Martín Caparrós

¿Política?

Por: | 05 de mayo de 2013

The-futureVeía pasar banderas rojas –banderas republicanas, banderas catalanas, pancartas enojadas– por la via Layetana y me preguntaba de qué hablaría todo el tiempo si no hubiera nacido en la Argentina y en el año de gracia de 1957. Digo: si no hubiera tenido quince años en ese tiempo ese lugar, si mis padres hubieran sido otros, si me hubiese apasionado el origami, si no hubiera creído desde tan chico que la política era algo que no podía ni quería dejar de lado.

Si la política no hubiera definido varias veces mi vida: en 1976, cuando me tuve que ir de la Argentina; en 1983, cuando pensé volver; durante los noventas, cuando puteábamos en el desierto de los shoppings; ahora, cuando soporto cada vez menos la extrema tontería de tirios y troyanos. Si pudiera pensar más en otras cosas, pienso, y en ésas menos, cómo sería mi vida.

Digo, con perdón de la brutalidad: yo podría no interesarme por lo político. Tengo una vida agradable, no tengo graves problemas económicos, hago cosas que me interesan y me gustan, las disfruto: se podría decir –yo podría decir– que “me va más o menos bien”. Podría dedicarme, como otros escritores, como tantos, a hablar sobre las autobiografías maoríes –sobre las cuales se pueden decir cosas apasionantes– o la nueva nueva narrativa de Palermo –sobre la cual bastantes menos– y a contestar más en serio cuando me preguntan por mi infancia y menos cuando por la última elección. Y sin embargo no: insisto, vuelvo, sigo. Escribo estas columnas, hablo, me meto en líos, hago libros que tienen, casi sin solución, una dosis fuerte de política.

Lo cual es particularmente desdichado porque la política es mi fuente más caudalosa, más insistente de tristeza. El espacio de la desazón y la derrota.

Digo: unas banderas rojas y unas decenas de miles de personas en la calle, un primero de mayo, en un país con siete millones de desocupados. Digo: la comprobación de que los mecanismos de control social son tan eficaces que los pueden manejar incluso estos semiinfradotados –de aquí y allá y también acullá– y funcionan igual. Digo: la prueba repetida de que tantos millones viven mal y no saben qué hacer para solucionarlo o, peor: piensan que no hay forma de solucionarlo. Digo: la demostración insistente de que no hay nada más fácil de engañar que mucha gente. Digo: la angustia de haber visto cómo las ideas de cambio que imaginamos durante siglos se desmoronaron y todavía no aparecen las que deben reemplazarlas. Digo: la evidencia de que hoy los más activos son los defensores de ciertas religiones medievales o, en su defecto, los jóvenes bienintencionados acojonados que quieren defenderse: de los estados, de los desastres, de las corporaciones -y no saben qué hacer con la parte de los proyectos de futuro. Digo: la tristeza de ver cómo distintos estafadores, en distintos países, ocupan con cierta facilidad esos vacíos. Digo: la falsificación de hacernos creer que la política es eso que hacen los políticos. Digo: la comprobación de que nada va a ser muy distinto mientras viva: que –a diferencia de lo que creí mientras crecía– ya no me alcanza para ver un mundo menos feo.

Digo: yo podría no pensar –pensar un poco, mucho menos– en todas esas cosas, y mi vida sería mucho más agradable. A veces lo extraño. Me imagino una vida en que esos problemas me incomodaran algunas noches, por supuesto, pero no dedicara tanto tiempo a intentar entenderlos, a escribirlos, a cabrearme por ellos, desolarme por ellos.

(Y a veces me apena haber nacido en esta época desesperanzada, envidio otras. Nacer por ejemplo en Italia y en 1880, pasar por vicisitudes y derrotas y morir en 1950 pensando que el mundo que supo vencer al Duce y al Führer y al imperio británico estaba listo para grandes cosas. O nacer si no en Francia y en 1700 y suscribirme a la Enciclopedia de Diderot y D’Alembert y vivir asustado y lleno de esperanzas en el triunfo final de la Razón y morirme antes de que sus sueños se volvieran monstruos. O nacer en Buenos Aires y en 1790 o 1850 o 1910 e imaginar que, pese a todo, estábamos haciendo un país que alguna vez valdría la pena. Extraño, parece, creer. Y la política fue siempre mi único espacio de creencia. Detesto la creencia, extraño la creencia –creo que necesito la creencia. Quizá también por eso. Llegué a la política cuando era una promesa solvente, indudable. Me quedé ahora que es puro choque contra la vergüenza de la realidad, contra las impotencias.)

Digo: me imagino una vida sin política como una vida más amable y supongo que me sentiría una mierda, un traidor a mí mismo porque éste ya soy yo, irremediablemente. Pero sé que no hay espacio en que la pase tan mal: tan lleno de frustración y de derrotas.

Lo curioso es que creo que les sucede a muchos más. Puede que no, pero me parece que hay muchas personas que vivirían más tranquilas –más felices– si apartaran la política de sus vidas. La política de la modernidad apareció como un recurso de los jodidos, los aplastados de todo tipo, para dejar de serlo o por lo menos serlo menos: apareció como un sacrificio que valía la pena hacer para dejar atrás ciertos infiernos. Y, sin embargo, en nuestras sociedades solemos ser los menos aplastados –los que, de últimas, no la necesitamos tanto– los que le dedicamos más tiempo y más esfuerzo. Y chocamos contra paredes cada vez más bobas y seguimos, y otro choque y seguimos y otro y otro. Y seguimos.

¿Por qué lo hacemos? ¿Por culpa, por costumbre, por esa necesidad de creer en algo? ¿Por puro masoquismo? ¿Por una forma cada vez más menguada, más inverosímil de la esperanza? ¿Por la fatalidad biográfica? ¿Por una rara versión de la decencia? ¿Por cabreo? ¿Porque no sabemos ya cómo callarnos? ¿Porque tanta fealdad no se soporta? ¿Por optimistas incurables? ¿Por boludos?

Las respuestas pueden ser variadas. Igual, no cambian demasiado: aquí me tienen. Buscando, empecinado, alguna idea, alguna historia, algún vislumbre que me hagan pensar que, al fin y al cabo, la política no es solo una condena.

Hay 101 Comentarios

Esa mezcla de miedo y esperanza...que da el Estado, ..dijo weber...ese Maleficium , lo sagrado impuro dice Taussig...

tranqui que hay gente que por la condena de ser de uno u otro equipo de fútbol ha sufrido tristezas mayores.

"Haga usted como yo: No se meta en política" (Francisco Franco a un periodista).

Me quedo con su hallazgo.
Shomo lo pibe para la REBOLUCIÒN (MAFIOSA).
Como de costumbre, estimado siempre un paso adelante.
Quieren tanto a los pobres y humildes que al final terminaràn "blanqueàndolos" con acaroìna (fluìdo Manchester" (no confundir con el equipo donde juega el apache).
O sea los fumigaràn y haràn de ellos una legiòn de lùmpenes
Respetuosamente.

Ví, 'Don' Aldoush: (y se lo adelanté hace rato). Estan quemando etapas; como en el anterior 'blanqueo' para baez, y por si hay allanamientos. Sumado a que se le pincharon negocios, como las represas, petrobras etc. Siempre la revoluciones mafiosas vacian, para comprar barato despues que quiebran un país. Se convierten en la nueva casta de los descastados. Y poco les importa ser, apenas, una isabelita y sus lopecitos; mientras millones de ratas los adoren. Mis respetos.

Vio Primo,
estàn contentos y felices los pan.flautistas hamelinianos.
Los cinco grandes del buen humor
aprobaron el "blanqueo" de dòlares. Seguro fue una iniciativa y sugerencia del brillante ekonomista Marcelo que,
dicho sea de paso, hace rato no APARECE.
Flor de GARKA ATROZ resulta.
Esta "operaciòn" y "maniobra" deja al descubierto varios temas no menores.
QUE TODO ARGENTINO QUE ACTUÒ POR DERECHA, cumpliendo con las Leyes existentes,
es un flor de PELOTUDO ya que pagò el 35% de ganancias y la AFIP DGI lo aprieta por todos lados.
Pero ahora, el pìcaro de Echegaray que jejeje,
dijo que ningùn funcionario pùblico o "pariente" podrà acceder al "evento",
como si no existiera una "disposiciòn" sobre el particular, del tipo declaraciòn jurada.
No sòlo lo BLANQUEAN sino que le pagan un interès anual del 4%?
AldoV, Camila y los retardados paramilitontos
ya estàn refregàndose las manos.
Pueden formar parte de la legiòn de camporitas que se transformaràn en los nuevos "operadores" o "testaferros" de lo que hoy duerme en las bòvedas del bizco usurero.
Por otro lado, habilitan y PREMIAN a todo delincuente, narcotraficante y asesino del mundo a que INVIERTA SUS VERDES aquì.
Un LAVARROPAS GIGANTE.
Los paramilitontos de parabienes. Son tan degenerados, corruptos y delincuentes que insisten en
afirmar que quieren, ayudan y colaboran con los POBRES.
La hijaputez llevada a la màxima potencia.
Vergûenza deberìa darles seguir entrando al foro.
PD. Pobre MC. Hoy en A24 (transformado en una repetidora de 6, 7 rrocho lo grabaron y metieron de relleno con Lanata.
Mauro Viale ya se sacò la careta. Miserable reptil que vive del dolor y sufrimiento ajeno.
Un envidioso y despreciable personaje que pretende erigirse, por sus 46 años de "seudoperiodismo" en modelo de comunicador.
Respetuosamente.

Parece que hay recreo, en el cotolengo interior de aldo 'rojo de cadmio' vercellino...

Extraordinaria liviandad la de Caparrós: "La política" es algo que, al parecer está fuera de nosotros, es una cosa que sucede nadie sabe dónde a nuestro pesar y de lo cual somos irresponsables, los políticos son los otros y lo político un dato histórico que se escribió como La Biblia.
Con razón te festejan las viejas y los taxistas, Caparriós.

Encima hablan de sexo, ja, si serán caraduras

el trio ""me gusta pero ya no puedo"" muahahahahhaa!!!!

PA-TE-TI-COSS muahahahaha!!!!

eso, y despues lo adoptan al aldous. matrimonio perfecccto ajajajajajajaja.

Primo.
Estoy màs cerca de santiago.
Sobre gustos no hay nada escrito, pero me quedo
con il bocatto di Cardinale
http://www.criterion.com/films/790-the-leopard
Para colmo
esa pelìcula, El Gatopardo le hace honor al libro de Lampedusa
Todo debe cambiar para que nada cambie

primo y santiago por q no se casan?'?? la prima aputo se puede poner la peluca de zulma lobato que tiene guardada en el ropero, las medibachas y y le baila como la cardinale. santiago se haria ilusion ajajajajajajaja

camila no tocaria ni con un palo a un recalcitrante anticomunista y encima viejo

jajajaja ja camila vallejo teniendo en cuenta las telarañas mentales que tiene santiago lo único que le podría inspirar es asco.

sin ánimo de ofender, Primo, cantar con Camilita la Internacional.
O con Ornella Muti (20 años menor, jejeje) Bandiera Rossa
Lo+ sublime, con Claudia Cardinale a sus 20 añitos cantar Bella Ciao.

¿Ordenarán el allanamiento a la cueva de ali cleptopatra?

Santiago: ¿no dice nada de mi 'negrita', o prefiere cantar a duo con camilita 'la internacional'?

disculpen, me voy corriendo a declarar mis dólares a la afip para así poder comprar los fabulosos bonos en dólares para nuestra YPF para q explote Vaca Muerta aunq provoque un terremoto en Mendoza.
uy, estoy en Mendoza...

Porota!... ¿ya embalsamaste algún chonguito empachado de agua?

Qué gracioso, las viejas están excitadas y entusiastas, cual si estuviesen participando de quién sabe qué gesta mientras festejan su propia cotidiana derrota. En fin, hay que entenderlas...

Chicos; ya que andan por ahí: a Santiago, para que vea que también puedo compartir, y a Aldoush, que soy más que un baboso. Un chictochic con joss, pivoteando en la de palo... y que me lleve la parca! Pa' vuestras orejas, (¡y con ruido a púa!) : http://www.youtube.com/watch?v=hWtKm5WbE_w

mientras tanta gente se ahoga en La Plata, el lavanauta murió ahogado en la plata. También, zambullirse en tantos kilos de papel...No los tienen en 1 bóveda sino en 1 piscina.

Primo.
Al final de tanto "verso y relato" sòlo queda expresar.
AGUANTE BARREDA.
Pero parece que al finado "lo fueron".
Increìblemente, el "matrimonio"? estuvo plagado de infidelidades.
De los dos lados.
Y a èl le dolìa màs. Y le hacìa sentir el rigor de macho.
Vaya ejemplo de.s.pareja.
Unidos con un sòlo objetivo.
Y para colmo deschavado en una entrevista.
PARA HACER POLÌTICA SE NECESITA MUCHA PLATITA.
El, como descendiente de usureros, respondiendo al mandato de la sangre..
Ella, acomplejada de inferioridad, de caràcter demonìaco haciendo valer su "gènero".
Dueños ambos de un cinismo, sangre frìa e hipocresìa a toda prueba (bipolaridad mediante).
Mientras tanto, los pan.flautistas intentan, quizàs con èxito, chi lo sa, seguir cobrando y viviendo de la
THETA DEL GENEROSO ESTADO ARGENTINO,
que les provee emolumentos y les permiten vivir sin trabajar, mientras hacen la "vista gorda" ante tanto descarado desfalco a la vista de TODOS Y TODAS.
Sepa disculpar la reiteraciòn.
Los chinos, que de los momentos por venir algo sabìan en la antigûedad decìan
SE VIENEN MOMENTOS INTERESANTES.
El mayor daño al "modelo" en mi humilde interpretaciòn
lo causò TINELLI.
Vaya a saber uno como, el FPV no lo puso en el AIRE.
El CIRKO criollo se quedò sin una "pata" importante e imprescindible.
Con el fòbal no alcanza.
Y como el precio del pan (alimento) està por las "nubes de ûbeda" se siente un olorcito a ....
Respetuosamente.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal