Papeles Perdidos

Literatura / Actualidad

Nabokov traicionado

Por: Winston Manrique Sabogal01/04/2010

NabokovLoredano Con los libros suele pasar lo mismo que con las personas, que cuando quieres a alguien tu corazón y tu cabeza se dividen entre conservar siempre el mejor de sus recuerdos o, por el contrario, querer saberlo todo a riesgo de decepcionarte. Al final puede más la tentación y buscamos saber más, y el resultado está entre cenizas y fulgores. Esta introducción es por el inédito que se acaba de publicar en España de Vladimir Nabokov, El original de Laura (Anagrama), un título orientativo que se ha dado a la novela que el maestro rusoestaounidense apenas estaba bosquejando cuando murió en Suiza en 1977. Sí, otra vez el dilema, escudriñar en los cajones de los escritores para supuestamente salvar algo o respetar su decisión de que no se publique nada. Hace poco escribí algo parecido en este blog sobre la novela inacabada de Roberto Bolaño El Tercer Reich (también en Anagrama).

Eterno debate o debate bizantino. Pero el caso de esta "Novela en fragmentos", como se ha subtitulado, es diferente y más complejo. Antonio Muñoz Molina ya se refirió a ello, por su edición norteamericana, en un excelente artículo de Babelia hace dos meses. Tras la edición española lo vuelvo a traer por el caso en sí mismo y porque Nabokov es uno de mis escritores preferidos, que en esta ocasión considero saqueado y traicionado. Fue uno de los que me descubrió hace mucho tiempo que cada autor te lleva a leer sus libros de una manera diferente, casi secreta entre ambos, y en su caso es como si él me estuviera contando sus historias cerca del oído. Lo leo susurrando, como escuchando su voz en mi cabeza. Pausado, cadencioso...

En fin, no nos desviemos. Pues El original de Laura son 138 fichas-tarjetas donde Nabokov esbozó, con su puño y letra, un proyecto de novela, con sus tachaduras incluidas, pero sin pulir; apenas ideas, apenas bocetos con sus arrepentimientos. Por eso su voz suena extraña, incluso ajena. El libro se presenta, en cada página, con el facsímil de esas fichas de profesor universitario y debajo la traducción. Todo ello precedido por la introducción de su hijo Dmitri Nabokov que trata de explicar y justificar el motivo que lo ha llevado a traicionar la voluntad de su padre. Gran traición. Bien es verdad que el maestro Nabokov estuvo a punto de quemar el original de Lolita y fue su esposa Vera quien prácticamente lo salvo de las llamas. Y fue ella, precisamente, a quien Nabokov enfermo pidió que si moría sin acabar la novela no la publicara. Sabía que sólo eran garabatos o restos de lo que podría ser una gran obra. Por amor, duda o nostalgia, lo que ella hizo fue guardar esas fichas en una caja fuerte de un banco suizo. Aunque al final ha sido su hijo Dmitri, 32 años después de la muerte de su padre, quien se ha atrevido a publicar este "borrador de sueño", como lo tituló acertadamente Muñoz Molina ("La hermosa novela ya construida en la imaginación de Nabokov resulta ser una serie de ráfagas inconexas, como los sueños mal recordados después de una noche de fiebre").

El original de Laura es más una maniobra económica que literaria, y a parte de eso se refiere Robert Saladrigas en Culturas de La Vanguardia, de Barcelona, cuya crítica comparto. Una pequeña cosa a favor del libro, ¡si acaso!, es que puede servir a fetichistas o estudiosos de la obra del autor de La verdadera vida de Sebastian Knight y Ada o el ardor. Y, bien es verdad, que al leer estos fragmentos he sentido la fascinación, por un instante, de poder ver o conocer ese primer soplo de inspiración de un genio, registrado con su puño y letra en una cartulina; y soñar en lo que el autor de El hechicero hubiera sido capaz de convertir aquellos embriones literarios. Al final, la sensación ha sido de fulgores de una felicidad frustrada.

Pero como también suele ocurrir con las personas que amas tras conocer sus verdades donde el aprecio sale indemne, en el caso de Vladimir Nabokov sale reforzado al contemplar esos destellos, los de uno de los grandes escritores del siglo XX. Pero no todo es desencanto o frustración en la actualidad nabokoviana, porque ahí está la reciente antología de sus Cuentos completos (Alfaguara) que incluye dos inéditos que hacen realidad la cercanía de un maestro. Y para qujenes deseen saber algo más sobre la manera como concebía Nabokov la literatura, en sus aspectos de creador y lector, se han recuperado dos joyas: Curso de literatura europea (RBA y Zeta bolsillo) y Curso de literatura rusa (Zeta bolsillo). Como él dijo una vez el autor de Pálido fuego y Pnin: "El arte no es nunca simple. El arte en su máxima expresión, es fantásticamente engañoso y complejo".

La ilustración del post es de Loredano.

comentarios 11

11 Comentarios

Publicado por: MAR-GARITA BOKUSU MINA 01/04/2010

Hola, estas letras son para dar a conocer mi primera novela en busca de editor/a -llevo escritas casi cuatro- a través del blog: D UNA PRE-K-RIA, que se encuentra tecleando en cualquier buscador dichas mayúsculas. Recomiendo comenzar por el post titulado: DÍA 10 (que está en el archivo de marzo del 2010). La tengo registrada y enviada a algunas editoriales españolas desde hace meses, con tres respuestas que me animan a continuar pero nada sobre publicarla. Espero que les guste, que me hagan comentarios, que la den a conocer a ver si alguien me ayuda a salir de la precariedad, ya digo... ¡Salud! (de la buena;)

Publicado por: Luckyman 01/04/2010

Es una acción terrible, fruto inequívoco de la codicia humana, publicar un texto sin la autorización de su autor. No entiendo donde puede estar el debato, es algo totalmente inmoral.

Publicado por: T. PAZ 01/04/2010

No sé cuánto caso se le haría en vida al señor Nabokov, pero no hay derecho a que no se le haga caso aprovechándose de que ya se ha ido.


Siempre me ha parecido una falta total de lealtad y mínimo respeto hacia el creador editar lo inconcluso, las notas, los papeles del cajón. ¡Máxime, si dejó dicho que no se hiciese si moría antes!


Lo mejor que se puede hacer con un autor que se admira es leerlo y releerlo, como bien dice el autor del artículo, "pausadamente", como si nos estuviese hablando a nuestro lado.

Publicado por: escritoras andaluzas 01/04/2010

Bienvenidos al mundo de las bitácoras, BABELIA.

Publicado por: MAR-GARITA BOKUSU MINA 01/04/2010

http://lacomunidad.elpais.com/pgjerez

Publicado por: Eduardo gonzález 01/04/2010

Pienso, por ejemplo, en "Tiempo de destrucción", de Luis Martín Santos. Fue novela inacabada que como tal se publicó, acompañada de un estudio riguroso sobe la evolución del autor, los cambios y correcciones del novelista que revelaban su concienzudo esfuerzo de estilo y las versiones modificadas de algunos de sus capítulos. Haberla dado a la imprenta como una nueva novela, sin más, habría sido una falta de respeto a la persona y su obra. Entregarla como un material para el conocimiento de la evolución de su estilo y sus temas, contextualizando el manuscrito, fue un acto de homenaje.
Siempre se nos quedaría la curiosidad por conocer aunque fuera una sola línea de un escritor importante. La codicia oportunista puede ser el motivo de que esos frutos imperfectos o fragmentarios se presenten al público como una gran novedad editorial, sin situarlos respetuosamente en el proceso personal y creador de sus autores.

Publicado por: j.m.salcedo 01/04/2010

Ahora con esto de los notebooks van a quedarse miles de obras sepultadas sin posibilidad de rescate.

Publicado por: carlos 01/04/2010

habida cuenta de que que nabokov revisaba una y otra vez sus fichas antes de dar por acabada la redacción, que cuando lo entrevistaban respondía por escrito y exigía las pruebas para dar su visto bueno, me parece muy mal esa exhibición de sus vergüenzas. no pienso leerlo. o tal vez sí...

Publicado por: kalamar 01/04/2010

Ah, la historia se repite. Cómo se parece a la que explica Ph. Roth en "sale el espectro"! Traicionado o no, seguirá Nabokov en mi estante dorado.

Publicado por: Silviacas 01/04/2010

Gracias por tu información. Deseosa estoy de leer a Novokov después de que mi marido quedara fascinado con "Pálido fuego" NO te niego que después de leer a un escritor tan fascinante(según mi marido) como él, no me pique la curiosidad de conocer, como bien dices, ese primer soplo de inspiración de un genio, pero estoy de acuerdo en el respeto que se debería de tener a su voluntad si no quería publicarlo.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal