Papeles Perdidos

Periodismo

Joao Silva estaba demasiado cerca

Por: Guillermo Altares24/10/2010

Fotografo En sus Despachos de guerra, Michael Herr traza una rotunda descripción de Tim Page, una leyenda del fotoperiodismo australiano, que recibió numerosas heridas en Vietnam (a las que sobrevivió): "Recuerdo que cuando me lo presentaron tenía 17 años y pensé que me hubiese gustado conocerle cuando aún era joven". Joao Silva, el extraordinario fotógrafo de The New York Times, herido de gravedad el sábado en Afganistán, dejó de ser joven pronto, cuando, en los años noventa, cubrió el fin del apartheid y los disturbios étnicos en Sudáfrica dentro de lo que se llamó el Club Bang-Bang. El propio Silva, junto a Greg Marinovich, relató las experiencias de este grupo de cuatro informadores gráficos en un libro, El club de Bang-Bang, que editó en España Grijalbo con un prólogo de Ramón Lobo, una historia que ha sido llevada este año al cine con Ryan Phillippe. Los otros dos miembros del club eran Ken Oosterbroek y Kevin Carter. El primero murió en abril de 1994 alcanzado por fuego cruzado en Tokoza, un township al sur de Johanesburgo. El segundo se suicidó en julio de 1994, después de ganar un Pulitzer con una imagen espeluznante que dio la vuelta al mundo: una niña a punto de ser devorada por un buitre durante una hambruna en Sudán. Marinovich resultó herido en el mismo tiroteo que le costó la vida a Oosterbroeck y Silva, de 44 años, pisó ayer una mina. Contar las guerras es un oficio muy duro.

En una carta a casa, un soldado escribió desde Vietnam: "Mamá, no sabes lo que un hombre puede envejecer en una sola patrulla". Silva resultó herido en ambas piernas cuando pisó una mina mientras patrullaba en el sur de Afganistán acompañando a efectivos de la 101 División Aerotransportada. "Como muchos de vosotros habréis leído en nuestra página web, Joao Silva, uno de los mejores fotógrafos de guerra del mundo, resultó herido de gravedad mientras se encontraba empotrado con una unidad militar en la provincia de Kandahar", explicó el director del Times, Bill Keller, a su redacción, según relata el blog Lens del diario neoyorquino. "Carlotta Gall, que se encontraba con él en la patrulla, dijo que los médicos tardaron segundos en actuar, le aplicaron torniquete y morfina y le evacuaron en un helicóptero. Aquellos de vosotros que conocéis a Joao no os sorprenderá saber que nunca dejó de tomar fotos durante todo este proceso".

Ahora Silva se encuentra en un hospital militar en Alemania. Hace un año, también durante una patrulla cerca de Kandahar, el fotógrafo español de Associated Press, Emilio Morenatti perdió su pierna izquierda tras el estallido de una bomba. Nicholas Kristof recuerda algo que saben todos aquellos que han pasado por un conflicto: que los informadores gráficos, fotógrafos o cámaras, muchas veces se llevan la peor parte. No por tópica es menos cierta la frase más famosa del legendario Robert Capa: "Si la foto no es lo bastante buena, es que no estás lo bastante cerca". "Son los fotógrafos los que asumen los mayores riesgos", escribe Kristof. "Un redactor puede conseguir información desde la distancia, pero un cámara o un fotógrafo tiene que estar en medio de la acción. Por eso, mi primera regla cuando me encuentro en una zona de conflicto es no aceptar subirme a un coche con un fotógrafo: si escuchan tiros irá directamente hacia ellos".

No podemos olvidar que Juanxtu Rodríguez en Panamá, Jordi Pujol en Sarajevo, Luis Valtueña en Ruanda, Miguel Gil en Sierra Leona, José Couso en Bagdad y Ricardo Ortega en Haití murieron con una cámara en la mano (Julio Anguita y Julio Fuentes eran plumillas, y también se dejaron la vida en los caminos de la guerra). Sin sus fotografías, sin las imágenes de Joao Silva desde Irak o Afganistán, la guerra sería un lugar abstracto y lejano, que nos dejaría indiferentes. Gracias a su trabajo, somos capaces de entender lo que es el horror. ¿Su presencia sirve para mejorar algo, para que la guerra sea menos horrible, puede detener a los verdugos? Tal y como está el mundo, no estoy seguro, pero si sé que sin ellos las cosas serían mucho peores, sin los reporteros gráficos, sin tipos como Silva -conocido en la oficina de Bagdad de The New York Times por su afición al  Malboro rojo, los desayunos con Redbull, por su valor y porque planificaba sus viajes para poder estar en Sudáfrica en los cumpleaños de sus dos niñas pequeñas- el mundo sería un lugar, si cabe, peor.

PD del 20 de noviembre de 2010. El fotoperiodista David Brabyn me hace llegar esta iniciativa para apoyar a Joao Silva, que se recupera en un hospital de Nueva York. http://joaosilva.photoshelter.com/

 (Fotografía: Joao Silva trabajando en Sudáfrica. / Associated Press)

comentarios 12

12 Comentarios

Publicado por: Artur Bivar 24/10/2010

João Silva es portugués. Quizás le hubiera gustado ver ese dado registrado en el post.

Publicado por: Alvaro 24/10/2010

Al margen de imprecisiones varias, se agradece la cantidad de referencias puestas en el artículo.

Saludos.

Publicado por: Jose 24/10/2010

Queria dar un gran abrazo a Silva en este momento que esta pasando, y no olvidandome de los compañeron que sus cuerpos no están con nosotros, pero su espíritu y su trabajo siempre nos acompañan.
Gran trabajo este blog

Publicado por: Dabit 24/10/2010

Magnífico artículo sobre un periodismo que cada día se está perdiendo más, que ha pasado de ser la norma a una triste (y honrosa) excepción

Publicado por: Peter 24/10/2010

http://helektron.com/la-verdadera-historia-del-premio-pulitzer-que-gano-kevin-carter/

Hay quien dice que los hechos que retrata la fotografía fueron otros...

En cualquier caso es sobrecogedora.

Publicado por: Pedro 24/10/2010

Es cierto que "una niña a punto de ser devorada por un buitre" es simplificar demasiado, tanto que es faltar a la verdad. Sin embargo, decir que tan solo se ve "un buitre detrás de una niña" es exactamente lo mismo. Una fotografía en la que un plano abierto muestra un buitre tras una niña no gana un premio Pulitzer.
En la fotografía se ve una niña agonizante, realmente cerca de morir de inanición (y eso es una realidad), y a pocos metros, un buitre. Un buitre que podíamos decir en posición expentante, y que está observando a la niña. Una niña que en cualquier momento podría desfallecer y convertirse en su presa. Eso es lo que se ve en la foto, y lo que transmite (¿o es que ahora en una fotografía solo vale lo que se ve explícitamente y no también lo que insinúa y todo lo que evoca?).

En fin, esa es mi opinión. En mi blog publicamos hace tiempo un artículo sobre el suicidio de Kevin Carter, por si a alguien le interesara:
http://patociencia.blogspot.com/2009/01/me-encontraba-hace-tres-das-leyendo.html

Publicado por: Luis 24/10/2010

De acuerdo con Alex en lo de "la niña a punto de ser devorada por el buitre", obviamente el redactor no tiene ni idea de la historia detrás de esa imagen. Sin embargo, Morenatti perdió una pierna de la rodilla para abajo... hay un vídeo por internet donde puedes verlo corriendo con una prótesis. Lo de que perdió el pie fue una de las "grandes informaciones" proporcionadas por los cutres medios españoles.

Publicado por: @severito 24/10/2010

Sorprendente historia, y sí, es imposible que esta destacada labor de estos reporteros gráficos pueda detener el error fatal de la violencia de las guerras.

Salu2

Publicado por: alex 24/10/2010

No sé donde ves que la niña este a punto de ser devorada por el buitre. Yo solo veo a un buitre cerca de una niña. Conclusiones como la tuya fueron las que acabaron con Kevin Carter. Además, Morenatti solo perdió el pie, no la pierna. Sinceramente no sé de donde sacas la información.

Publicado por: HjorgeV 24/10/2010

Nos han machacado con la barbarie de los narcos mexicanos en estos últimos tiempos, por ejemplo.

Y ahora Wikileaks ha demostrado que la Barbarie también es (d)el Primer Mundo, solo que con mejor propaganda de maquillaje y mucho mirar para otro lado. Gloria eterna a todos los reporteros de la Verdad.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal