Papeles Perdidos

AVANCE LITERARIO

Stephen King regresa al pasado para salvar a J. F. Kennedy

Por: Abel Grau13/03/2012

Jfk2

Fotograma de JFK, de Oliver Stone.

 

Si una encuesta preguntara qué hecho histórico cambiaría usted para enmendar el curso del trágico siglo XX, la opción más votada sería seguramente eliminar a Adolf Hitler, pero a no mucha distancia seguiría la de evitar la muerte de John Fitzgerald Kennedy. ¿Cómo sería el mundo si el carismático, telegénico y mujeriego presidente estadounidense hubiera sobrevivido al atentado del 22 de noviembre de 1963 en Dallas? Esta realidad alternativa (muy estimada por la cultura pop) es la que explora Stephen King en su nueva novela, 22/11/63, que deja de lado las historias de terror y se adentra en la ciencia-ficción a través de la aventura de un profesor de instituto que regresa al pasado con una misión: cazar a Lee Harvey Oswald y salvar a JFK. Babelia te ofrece un avance de las primeras páginas de la novela -seleccionada por The New York Times en su lista de los diez mejores títulos de 2011-, que publicará Plaza y Janés la próxima semana.

 

No ha sido una historia fácil para el maestro del terror, que la ideó hace 40 años. “Originariamente intenté escribir este libro hace mucho, en 1972. Abandoné el proyecto porque la investigación que acarrearía parecía demasiado ardua para un hombre que enseñaba jornada completa”, explica King en el epílogo. “Había otro motivo: incluso nueve años después del suceso, la herida era demasiado reciente. Me alegro de haber esperado”. No ha sido tiempo perdido, que digamos. Desde entonces ha escrito unas 50 novelas (con hitos como Carrie, El resplandor, It, Misery...), ha vendido millones de libros, ha sido adaptado con éxito al cine y la televisión, y a pesar de ser vilipendiado por la crítica más elitista ("escritor de folletines baratos", lo llamó el mandarín de mandarines, Harold Bloom), se ha convertido en el monarca mundial del género, creador de un universo magnético, exuberante y pavoroso. Después de todo eso, King tomó distancia. Hace un par de años rescató el proyecto y se zambulló en la abundante bibliografía sobre el magnicidio. El resultado ha convencido a la exigente crítica de The New York Times, que ha calificado la novela como “una de las mejores historias sobre viajes temporales desde H. G. Wells”.

11 22 63 stephen kingLa novela narra la aventura de Jake Epping, un maestro de instituto en un pueblo del estado de Maine, treintañero y recién divorciado, que descubre un pasadizo temporal en la despensa de un restaurante. El dueño del local, Al Templeton, le muestra el insólito hallazgo. La brecha da entrada al 9 de septiembre de 1958, exactamente a las 11.58, cinco años antes del asesinato de Kennedy. La ventaja es que, independientemente del tiempo que el viajero pase allí, al cruzar de vuelta tan solo han transcurrido dos minutos en el presente. Y todo se reinicia.

 

Al ha utilizado ese agujero temporal varias veces en incursiones breves (por ejemplo, para comprar carne de ternera a precios de hace medio siglo) pero su gran sueño siempre ha sido detener a Oswald. Con todo, ya es demasiado tarde para él, porque padece un cáncer irreversible. Pero Jake debe intentarlo. “Si alguna vez quisiste cambiar el mundo, esta es tu oportunidad. Salvar a Kennedy, salvar a su hermano, salvar a Martin Luther King. Detener los disturbios raciales. Impedir Vietnam, tal vez. Deshazte de un miserable descarriado, socio, y podrás salvar millones de vidas”. La misión, sin embargo, no es tan sencilla. No vale con localizar al francotirador y quitarlo de en medio. La autoría del magnicidio es una cuestión embarrada y Oswald podría no ser el único responsable. De ahí arranca un thriller con una doble investigación: desentrañar qué qué ocurrió realmente aquel fatídico día e indagar sobre lo que podría haber sucedido de seguir Kennedy con vida.

 

Epping asume el reto y, una vez en 1958, adquiere una nueva identidad con el nombre de George Amberson, profesor de literatura en el instituto de una pequeña localidad cercana a Dallas. Allí descubre el día a día de la América de mitad del siglo XX, que King describe con gran viveza. Son los orgullosos Estados Unidos de Eisenhower, con grandes Fords, espesas nubes de tabaco, hamburguesas como ya no se hacen, baseball "como debe jugarse" y el volcánico rock de Elvis; aunque también sea aquel país de prejuicios raciales y mujeres sometidas al varón. (Es la misma sociedad de Regreso al futuro y Mad Men). Tiene cinco años para disfrutarlo. Así, la gran misión se mezcla con la vivencia íntima, y mientras sigue los pasos de Oswald comienza un romance con una joven bibliotecaria, Sadie Dunhill, en una América optimista pero atemorizada por la crisis de los misiles y el temor al holocausto nuclear. Sin destripar mucho la trama, se puede avanzar que la manipulación de la historia no es tan sencilla como plantea Al, y que incluso cuando parece que se ha logrado, sus consecuencias son imprevisibles. Valga apuntar tan solo que las biografías de personajes como Paul McCartney y Hillary Clinton sufren modificaciones notables.

 

Eso sí, quienes busquen aquí nuevas revelaciones sobre el magnicidio, no las van a encontrar, tal como advierte King. “Dos preguntas siguen pendientes: ¿fue de verdad Lee Oswald quien apretó el gatillo y, en caso de serlo, actuó solo? Nada de lo que he escrito en 22/11/63 ofrecerá respuestas a esas preguntas, porque el viaje en el tiempo solo es una interesante ficción.” Una ficción sobre el universo Kennedy que, con todo, ofrece al autor un estupendo campo de pruebas para abordar cuestiones de calado. Como ya demostraron Don DeLillo en Libra, que se adentraba en la turbulenta vida de Oswald, y James Ellroy en América, que transcurre en el mismo período (1958-1963) e indaga en las conexiones entre la CIA, el FBI y la mafia y su papel en el magnicidio.

 

En este caso, sirve a King de excusa para meditar -apunta Erroll Morris en The New York Times- "sobre la memoria, el amor, la pérdida, el libre albedrío y la necesidad. Es un cañón de novela, llena de respuestas a las preguntas: ¿Puede un hombre marcar la diferencia? ¿Se puede cambiar la historia, o vuelve a su sitio de un chasquido como una goma elástica? ¿El amor triunfa por encima de todo? (El gran tema)”. Y aunque al principio dijimos que King deja de lado el terror, no es exactamente así. Como señala Morris, en 22/11/63 el horror está imbricado en el día a día, es algo a la vez familiar, indiferente a los seres humanos e inexorable: es el tiempo.

Puedes leer aquí las primeras páginas de 22/11/63

comentarios 31

31 Comentarios

Publicado por: Moriarty 13/03/2012

http://lasmilvidas.blogspot.com.es/2013/05/221163-una-novela-de-stephen-king.html

Publicado por: nicolas soriano claret 13/03/2012

es una trama muy bien lograda por demas super interesante mas sin envargo nada de lo que haga king me sorprende por que el es extraordinario

Publicado por: John Ghost 13/03/2012

Algunos fans de Stephen King están aproximándose a este autor: Gabri Ródenas. Su novela EL BÚNKER DE NOÉ dicen que tiene un estilo similar. Yo no lo creo, pero he disfrutado mucho leyéndola... http://tinyurl.com/bmozqdf

Publicado por: HjorgeV 13/03/2012

Al final del fragmento ofrecido, me quedé tan pasmado que empecé a imaginar una historia: yo rejuvenecía. Pero a cambio de que envejeciera aún más mi madre.


Un año ganado para mí, era un año perdido para ella. Y así.


Al comienzo algo nada especialmente notable para ninguno de los dos; mas, alcanzado el lustro, las cosas empezaban a cambiar notablemente.


Además, había aparecido la avidez. ¿Qué le importaría envejecer un par de añitos más a quien ya parecía mi abuelita, a cambio de que su nieto fuera más joven y fuerte y pudiera gozar más de la vida?


¿Qué haría cada uno -me pregunté- de tener realmente esa posibilidad? (Obviamente, nada interesante para un veinteañero.)


¿Tengo que explicar cuál ha sido la magia producida por este gran narrador (aunque no haya leído nada de él antes)?


Fue el efecto también (gracias Abel por anotarlo) de la frase final del artículo: "el horror está imbricado en el día a día, es algo a la vez familiar, indiferente a los seres humanos e inexorable: es el tiempo".

Publicado por: felizísima fortuna 13/03/2012

Si JFK se hubiera casado con la Marylin y hubiese nombrado a Sinatra embajador en Italia, los EE.UU. habrían granjeado muchas simpatías del resto del globo.

Publicado por: el vizconde valmont 13/03/2012

La mejor reseña que he encontrado sobre el libro. Buenísima reseña en general.

Publicado por: Moisés roguer 13/03/2012

¡Que buena nota!, espero con ansias este libro. Espero y salga pronto en español. Creo que será interesante la historia.

Publicado por: Hugo Delgado 13/03/2012

Me ha extrañado que King quisiera revisar un caso así y sus consecuencias, aunque viniendo de él segur que sale algo potable... aunque tampoco me esperaba un segundo libro de El Resplandor, así que...

Publicado por: Amed soto 13/03/2012

Era imposible salvar a Kennedy, con esa terrible y poderosa máquina de guerra en contra, tenía poca probabilidad de terminar su mandato, tanto que con su brazo mediático, apuntaron hacia el tonto Oswald para tapar con la cortina de lo imposible el magnicidio, pero si aceptamos la mision del sr. King, pienso que seria otra America a la de hoy, y hablo desde Canada hasta Argentina, pues creo que JFK fue uno de los primeros en pensar sobre globalizacion, y lo que hoy se da en otras regiones del mundo, lo habríamos aplicado en nuestro continente hace mucho, entonces no estariamos uno, sino dos pasos adelante, pero aquellos poderosos, que tal vez pensaron la idea, la rotularon como comunismo, un terrible pecado en esos dias.
Si les interesa, hay nuevos videos en Youtube, sobre el caso JFK, observen y analicen, chao!

Publicado por: Dr. Johnson 13/03/2012

Parece interesante la forma de entrar en el pasado, entras en un establecimiento por una puerta, y sales por otra 50 años atrás... Bien curioso, aunque no se si original, pues no soy aficionado a este género de literatura.
La historia podría ser interesante, como pueden serlo las ficciones de viajes al pasado o al futuro, o la Historia alternativa y sus dilemas filosóficos, aunque naturalmente, todo depende de la capaciodad del autor. Pero el Sr. King no me interesa demasiado.
Partiendo del Efecto Mariposa, cualquier cambio en el pasado, por nímio que parezca, es susceptible de cambiar la historia del tiempo sucesivo de forma dramática. Pero quizá no fácil de imaginar.
Por ejemplo, una de los billones de balas disparadas en la 1ª Gerra Mundial pasa a través de la cabeza de cierto cabo austriaco enrolado en el ejército de Bohemia y... ¿habría existido el partido nazi? ¿Habría habido 2ª Gerra Mundial?
Otro ejemplo, un escuchimizado adolescente gallego con voz de pito es admitido en la Escuela Naval Española. En 1936 es Capitan de Navío o de Fragata en Cartagena. Pasa la guerra civil al mando de un crucero de la flota republicana, posteriormente se exilia en Cuba... ¿Como hubiera sido la historia de España de los últimos 70 años?
Con Kennedy vivo la Historia podría haber sido cualquier cosa, incluso muy parecida a la que conocemos, que creo que hubiera sido lo más probable.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal