Paco Nadal >> El Viajero

25 ago 2016

Los tiburones ballena de la bahía de Cenderawasih (Papúa)

Por: Paco Nadal

Tiburón para post 1
Por fin he llegado al lugar tan especial que venía buscando en este viaje a Papúa, en la isla de Nueva Guinea. Buscaba el extremo sur de la bahía de Cenderawasih, donde se produce uno de los mayores espectáculos del mundo submarino: la gran concentración de tiburones ballena que acuden a comer de las redes de los pescadores.

El tiburón ballena es el pez más grande de la tierra. Pertenece al superorden de los tiburones, pero tiene dimensiones de cetáceo. Puede llegar a alcanzar hasta 18 metros de largo. Por fortuna no tiene dientes (¡sería el Tiranosaurus Rex de los mares!): se alimenta de plancton.

Por eso es el gran viajero pelágico, un vagabundo del profundo azul que pasa la vida deambulando por los mares, abriendo su enorme boca para tragar toneladas de agua y filtrar el plancton que ésta arrastra.

En todos los mares del mundo... menos en este punto concreto de Papúa.

Los pescadores papuanos de la bahía de Cenderawasih practican un original sistema de pesca desde plataformas de madera flotantes llamadas bagangs, parecidas a las bateas gallegas de mejillones, que anclan al fondo de la bahía. Por la noche enciende potentes focos para atraer a las anchoas, que capturan con redes.

Como los pescadores pasan aquí temporadas largas y no tienen sistemas de refrigeración ni posibilidad de enviar las capturas a tierra hasta que cada tres o cuatro días llega una lento prahu indonesio de madera desde Nabire (5 horas de navegación) con cajones con hielo, dejan las redes sumergidas con las anchoas vivas en durante ese tiempo.

Este post fue publicado originalmente el 15 de febrero de 2014 y se repone ahora dentro de la campaña de verano 2016.

Tiburón para post 4

Sin que nadie sepa el por qué ni cuando empezó el fenómeno, los tiburones ballena que frecuentaban esta bahía de Papúa se acostumbraron a subir a superficie para chupar las redes de los bagangs y succionar el jugo del pescado e incluso comerse las anchoas que los pescadores usan de cebo para sacar con sedal otros peces más grandes.

De modo inexplicable, un animal marino migratorio se convirtió en residente, al menos de forma temporal, y ya no viaja para comer plancton, sino que merodea por aquí y sube todos los días hasta las bagangs para darse un atracón a anchoas.

Hemos podido bucear con ellos varios días para rodar un documental y el espectáculo ha sido sobrecogedor en cada inmersión. Una mañana, por ejemplo, tuvimos a cinco enormes tiburones ballena dóciles como perrillos durante horas y horas, turnándose de manera ordenada para obtener su ración de comida. Subían, se ponían en vertical y sacaban su enorme cabeza para tragar. Quienes practican el submarinismo saben que ver un solo tiburón ballena de refilón es una gran suerte. Tener cinco a la vez y durante horas.... es tan inusual como que te toque el Gordo de la lotería.

Era como presenciar una coreografía acuática en primera fila del patio de butacas. Gigantes del mar que se mueven de forma grácil y majestuosa. Monstruos poderosos pero inofensivos que jugueteban con nosotros, se nos acercaban para observarnos con curiosidad con sus pequeños ojillos y pasaban todo el día merodeando bajo el bagang, ya no sabemos si en busca de comida o de entretenimiento.

Una de la experiencias más emocionantes de mi vida.

Tiburón para post 3
Se sabe muy poco del tiburón ballena
en general, ya que pasa la mayor parte de su vida a profundidades inalcanzables para el ser humano. Y se sabe menos aún del comportamiento de estos ballena de Cenderawasih.

Durante estos días hemos aprendido algunas cosas. La primera: su comportamiento está influido por la luna. Los días de luna llena y los dos o tres siguientes, desaparecen. Lo habíamos leído en algún informe y los propios pescadores de las bagangs nos los confirmaron: con luna llena, “no tiburones”. Pero además pudimos comprobarlo en carne propia porque llegamos a la zona donde es más habitual observarlos, frente a las costas del distrito de Yaur, un día después de la luna llena de febrero.

Esa jornada solo vimos dos ejemplares, uno de ellos juvenil. Y al día siguiente, ni uno, y eso que recorrimos varias bagangs en su búsqueda. Así que decidimos irnos a explorar otras zonas de la bahía y volver tres días después.

Y en efecto, pasado el influjo de la luna llena, los tiburones ballena estaban de nuevo en su rutina diaria. Deben de tener algo de licántropos.

Los pescadores me dijeron muchas más cosas. Mañana las cuento.. y colgaré además un video buceando con los tiburones ballena.

Tiburón para post 6

Tiburón para post 7

Otar foto tiburón chano

Tiburón para post 5

P.D: he estado todos estos días sin conexión a Internet. Pasaba las crónicas por teléfono satélite a la redacción de El Viajero, donde tuvieron la gentileza de componer los post con fotos de archivo que les había dejado. Hoy he vuelto a zona "civilizada", con conexión. Por eso por fin puedo volver a colgar mis propias fotos. Iré colgando más. Gracias a los que habéis seguido hasta ahora este viaje.

Hay 21 Comentarios

Espectacular lo que estas haciendo! Saludos desde Argentina!

Espectacular

hola, Perdoname, soy belga y me gustaría encontrar alguien para hablar . Estoy aprendiendo la idioma español pero no tengo el hábito de hablar. Tengo 66 años. Quiza, Usted, tambien jubilado? esté en la posibilidad de contactarme por SKIPE : mi nombre es "stijnenbart "

es maravilloso me encanta que os lo esteis pasando tanbien un fuerte abrafo

Querido Paco/con/dos/cojones: Un viaje espectacular. He venido a 'internete' y me he dicho 'voy a visitar al 'experto viajero', y me he encontrado con unos 'posts' alucinantes. Enhorabuena. De verdad.
Un abrazo desde el Lago Tana. Otro p'al Alpanez, que tiene que ser un tio acojonante.

DIOS!!! es impresionante! que pasadaaaaaaaaaa

increible tu experiencia. me da mucha envidia (sana), y unas ganas de salir a bucear ahora mismo, o huir a las canarias al menos q en barna esta fresco para meterse al agua ;)
seguire tus posts sin duda. suerte!

¡¡DIOS SANTO Y BENDITO¡¡ que maravillosas fotos, quiero ir mañana mismo y vivir esa experiencia........¡QUE SUERTE¡

Para mí también supuso unas de las mejores experiencias de mi vida! Soy una fan de los dominó, que es como se llaman en Holbox (México). Espero poder repetir la experiencia! :-)

magnificas fotografías. Y magnifica experiencia. Debe ser una suerte llevar una vida así.

Impresionantes fotografías, ya que este tipo de tiburones no suelen ser fáciles de localizar y fotografiar. Enhorabuena y sigue dando os envidia.

La verdad es que en las aguas cerca de Holbox, en el caribe mexicano de Mayo a Julio se puden ver y nadar con estos mismos tiburones ballenas y en grupo de 20 a 40 , no es nada raro hasta los niños nadan con ellos y no digamos los turistas. Efectivamente son criaturas preciosas pero vamos al alcanze de la mano de cualquier humano.

sON UNA BELLEZA ! Q QUE BIEN Q ALLI LOS CUIDAN PORQUE LOS JAPOSESES LOS MASACRAN ..................

EN QUINTANA ROO MEXICO ....SON GUIAS DE TURISTAS

Un lujo, estos bichos siempre viven en sitios oscuros y profundos, debe ser impresionante nadar con ellos. Y un fantástico trayecto, este viaje.

A Irian Jaya (o Papúa), Norman Lewis le dedica varios capítulos en su libro sobre Indonesia "Un imperio en Oriente". Habla sobre todo de las tribus pero es muy interesante. Saludos.

Te ha tocado la loteria, el euromillones, el cupón de la once y si juegas al mus un solomillo de mano. Estoy esperando más fotos. ¿Tienes grabado todo? ¿Y decías que no había peces grandes?

Eso sí es que te toque la lotería!!!!!!!!. Preciosas fotos y preciosa experiencia sentida y narrada. Yo los fui a ver a Mozambique, pero sólo pude avistar uno en la superficie. Me conformé con eso, pero después de leer este estusiasmado relato, vuelvo a soñar de nuevo con bucear cerquita de ellos. A disfrutar de la lotería que te ha tocado por muchos años!!!!!!!!!!!!!
Una pasada!!!!!!!!!!

Espectacular Paco!! No había oído hablar antes de estos tiburones y las fotos son una pasada. Estaré atento para leer lo que te dijeron los pescadores. ¡Qué envidia poder disfrutar de un buceo así!. Saludos

Ya me parecía a mi que algo no cuadraba, además, amigo, seis o siete dias sin tuitear ( o como se diga) .
Esto sin que son 'afotos' del murcianico y del otro (dále un beso de mi parte y díle que su apellido siempre me recuerda la infancia, tiene apellido de TBO).
Ese tiburón ballena se asemeja también a este viajero audaz del reportaje en el mundo de los viajeros que tratan de vivir de contar sus viajes.
Como anda lejos el Blas, hago el 'chincha' yo, cuidadín, cuidadín con los tramperos.
Una de las experiencias más emocionantes de tu vida es decir mucho.
Felicidades por conseguirlo y ya contarás a cómo se vende el repor y dónde.
Un besazo de ésta que no verá los fondos marinos más que a través de los ojos de otros.

Estar junto a estos animales debe ser una experiencia difícil de explicar.

Sin palabras. Jamás había oído hablar de tal especie. La verdad es que desde mi ordenador se siente una sensación de paz, pero creo que dentro del agua tendría mis ciertos reparos. Las fotos son excelentes.

Gracias¡¡¡

¡Impresionante!
La de cosas que hay que ver ahí debajo, una vez que bajas la primera vez ya no se te pasan las ganas de volver y seguir descubriendo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog de viajes para gente viajera en el que tienen cabida todos aquellos destinos, todos aquellos comentarios, todas aquellas valoraciones que no encontrarás en otros medios.

Un espacio abierto a la participación con información diaria y actualizada sobre países y ciudades, alojamientos, transportes, gastronomía, rutas, ideas para ahorrar dinero o para gastárselo en lo mejor en lo que uno puede invertir su tiempo: en viajar. Todo contrastado y analizado en primera persona.

paconadalsl@gmail.com

Sobre el autor

Paco Nadal

Paco Nadal es viajero-turista antes que periodista y culo inquieto desde que tiene uso de razón. Estudió Ciencias Químicas pero acabó recorriendo el mundo con una cámara y contándolo. Escribe en EL PAÍS sobre viajes y turismo desde el año 1992. Es también escritor y fotógrafo, colabora con la Cadena Ser, además de presentar series documentales en diversas televisiones.

Último libro

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

El cuerno del elefante, un viaje a Sudán

Un relato trepidante por unos de los destinos menos turísticos y más inseguros del mundo. Un viaje en solitario lleno de emoción y melancolía a lo largo de una región azotada por constantes guerras y conflictos étnicos. Un viaje plagado de sentimientos que consigue conectar al lector con los sufrimientos y las esperanzas de África.

Los blogs de el viajero

El Viajero

  • Guía de viajes

    Guía de viajes

    Ideas, destinos, consejos y la mejor información útil para un viaje perfecto.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal