Martín Caparrós

Nunca nada es eso o nunca nada es o nunca nada o nunca

Por: | 09 de enero de 2012

Thyroid_papillary_carcinoma_histopatholgy_(1)
–Acá nunca nada es lo que parece

Me dijo la doctora Inés y yo le pregunté si alguna vez en algún lugar las cosas son lo que parecen. La doctora Inés es médica y psicoanalista y en general nunca nada le parece lo que parece: trabaja de que las cosas no le parezcan lo que parecen, pero aún así:

–No, quiero decir que nunca.

–Claro, ya lo dijimos: nunca.

–Bueno, lo que quiero decir es que incluso las cosas que siempre son lo que parecen acá no.

Dijo, por no decir el cáncer. Hay mucha gente, todavía, que prefiere no decir el cáncer; hay, también, alguna –y eso es nuevo– que lo dice de más. O eso parece, en un país donde las cosas nunca son lo que parecen.

–Porque acá todo es otra cosa.

Estamos –más o menos– acostumbrados: hace años que el gobierno dice que casi no hay inflación mientras sangran los bolsillos, dice que redistribuye mientras diez millones de argentinos siguen siendo tan pobres, dice que está contra las corporaciones cuando las grandes corporaciones mineras cerealeras petroleras se la llevan con pala. Pero hay eventos más inmediatos, más fáciles de ver, y es cierto que llevamos unos días zafados: hace quince, un subsecretario de gobierno apareció colgado en su cuarto de hotel; dijeron que era suicidio, y era un juego sexual. Hace ocho, un gobernador murió de bala; dijeron que era un accidente doméstico, y era la esposa celosa que lo mató con un 38 smith & wesson del especial. Pero todo eso cedió frente a la conmoción de que la presidenta anunciara por cadena nacional que tenía cáncer –al mismo tiempo que promulgaba una de las leyes más duras de su gobierno y aparecía la noticia de que se había comprado un par de apartamentos millonarios. Los diarios, por supuesto, hablaron del cáncer. Todos hablábamos del cáncer.

–Siempre otra cosa: no es fácil vivir así.

Cáncer, dijeron cáncer, su vocero dijo que tenía “un carcinoma papilar en el lóbulo derecho de su glándula tiroides”, la señora dijo voy a pelear contra este cáncer aunque “con una persona sola no alcanza por más que trabaje 24 horas y ponga en riesgo su salud”, dijeron cáncer y fue un estrépito corrido. El cáncer presidencial desató la esperable corriente de simpatía y compasión y apoyos múltiples: sucede en todas partes y, en un país donde los muertos son moneda simbólica tan fuerte, seguramente un poco más: el cáncer es, a primera vista, lo más cercano a la muerte que se puede conseguir estando vivo. Así que millones de personas se apenaron, millones pusieron cara de circunstancias y se dijeron bueno no digamos nada o digámoslo bajito, millones se preocuparon por sus próximos años, miles escribieron y hablaron y peroraron sobre el curso del gobierno la concentración del poder el hijo de la presidenta, algunos notaron que haber sentado al señor Boudou en la vicepresidencia era una maniobra brillante para que todos todos quisiéramos que Cristina Fernández se mantuviera contra viento y marea en su sillón, presidentes reyes cardenales enviaron sus mejores augurios y el presidente Chávez dijo que había una conspiración de la CIA para encancerar líderes latinoamericanos.

–Así, vivir preguntándose qué será esto que nos dicen que es esto.

Y la presidenta fue operada un miércoles en el hospital del Opus Dei y se paró el país y nos contaron que había estado todo bien y todos dijeron qué suerte y muchos lo pensaron y el viernes a la tarde una página web que suele dar primicias dijo que el tumor no era un tumor, pero nadie le hizo mucho caso. Los periodistas desconfiaron. Era raro que se filtrara una noticia así: o alguien importante quería filtrarla o el gobierno o el hospital están muy infiltrados. Pero el sábado a la mañana, con la misma cara balbuciente con que había dicho carcinoma, el vocero presidencial salió a decir que el cáncer no era cáncer sino unos nódulos y que qué bien qué bien qué bueno.

–Lo que te dije: nunca nada.

Hubo, primero, estupor, después algún alivio, y enseguida un temblor general: si los médicos que trataron a la señora presidenta con la mejor preparación, los mejores equipos, toda la plata, toda la atención y la tensión se equivocaban así, qué nos quedaba al resto de los mortales de pronto mucho más mortales. Era fuerte que la pifiaran tan feúcho. La cumbre de la ciencia médica argentina se transformó en la punta de un iceberg: terrorcito, desprestigio subido. ¿O sería que alguien, a propósito, había mentido? No tenía sentido: ¿quién, para qué, cómo tan bruto?

-Vamos a terminar por entenderlo.

Y los medios empezaron a hablar del falso positivo y yo, primero, tonto de mí, supuse que hacían ironía gruesa: en Colombia, durante el paragobierno de Uribe, los “falsos positivos” fue el nombre de un escándalo desatado cuando periodistas militantes descubrieron que el ejército mataba campesinos para simular que eran guerrilleros caídos en enfrentamientos –los “positivos” que resultaban ser falsos. Pero no: parece que los médicos llaman así a las contadas veces en que un tumor resulta no serlo. Sucede raramente; más raro todavía que suceda en un caso al que sus médicos dedicaron una atención extrema. Dos por ciento, dijeron algunos: que eso sucedía en el dos por ciento de los casos. Otros dijeron que entre el cuatro y el ocho. Y esta mañana el director del centro donde hicieron el estudio dijo que nunca les había pasado, en veinte años de hacer esos estudios.

Pero nadie dijo por qué el gobierno decidió anunciar un tumor que podía no ser un tumor, un cáncer que podía no ser un cáncer. Y al que preguntó por qué, si no estaban seguros, no dijeron que “la señora presidenta va a sufrir una intervención quirúrgica para explorar y diagnosticar unos nódulos en su tiroides” en lugar de anunciar con bombos y platillos su cáncer, le dijeron que era un hijo de puta que en lugar de alegrarse porque una persona –un ser humano, en este caso: en estos casos las personas se vuelven ser humano– estaba sana, los seguía criticando.

(Ahí hay una falacia interesante, que no termino de desentrañar. Pero me parece que no es cierto que el problema de salud de un gobernante sea, para los millones que no lo conocemos, un asunto personal, “humano”. Para que así fuera, tendríamos que preocuparnos parecido por los millones de personas que, en este momento, tienen cánceres o párkinsons o sabañones o deudas impagables o adicción a los juegos de internet o zoofilia con grandes roedores. Y más tendríamos que preocuparnos por las 25.000 personas que se mueren cada día de hambre o enfermedades causadas por el hambre –y no lo hacemos. O sea que si nos preocupamos por la enfermedad de un gobernante no es porque es un “ser humano” sino porque es nuestro gobernante, o sea: por una cuestión política, no personal. Eso no significa que nadie quiera que esté enfermo; nadie diría eso porque en general nadie quiere que nadie esté enfermo, pero es hipócrita pretender que a uno le importa y le duele porque es un ser humano, cuando hay millones de seres humanos enfermos que ni te importan ni te duelen. ¿O no? Y, además, los gobernantes suelen hacer un uso muy político de sus sufrimientos humanos –con lo cual invalidan el argumento humanitario.)

–¿Ya terminaste con esa tontería? ¿No te dije que acá nada es lo que parece? ¿Que no se puede creer en nada?

Ya lo van consiguiendo. A veces pienso –¿o creo?– que lo hacen por la Patria. Que están convencidos de que no hay nada más dañino que una nación crédula, que nada es más engañador que la creencia, y se han lanzado a un largo curso práctico de educación cívica crítica: nunca le crean a nadie con poder. Que ellos saben que puede ser duro, puede sumir a muchos en el desconcierto, puede incluso hacerles perder cierta presencia, pero lo hacen igual, se sacrifican por la Idea. Hace muchos años hacíamos, con un amigo muy querido, un programa de radio que tenía, entre sus mottos repetidos, el que más me gustaba repetir: Nunca creas lo que te dicen por radio –decíamos por radio. El gobierno argentino y peronista hace algo así –reemplazando radio por poder–: un claro gesto libertario. Algún día sabremos agradecérselo como corresponde.

Créase o no.

Hay 48 Comentarios

Tampoco es lo que parece la posición del diario El País con respecto al cierre de megaupload. ""El mundo artístico celebra el cierre" " una intervención valiente" y cosas así. Y aparentando objetividad, para colmo, como suele hacer. El infame diario del poder.

A mi me interesa leer de todo un poco... "Santa Cristina" en que blog esta? Entiendo que comentar conmigo no va a ser ni cerca, tan interesante como con MC, pero por lo menos veo que onda...!

Te invito a leer la página "Santa Cristina" de mi blog. Si te interesa lo comentamos.

Te invito a leer la página "Santa Cristina" de mi blog. Si te interesa lo comentamos.

Te invito a leer la página "Santa Cristina" de mi blog. Si te interesa lo comentamos.

muy buen blog, espectacular y demoledor como muchos de los libros y articulos de caparros. No se si me hace mucho bien o mucho mal leerlos; por que llego a la conclusion de somos un pais sin esperanzas y sin solucion.

Epa!, no se me asfixie compañero Retsigam! Lo importante es el tinto y no la botella. Con amistad, sc

Interesante, no sorprendente lo de Bonasso, aunque desconfío siempre de la gente que aprovecha las oportunidades para trepar; no se puede apoyar a Ibarra, o a Carlos Heller, o integrar el interbloque Proyecto Sur y luego desentenderse del mismo, como así apoyar la candidatura de Cristina y poco después retirarle su apoyo. En fin…supongo que ahora que logró la diputación estará satisfecho.
Una pregunta al margen: ¿no hubiese sido más sintético y prolijo hacer un comentario propio y a continuación pegar el enlace con la nota?
El escrito (tus copy/pastes) me recuerdan, un poco a la prosa de Thomas Bernhard, en donde debido a la falta de puntos y aparte se hace necesario leerlos con la ayuda de un pulmotor. Asfixiante.


Saludos…

Interesante, aunque no sorprendente lo de Bonasso, aunque desconfío siempre de la gente que aprovecha las oportunidades para trepar; no se puede apoyar a Ibarra, o a Carlos Heller, o integrar el interbloque Proyecto Sur y luego desentenderse del mismo, como así apoyar la candidatura de Cristina y poco después retirarle su apoyo.. En fin…supongo que ahora que logró la diputación estará satisfecho.
Una pregunta al margen: ¿no hubiese sido más sintético y prolijo hacer un comentario propio y a continuación pegar el enlace con la nota?
El escrito (tus copy/pastes) me recuerdan, un poco a la prosa de Thomas Bernhard, en donde debido a la falta de puntos y aparte se hace necesario leerlos con la ayuda de un pulmotor. Asfixiante.

Saludos…

Miguel Bonasso( Buenos Aires,1940) desnuda siniestra trama de negocios y política en Chile y Argentina. En 2011 publica “El Mal. El modelo K y la Barrick Gold. Amos y Servidores en el saqueo de la Argentina”, donde expresa su visión sobre un vínculo perverso entre la política argentina y las corporaciones. Bonasso fue peronista, montonero y fundador del Partido por la Revolución Democrática. En 2003 llegó al parlamento argentino y Néstor Kirchner, con quien le unía una estrecha amistad al igual que con la actual presidenta, le ofreció la Presidencia de la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano, cargo que ocupó hasta diciembre pasado. Desde allí promovió la defensa de los intereses del medioambiente, a través de la ley de bosques y de la ley de glaciares, que fue vetada por CFK. Bonasso no es sólo un político, sino un conocido periodista y escritor. Como periodista fue uno de los fundadores del diario La Opinión y del diario Noticias. Entre sus publicaciones destacan la novela Recuerdo de la muerte y la biografía sobre Héctor Cámpora, El presidente que no fue. Su nuevo libro publicado por Planeta Argentina ya ha vendido treinta mil ejemplares. Está a la venta en Chile y la “gran prensa” lo ha ignorado. En él mezcla el thriller con la investigación de una de las empresas mineras transnacional más grande del mundo, pero también analiza las figuras políticas con las que Barrick ha hecho alianzas: en Argentina con conocidos violadores de los derechos humanos, como Rubén Bufano y otros, que apoyaron a la dictadura y que hoy son “blancas palomas” del Frente para la Victoria (FPV) -la coalición de gobierno-, como el gobernador de San Juan, José Luis Gioja. Aquí la entrevista de Gonzalo León a Miguel Bonasso: GL: ¿Crees que el kirchnerismo ha sido injusto contigo? MB:“Es interesante ver cómo los distintos modelos le hacen el juego al imperio. Al imperio no le preocupa que el gobierno de un país tenga un discurso progresista si le permite, en la práctica, el saqueo de sus recursos naturales”. Una especie de progresismo imperialista… “Exactamente. Pino Solanas (cineasta y líder de Proyecto Sur) y yo parecemos ante cierta opinión pública como de derecha, cuando en verdad la derecha está mucho más cerca del gobierno y de la presidenta”.GL: En tu libro contas cómo se hizo la fortuna de Peter Munk, desde que tenía una pequeña empresa de tocadiscos, luego de aparatos de televisión, su fracaso, etc. Y repentinamente, aparece vinculado a la minería, con un socio (Adnar Khashoggi) que era un conocido traficante de armas, implicado en muchas cosas turbias.¿Cómo llegaste a estos datos y cómo nadie reparó en ellos antes?MB: “Esos datos los he tomado de las propias fuentes, que son en gran medida ellos mismos. Peter Munk ha mandado a hacer dos biografías autorizadas, y me fijé con atención en ellas y en las revelaciones más importantes, como que en un comienzo Munk fue el testaferro de Khashoggi y participó en una estafa que él mismo re

Lo que escribe es tan descartable que dura lo que duran las trivialidades de las cuales se ocupa. Y es aburrido porque es superficial y básico, está entre el periodismo amarillista amateur y el deseo siempre frustrado de hacerlo a través de inexistentes méritos literarios. ¿Se puede esperar algo más de alguien que en sus reportajes en lugar de desvelar nuevos planteos y miradas sobre, por ejemplo, filosofía, ciencia, movimientos literarios contemporáneos o cualquier otro tema propio de un verdadero intelectual se ocupe del fútbol? El único mérito que aporta aquí es que aglutina muchas otras voces interesantes que enriquecen la pobreza congénita de sus fruslerías basadas en la figura presidencial.
Es triste, pero es lo que hay. Da pena que Argentina, teniendo tantos valiosos y desconocidos escritores, muestre a alguien con tan poco habilidad literaria y tan cicatero talento.

Es tan previsible - lease aburrido - lo que escribe caparros, que entro a este blog solo para leer los comentarios vuestros... son mucho mas interesantes!!!
saludos a Sergio (nunca a pepino)

Estimado Pepino,saludos.Estoy seguro que nadie me odia,con amistad,sc

Sergio, además...qué bueno es poder elegir quiénes te odian...lamentablemente eso también nos define en la vida (sería maravilloso que fuera solamente por quiénes te aman, pero no tiene remedio)

Retsigam, saludos y agradezco tu respeto. Solo intento bajar un poco la temperatura en el Blog de Martin, porque (te confieso) es triste ver como nos tratamos entre nosotros mismos. Si revisas el Blog verás que en varias ocasiones he llamado a todas y a todos a no descalificarnos, no faltarnos el respeto y no tratarnos como enemigos. Nuestro enemigo es otro y está a punto de comenzar otra guerra infame y sangrienta contra el pueblo iraní. Ya vez, por ejemplo vos...no me conoces y me llamas de esa manera. No te estoy pidiendo que te disculpes ni mucho menos .No me vayas a malinterpretar por segunda vez. Yo te he leído también en diferentes Blogs y nuestra manera de expresarnos es diferente. Hay dos conceptos que repito mucho, tal vez demasiado: diversidad y tolerancia. Mi experiencia personal en la vida me ha enseñado, de alguna manera, a ser tolerante y respetuoso de lo que pueda pensar otra persona. “O nosotros somos capaces de destruir con argumentos las ideas contrarias, o debemos dejar que se expresen. No es posible destruir ideas por la fuerza, porque esto bloquea cualquier desarrollo libre de la inteligencia”. Comandante Ernesto Che Guevara. Retsigam, me despido con amistad, sc

sc, (con todo respeto) pero cada vez me pareces más un obsecuente que intenta quedar bien con todo el mundo, para decirlo en argentino: un chupamedias.

Troesma,saludos.Lo aman unos...lo odian otros,no se puede quejar!.Indiferente no queda nadie.Con amistad,sc

Elida, coincido.

¿A qué gentuza te referís, Pepino? Porque los de la porción que pertenecen a tu cuerda sólo saben repetir los tópicos reaccionarios de siempre, han demostrado a lo largo de la historia argentina su manifiesta ignorancia así como su compañera inseparable, la intolerancia. Son el arquetipo del tero (ponen el huevo en un sitio y gritan y se escandalizan en otro).

Roman si lo decis por mi, yo no leo a fracasados y mediocres, con leer un tercio de cualquiera de las bazofias que escribe este señor, que no le llega ni a los talones ni a Vargas Llosa, Borges, Cortazar, Gabo etc. es suficiente...porque no te olvides que él se imagina un "gran escritor" cuando en realidad no pasa de ser un melancólico mal imitador de la buena literatura latinoamericana de los 60. No hay en lo que leí de él un párrafo bien escrito, ni una chispa de arte literario, son todas vulgaridades escritas en estilo coloquial y sin imaginación...

Pepino
Dios puso argentinos como vos en Argentina para compensar las maravillas del resto.

Como de varias maneras esbozaron algunos de la porción de comentaristas genuinos, no hablo del "esbirraje" barato motorizado a chori + tetra, la única pregunta genuina es:
¿este delirio de poder delirante es propio de la naturaleza humana o solo de la naturaleza argentina?
Aguante, Capa y todos los argentinos que no entendemos si convivir con esta gentuza es fruto de nuestras pasadas decisiones o que tenemos la mala leche del chiste ese donde Dios pone argentinos en Argentina para compensar las maravillas de la tierra.

No me queda claro los que leen a Caparros para odiar lo que escribe. Si no estan de acuerdo con lo que dice, no lo lean y solo lean eso que dice lo que ustedes si quieren que les digan. Leer para odiar al mensajero y no solo al mensaje...es, al menos decir, una ironica perdida del tiempo, al menos para mi. Sean felices y relax!!!

no sé, si escribiera gratis a lo mejor le daría por mejorar esos bodoques sesentistas lleno de recursos de la época del jopo, o sea, propios del boom latinoamericano a los que él llama literatura. Eso de escribir sin comas, repitiendo palabras, alterando y vulgarizando la sintáxis ya no lo hacen ni los buenos escritores de aquella época, unos porque están muertos, como Cortázar y otros porque evolucionaron...

Elida,saludos.Que queres?...que escriba gratis?.Con amistad,sc

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal