falta una aplicación práctica de las herramientas con que van a tener que contar en su día a día. ¿Qué conocimiento tienen los recién titulados en paridad de precios, social CRM, upselling y cross-selling, integraciones XML, channel manager, gestionar intranets como Booking…? Hoy en día un director de hotel ha de ser mucho más que una persona amable que atiende a sus huéspedes y les recibe al llegar. El otro de los problemas es que las empresas conocen la teoría pero no aplican la práctica. Hablan de recursos humanos, de formación, de la fidelización del talento, pero en realidad, muy pocas son conscientes de que todo su capital recae en las personas.

El turismo es la industria de la hospitalidad, y ese concepto incluye tanto amabilidad como servicio y eficacia. Los empleados son la cara auténtica de la marca, más allá del marketing, porque tus clientes conocerán, reconocerán y apreciarán o no todo lo que tu marca es a partir de las caras de los empleados con los que se crucen. Y ahí también fallamos, por un lado porque falla la formación y por otro porque a las empresas en realidad les cuesta pagar por trabajadores especializados, expertos y solventes.

La estacionalidad marca una estrategia que pocos admiten pero que es real: hay que ganar el máximo de dinero en poco tiempo, porque la temporada es corta en casi todos los destinos de sol y playa y luego viene el largo invierno. Por lo tanto, no se invierte en personal formado sino que las contrataciones se realizan en precario, con trabajadores fijos discontinuos, con jóvenes inexpertos que estudian cualquier cosa que no sea turismo pero que son contratados para atender la recepción de un hotel de playa (aun sin saber idiomas), con contratos de becarios, temporales, mal pagados, teniendo que realizar muchas horas extras que se pagan muy baratas… la calidad del empleo turístico en este país es muy mala. Al final todo se resume en una cosa: para muchas empresas el personal sigue siendo un gasto y no una inversión.

 

Jaume MarinJaume Marín, director de Marketing del Patronato de Turismo de la Costa Brava

Visto desde Girona es un efecto totalmente distinto. En realidad, el grado de Turismo que proporciona la Facultad de Turismo de la Universidad de Girona es de los que tiene unos índices y porcentajes de ocupación más alto. Incluso en los masters, especialmente en el EMTM, los índices son altísimos. La nota de corte es cada vez más alta debido al interés despertado entre estudiantes.

También cabe realzar que nosotros vivimos en una zona muy turística y con unos índices importantes, directos o indirectos, de ocupación en el sector turístico. Lo que si viene siendo cada vez más habitual, es la especialización en Masters al acabar el grado, e incluso en doctorados. Por lo tanto me atrevería a afirmar que en nuestro caso la carrera de Turismo e incluso de Hostelería tienen demanda debido a la importancia de las expectativas de trabajo futuras.

 

Dolors_VidalDolors Vidal – Casellas, Decana de la Facultad de Turismo de la Universitat de Girona

El estudio se basa en las antiguas diplomaturas y ahora se publica el resultado de los que terminaron los estudios en 2009-2010. Estoy convencida que el Grado en Turismo ha aportado novedades en cuanto a los resultados. Si miráramos el aumento de calificación académica y profesional, veríamos que una carrera que hace unos pocos años no tenía ni másteres oficiales ni doctorados hoy cuenta con un número importante de estudiantes de ciclo superior, doctorados y doctorados industriales en Cataluña.

El aumento relativo de producción académica es muy alto, quizás uno de los más elevados entre los resultados de los estudios universitarios del estado español. Los estudios universitarios de Turismo impartidos por universidades públicas o impartidos por centros privados empiezan en los años 2000.

Creo que el tiempo transcurrido –10 años máximo- a partir de los datos del estudio son del todo insuficientes para entender y abordar la proyección profesional de dichos estudios. En cualquier caso, entre el 10 y el 15% del PIB tiene que ver con el turismo y es del todo coherente que se dote de estudios universitarios a un sector que debería fortalecerse y exportar talento y gestión turística en las empresas y en los centros universitarios extranjeros.

 

Laura Schmidt 2Laura Schmidt, directora para Europa de LPS Collection, trabajó como directora de Marketing en diversos hoteles de lujo

El tema de sobrecualificación de los profesionales creo que no solo es aplicable al Turismo, pero en el caso de esta industria que es tan vital para España, parece incomprensible. Creo que al no ser necesaria la titulación para poder trabajar en el sector, los empleadores quizás crean que el tomar a personas sin estudios específicos será “mano de obra más barata”, pero esto lamentablemente se traduce en una gran rotación de personal y en una prestación de servicios poco profesional en comparación con otros países, que es lo que comentan los turistas extranjeros que visitan España.

También es posible que las carreras no preparen a los futuros diplomados según las necesidades reales del mercado, y que los estudiantes tengan la expectativa de egresar de las universidades accediendo inmediatamente a cargos ejecutivos, cosa que no ocurre en casi ninguna profesión.

 

 

Jose-Antonio-DonaireJosé Antonio Donaire, director de INSETUR y profesor de Turismo en la Universitat de Girona

Cuando los licenciados salen al mercado, los estudios que han recibido ya han cambiado, de manera que los nuevos estudiantes solo pueden utilizar parcialmente la información sobre empleabilidad. Saben cómo les ha ido a los que se formaron con unos estudios que ahora no son.

En el caso del turismo, eso es especialmente relevante. Apartados históricamente del sistema universitario, los estudios de turismo ingresan en el mapa de las universidades muy tarde. Los primeros estudios plenamente universitarios son los de Diplomado en Turismo, un primer ciclo de tres años. Actualmente, los estudiantes en turismo se forman en un Grado, de cuatro años y con una renovación significativa del modelo formativo. Ahora empiezan a salir al mercado los primeros graduados en turismo de la historia del país y en unos años podremos saber qué respuesta ha dado el mercado laboral a estos estudiantes.

Por eso, de las 10 carreras con sobrecualificación (en ese estudio del Ministerio), ocho son diplomaturas o ingenierías técnicas, muchas de ellas extinguidas. Se refieren a una realidad universitaria que ya no es. Y obvian el salto trascendental del paso de una diplomatura a un grado. Sabemos qué les ha pasado a los que se han formado en una diplomatura que ya no existe.

La noticia de El País no se refiere a la posibilidad de encontrar empleo, sino al porcentaje de personas de entre las que han encontrado trabajo que están ocupadas en un trabajo infracualificado. Tomemos dos carreras, la A y la B, ambas con 100 estudiantes. 20 licenciados de A tienen trabajo mientras que 80 licenciados de B trabajan. De los 20, tres cuartas partes (el 75%) tienen un trabajo adaptado a la calificación, mientras que de los 80, ocurre en la mitad de los casos. El resultado es que en A tienen trabajo adecuado a su nivel 15 estudiantes, pero es el 75% de los que trabajan, mientras que en B es de 40, pero solo es el 50%. El dato del peso de la infraocupación no tiene valor si no está acompañado con el % de ocupación efectivo.

El dato verdaderamente relevante es que los estudiantes en turismo encuentran trabajo. Que es lo contrario de lo que afirma El País, que dice literalmente que "La diplomatura en Turismo y la Ingeniería Técnica Forestal son las dos carreras universitarias con menos opciones en el mercado de trabajo español". Que no tienes opciones en el mercado laboral quiere decir que no tienes trabajo, no que una parte de los que tienen trabajo están sobrecualificados.

Nota: José Antonio Donaire ha escrito también un post sobre el tema en su blog, donde desarrolla la idea aquí expresada. Os recomiendo su lectura.

Hay 49 Comentarios

Es realmente preocupante ver como la mayoría de las opiniones están más orientadas a poder "emprender" y a hacerse un hueco dentro de la ponzoña existente que a tomar conciencia de que el sector entero necesita un giro de 360 grados. No son sólo los planes de estudios los que necesitan una reforma, sino nuestra propia mentalidad a la hora de enfocar la gestión.

Aquí hay algo clave y se debería enseñar a emprender más y no sólo ser carne de cañon para multinacionales. Hay que dejar de lado esa mentalidad de funcionario instalada en la mayoría... claro que para emprender tendría que existir un gobierno sano y no corrupto para saber que se trabaja para un bien común a todos, y no esa instaurada oligarquía usurpadora que hay en el país. En fin,...http://2worldtree.blogspot.sg/2014/11/2wtree006-thomas-heatherwick-cuestion.html

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Esther Mascaró. Sobre todo cuando se refiere a "Durante años la formación se ha dirigido a crear empleados y no directivos o emprendedores…". El mercado siempre va por delante de la formación y la formación, dentro de lo posible, debe incorporar esas novedades. Una forma de hacerlo es con prácticas todos los años en las compañías. El alumno aprende en la Universidad, pero también le enseñan las empresas y accedes a las últimas novedades. Es una ecuación que parece imposible pero que ya existe en escuelas como el Centro Superior de Hostelería de Galicia. Los alumnos hacen prácticas los cuatro años de la titulación de dirección hotelera: tres meses en los tres primeros años y seis meses el último año. ¿Funciona? Las empresas dicen que si: https://www.youtube.com/playlist?list=PLjMOJATh1_jYyxd-oQW6WqXk-gCeXYc85

Soy de los Diplomados en Turismo en el 95, trabajando en recepción desde el 99 en el centro neurálgico del turismo nacional e internacional en el Sur de Tenerife. Los estudios de Turismo son una gran mentira y lo digo con conocimiento de causa ya como 2º Jefe de Recepción. Por una parte están los que juegan a aprender a ser directivos, y da igual que estudiaran Empresariales o Marketing mientras tengan un padrino. Por otro lado está el pueblo llano de Recepción, donde nadie mira los estudios cursados, priman los idiomas y saber pulsar teclas en un ordenador, y de ahí que hayan tanto centroeuropeo en este mercado en España. Turismo? no aprendí nada durante la carrera, salvo el Alemán, ya que mi nivel de Inglés era superior al del Profesor. Del resto bien poco. Carrera inventada para que tanto profesional dedicado al sector pase por caja y abone las tasas correspondientes. Pero bueno, necesitas un Título Oficial de Turismo para abrir un Hotel... hay alguien que me alquile uno??

Sobrecualificados, y encima cada vez más los hoteles se aprovechan de la situación! Siempre dicen que son momentos difíciles, y que no pueden ofrecerte más que un contrato en formación o practicas, ya que la mayoría de las ofertas que salen en este sector son de ese estilo, requieren personas recién tituladas, con "experiencia", sabiendo dos idiomas o más, para poder desarrollar tu carrera en nuestra empresa. ¿Qué bonito suena no? Parece que se preocupan y apuestan por gente recien tituladas, pero a la hora de la verdad, a la hora de hacerte indefinido, lamentablemente tienes que abandonar la empresa porque no se pueden permitir contratar a una persona más. Te venden la moto que la empresa va mal, y ves que diariamente esta el hotel con una alta ocupación y con precios nada bajos...

Ahora bien, ¿y los que ya estamos formados y tenemos 5 años de experiencia? Las empresas quieren gente profesional, diplomados, que hayas desempeñado funciones de jefe o segundo, que tengas mínimo dos o tres idiomas, vocación de servicio, y un largo etc. Pero solo pueden ofrecerte un contrato de auxiliar o ayudante. Es decir, lo quiero todo de ti, pero yo no te doy nada ni te valoro ni nada, porque solo eres un número para mi. Ahora bien, ¿y la hora de hablar de sueldo? Al menos en la comunidad de Madrid esta "mejor pagado", en torno a 1100€-1300€, pero en provincias como Alicante, las cuales vivan del turismo, no te ofrezcan mas de 800€-900€. Es decir, mucha formación, mucha experiencia, y no ser ni mileurista?? PENOSO, de verdad! En que país vivimos...

Soy mallorquín y toda mi vida ha girado en torno al turismo. Mis padres trabajaban en hoteles y yo llevo ya más de 30 años en los que he estado en 4 compañías diferentes. No recuerdo haber conocido personal de hotel (camareros, cocineros, recepcionistas...) que tuvieran estudios de turismo y me refiero en todos los niveles. Los jefes de departamento lo son por los años que llevan, e incluso la mayoría de directores que conozco (ni 2 ni 3, hablo de cientos) no han estudiado turismo, son empleados base que han ido ascendiendo. Los pocos que llegan directamente a puestos de dirección son mal vistos por los demás con comentarios tipo "este no ha fregado un vaso en su vida". No puedo criticar los estudios porque los desconozco, nadie los exige para entrar a trabajar en un hotel y eso es para mi el verdadero fracaso, que son dos mundos paralelos que apenas se tocan.

Totalmente de acuerdo con el comentario de Aldán: el déficit se debe más a las penosas condiciones del mercado laboral que a la calidad de los estudios (que es evidente que en determinados casos deja mucho que desear y necesita nuevos horizontes). Creo que estamos ante un problema mucho más profundo que parte de la misma valoración que la sociedad, la administración y el mundo empresarial dan al sector turístico. Y es aquí donde el panorama se vuelve inquietante: durante las últimas décadas se han destinado todos los recursos a un turismo de masas, de sol-playa y de pelotazo hotelero que deja muchos beneficios pero que está condenado a la sobreexplotación y a la más que deficiente calidad en el servicio. De ello deriva todo lo demás: trabajos precarios, mal pagados y que ni siquiera demandan una buena formación, sino un perfil que asuma un inmersión total durante los meses de temporada alta y que chapurree un par de idiomas. En resumidas cuentas: carne de cañón. Las primeras diplomaturas en turismo (muchas de ellas pseudo-privadas y con matrículas de escándalo) nacieron al calor de esta burbuja. Como reclamo para captar estudiantes quedaba muy bonito, pero en cuanto se salía al mundo real se podía comprobar como el mercado ya lo tenía (y lo tiene) casi todo cubierto con su mano de obra barata. Por fortuna, desde hace algunos años muchos profesionales se han dado cuenta de que existen otros productos turísticos sin explotar y que un sector importante del público empieza a demandar otras alternativas de mayor calidad. Hay vida más allá del chiringuito de playa. Tenemos un patrimonio histórico y natural acojonante que pasa inadvertido en medio de esta rueda de dinero fácil. Y ojo, que el turismo playero también es muy legítimo, pero con otras fórmulas que impliquen a los profesionales que salen de las facultades y que escapen de los cuatro especuladores de turno. Lo único que me preocupa es que aún teniendo la oportunidad para reinventar el sector, la inevitable inercia del principal modelo conocido nos pueda llevar a repetir los mismos errores.

El fracaso de los estudios de Turismo
Una educación caducada
http://www.viajesdreamberry.com/2014/11/el-fracaso-de-los-estudios-de-turismo.html

Pues me vas a perdonar que sea un poco dura en mi comentario, Paco, pero yo estudié turismo en España y fue perder mi tiempo. Ahora aquí me tienes trabajando de modelo de ropa interior: http://goo.gl/sI32zd ¿Para qué me ha servido?

Evidentemente el sector ha cambiado mucho en los últimos años y a las Universidades no les queda otra que actualizar sus contenidos, materias, etc...

Saludos cordiales ;)

Pues mal vamos, son ellos los que mejor venden "La Marca España" a los millones de turistas que nos visitan.
http://elvillanoarrinconado.blogspot.com.es/

Como profesional y enamorada de este sector que soy, cuando vi la portada del País con la noticia sobre los estudios de Turismo, no lo quise leer. No me quería poner de mal humor. Al final, lo hice,claro y me produjo lo mismo que dice David Mora, tristeza y enfado. Ayer, al leer esta recopilación de opiniones, me alegra pensar cuantos opinan a favor de la revisión de los estudios y mayor presencia de las empresas y proyectos innovadores en las aulas. Es una total contradicción llenarse la boca con los datos de turistas llegados a nuestro país (récord, nuevo récord) y no supervisar, regular, ni mejorar unos estudios que deberían estar al mismo nivel que los datos de llegadas de turistas, no?
No soy muy dada a escribir comentarios, pero ya que estoy, también me gustaría decir que nosotros debemos ser los primeros en valorar nuestra titulación. Hay otros colectivos mucho más unidos y que hacen fuerza para mejorar y en nuestro caso, como es un sector muy amplio y con distintas profesiones, a veces comenzamos "batallas" donde no debería haberlas.
Gracias Paco por este post!
Un abrazo!
Paula

Esta bien preguntar a los teóricos del turismo pero los que estamos dentro del mundo laboral sabemos más de las carencias al sufrirlas de forma directa.

El artículo hace mención a hoteles y agencias de viajes. El turismo es también guías locales, campo que en ningún momento es tratado en el diplomáturas ni en los másters. Esta el limbo en el que nos encontramos que a día de hoy tiene más posibilidades un alemán en recibir un carné de guía sin presentarse a examen alguno, es el caso de la Comunidad catalana. Mientras tenemos el caso de Madrid, que me llega de lleno donde una liberalización hace que nos tengamos que presentar en alguna de las comunidades que convocan exámenes para luego con el carné por ejemplo valencia ejercer en Madrid.


Posiblemente sea un problema de los planes de estudio y todo eso, pero si nos fijamos en la lista, turismo no es el problema, a mí me da un poco más de miedo la posición que ocupa empresariales que se supone una carrera para cualquier trabajo en empresas.
Por suerte, en Turismo, hacen un poco de hincapié en los idiomas, al menos dos, y eso sí que permite tener salidas aunque no sean de lo que se ha estudiado.

El problema no es solo en turismo...mi hija sigue estudios en lenguas modernas ...y puedo confirmar, que ha perdido capacidad en manejar el francés...Muchos profesores hablan el Frañol ....
En lenguas modernas suponía que iba a ser "sumergido" en una piscina de inglés...pues NO ! totalmente olvidado! ¿miopía ..ha dicho miopía?

Por cierto estudiar y formarse en el trabajo creo que es imprescindible para llegar a las metas que te propones; los cambios siempre son estresantes y te obligan a estar muy al dia de todo sino te quedas atrás y yo no me puedo permitir ese lujo que aún me quedan muchos años por delante, asi que ¡ a trabajar!!

Me parece que el déficit no es tanto de los estudios -mejores o peores- como del mercado laboral, que favorece el trabajo precario y el enchufe y para el que no cuenta la cualificación. Pretender ahora que los que trabajan en el sector turístico es porque tienen unos conocimientos y habilidades superiores a los graduados es una maniobra bastante repugnante.

Pues qué decir, totalmente de acuerdo en que los estudios están desfasados. Cuando acabé la carrera, sentí que no sabía nada, y lo que son channel managers, extranets, integraciones XML, etc, lo he aprendido trabajando. Y recuerdo una asignatura, 'Recursos Territoriales Turísticos', donde nos enseñaban a realizar un análisis bioquímico del agua XDDD. Vamos, justo lo que necesitaba para trabajar. Bendita Fundación Universidad-Empresa, que me permitió hacer unas prácticas decentes y me ayudó a introducirme en el mundo laboral.

Entre otras cosas también he necesitado otra consola para poder trabajar porque esto del turismo lleva mucho tiempo y algunas consolas se contaminan con muchos elementos y se bloquean.

id a infojobs.net y buscar por diplomado turismo...tachan tachán....30 ofertas de empleo para todo el país

Qué mal da algunas noticias El País. A ver si algún otro medio mejora ésta de ayer.
Los estudios universitarios de Turismo en España no empiezan a ser una realidad hasta el año 2000, pero sólo como diplomatura porque la licenciatura (Grado) no llega hasta el 2010, o sea, 40 años más tarde que en USA o en otros países europeos desarrollados. Pero es más grave que la cualificación sea todavía rechazada por muchos empresarios infracualificados (que abundan en Turismo).

Como profesional del sector y graduada en turismo y dirección hotelera desde hace unos 2 años, estoy muy de acuerdo en que hace muchísima falta una revisión de los estudios y materias que se imparten en las universidades de turismo.

Aunque considero que tuve una buena formación creo que era muy poco práctica en un mundo donde cuenta muchísimo la experiencia. Actualmente trabajo en hoteles de la cadena Starwood, y estoy realmente contenta con mi situación pero la verdad es que cuando llegué a mi primera recepción de un hotel, para hacer las prácticas (que me busqué yo solita y sin cobrar un duro con unos horarios que no tienen nada que ver con casi ningún otro trabajo de otros sectores) me sorprendió ver que a parte de los idiomas no sabía nada o casi nada sobre como hacer c/ins y c/outs o como funcionaba realmente (en la práctica) una recepción.

Creo que Turismo, es una carrera muy genérica que toca muchas cosas (desde informática, a marketing pasando por economía. geografía y contabilidad), y parece que no acaba de profundizar en ninguna materia, además de que le faltan muchas clases prácticas.

Espero que esto vaya mejorando con el tiempo, y que desde las empresas del sector lleguen a valorarla más, puesto que también es cierto que es mucho más fácil para nosotros encontrar un trabajo fuera de España que en España... :)

Me ha gustado mucho este post Paco!

Muchas gracias a Paco por ofrecer este espacio en el que debatir sobre el tema. La verdad es que la lectura del artículo me causó una doble sensación de tristeza y enfado.
Como profesional del sector, a la par que profesor en Grados y Master en turismo, es triste ver que sigue existiendo esa brecha de la que hablan algunos de los entrevistados. Es cierto que el sector va rápido, y que los programas no se pueden actualizar igual de rápido, pero creo que tenemos flexibilidad para incorporar esos conceptos en clase a través de casos prácticos, proyectos, ponencias, lecturas. Solo es cuestión de querer.
A partir de ahí, el enganche con el mundo profesional depende mucho, creo, de ofrecer un buen sistema de prácticas. También debemos "meter" a la empresa en el aula, con proyectos e investigaciones conjuntas, etc.
En todo caso, quizás el problema es más de base. Quizá los estudios en turismo son demasiado generalistas y debieramos reforzar los ciclos hiperespecializados, así como los posgrados también especialistas y de gran calidad.
Solo espero que este artículo no suponga una sentencia de muerte para muchos programas de turismo en España, sino un nuevo toque de atención.
Saludos,
David Mora

Los estudios universitarios de Turismo necesitan una urgente revisión. La Universidad suele estar siempre alejada de la realidad empresarial, pero en el caso de Turismo esta lejanía roza el esperpento. Me parece muy acertada la frase de que educan para ser empleados, pero no directivos o emprendedores.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal