Papeles Perdidos

Delibes

El recuerdo de Delibes vuelve a la Academia

Por: Elisa Silió15/04/2010

 Con una jineta al hombro
  Miguel Delibes era amigo de la tertulia de unos pocos, le angustiaban las masas. Así que acudir al homenaje póstumo que le brinda hoy la Academia en Madrid, al que se esperan acudan 300 personas comandadas por los Reyes, hubiese requerido un proceso de adaptación al medio de días. Su querido Valladolid era para él “un aparcamiento” y la capital “uno cuatro veces mayor”. Pero desde su butacón, curioso hasta la saciedad como era –de no pegar la oreja nunca hubiese dado voz al Azarías-, hubiese disfrutado de todos los detalles: ¿Quién ha ido? ¿Qué ha dicho? ¡Que estaba Menganito!


Le recuerda la Academia a la qué él, siempre un agonías, dudó poder entrar. Así se lo expresó por carta a su amigo y editor José Vergés poco antes de la votación de ingreso en 1973: “No cantes victoria demasiado pronto.  Estas cosas son complicadas y hay quien tiene compromisos hasta el 2000. (…) Luego está mi indisciplina; he sustituido las visitas protocolarias por unas cartas y no sé cómo caerá esa novedad”. Su presencia fue discreta y no muy fructífera. “Llevé 30 nombres de pájaros que no están en el diccionario, y uno me dijo: el diccionario no es un tratado de ornitología”, contó hace 20 años en este periódico. En 1996 fue por última vez a la Academia. Un año después le diagnosticarían el cáncer que le mantuvo desde entonces enclaustrado. Pero desde su casa seguía los avances de la nueva gramática y, pese a su mal estado de salud, accedió a grabar en noviembre un vídeo para su presentación.


La Academia se une a otros homenajes menos solemnes pero que, sin duda, le hubiesen emocionado de igual manera. Le rememoran en colegios, embajadas, bibliotecas o asociaciones culturales. En Sevilla un pergamino y unas sencillas flores descansaron en cada asiento de un sentido acto; en Molledo, sus vecinos han leído en alto El camino, ambientado en el pueblo; miles de lectores de toda España han agotado las existencias de sus obras en formato bolsillo en muchas librerías y el naturalista Joaquín Araujo, un ejemplo más, ha plantado en Cáceres 89 árboles, uno por cada año de su vida. Crecerán en el campo, su medio natural. 

comentarios 8

8 Comentarios

Publicado por: Javier 15/04/2010

Elisa, el fallecimiento de tu abuelo me descubrió una periodista con los buenos mimbres de la narrativa que Delibes hizo prender en tantas personas, algunos de ellos periodistas, que disfrutabamos de su lectura pero que nos agobiaba la incapacidad para contar lo que vemos con la precisión cirujana con la que D. Miguel operaba con las palabras.
A tú abuelo le debo ,solo es un ejemplo, el descrubimiento de mis propias emociones dormidas que despertaron una tarde de verano en Nerja , donde la mirada se fué nublando a medida que llegaba al final de "Señora de rojo sobre fondo gris", no recuerdo un surtidor de lagrimas propias igual, ni cuando tuve que despedir a las personas que mas he querido.

Publicado por: j.martin sev 15/04/2010

Ya tocaba la rectificacion por parte de la familieja realoide respecto de uno de los mejores prosistas españoles. Demasiado tarde, corren más a cualquier sarao deportivo o cinegético. Menos mal que son muy cercanos y campechanos.....ja..ja.ja

Publicado por: jorge Sanchez 15/04/2010

Que bueno que la Academia lo recuerde como este gran escritor se lo merece. Delibes no solo fue un maestro de las letras, es sobre todo un gran ser humano y un maestro de la tertulia.
Sus libros quedaran en nuestro sub-consciente volando hasta la eternidad.

Publicado por: Ore 15/04/2010

Por suerte el recuerdo de Delibes nos acompañará durante mucho tiempo, y también por suerte se evidencia que no es necesario forzar los homenajes que se suceden sin afectación.
Porque Delibes fue un maestro, y no sólo de la literatura, sino de la propia vida.
Saludos y agradecimientos.

Publicado por: FZF 15/04/2010

¡Qué bonito Eli!

Me ha encantado lo de ser un "ansias". Creo que en la RAE tampoco le aceptaron la de buldó para la boya de pesca que asemeja una pompa en el agua, pero no estoy seguro.
No me extraña que fuera poco por la RAE. Da la sensación de correr poco aire fresco por allá.
Besos,

FZF

Publicado por: Natalia 15/04/2010

Delibes es muy grande, se merece este homenaje y todos los que le hagan.

Publicado por: Clitemnestra 15/04/2010

Mis recuerdos de sus libros leidos y reminiscencias de verlo caminando por Doñana. He sentido mucho su pérdida. Excelente representante los seres humanos y de las Letras Universales.
Como no puedo ir, debido a la lejanía en el espacio, volveré por este blog., de ese modo podré enterarme de lo ocurrido. Saludos
Clitemnestra

Publicado por: Miguel 15/04/2010

"Las cosas podían haber sucedido de cualquier otra manera y, sin embargo, sucedieron así. Daniel, el Mochuelo, desde el fondo de sus once años lamentaba el curso de los acontecimientos, aunque lo acatara como una realidad inevitable y fatal. Después de todo, que su padre aspirara a hacer de él algo más que un quesero era un hecho que honraba a su padre. Pero por lo que a él afectaba......" El camino - Miguel Delibes.
Gracias de parte de un lector.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal