Papeles Perdidos

Literatura / Poesía

Los mejores libros de la primavera 2011: Poesía

Por: Antonio Ortega08/04/2011

Paul-klee-buste-enfant-1933 El otoño fue provechoso y nos trajo un buen número de libros imprescindibles, pero esta primavera parece no querer quedarse atrás y nos vuelve a sorprender, acaso espoleada como decía Machado, ya en mitad de su vida y a propósito de la nueva estación que nos llega, por el “verde nuevo” que brota “como una verde humareda”. Son novedades poéticas importantes y esenciales, unas cuantas en castellano, pero otras muchas gracias al esfuerzo impagable de esmerados traductores, y no menos de unas editoriales que, a pesar de todas las crisis, se arriesgan con libros procedentes de otras latitudes, de ese mundo poético ancho y espacioso que se abre más allá de nuestras fronteras.

Imagen: Busto infantil, de Paul Klee.

EN ESPAÑOL
En poco tiempo han ido apareciendo algunas más que relevantes recopilaciones y obras completas. La colección Letras Hispánicas, de Cátedra, siempre a la vanguardia en la determinación del canon y en la construcción de una historia crítica de la literatura en castellano, ha incluido a dos nuevos poetas en su nómina: uno es Manuel Padorno (1933-2002), con La palabra iluminada (Antología 1955-2007), en edición de Alejandro González-Segura, un ejemplar resumen de la aventura poética y creativa de este poeta canario, una escritura “donde bebe la llama de la luz”, y que viene a agrandar por derecho la nómina ineludible de los poetas de la generación del 50. El otro es Jaime Siles (1951), con Cenotafio (Antología poética 1969-2009), cuyo editor es Sergio Arlandis, y que se une así a otros integrantes de la llamada generación de los 70, o de los novísimos, que ya forman parte de esta histórica colección, gracias sobre todo a un lenguaje que sabe que la representación verbal es un modo de definir la realidad y dar cuenta de lo vivido. También de la misma generación es Antonio Colinas (1946) que reúne tiempo y vida en su Obra poética completa (1967-2010), editada por Siruela, un iluminador volumen que recoge dieciséis libros, algunos rescatados o ampliados ahora, como La viña salvaje o El laberinto invisible, en el que incluye sus últimos poemas inéditos, siempre fiel a la creencia de que “la realidad es sagrada”.

Siguiendo con las recuperaciones y las obras reunidas, la editorial Pre-Textos acaba de editar, en el año de su centenario, dos libros del cordobés Juan Bernier (1911-1989), uno de los fundadores del grupo Cántico: uno es su Diario (1918-1947), que aparece por primera vez, con toda su sinceridad y lucidez, y con un indudable valor artístico y documental, imprescindible para conocer una época difícil y un momento histórico de la poesía española de posguerra; el otro es su Poesía completa, en edición de Daniel García Florido, una obra que ha permanecido mucho tiempo fuera de circulación, algo incomprensible en un poeta de su intensidad, y en la que el lector podrá descubrir la modernidad de una escritura vital y compasiva, pesimista y pagana, ejemplo de la angustia existencial del hombre. Una poesía que ruega para “Que el rubor se desnude enteramente y la/ escultura/ surja de tactos y torrentes,/ que los zumos de ojos exprimidos y de brazos/ manen de fuentes secretas y de labios”. Este año el festival Cosmopoética le rinde un merecido homenaje.

Quizás uno de los mayores acontecimientos poéticos de los inicios de esta primavera, y que ya está llegando a las librerías, sea la publicación por la editorial Bartleby del primer volumen de la Poesía completa de Javier Egea (Granada 1952-1999), con José Luis Alcántara y Juan Antonio Hernández García como responsables de la edición. Un poeta único e irrepetible, e inexplicablemente fuera de la mayor parte de las antologías de poesía española del siglo XX. Este volumen recoge, anotada y revisada, toda su obra poética publicada en libro. Una poesía grande, plena de emoción y perturbadora, uno de los pocos intentos de creación de una poesía materialista en la historia poética de los últimos años, fuera de la norma y del canon establecido, tanto del comercial como del académico. Como afirma Manuel Rico en el prólogo, “Javier Egea es un poeta que hoy seduce y conmueve a quienes fuimos coetáneos, pero en el que nuevas generaciones de lectores, aquellas que están accediendo a la poesía a la vez que hacen suyo el universo de Internet, encontrarán no pocas claves de su propia vida y se inquietarán al advertir en sus versos significados ocultos, realidades imprevistas y señales de una vida otra que frustró el suicidio”. Desde la turbia soledad quizás, desde la experiencia cotidiana de la vida, pero sin ningún miedo, la de Egea es una escritura total y polifónica, social e intimista, a veces irracional y otras clásica, pero siempre sincera. Ahí va el final de ese becqueriano poema titulado “Materialismo eres tú”: “Si hay noches, raras noches/ que cuando te descubro/ por una de esas calles que llevan al mercado/ parece que una estrella, de golpe, me alumbrara”. La luz, las sombras.

Las novedades son muchas y variadas, y es imposible dar cuenta mínimamente de todas, casi ni nombrarlas. Acaso valgan algunas últimas recomendaciones. Es el caso de Pureza Canelo (1946), que tras publicar en febrero A todo lo no amado (Plaza y Janés), escrito desde el poso de los años y merecedor del XV Premio de Poesía Ciudad de Torrevieja, saca a la luz Cuatro poéticas, en Pre-Textos con una introducción sabia y documentada de José Teruel. Ambos libros darán una idea cabal al lector del vuelo de su poética. La obra de Canelo no deja nunca de sorprender, siempre solitaria e implacable en su escritura, sin más concesiones que las de la propia poesía y su pureza, sin trampas ni ficciones, ambiciosa, atenta a la idea, la verdad y la belleza, una “escritura/ en oficio lento”, que “apacienta el vivir”, pues siempre es una “Extraña/ gran jugada/ existir”. Su autoexigencia y su camino hacia la depuración hacen que Cuatro poéticas sea la reunión de sus libros más reflexivamente poéticos, reescritos y “rehabilitados”, que es el modo en que la poeta los considera. Algo paradójico en quien afirma que "no escribir es escribir de otro modo". Poesía al fin y al cabo, y no literatura. Y para acabar dos libros por venir: Vaso Roto ediciones anuncia la publicación de El fugitivo, la que será la poesía completa de Jesús Aguado (1961), una de las voces más novedosas y originales de la actual poesía española, con una sorprendente versatilidad de formas y argumentos en cada una de sus entregas, planes de fugas que, libro tras libro, gracias a la frescura esquiva de su lenguaje, le permiten evadirse de ese mundo con el que no se entiende y sobre el que profundamente reflexiona. La editorial DVD anuncia igualmente la próxima aparición de Porno ficción, el libro de Diego Doncel (1964) que ha merecido el XXXVII Premio de Poesía Ciudad de Burgos, largos poemas en versículos, con destacadas imágenes extraídas de la cotidianeidad, y que muestra una realidad casi pornográfica, pues es un libro de amor pero también de ideología, que da cuenta de los lugares donde el pensamiento ha sido arrasado por la sociedad del bienestar, pues como evidencia uno de sus versos, “hoy lo real se confunde con el consumo de lo real”. Que la espera no sea larga.

Otro libro de la temporada es el de Luis García Montero, Un invierno propio (Visor), al que Babelia dedicó la sección de El libro de la semana.

EN OTROS IDIOMAS
La poesía norteamericana, más allá del maestro Ashbery, empieza a ser reconocida y leída con gran interés y dedicación por unos lectores cada vez más devotos. Tras la reciente publicación por Visor de Poemas dispersos de Jack Kerouac y de Las siete edades de Louise Glück por parte de Pre-Textos, dos excelentes libros que cualquier buen lector no debería dejar pasar, acaba de aparecer en librería Tensar el arco y otros poemas, de Robert Duncan (1919-1988), publicado por Bartleby y en traducción de Marta López-Luaces. Esta es la primera vez que su poesía aparece en España, y el libro recoge una amplía antología de sus obras. Uno de los más destacados poetas estadounidenses, sus poemas adoptan una forma de "respiración" que no tiene que ver con las reglas tradicionales de la métrica y de la rima, y por eso tienen la apariencia de grandes collages, donde todo tiene cabida. A pesar de su afiliación a varios movimientos importantes en la poesía norteamericana, Duncan forjó un estilo único y propio, un espacio poético verbal, simbólico y obsesivo, lleno de referencias. El poema entendido como una forma puramente orgánica. Por eso la nostalgia de lo comunitario, pues la relación comunitaria entre los hombres tiene a las palabras como punto de encuentro, como la posibilidad de comunicación y entendimiento mutuo, una especie de ley de la tierra. Entre lo próximo que Vaso Roto tiene previsto editar, está la antología La escuela de Wallace Stevens. Un perfil de la poesía norteamericana contemporánea, seleccionada y prologada por Harold Bloom, en traducción de Jeannette L. Clariond: ochocientas páginas donde tienen cabida gran parte de los mejores poetas  norteamericanos, desde el propio Stevens, Hart Crane o Elizabeth Bishop, hasta Anne Carson o Henri Cole. Sin duda será un imprescindible libro de referencia.

La poesía en lengua portuguesa, a ambos lados del Atlántico, viene representada por dos libros editados por Vaso Roto. La nueva entrega de Lêdo Ivo (1924), Calima (Mormaço), es también otro acontecimiento, pues se publica aquí simultáneamente en español y portugués, antes que en Brasil. Traducido por Martín López-Vega, reúne poemas escritos entre 2003 y 2009, y es un libro que, como dicen sus editores, “recorre sus preocupaciones esenciales y en el que desarrolla un concepto capital de su poesía: la del universo complejo como divinidad única y múltiple a un tiempo”. Son esas epifanías que no están muy lejos de eso que los científicos llaman sistemas no lineales, caóticos o impredecibles, un universo construido por la suma de instantes perdidos. Geográficamente más cercano, Valter Hugo Mãe (1971), así en minúsculas, es sin embargo uno de los más importantes poetas portugueses de la última década, y así lo demuestra folclore íntimo, también traducido por López-Vega. Es una antología que recoge más de diez años de creación poética inteligente, directa y sensible, poemas que se muestran diferentes entre sí gracias a la narratividad progresiva de sus versos, acentuada en las obras más recientes, además de por la intimidad y la confesionalidad cada vez más evidente en una escritura que, entre la ferocidad incondicional y una vulnerabilidad honda, despertará la atención dormida del lector español.

Para acabar este urgente e incompleto recorrido, una última recomendación: Tengo una cita con la muerte (Poetas muertos en la Gran Guerra), con selección, traducción y prólogo de Borja Aguiló y Ben Clark, y editado por Linteo. Poemas escritos por jóvenes poetas británicos muertos en la Primera Guerra Mundial, y encontrados en cartas y bolsillos, publicados en periódicos y escritos en las trincheras, y sin duda más que un testimonio singular y trágico, una poesía de la guerra, enfrentada a la muerte. Acaso los versos de Leslie Coulson, uno de los poetas aquí seleccionados en un poema titulado “Desde el Somme”, resuman crudamente la verdadera naturaleza del conflicto: “Dentro de mi alma siento crecer una música extraña/ vastos cantos de una tragedia demasiado profunda/ -demasiado profunda- / para ser pronunciada por mis pobres labios”. Que disfruten, y la tierra les sea leve.

Y un libro sobre poesía esencial es Matemática tiniebla. Poe, Baudelaire, Mallarmé, Valéry, Eliot. Genealogía de la poesái moderna, con selección y prólogo de Antoni Marí (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores), elegido por Babelia como El libro de la semana el 4 de abril.

PD. La próxima semana será el turno de los libros de narradores en español.

 

comentarios 12

12 Comentarios

Publicado por: Alberto Granados 08/04/2011

Creo que, efectivamente, uno de los libros del año va a ser "Poesía Completa. Volumen I", de Javier Egea. Vivo en Granada y sé que el libro no ha dejado indiferente a nadie por mil razones. Estamos en plena Feria del Libro y en en pleno Festical Internacional de Poesía.
Yo he hecho un modesto análisis del libro ys su circunsatancias: http://albertogranados.wordpress.com/2011/05/08/reivindicando-a-javier-egea/

Publicado por: Horacio 08/04/2011

Para mi gusto la novela EL RUTA. SIGÜENZA-ALCALÁ, de Fidel Vela, es la mejor que he leído en los últimos diez años. (www.cultivalibros.com)

Publicado por: Enrique Benítez 08/04/2011

Me sumo al comentario de C. Dolores Escudero. EL UMBRAL, de MV Atencia, es un librazo. Pre-textos.

Publicado por: Antonio 08/04/2011

Alguien tiene que poner coto a la censura galopante que se está posesionando de los foros de este diario, pues se sigue ejerciendo, si cabe con más saña, contra los que, como yo, se han enfrentado a los administradores que la ejercen, denunciando sus maniobras. Esta queja se está convirtiendo en un clamor en los últimos tiempos. Mi motivo para exponerla en este espacio, y en otros de similar hechura, es porque son los únicos en los que puedo plasmar una protesta que, de otra manera, resulta imposible: cualquier queja ante los censores es tan inútil como las súplicas ante El Guardían de la Ley. Y esto es lamentable. La administración –censura férrea muchas veces- de los foros, se lleva a cabo de una manera arbitraria. No tengo nada contra este sitio. Mi comunicado no va dirigido contra él ni su autor. Es una llamada de atención allí donde el mensaje puede ser escuchado, y esta, entre otras, es una buena plataforma. No pretendo interferir en su discurso. Mírenlo como una octavilla dejada caer en su estancias, o como una pintada en sus paredes.

Publicado por: C. Dolores Escudero 08/04/2011

¿ Y María Victoria Atencia no es de primavera?

Publicado por: Apollinaire 08/04/2011

DONDE NO HABITE EL OLVIDO, antología poética 2011, una guía muy interesante de poesía española actual e independiente. Publicado en Legados Ediciones este mismo año.

Publicado por: juegos 08/04/2011

El libro de Pureza Canelo esta muy bueno, lo recomiendo, que bella es la poesia :)

Publicado por: Poesia y fotografia 08/04/2011

"La estación que gusta al cuco" de José Jiménez Lozano.
Una delicia.

http://lalugareja.blogspot.com/2010/12/15-euros.html

Publicado por: alena.collar 08/04/2011

De Alma Pagés: Laietana, poemas que olvidé escribir de joven. ed Crusoe.
De Rafael Juárez: Medio Siglo. ed Pretextos.

Publicado por: Peter Griffin 08/04/2011

Que habla de los libros de 2011, no de 2010, hay que leer un poquito mas....

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal