Papeles Perdidos

Veranos literarios / 11

Una noche de juego mágico en Rayuela, de Cortázar

Por: Winston Manrique Sabogal15/08/2011

Verano recomendado por ASCENSIÓN MARTÍN
Rayuela "Desde la ventana de su cuarto en el segundo piso Oliveira veía el patio con la fuente, el chorrito de agua, la rayuela del 8, los tres árboles que daban sombra al cantero del malvones y césped, y la altísima tapia que le ocultaba las casas de la calle. (...) Por la noche la rayuela tenía como una débil fosforescencia y a Oliveira le gustaba mirarla desde la ventana. (...)
Talita alzó la cabeza y vio a Oliveira en la ventana. Tardó en reconocerlo, y se balanceaba en una pierna, como sosteniéndose en el aire con las manos. Mirándola con un desencanto irónico, Oliveira reconoció su error, vio que el rosa no era rosa, que Talita llevaba una blusa de un gris ceniciento y una pollera probablemente blanca. Todo se (por así decirlo) explicaba: Talita había entrado y vuelto a salir, atraída por la rayuela, y esa ruptura de un segundo entre el pasaje y la reaparición había bastado para engañarlo como aquella otra noche en la proa del barco, como a lo mejor tantas otras noches. Contesto apenas al ademán de Talita, que ahora bajaba la cabeza concentrándose, calculaba, y el tejo salía con fuerza de la segunda casilla y entraba en la tercera, enderezándose, echando a rodar de perfil, saliéndose de la rayuela, una o dos baldosas fuera de la rayuela.
— Tenés que entrenarte más -dijo Oliveira- si le querés ganar al 8.
—¿Qué hacés ahí?
— Calor. Guardia a las once y media. Correspondencia.
— Ah -dijo Talita-. Qué noche.
- Mágica -dijo Oliveira, y Talita se rió brevemente antes de desaparecer bajo la puerta".
A aquella noche veraniega en Buenos Aires de Rayuela, de Julio Cortázar (1914-1984), nos trasladamos hoy por sugerencia de ASCENSIÓN MARTÍN, una de  las lectoras del Facebook de Babelia. Ella hubiera querido vivir justo ese verano que encabeza el post de uno de los libros más queridos por los hispanohablantes, de uno de los escritores latinoamericanos más importantes e influyentes de la segunda mitad del siglo XX. Más alllá de la turbulenta y atractiva historia de amor entre Oliveira y La Maga, está la estructura de una obra que trastocó el orden novelístico tradicional y generó diversas lecturas desde supublicación en 1963. Un libro imprescindible poblado de personajes e historias inolvidables.
A la sombra de este verano de Rayuela, vivido por Oliveira y Talita, aprovecho para contestar a varios seguidores de Papeles perdidos y sus deseos de haber querido ser testigos de otros veranos literarios pero que no abordaré este año porque ya lo hice en la edición pasada de esta serie. A cambio, lo que haré será recordar el artículo respectivo donde evoqué periodos estivales de algunos de los escritores mencionados por ustedes como Virginia Woolf, Marcel Proust, Francis Scott Fitzgerald, Gabriel García Márquez y Cesare Pavese:
 A Milena que le gustaría vivir el verano descrito por Virginia Woolf en La señora Dalloway, le digo que en este mismo enlace puedes recordarlo porque fue uno de los artículos de la serie de 2010.
  A Beatriz, seguidora de Marcel Proust, en En busca del tiempo perdido, le sugiero asomarse  al periodo estival del autor francés en este enlace, uno de los más visitados el año pasado.
 A Juanan, que hubiera sido feliz en una de las fiestas de El gran Gatsby, de Fitzgerald, por ahora puedes sentirte como invitado en este enlace.
A Marian, que quisiera vivir un verano como el descrito por García Márquez de Fermina Daza y Florentino Ariza, ya mayores y enamorados remontando el río, le digo que se trata de El amor en los tiempos del cólera y van por las aguas del Río Grande de la Magdalena, que recorre Colombia de sur a norte. Este año no abordo ningún verano del Nobel colombiano porque ya lo hice en 2010 con un cuento maravilloso titulado La siesta del martes que puedes ver aquí.
 A Estoy leyendo, que habla de El bello verano, de Pavese, lo invito a que vea el artículo que escribí  sobre el autor italiano, basado en el relato El mar, que puedes ver aquí.

Gracias a todos los lectores de Papeles perdidos que están siguiendo esta serie que busca rescatar algunos veranos descritos por importantes escritores, y cuyos episodios o pasajes nos hubiera gustado vivir o simplemente revivir a través de su lectura. Y especialmente gracias  esos lectores que han participado expresando cuáles son sus periodos estivales favoritos de la literatura y a quienes el blog de Babelia ha dado esta última semana y hoy todo el protagonismo. A partir de mañana vuelvo a los veranos literarios sorpresa. El de mañana, por ejemplo, será en el París aristocrático del siglo XVIII, plagado de intrigas y crueldades en nombre del juego del deseo y la pasión.

 

VERANOS LITERARIOS 2011 (aquí la serie 2010 y 2011):

10- Huéspedes de lujo en Retorno a Brideshead, de Waugh

9- Visita el País de Nunca Jamás con Peter Pan, de Barrie

8- El vuelo luminoso de Tokio blues, de Murakami

7- Revivir ante la belleza en La muerte en Venecia, de Mann

 6- Bajo las estrellas y la alegría de El camino, de Delibes

5- El verano delator de Ana Karenina, de Tolstói

4- El esplendor de la felicidad en Memorias de Adriano, de Yourcenar

3- En la campiña de Orgullo y prejuicio, de Austen

2- El calor sin tiempo en la Comala de Pedro Páramo, de Rulfo

1- Marchitar y florecer en los dominios de El Gatopardo, de Lampedusa

Prólogo: El verano literario de tu vida

 

comentarios 13

13 Comentarios

Publicado por: augustbecker 15/08/2011

"anacronismos superadísimos hace decenios."

Señora Morado, lamento decirle que el criterio de superación en literatura no es el paso del tiempo. Hay obra buenas y obras malas, no obras anacrónicas y obras superadas. ¿Es anacrónica La Divina Comedia respecto El Castillo de Kafka? ¿Está superado el Quijote por el Ulises de Joyce? No sé de qué está hablando, Señora Morado, pero desde luego, no de literatura. Quizá de la tiranía de la moda...

Publicado por: El de abajo abajo 15/08/2011

A true lesson in uselessness! Not even funny...

Calificación: Suspenso.

Publicado por: Elena Morado del rio 15/08/2011

Más pasada de moda no se puede estar.

Con lo que hay por el mundo y aquí sólo te ofrecen anacronismos superadísimos hace decenios.

Tiene usted unas actitudes de loka de barrio en ciudad de provincias que sólo provocan una reflexión: en serio , alguien paga por eso?

Publicado por: MARIQUIÑA 15/08/2011

Para EL paranormal DE ABAJO ABAJO: tío, tu intervención es una p. boñiga en medio de un campo de margaritas. Estaba leyendo todas las intervenciones tranquilamente (la de Newman incluso tres veces) y me doy de narices con una cosa seca y maloliente, tu post. En fin, para mí Cortázar es Rayuela y para de contar. El resto “tó pa ti“. Por cierto, tu nick me recuerda a las colillas. ¿Te peinas con la raya al lado o al medio?

Publicado por: josé alias 15/08/2011

-

http://deviajesyrayuelas.blogspot.com/


-

Publicado por: josé alias 15/08/2011


CrÓNICA de VIAJES y RAYUELaS

-

Esta Crónica de Viajes y Rayuelas es un libro único sobre los queridos y añorados autonautas de la cosmopista, Julio Cortázar y Carol Dunlop, por la clara luz con la que ambos son contemplados aquí: la luz del joven José Alias, cuyo primer encuentro fortuito con el autor de Rayuela en Madrid le descubre a una persona receptiva, amable, nada alejada de lo que muestra su literatura; al punto de iniciar desde entonces una amistosa correspondencia, recogida en este volumen, y un fructífero intercambio de visitas.
-
El relato de dicha amistad, que pronto se extendería a Carol Dunlop, es lo que muestra este intenso libro, que puede leerse como una novela, una crónica o un sentido homenaje.
-

Publicado por: El de abajo abajo 15/08/2011

¿Dónde está la sabelotodo enclítica cuando más falta nos hace? Venga, MariEnclíticaquiña, danos tu magistral lección sobre narratología tomando la Rayuela como base de tu deslumbrante y esmerado análisis.

¿Quien calla otorga?

Publicado por: Paz 15/08/2011

Me leí Rayuela en la forma convencional, esto es, de la primera página a la última; y más tarde, a saltos, como en el juego al que alude el título. Si os digo la verdad, no sé cuál de las dos lecturas me sorprendió más.
Lo bueno de este magnífico libro es que uno siempre puede volver a jugar. Cualquier día de estos tiro la piedra.
Gracias Winston, de nuevo, por la invitación. :)

Publicado por: Mayte 15/08/2011

Precioso, precioso libro. Gracias por recordarlo. Sigue así.
.
http://periodistayenparo.blogspot.com/

Publicado por: Vicente 15/08/2011

Desde siempre una de mis lecturas preferidas.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal