Papeles Perdidos

Tres motivos para el morbo del nuevo disco de Bryan Ferry

Por: Mikel López Iturriaga08/10/2010

Bryan ferry



La fórmula tiene poco de nueva: gloria del pasado que relanza su carrera con disco de colaboraciones. Ni siquiera es el único que la practica en estas fechas, en las que coincide con un Ray Davies acompañado de Bruces Springsteen, Metallica o Jon Bon Jovi y un Santana junto a Chris Cornell, Nas o algunos ex Doors. Pero hay cosas en el próximo trabajo de Brian Ferry capaces de producir cierta excitación, si es que un álbum puede causar algo así a estas alturas del siglo XXI.

La primera es la propia selección de colaboraciones, que no parece seguir patrón alguno. En 'Olympia', héroes de los sesenta (David Gilmour, de Pink Floyd), los setenta (Nile Rodgers, de Chic) y los ochenta (Dave Stewart, de Eurythmics) se suman a figuras del jazz (Marcus Miller), alternativos e indies de mediana edad (Mani, de Primal Scream; Flea, de Red Hot Chili Peppers, y Jonny Greenwood, de Radiohead) y caras definitivamente jóvenes (Scissor Sisters y Groove Armada).

Por lo que ha circulado del disco, son estos dos últimos grupos los que colocan en órbita contemporánea al cantante de Roxy Music, tanto en 'Heartache by numbers' como en la fantástica 'Shameless'. Parecida función llevan a cabo la remezcla de 'U can dance' de Dj Hell y la de 'Alphaville' a cargo de Leo Zero. La sangre joven conecta a Ferry con lo mejor de su pasado, cuando su pop conceptual rompía fronteras y sus guiños a la decadencia marcaban estilo.

¿Significan estas colaboraciones que Ferry se ha puesto al día a sus 65 años? Permitidme que ponga en duda una repentina fascinación por lo último en un señor que hace más de dos décadas, cuando aún tenía 40, declaraba que las nuevas músicas le importaban un pito y que sólo ponía la radio cuando iba en coche o hacía la colada. Tanto jovenzuelo intruso más bien parece un inteligente movimiento para captar el interés de otras generaciones, por mucho que Ferry hable del disco como una especie de reunión casual de amiguetes del barrio.

 

 

El segundo motivo para el morbo es la presencia en el disco de Brian Eno. Para los no iniciados en el culto a los Roxy Music-etapa glam, explicaremos que antes de producir a U2 e inventar el ambient Eno militó en la banda a principios de los setenta. Duró dos años, hasta que un Ferry en pleno ataque de protagonismo le invitó gentilmente a largarse. "Dos 'no músicos' en el grupo eran demasiados", dijo el cantante, mientras la discográfica alegaba "choques de personalidad e ideología que llevaron a la incompatibilidad".

 

Enterradas las diferencias 37 años después, Eno lleva a cabo una colaboración más bien testimonial en Alphaville. El paso por el estudio del ex compañero y ex rival fue, en palabras de Ferry, "una visita fugaz". Y ciertamente, frente a la evidente presencia de Dave Stewart y Marcus Miller, la de Eno es imperceptible, y nos da que el tema habría sonado exactamente igual si en vez de él hubiera tocado Pepe Pérez.

 

 

El tercer gran gancho de Olympia es la portada. Aparte de que la modelo sea Kate Moss, o que según Ferry la imagen esté inspirada en el cuadro del mismo nombre de Manet (premio al que vea el parecido), lo bonito de la idea es que recupera la tradición de chicas sexys y tumbadas de los álbumes de Roxy, que en el pasado irritaron tanto a censores y feministas radicales. Y eso, para cualquier fetichista del grupo, puede tener más tirón que las 10 canciones del disco.

Roxy music

Stranded

Roxy country life

Olympia


 

 

 

 

comentarios 5

5 Comentarios

Publicado por: Diego 08/10/2010

Hola, Brian Eno produciendo, y con los artistas que colaboran, y se han mencionado en el articulo, y que son buenos, no creo que el album sea tan malo. Y coincido con Lucky, no es un triunfito, es un tio que se ha currado su carrera.
Y este es un disco mas en su discografia.
Saludos a todos

Publicado por: igs 08/10/2010

hola mikel... no sabia que aparte de en El Comidista te encontraria tambien aqui,... XDD. He picado en este blog porque desde siempre me ha encantado Roxy Music y particularmente Bryan Ferry. Hay maneras y maneras de volver y creo que es una manera elegante, inteligente y excelente de retomar lo que nunca dejo: el reinado de lo Glam escrito ahora en letras de oro. Me encanta lo que he oido...

Publicado por: PLUMÍN 08/10/2010

Hola a todos... Huy perdón, creí que era Papeles Perdidos...

Publicado por: Luckyman 08/10/2010

Bryan Ferry es un artista con mayúsculas. En mi opinión es uno de esos artistas totales con una sensibilidad superlativa y única. No se merece que cada dos líneas se sugiera que su mejor momento ha pasado, para empezar hay que seguir escuchándole sin prejuicios. Honestamente, el reportaje estaba lleno de ellos y escrito de una forma un tanto cínica. ¿Captar al público joven?, ¿reactivar su carrera?. Con todos mis respetos: no estamos hablando de un jodido concursante de Operación Triunfo.
https://www.youtube.com/watch?v=0n3OepDn5GU&ob=av2n

Publicado por: Fran 08/10/2010

¿Discos y morbo? mmmmm, va a ser que no.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal