Martín Caparrós

Breve tipología kirchnerista

Por: | 21 de febrero de 2012

Un viejo amigo, el ensayista y editor Alejandro Katz, me mandó un texto que intenta una pequeña sociología del kirchnerismo, y que me dio ganas de retomar otra posibilidad de este blog: la publicación –de tanto en tanto– de escritos ajenos para su discusión, su desarrollo. Que dos líneas más arriba diga "por Martín Caparrós" es sólo un problema técnico: forma parte de la plantilla de este blog y me dicen que cambiarlo es muy difícil. Pero esta columna, queda dicho, fue escrita por mi invitado Alejandro Katz. (M.C.)

1027_aniversario_kirchner_plaza_g40_tel.jpg_687088226

Un amigo me escribe, entristecido, lo siguiente:

“Sigo impresionado por el fervor patriótico (filo K) que predomina en el medio ambiente progre que suelo frecuentar.

Más me asombra aún esa renovada fe que impera entre  muchos ex combatientes de mis tiempos juveniles, veteranos de varios fracasos, gente grande que ya cuenta con nietos (y que exhiben, junto a las fotos de Néstor, Evita y el Che en esa curiosa vidriera llamada facebook).  Hoy leí dos perfiles que me dejaron boquiabierto:

Caso Uno. Señora de sesenta y pico largos,  ex comunista, ex  novia de consagrado cantautor popular, ex alumna del Colegio Nacional de Buenos Aires, hija de un matrimonio de médicos, viejos militantes bolcheviques que enfrentaron con ahínco al peronismo durante toda su vida:

(sic) Ideología: nacional, popular y kirchnerista”

Caso Dos. Hermano de señora de sesenta y pico, también sexagenario, abogado, larga experiencia en uso de cachiporras, manoplas y armas de bajo calibre durante enfrentamientos y escaramuzas, en la década del 70, con la JUP, JP y Montoneros:

(sic) Ideología: progre populista.

Algo me perdí en estos años, algo no estoy entendiendo y me lo sigo perdiendo. Y temo que, ya que todos se ven tan bien, lo que me estoy perdiendo debe ser importante.”

Me dio tristeza el comentario triste de mi amigo, porque yo también estoy entristecido: en medio de la miseria argentina –miseria de los miserables que se mueren de hambre, miseria de los miserables que se hacen ricos con los dineros públicos– una de las peores cosas que nos ocurre, creo, es la expropiación de los valores –y de los conceptos en que esos valores se expresan– para convertirlos en armas de acumulación de poder y de riqueza. Algo de lo peor que ha hecho el kirchnerismo es sustraer el sentido a palabras como “justicia”, “igualdad” y “derechos”. Y, envuelto en esos sentimientos, le respondí, a mi amigo triste:

Creo que hay tres tipos de kirchneristas:

–Los Melancólicos: son aquellos que vivieron, en los sesenta y setenta, con la sensación épica de un “sentido de la vida”. Que padecían una mezcla de romanticismo revolucionario y solidaridad adolescente. Que siempre pensaron que aquel fue el mejor momento de sus vidas, y creen que lo fue por los “ideales”, sin darse cuenta de que lo fue porque eran jóvenes, porque en todo fluía un erotismo más bien incumplido, porque luego no pudieron entender que la vida no es una sucesión de escenas revolucionarias sino la administración cuidadosa de la contradictoria complejidad de los afectos, las ideas, las emociones y la sobrevivencia. Estos, en general, no ocupan puestos públicos ni se benefician espuriamente de las decisiones del gobierno, lo cual los condena, por supuesto, a decepcionarse una vez más dentro de un tiempo y así confirmarse en su posición melancólica ante el mundo.

–Los Cínicos: aquellos que hacen suyo un discurso que no solo les fue siempre ajeno sino que les es verdaderamente indiferente. Son quienes, al hablar de las cosas, ignoran que entre los conceptos y el mundo hay una relación, y que cuanto más estrecha sea esa relación las cosas serán –éticamente– mejores. Son aquellos para quienes lo dicho por Feinmann es incomprensible: “Es difícil adherir a un gobierno popular de dos millonarios que hablan de los pobres”. (En realidad, pobre Feinmann: quiso acortar la distancia entre los conceptos y el mundo y así le fue.) Es justamente eso lo que no preocupa a los cínicos: ¿por qué va a ser difícil hablar de los pobres mientras uno se hace millonario? O, incluso, si hablar de los pobres es una forma de hacerse millonario, ¿no es lo mejor hablar –y mucho– de los pobres?

–Los Resentidos: esos son los personajes que en los sesenta y en los setenta no tenían ideales sino ambiciones. Los que querían ganar la guerra revolucionaria para convertirse en la nueva clase dominante. Y que la perdieron. Y quedaron, entonces, frustrados y llenos de rencor. Alguien les birló el negocio, digamos, y se quedó con el aparato del estado para hacerse rico, en lugar de permitir que lo hicieran ellos. Esos, como Kunkel o Conti o como tantos cientos, que solo querían ser “los dueños de la tierra”. Lo intentaron por la vía de la revolución, les fue mal, y ahora están en pleno afán compensatorio. Justicia distributiva, que le llaman a esa forma de hacerse rico con los recursos públicos, mientras se vengan de los que no les permitieron hacerlo antes. Estos, creo, son los peores: los melancólicos provocan una cierta piedad; los cínicos son los oportunistas de siempre; los resentidos están llenos de odio y no sólo quieren acumular poder y riqueza sino también dañar: a quienes los dañaron, a quienes piensan distinto, a quienes actúan guiados por motivaciones menos perversas que las suyas.

Habrá, perdido por allí, algún ingenuo: alguien que cree en un discurso que ya no sabe cómo ocultar las marcas de la mentira. Mi amigo –más prudente, más mesurado, más equilibrado, más viejo– me modera: “Los K tocaron, en la gente honesta, alguna clavija que estaba floja… Es difícil soportar tanta frustración.” Tiene razón: allí están los honestos que necesitan ser engañados. La historia da suficiente testimonio de su conducta.

Son pocos –muy pocos– quienes no pertenecen a ninguna de estas categorías y, sin recibir ningún beneficio directo –directo: contante y sonante- del gobierno creen que hay algo bueno en lo que ocurre.

Le escribí a mi amigo, también: si no estás buscando reparar (de un modo autocomplaciente) la antigua herida de un fracaso (y no es que tengamos pocos fracasos para intentar curar), ni estás intentando sin escrúpulos (pero con coartadas ideológicas) acumular poder y riqueza, sólo te queda la sensación de que te perdiste algo. Efectivamente, la vida no es el perpetuo campo de batallas del bien contra el mal, sino simplemente el escenario de un teatro de pueblo en el que desempeñamos papeles menores de comedias sencillas. Nos perdimos, sí, pelear en la Guerra Civil Española y ser miembros de la resistencia francesa y bajar de la Sierra Maestra  y hacer barricadas en mayo del 68 (en París) y resistir a los tanques en Praga y participar de las manifestaciones contra Vietnam (pero en California y en Washington, no acá) y defender a Allende en el Palacio de la Moneda. Todo eso nos perdimos. Pero no creo que nos hayamos perdido la posibilidad de ser progresistas nacionales y populares, cristinistas y nestoristas, becarios del mega estado populista…

Siempre es duro estar a la intemperie. Pero creo que prefiero eso que abrir una cuenta en Facebook y poner –¿cómo era?– “ideología: nacional, popular y kirchnerista”. Por eso se empieza: una cuenta en Facebook y, después, una cuenta en Suiza.

 

Estos comentarios son un espacio para debatir los temas planteados en Pamplinas –no para el insulto o la descalificación. Por lo tanto, de ahora en más sólo se publicarán los textos que no contengan ataques personales al autor o a cualquiera de los participantes.

Hay 102 Comentarios

Me cuesta creer que el Alejandro Katz de hoy sea el mismo que tuve de profesor en la Tecnicatura en Edición de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA en 1993. Justamente hoy, 4 de junio de 2014, lo oí hablar en un programa de radio conducido por Jorge Lanata. Habría preferido no oírlo, ya que fue alguien cuya opinión respeté hace once años.

Me encantó leer definiciones tan simples, claras y tristemente reales. Todo el tiempo, los que transitamos las redes sociales, chocamos con estos casi "titulos de noblezas" para el kirchnerismo, referido a lo nacional o a lo popular, de tal manera se han apropiado de esta terminología, que bastarden; ya que los que estamos del otro lado lo asociamos al resentimiento, al odio y a la incoherencia. Cuando lo nacional, entiendo se refiere nada mas y nada menos, a la integridad territorio, sociedad y cultura - que nos involucra a todos, incluso a nosotros, los "golpistas" y "oligarcas"- aunque ellos, los k, no quieran. En cuanto a lo popular, sería parte de lo mismo, porque como ciudadanos, somos pueblo y somos nación y somos cultura. Aunque creo que nos quieren hacer creer que pueblo solo es el que tiene comportamientos en masas - ¿inerte? - por lo que dejan entrever las definiciones de "militantes" k - ¿un término muy de milico, o militar? - pueblo, para ellos son solo los excluidos, o aquellos que tienen que depender de la dádiva política. esas víctimas del clientelismo que tienen tantas urgencias y necesidades que poco tiempo y voluntad les queda para pensar por sí mismo y elegir en que país quieren vivir, incluso, tienen vedada la posibilidad de ser otra cosa distinta, que no sea ser pobres (que se entienda, vedada por el populismo, salvo que formes parte de la nueva aristocracia de es poder) .

Encontraron ADN de huevo en las uñas de Máximo Kirchner

Este artículo responde a lo que me estoy preguntando desde hace ya bastante tiempo. Muy bueno !

En que categoría ponemos al Sr. Marcelo Fishbein? http://bonk.com.ar/tp/archive/1409/fishbein-cest-moi
Genial experimento sociológico de los muchachos de TP.

Excelente anàlisis, no puedo creer que leer y sentirme interpretada sea lo mismo.
No soy k, soy politicamente socialista, un tèrmino medio entre la izquierda y la derecha, con valores cristianos. No soporto que me traten como ignorante, no lo soy. Que me expliquen las cuentas con fòmulas màgicas, porque siendo tècnica, los polinomios, los porcentajes, y probabilidades son mi debilidad. ME averguenza este gobierno, me siento traicionada por mis amigos q los votaron, y que muchos estan arrepentidos, otros callan y algunos reivindican. Por todo esto, me siento representada por Alejandro. Gracias Capa!!!

Parece que determinades "verdades" corren sin freno, como el tragico tren de 11. Asi parece que escribir, narrar, reflexionar sobre la realidad,interrogarse e interrogar es no hacer nada. Quien cree en esto, piensa que las acciones son solo las que se realizan colectivamente o siendo parte de un colectivo, olvidan la influencia que sobre ella tuvieron quienes colaboraron con otras acciones, como pensar, escribir interrogar etc. No existe tal separación. Una alimenta a la otra y se potencian, no se enfrentan-Los/as intelectuales son la caja de resonancia de una sociedad, entre otras cosas porque escriben y eso tiene una gran potencia, escribir es una acción muy potente, para ejemplo podríamos citar la biblia y los escritos de C Marx. Pero personalmente me gustaria que los y las trabajadores/as pudiéramos ser caja de resonancia de nuestros pensamientos y descubrimientos, sin tener que elegir entre adherir al pensamiento de un intelectual de izquierda o uno de derecha o un proge. Pero en todo caso los intelectuales seguirán siendo una caja de resonancia de lo que se piensa en la sociedad y los laburantes deberemos esforzarnos en hacer resonar nuestras cajas, ha y ojo muchos intelectuales son laburantes, de la pluma pero laburantes.

Excelente análisis. Este es un gobierno con claroscuros, pero sin duda lo más siniestro que tiene son sus militantes, sobre todo los de más edad (la juventud es inimputable).

Más que breve esta "tipología" es incompleta. Se ocupa del grupo etario al que, sospecho, pertenece el autor. Sospecho también, que el amigo entristecido es el mismo autor de la nota, que hace rato está charlando consigo mismo mientras la realidad le pasa por encima. Esta tipología digna de Lombrosso deja afuera a millones de jóvenes que ven en la Argentina de hoy un lugar para pensar la política. Si siguen pensando el kirchnerismo como el lugar donde depositar todas las perversiones seguirán errando el vizcachazo. Creo que como opositores al gobierno deberían ya empezar a pensar un proyecto político alternativo, sin agresiones y con propuestas. Todo esto claro, suponiendo que se quiere superar el esquema de la queja permanente. Según Dolina los japoneses tiene una misma palabra para designar anciano y quejido. Al autor de la nota se lo huele bastante jovato.

Marina: Quedate en España, se ve que alla las cosas estan mejores que aca...

¿Los propagandista de 678 en qué categoría K los ponemos? ¿En alguna, en todas?

me gustó tu artículo. Hace 5 años que vivo en España, y estoy anonadada con las respuestas de algunos contactos de FB ante mi indignación por el suceso de Once. Unos decian que no permitirían en su muro comentarios antiK, porque era momento de silencio; otra me invitaba, a no regresar a Argentina, porque para ella es el sitio ideal para vivir, otros ponen frases sin sentido "La indignación es el arma preferida del cómodo". Este artículo me ayuda a entender que es lo que hace que una persona pueda estar tan ciega y defender lo indefendible.

Edgardo2: no me habrás dicho cipayo, pero me trataste de especulador financiero y de no querer pagar los impuestos que me corresponden. Lindos ad hominem.
Cuando te hablé de los indicadores económicos que muestran una economía no muy sólida y llevada a los ponchazos, saltaste con el ad hominem y el discurso patriotero. Las trabas a las importaciones no obedecen a un plan de país, sino más bien a lo que el humor de Guillermo Moreno indique. Hay empresas que exportan más de lo que importan, y requieren insumos que en el país no se hacen y aún así no pueden importar. Hay empresas que importan cosas que en el país no se hacen, y no pueden importar. Los amigos de Moreno no tienen drama con las importaciones de lo que sea. ¿De qué gran plan me hablás?
Los subsidios se otorgaron y aumentaron indiscriminadamente durante 8 años y de repente plantean que hay que cortarlos. A mí no me parece mal, pero como mínimo es llamativo que aparezca el tema tan de golpe si nunca antes se había planteado. ¿No será que no dan las cuentas?
En el interín tenemos a una Presidenta que solicitó la venta de YPF en los 90's y ahora alienta que la Barrick Gold se lleve los minerales por unas monedas hablándonos de las desgracias del neoliberalismo y de defender lo nuestro. ¿Me están cargando?
No se iba a criminalizar la protesta pero tuvimos la represión a los Qom, Andalgalá, el Proyecto X y la Ley Antiterrorista. Cierto, eso no es protesta, se trata de la extorsión de los poderosos...
Y ni siquiera había hablado de la corruptela y el capitalismo de amigos que cada vez se hace más evidente. ¿Jaime te suena? ¿Schocklender? ¿Cirigliano? ¿Eskenazi? ¿Vandenbroele? Claro, no hay drama, total todo va a parar a manos de Oyarbide, el juez más independiente de la Argentina.
Como ya dije, no considero que hagan todo mal, pero hay temas muy graves que fundamentan la crítica. Para no haber votado a Cristina la verdad es que te mimetizás muy bien con los fanas K. ¿Seguro que no sos uno de ellos?
Yo no quiero que se repita el 2001, pero el parecido con la época menemista es asombroso. En 1995 también había fanas menemistas, que ahora andan silbando bajito, y mientras la economía se sostenía a los ponchazos vendían, robaban y hacían lo que se les cantaba. En tanto no exijamos ahora autocrítica y modificación de estos tipos de acciones, estamos condenados a repetir la historia. Vos lo llamás oráculo siniestro, yo lo llamo sentido común.
Dejame adivinar, no vas a estar de acuerdo con nada de lo que digo. ¿Contento ahora?

Ernesto adhiero plenamente, lo decís con otras palabras, pero es más o menos lo que opinamos muchos dentro de este blog.

Fernando, es más que obvio que quien utiliza el argumento del “hombre de paja” poniendo en mí, palabras que yo no dije, como “cipayo”, por ejemplo y eso da muestras de que no podés superar tu nivel básico de análisis basado solamente en el prejuicio, prejuicio que por otro lado, me atribuís a mí poniendo adjetivos que jamás mencioné. Tus vaticinios de oráculo siniestro es lo único que te queda como “argumento”, repito, no has rebatido racionalmente UNO solo de los puntos que mencioné anteriormente. Me ponés como un fanático, cuando dije que ni siquiera no sólo no soy peronista sino que ni voté a Cristina. En cambio creo que vos sí demostrás fanatismo. Y además con el condimento de que lo único que se te ocurre es vaticinares otra crisis como la del 2001 donde paradójicamente se grite: “que se vayan todos”, flor de análisis el tuyo, tal vez esa sea la razón de nuestra sinrazón como país; muestra de que estamos condenados a cometer siempre el mismo error sin posibilidad de superar nada. Tampoco yo me voy a gastar en intentar debatir (¿?) porque me sé tus letanías de memoria, las escuché a lo largo de mi vida y son siempre las mismas, y yo, a diferencia tuya no anhelo que eso suceda. Ojalá tu horóscopo nacional basado en las predicciones de Lilita no se cumplan. Nunca.

Ernesto: sé que iba dirigido a Caparrós, pero si no jode me meto. Es medio triste tener que explicarte que hacer crítica a través de un medio al que accede mucha gente es hacer algo. La política es en buena medida un asunto de ideas, por eso resulta ridículo que digas que plantear las propias (en este caso de Alejandro Katz) y cuestionar las de otros es no hacer nada. Necesitamos más diálogo, no menos, más intercambio. Parafraseando tu paráfrasis: a millones de argentinos los militantes mesiánicos nos tienen hartos.

Edgardo2: la verdad es que no me gasto mucho más en debatir porque no tiene mucho sentido. Desde que planteás que CFK no tiene que escuchar a nadie, y leyéndote es claro que también lo hacés extensivo a vos, esto pierde el sentido. Este "opo" encuentra cosas buenas en el gobierno K (más que nada del 2003 al 2007, creo que al día de hoy se perdió casi todo lo bueno); el tema es que cuando querés señalar que también hay cosas malas la respuesta típica de alguien como vos es meter la cabeza en la tierra gritando cipayo y otras pavadas similares.
En tanto no consideres que CFK tenga que cambiar algo de lo que le planteamos, y en tanto sigas pensando que soy un enemigo del país a vencer, ¿para qué seguir? Vamos a perder tiempo tanto vos como yo.
Es esa vehemencia que tanto mostrás el peor enemigo del kirchnerismo. Lo repito, un día de estos los fanas K van a caer en que no todo era tan color de rosa, y de hecho que en varios lugares era más bien negro, y van a salir a la calle con la tontería del que se vayan todos de nuevo. Quizá ahí escuches, hasta entonces.

Caparrós: los que te conocimos "denantes" y en el duro caviar del exilio sabemos de tu capacidad iteraria. Sin embargo (y es un oxímoron, como verás), también sabemos que no es lo misma ficción y política. Aunque a veces parezca que sí. Pero no. Hay una fuerrte camada de ex Montoneros, ex cumpas, que no pudiendo insertarse políticamente en algún partido se dedican a ser "antis". Anti Alfonsín, anti Ménem, anti Duhalde, anti K. Pero es que ¡¡¡eso es fácil, Martín!!! Facilísimo. Lo difícil es HACER algo, porque de opinólogos estamos hasta las narices. Ayer hubo un múltiple choque en una Autopista ¿la culpa es del gobierno? Sí, claro. No lleuve y la sequía perjudica a tus amigos "del campo" ¿la culpa es del gobierno? Sí, claro. Mi auto se rompió en un bache, la culpa es del gobierno. Sí, clrfo. Y así, podríamos estar horas de horas. Es decir: las horas que gente como vos se dedica a eso, a NO HACER, sólo a criticar, que para eso no falta espacio. Ni dinero. Pasá por La Cámpora, Martín, o por el comité de la UCR, hacé política con Lilita o con Solanas (¿Lo mismo? Nooo, no lo creo), con Duhalde o con Binner, pero HACÉ ALGO, Martín. O dedicate a la ficción, que tan mal no lo hacés.
Porque, parodiando a Nacha: a millones de argentinos los politólogos tobaras nos tienen hartos.
Salute

Caparrós: los que te conocimos "denantes" y en el duro caviar del exilio sabemos de tu capacidad iteraria. Sin embargo (y es un oxímoron, como verás), también sabemos que no es lo misma ficción y política. Aunque a veces parezca que sí. Pero no. Hay una fuerrte camada de ex Montoneros, ex cumpas, que no pudiendo insertarse políticamente en algún partido se dedican a ser "antis". Anti Alfonsín, anti Ménem, anti Duhalde, anti K. Pero es que ¡¡¡eso es fácil, Martín!!! Facilísimo. Lo difícil es HACER algo, porque de opinólogos estamos hasta las narices. Ayer hubo un múltiple choque en una Autopista ¿la culpa es del gobierno? Sí, claro. No lleuve y la sequía perjudica a tus amigos "del campo" ¿la culpa es del gobierno? Sí, claro. Mi auto se rompió en un bache, la culpa es del gobierno. Sí, clrfo. Y así, podríamos estar horas de horas. Es decir: las horas que gente como vos se dedica a eso, a NO HACER, sólo a criticar, que para eso no falta espacio. Ni dinero. Pasá por La Cámpora, Martín, o por el comité de la UCR, hacé política con Lilita o con Solanas (¿Lo mismo? Nooo, no lo creo), con Duhalde o con Binner, pero HACÉ ALGO, Martín. O dedicate a la ficción, que tan mal no lo hacés.
Porque, parodiando a Nacha: a millones de argentinos los politólogos tobaras nos tienen hartos.
Salute

Un tema menor dentro de la tragedia, en el texto algunas cosas se entienden ( negligencia y corrupción) y otras no, por ej. la utilización de la palabra "Magnicidio". Seré curioso : ¿conocen su significado?

Siguiendo el consejo de Fernando también habría que agregar una tipología típicamente argentina, cual es ejercitar aquello que se critica sin agregar nada a lo que se dice, sólo el derrotismo y la descalificación sin fundamentos. Todavía estoy esperando inútilmente que rebatas todos los puntos a favor que enumeré en los posts anteriores. “No debate ideas”, dice ¿Cuáles ideas son las tuyas?, no leí ninguna. Ninguna. Ningún análisis serio, salvo quejarte sin argumentos. Releéte y no vas a encontrar una sola idea, un solo argumento. Decís: “Tu razonamiento se reduce a: Cristina es buena y muy inteligente, el resto son malos, tontos y quieren destruirnos” yo no dije eso, eso es lo que tu capacidad de interpretación y tu prejuicio te permitió ver, es bastante más profundo que eso. En todos casos podría darte vuelta la frase y decirte que en cambio vos pensás que Cristina es mala, muy torpe, y los únicos buenos e inteligentes son los tipos como vos, aunque de todos modos tampoco creo que consigas comprender nada.

Si Alejandro Katz está leyendo esto, le pediría que agregue un detalle a su tipología: los Melancólicos, como es el caso de Edgardo2 acá presente, tienen una clara preferencia por la utilización de la falacia ad hominem. No debaten ideas, buscan enemigos a quienes atacar, y si no los encuentran se los inventan.
Supongo que es mucho más cómodo pensar que uno está con los buenos luchando contra los malos en una realidad maniqueísta, en lugar de considerar al otro como igual y realizar las dos actividades fundamentales de un progresismo serio: reflexionar y cuestionar tanto al propio como al ajeno.

Edgardo, ni siquiera se da cuenta que el peor cancer que pueden sufrir pobres e indigentes es la INFLACION. Y que el producto mas atrasado, debido al falseamiento infantil de las estadisticas del INDEK es el DOLAR. Esto no es mas que sentido comun. O que cree que pasara con los precios de TODO cuando llegue la "sintonia fina". Los fabricantes y comerciantes seran filantropos y no lo trasladaran a los precios? Y como si fuera poco le cargaran el POR LAS DUDAS. O cree Ud. que algun comerciante argentino come vidrio. Como tiene miedo del precio de reposicion de lo que vende SE CUBRE vio. PD. Lo que comenta respecto de la Industria Nacional no deja de ser una expresion de deseos a FUTURO. Al igual que el VALOR AGREGADO que deberiamos darle a la agricultura en lugar de exportar YUYITO. Son palabras hermosas pero requieren de TIEMPO. Y esa es la mentira. Cree acaso que este año recibiremos inversiones? Cree que producto de la inflacion no habra recesion? Cree que muchas PYMES no quebraran dejando a miles sin TRABAJO. Su pensamiento es magico, romantico y utopico. Hay fabricas que por culpa de uno o varios repuestos que si o si necesitan no pueden fabricar ni exportar lo que producen. Mire lo que estan haciendo muchos mendocinos yendo de vacaciones. http://www.losandes.com.ar/notas/2009/9/6/sociedad-444597.asp Chile tiene TLC con paises de ASIA y USA. Consecuentemente importan electrodomesticos de ULTIMA GENERACION que cuestan la mitad o menos de la mitad de la basura que ensamblan en T.Del Fuego, la mayoria de los articulos obsoletos. Eso si le ponen el sticker que reza INDUSTRIA ARGENTINA y como dolobbus los argentos lo pagamos doble o triple. Mientras la ADUANA y la AFIP se la llevan en pala y el GN la redistribuye a SUEÑOS COMPARTIDOS, CIRIGLIANO, etc.

Respuesta a Edgardo2. Por lo visto Ud. habla de la Aduana como si los ilicitos se remontaran a la epoca de los virreyes. Le recuerdo, por si se olvido, que el actual Jefe de la AFIP DGI, Sr. Echegaray, amiguito de Boudou, fue responsable de la ADUANA durante la epoca de NCK y le quedaron varias causas judiciales que duermen. Luego ya a cargo de ser el "cancerbero" y "velador" del cumplimiento de la recaudacion impositiva, pobrecitos los giles que pagan todo y benditos los que cobran un sueldo del estado ya que son INTOCABLES, via ONCCA "pago de subsidios a criadores de vacunos en feed lot" favorecio con un subsidio de CIENTOS DE MILES DE PESOS a su Señora Esposa, que la unica vaca que vio fue en una foto y como premio le dieron A CAMBIO DE SU FIRMA a un indigente 300 PESITOS. Tiene varias causas pendientes, en la Aduana y en la AFIP DGI, obviamente cajoneadas por nuestro excelso y caggado PODER JUDICIAL ya transformado en complice de tanta corrupcion.

ser conceptual en las ideas , nos habla de grandeza de pensamientos y vida vivvida , no fue preciado en tiempo que tarde en leer esta columna , no lo vuelvo a hacer

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal