Papeles Perdidos

Literatura

De ballenas y hombres

Por: Guillermo Altares10/10/2010

Ballena
Contemplar una ballena es una experiencia extraordinaria, porque ese ser gigantesco, cargado de literatura, de vida y de mar, es un mamífero, es un animal tan misterioso como cercano. En su extraordinario ensayo Leviatán, que acaba de editar Ático de los libros, Philip Hoare explica que, hasta 1984, no se tomaron las primeras imágenes de cachalotes nadando bajo el agua. Ese dato refleja la abismal incógnita que representan estas gigantescas criaturas. Por poner un ejemplo que nos sirva para comparar: cuando se fundó, en 1977, la compañía Apple, todavía quedaban siete años para que se pudiese filmar a la ballena entra las ballenas en su espacio natural (hasta entonces sólo se habían contemplado enteras muertas).Y ese misterio ha flotado siempre en la literatura, desde Jonás hasta Pinocho, pasando naturalmente por el clásico ballenero entre los clásicos, Moby Dick, de Herman Melville, en torno al que gira una parte del ensayo de Hoare.

Las excursiones para ver ballenas se han convertido en un negocio global, que florece desde las islas Canarias hasta Nueva Zelanda. Precisamente en la isla sur de este país, existe un pueblo, Kaikoura, que durante siglos vivió de la caza de ballenas y ahora explota con la misma pasión y sin sangre las excursiones para ver cetáceos, concretamente, cachalotes que pasan durante todo el año no muy lejos de la costa. Es un negocio fundado y gestionado por maoríes. Uno llega con demasiada literatura y cine en la cabeza y espera encontrarse a tipos curtidos en mil batallas a punto de subirse al Pequod para luchar contra sus propios fantasmas en forma de ballena blanca. Lo que se encuentra es un barco lleno de turistas vestidos como si fuesen a cruzar el amazonas, cámaras de fotos digitales de todos los tamaños, instrucciones de seguridad como si fuésemos a atravesar la tormenta del siglo (en una mañana fría pero con un mar en calma), venta de biodramina y una tienda de recuerdos bien nutrida. Vamos ni rastro de Ahab ni de aventura.

Pero todo cambia cuando se escuchan las palabras mágicas: "Hay una ballena" (hubiese sido mejor el clásico "¡Por allí resopla!" pero es lo que hay). Hoare describe muy bien la impresión que provoca contemplar ese inmenso animal. "Es difícil no referirse a las ballenas en términos románticos", escribe. "He visto a hombres adultos romper a llorar al ver su primera ballena. Y aunque es un error antropomorfizar a los animales, sólo por el hecho de que sean grandes o pequeños o monos o inteligentes, es propio de los humanos hacerlo, porque nosotros lo somos y ellos no. Es la única forma de alcanzar a comprenderlos".

Ni siquiera después de habernos sumergido en las páginas del libro de Hoare, que contiene cientos de datos sobre los cetáceos (y sobre la literatura de ballenas), somos capaces de entender el misterio que representan estos animales para nosotros, unos animales que han estado al borde de la extinción a causa de la caza excesiva (y es difícil no tener la sensación de que si alguna vez desapareciesen ocurriría como con las abejas, sin ellos al final tampoco podríamos estar nosotros). Contemplar una ballena es, en el fondo, asomarse al misterio de la vida: es un ser incomprensible y a la vez cercano, nos causa una enorme emoción sin llegar a entender muy bien por qué, y sabemos que nunca olvidaremos el momento en el que, por primera vez, escuchamos sus sonidos, vimos cómo su chorro de agua surgía del mar y percibimos su lomo o su frente salir por unos instantes del agua. Luego, se sumerge para siempre y entonces se convierte en uno de nuestros Me acuerdo, se convierte en vida.

Imagen: Cola de un cachalote en el momento de sumergirse, en las Azores.

comentarios 11

11 Comentarios

Publicado por: Skippy 10/10/2010

As it happens, I do know what I'm talking about. I only pointed out the fact that the Spanish syntax in Guillermo's translation is nowhere near felicitousness, even a superficial reading of his text leaves the reader wondering what it actually means.
As for the sector, al menos respecto a la lengua inglesa, hay en España tantos ineptos traduciendo que no tienen ni puñetera idea del idioma que uno se encuentra con bodrios de traducción por todas partes. A las editoriales les resbala el tema, no nos engañemos.
Lo de cerrar la boca es una sugerencia, no se lo tome usted al pie de la letra. Siga añadiendo su punto de vista y sus opiniones, pero no me califique usted de perdonavidas (nada agradable el epíteto) por el mero hecho de haber señalado un error de traducción del amigo Altares.

Publicado por: Luis 10/10/2010

La libertad de la web consiste en que tú dices lo que quieres, yo digo lo que quiero y nadie -que no caiga en el insulto flagrante o racista- hace callar a nadie.

Aclarado esto, lo de perdonavidas viene porque cualquiera que critica una traducción denota que jamás ha traducido, o sabría cómo las dan y las toman en el sector. Pero bueno, alternativas siempre hay, como por ejemplo, recurrir a la edición original.

Publicado por: Skippy 10/10/2010

Si señalar que algo está mal redactado es cosa de perdonavidas, entonces lo soy.
Si no lo es, entonces es mejor que algunos cierren la boca y se abstengan de hacer comentarios. Cuánto tonto el haba hay suelto...

Publicado por: Luis 10/10/2010

Cuanto perdonavidas suelto...

Publicado por: Skippy 10/10/2010

"aunque es un error antropomorfizar a los animales, sólo por el hecho de que sean grandes o pequeños o monos o inteligentes, es propio de los humanos hacerlo, porque nosotros lo somos y ellos no. Es la única forma de alcanzar a comprenderlos".
Exactamente, ¿qué somos los humanos? ¿Grandes? ¿Pequeños? ¿Monos? ¿O inteligentes? ¿O ninguna de las cuatro opciones que anteceden? Pésima traducción, my friend.

Publicado por: David martinez 10/10/2010

Soy Español que por trabajo vivo en Ecuador desde hace 6 años. Aquí todos los años vienen ballenas jorobadas a aparearse desde Julio hasta Septiembre. Es todo un espectáculo ya que puedes ver el ritual de saltos de las ballenas y es impresionante verlas salir del agua a esa velocidad.

Publicado por: Fran 10/10/2010

Y que lo digas, Lucas.

Publicado por: Lucas 10/10/2010

Un circunloquio con menos contenido que un agujero.

Publicado por: Deisy 10/10/2010

Hay una linda BD brasileña que se llama Cachalote, de Daniel Galera y Rafael Coutinho.

Echale un vistazo al teaser animado: https://www.youtube.com/watch?v=4UcJrQ1bUrk&feature=player_embedded

Galera está en el twitter con un username rarito: @ranchocarne pero sabe todo de ballenas.

Publicado por: João Lima 10/10/2010

No necesitamos ir tan lejos, en Tarifa (Campo de Gibraltar) se puede observar desde calderones y delfines (todo el año) hasta Cachalotes, Rorcuales y Orcas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal