Martín Caparrós

PamplinasMundial 4. El sueño de los héroes

Por: | 14 de junio de 2014

Se despertaron del sueño de los héroes sin ser héroes. En el fútbol actual no es fácil serlo. Alemania, Brasil, incluso Argentina podrían ganar este mundial sin dar la menor prueba de heroísmo. Los españoles sí lo fueron hace cuatro años. Su fútbol era tan coqueto que parecía suicida: su programa nunca incluyó correr ni defender feroz ni meter goles ni todas esas cosas que crean la ilusión de que un equipo manda. Fue el triunfo de la estética en un mundo entregado a la eficiencia: un error delicioso. Sucedió una vez y fue muy raro; rarísimo sería que sucediera otra.

Pero también fue rara esta caída: nunca un campeón se comió tantos goles en su debut siguiente. Y nunca quedó tan comprometido. Alguien le dice al Galileo de Bertolt Brecht: “pobres los pueblos que no tienen héroes”. Y Galileo le contesta: “pobres los pueblos que necesitan héroes”. España, pobre, necesita. Para pasar de ronda, necesita. Pero el heroísmo es un camino de vías muy variadas.

Por ahora, los jugadores españoles se mostraron insulsos en la cancha, avasallantes en las oficinas. Negociaron duramente sus primas –negociaron sus primas– y consiguieron un millón de dólares para cada uno por la supuesta copa. Es mucha plata o pasta o lana para chicos que ya tienen tanta. Ayer, antes de la manito anaranjada, una carta de un lector de El Periódico, César Calvo, los desafiaba: “Podéis ser héroes de verdad, de los que salvan vidas”. Para eso les reclamaba que donaran sus primas a alguna causa social y jugaran en serio por la camiseta. Total, si algo les sobra es la famosa guita.

Ahora es el momento: podrían, como un mea culpa y un vamos todavía y un podemos, anunciar que su única meta es la victoria y renunciar a ese millón.

Estarían regalando, probablemente, lo que nunca tendrán: podría salirles muy barato. Pero se cubrirían de gloria, avergonzarían a todos los demás: somos los que jugamos por el honor, no como ustedes, manga de mercenarios. Se convertirían en deportistas –y, sí, en raros héroes, en niños, en modelos– y harían, incluso, buena plata vendiendo el show de su heroísmo. Seguramente no se atrevan; la idea, en cualquier caso, sigue ahí. Si algún equipo la adoptara ganaría la otra copa, la que realmente importa.

Hay 13 Comentarios

Desconozco si la "palomita" (Impactar la pelota con la cabeza luego un vuelo paralelo al piso) fue un invento del gran José Manuel "El Charro" Moreno, pero lo que sí conozco es que en los años 60' y 70' miles de argentinos intentamos por primera vez realizar ese alarde técnico jugando un "cabeza" con la Pulpo de goma de vistosas rayas blancas y rojas. Concretar en la meta adversaria tal habilidad tenía su premio extra : rebote vale dos, palomita vale cuatro. En el fútbol profesional se han visto decenas de goles de palomita, como queda dicho, la maniobra consiste en volar en forma paralela al piso para impactar el balón con la cabeza, lo que nunca recuerdo haber visto es un gol de palomita ascendente como el obtenido por Robin van Persie: ¡vaya golazo!.

Olvídate Martín, se ha endiosado al fútbol porque el marketing los ha colocado como seres sensibles hacia el espectador, y de igual modo que le ocurre a la política actual, sólo necesita del ciudadano para reafirmar su egocentrismo de sordera. Las primas se negocian con esa intensidad porque es lo único que motiva al profesional para dejar atrás sus vacaciones.

http://casaquerida.com/2014/06/14/nacion-de-necios/

Me quedo con el buen perder de los nuestros,sin malos modos,sin patadas, sin tipos "de Jong",la procesion por dentro,el orgullo en la nevera,pocas justificaciones y si somos un equipo nos quedan dos cartas para jugar,no estamos muertos un poco groggys pero esto no se acabò ayer.Suerte Roja

La sistemática impugnación de todo lo que escribe Caparrós aquí no la entiendo, seguramente si estuviese diciendo lo mismo, pero de políticos, estaría bien visto, en definitiva no se sopesa ni entiende el fondo de lo que quiere decir el autor ¿será porque es argentino? Ya sabemos que al hombre de la calle en España "el argentino" le cae grueso. Debe ser por los años en que aquél país alimentó a éste con toneladas de trigo y carne casi gratis.
Sí, a Catalunya también, la que no es Espanya (porque no se mira al espejo, claro).

Perspectiva.

Alucinante lo que dice y no dice Caparrós. Entre los 10 jugadores mejor pagados del mundo sólo hay uno español (Torres). La fiscalidad de la primas es bestial, todos o casi todos -no sigo su vida privada- han dicho que van a dar una buena parte de ese dinero a causas diversas. Aunque sea aconsejados por sus asesores o por interés, seguro que es cierto. Convertir eso en el centro de la argumentación y del debate de este blog me parece que tiene su intención. Conozco (igual incluso yo lo soy) profesionales que cobran mucho por su trabajo a quien se lo puede pagar. A quien no se lo puede pagar no le prestan su trabajo... o si. Pero la banalización del trabajo, y más si es ajeno, también dice poco de un país. Lo mismo que los futbolistas muchos médicos cobran mucho a quienes se lo pueden pagar. Y son muy buenos médicos, y arquitectos, etc. El discurso o es para todos o no es para ninguno. Y si al final nadie cobrase y todos lo regalase (incluidos los escritores y periodistas) la Camboya de Pol Pot sería Manhattan al lado del monstruo que habríamos creados. Un saludo.

¿Hasta qué punto alcanza la amplitud moral para decidir quién tiene suficiente y quién no? Si alguien propone que otros donen parte de su riqueza, es porque asume que esos otros tienen más que suficiente y al mismo tiempo que uno mismo no tiene suficiente y no está obligado a donar.

El mero hecho de entrar en este blog supone que tiene suficiente para tener un ordenador, móvil, tablet, etc., y una conexión a Internet. ¿No debería donar esos gastos superfluos?

Vivimos en un mundo hipócrita, en el que se ha hecho costumbre opinar qué deben hacer los demás con su riqueza. Si solo fuera eso, no sería mayor el problema. Lo que sí es un problema serio es que políticamente con los votos, con la influencia, con el lenguaje de la calle queremos imponer esa opinión.

La verdad incomoda (a favor de Caparrós)
Se ha trivializado el futból con tanto dinero show y falta de rigor en arbitrajes. El sentido deportivo se ha difuminado.
"Follow the money" de cada abuso y disparare.

Qué raro Caparrós proponiendo lo que hay que hacer con el dinero de los demás.

Es muy fácil decidir sobre el dinero ajeno. Nadie tiene derecho a meterse en lo que ganan otros. El fútbol es un negocio. Y privado. El dinero que pueden llegar a ganar por las primas no lo pone el pueblo. No hay nada que decir sobre eso. Por otra parte, el artículo me parece bastante mal escrito; como el de alguien que escribe a la deriva sin saber muy bien qué es lo que quiere decir.

????????

El autor debiera dedicarse a escribir sólo para eventos fúnebres.

Sería lindo. Sería casi mentira, y como bien decís en el caso de España sería arriesgar poco ahora. Pero... sería lindo.

¿por q los esps deberían renunciar a sus premios y no los restantes equipos?
¿por q renunciar a ese dinero cuando Don Joao, don Julio y Don Sandro andan mezclados con las personas honestas?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) es escritor y periodista, premios Planeta, Herralde, Rey de España. Su libro más reciente es la novela Comí.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal