40 Aniversario

Paco Nadal >> El Viajero

11 ene 2016

Un paseo invernal por la Cerdanya

Por: Paco Nadal

  Cerdanya Paco Nadal

Acabo de estar en la Cerdanya, una de las comarcas más peculiares del Pirineo catalán. Estuve esquiando en La Molina y luego deambulando por sus pueblos de aire medieval en busca de buena cocina. La encontré.

Puigcerdá Paco Nadal

Puigcerdá

La capital de la Cerdanya es la primera parada obligatoria. No tiene un casco medieval, como cabría esperar por su larga historia: su fisonomía urbana es más bien producto de las ampliaciones del XIX, cuando la ciudad se convirtió en lugar de veraneo de la burguesía catalana, que levantó bellísimos palacetes en torno a l’Estany, un lago natural en la parte alta del casco urbano, con bellas vistas del Pirineo circundante. Los jardines del lago y las casas señoriales que le rodean, la cercana plaza del Campanario- con la torre de una iglesia románica ya desaparecida- y algunos edificios ilustres de aquella época como el Casino Ceretà, son los lugares más interesantes para visitar.

La Molina Paco Nadal

La Molina

Una de las estaciones icónicas del Pirineo de Girona, además de una de las más antiguas de España (1946). No es muy grande, pero su ubicación es excepcional: en un valle semicircular y con profusión de bosques de coníferas por cuyo interior discurren muchas de las pistas. Está unida a la contigua estación de Masella por un telecabina y ambas ofrecen un pase de remontes conjunto para los 135 km de pistas que suman entre las dos. Me gustaron las pistas –en especial la de la Vuelta a la Montaña Sagrada y la negra de l’Estadi- y me gustó lo bien que cuidada que tienen la nieve. Además de a esquiar, a La Molina se puede ir a hacer multitud de actividades invernales o veraniegas porque es un centro que cuida mucho también todo el tema de eventos deportivos y lúdicos. Entre descenso y descenso os recomiendo una carne a la brasa en el restaurante El Bosc, junto a la salida del telecabina (aconsejable reservar).

Llívida

Llívia

Es una rareza del Tratado de los Pirineos, que en 1659 definió las actuales fronteras entre España y Francia. Según aquel acuerdo, los pueblos del norte de la Cerdanya quedaron bajo bandera francesa, menos Llivia, que al ser villa, siguió siendo española. Llivia es una isla española dentro de territorio francés y para llegar a ella desde Puigcerdà hay que entrar a Francia. Aunque tranquilos, no hay ninguna frontera ni piden pasaporte. En realidad, viajando por la Cerdanya nunca te enteras cuando cruzas de un país a otro: es una frontera fantasma. Llívia conserva un casco histórico muy agradable y bien conservado en torno a una iglesia gótica. Cerca queda la farmacia-museo, con los utensilios de una botica del siglo XII que se mantuvo abierta hasta 1942.

Cal Cofa Paco Nadal

Comer en Cal Cofa (Llívia)

Dicho queda en el epígrafe anterior que Llivia es un pueblo con encanto. También está lleno de restaurantes encantadores, pero si me tuviera que quedar con uno os recomendaría ir a Cal Cofa: una delicia de cocina tradicional catalana de montaña, pero pasada por un tamiz de modernidad (sin que se les vaya de las manos con zarandajas moleculares). Los dueños son payeses que crían sus propias vacas y de ellas sirven unas carnes increíbles. Pedid ternera a la antigua (receta secreta), el solomillo con foie natural y de postre, su famoso souflé. ¡Me daréis las gracias! (Mejor ir con hambre: los platos son como para saciar a Carpanta).

Caballos Pirenáicos Paco Nadal

Caballos pirenaicos

La Cerdanya es un territorio singular con muchas tradiciones propias. No os limitéis a ver paisajes: hablad con los payeses y preguntadles por cosas del lugar, como por ejemplo el caballo autóctono de la zona, fácil de ver en muchos prados. Son los llamados caballos hispano-bretones o caballo pirenaico catalán, un cruce entre caballos ibéricos y yeguas bretonas que dio como resultado un animal fuerte de tiro muy utilizado por los ejércitos. Según me contó un payés, durante la Guerra Civil estuvo prohibido matarlo porque servían para fines militares. Muchos payeses, no pudiendo criarlos, los dejaron sueltos por el monte. Por selección natural se hicieron más resistentes aún al frío y por eso pueden pasar los inviernos sin estabular.

Bellver

Bellver de Cerdanya

La Cerdanya catalana está divida en dos provincias, Girona y Lleida. En la parte leridana el pueblo más bonito es Bellver de Cerdanya, con un casco histórico genuino de la localidades pirenaicas y muy bien conservado (lástima que la plaza Mayor, la más bella, esté siempre llena de coches). Magníficas las vistas de las montañas y bosques pirenaicos y de la sierra del Cadí desde la parte alta del pueblo.

Parque Natural Cadí

Parque natural Cadí-Moixeró

Las sierras del Cadí y Moixeró forman una colosal barrera que cierra la Cerdanya por el sur. Fueron declaradas parque natural en 1983. Un lugar excepcional para hacer senderismo o montaña. 

Más información en Pirineo de Girona

Hay 11 Comentarios

Yo no me perderia un buen trinxat en alguno de los restaurantes de Prats i Sansor.
Tampoco me perderia subir a Estana o Querforadat para disfrutar de las vistas del Cadí.
Si te gusta el esqui de fondo, tienes km y km de pistas

Hola,

Interesante artículo, solo añadir que el lago de Puigcerdà es con mucha probabilidad artificial (según hechos históricos), irrigado por la acequia proveniente del río Carol o Aravó.

En 360skiers, además de clases de esquí, realizamos visitas guiadas tanto en Puigcerdà como en Bellver de Cerdanya, así que si alguien se anima estaremos encantados de acompañaros!

Saludos!

Yo también he comido en Cal Cofa y le doy un 10. Muy recomendable!

Además de los paisajes, si os gustan los animales preciosos los caballos, de lo mejor que he visto.

Precioso post! Estuve en Llivia y Bellver hacer un año y la verdad es que quede impresionada! nunca antes habia ido por la Cerdanya... soy mas de la vall d'aran pero madre mia! es magnifico! En llivia recuerdo subir arriba de todo y tener unas viastas majestuosas!!!!

Un sitio precioso... cada vez que voy a Catalunya tengo más ganas de volver.

Estas fotos recogen una parte de Cataluña preciosa, pero esta comunidad tiene de casi todo: Pirineo, mar, delta del Ebro valle de Arán, etc...no me extraña que quieran buscarse la vida ellos sólos por solitario, además el catalán es un gran emprendedor al que no le dá miedo montar negocios y negociar lo que haga falta, son grandes trabajadores; y no le hago la pelota a Mas es que soy catalana, ja, ja, ja, ......

Un lugar espectacular para pasar las próximas vacaciones, me lo apunto.

Los bellos paisajes carecen de nacionalidad y las personas también deberían de ser igualmente valoradas en cualquier lugar del globo.

El Pirineo catalán es muy bonito, merece la pena visitarlo sin duda. Un saludo!

http://happywanderlust.com

Te tengo un poco abandonado pero estos viajes africanos mios me llevan tiempo. Necesitaria 28 horas al dia (ji). Un interesante 'post'. Estas haciendo la pelota a Mas?.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal