Papeles Perdidos

Pete Seeger

Por: Mª Inés Amado15/06/2012

 

Mañana en Babelia

“Su capacidad para describir el mundo llegó al imaginario de millones de personas a través de cientos de canciones”. “Fue el culpable de que parte de su país cantara al unísono el tema We shall overcome, un góspel de principios de siglo que acabó convertido en el emblema extraoficial de la lucha contra el racismo encabezada por Martin Luther King…”, escribe Barbara Celis en el texto que abre mañana Babelia, dedicado a Peter Seeger, figura del activismo musical y político del siglo XX, y también del mundo globalizado, que publica The Complete Bowdoin College Concert 1960 (distribuido por Karonte). 51Ev41AIzkL__SL500_AA300_“La música es poderosa”, afirma Seeger en la entrevista realizada en su casa del valle del río Hudson, al norte de Nueva York (“Lavo los platos, enciendo el fuego y, cuando mi espalda me lo permite, corto leña con un hacha”, explica sobre su quehacer diario). El músico intervino en la celebración de la toma de posesión de Barack Obama en 2009, y el pasado otoño apoyó al movimiento Occupy Wall Street. Así que Seeger, de 93 años, sigue militando, y componiendo, como le cuenta a Barbara Celis (de quien enlazamos la crónica que escribió cuando pasó a ser nonagenario: Pete Seeger, el rebelde que llegó a los 90 años).

 

La-oceanada-9788493793623 ACA0248 9788435061988 Portada_epistolariojrj2

 

 

 

 

 

 

En las páginas de literatura de Babelia, Alberto Manguel firma la crítica de El Libro de la Semana: La Oceanada, de Réjean Ducharme (Doctor Domaverso) (“la más tierna, la menos cínica de las novelas de Ducharme”). Antonio Muñoz Molina escribe  – Arqueología del ahora mismo, de su serie semanal Ida y vuelta- sobre Historia menor de Grecia. Una mirada humanista sobre la agitada historia de los griegos (Acantilado), de Pedro Olalla (“un hombre que habla y escribe con la misma solvencia sobre la Grecia clásica y la Grecia de ahora, sobre el fundamento griego de casi todas las cosas mejores que tenemos y sabemos y sobre el desastre de una Europa subordinada a los grandes poderes económicos, deshabitada de ciudadanía, estragada por clases políticas incapaces y corruptas”). Jacinto Antón entrevista a Lindsey Davis, que publica Rebeldes y traidores. La revolución de Cromwell (Edhasa). Andrés Trapiello reseña el segundo tomo de las cartas de Juan Ramón Jiménez: Epistolario II, 1916-1936  (Residencia de Estudiantes); José Manuel Sánchez Ron, Un erizo en la tormenta. Ensayos sobre ideas y libros (RBA), de Stephen Jay Gould, y Solos en el universo. El milagro de la vida en la tierra (Pasado & Presente), de John Gribbin (“Uno celebra la diversidad, la de la vida terrestre, mientras que el otro argumenta que el nicho de esa variedad es singular, y de una singularidad casi absoluta, cósmica”); José Antonio Millán, Diccionario de términos médicos (Real Academia Nacional de Medicina); Javier Valenzuela ¿Qué nos ha pasado? El fallo de un país (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores ), de Andrés Ortega y Ángel Pascual-Ramsay; y Jordi Gracia. Una forma de resistencia (Alfaguara) , de Luis García Montero.

Solos-en-el-universo Sobre_que_ha_pasado Portada-una-forma-de-resistencia_grande Portada-naturaleza-casi-muerta_med

 

 

 

 

 

 

Una Entrevistorieta a Jorge Drexler realizada por Liniers ocupa las páginas centrales, en las que  Rocío García  da cuenta del próximo estreno de la película La suerte en tus manos, dirigida por  Daniel Burman y protagonizada por el músico.

Cierra el número 1.073 de Babelia la sección Lecturas compartidas, que Rosa Montero dedica a los nuevos libros de Carme Riera (Naturaleza casi muerta, Alfaguara) y Claudia Piñeiro (Betibú, Alfaguara).

comentarios 0

LETRAS EN 360º

¿Quién quiere ser una estrella de la autoedición?

Por: Virginia Collera14/06/2012

Ben Galley
Ben Galley, todo un veterano de la autoedición. www.bengalley.com

Cierto. El éxito no lo es todo. El éxito no es sinónimo de felicidad pero, así las cosas, vamos a olvidarnos de sensatas recomendaciones durante un rato y seguir las instrucciones, cortesía de The Guardian, para convertirnos en el próximo fenómeno editorial. Quien no sea tan ambicioso, puede limitarse a leer la lista de los mejores libros para impresionar a las chicas -según The Paris Review-, reflexionar sobre la pujanza del creacionismo en Corea del Sur o tratar de responder a la pregunta: ¿Por qué Mónaco no tiene poetas que le escriban?    

REINO UNIDO

The Guardian ha elaborado el decálogo que todo escritor en ciernes debería leer y seguir: 

1. Elige el libro, el género y el título adecuados

Evita la ficción literia, los libros infantiles o los de temática esotérica: en esos campos sigue siendo más recomendable acudir al editor de siempre. Ahora triunfan los géneros populares respaldados por grandes comunidades online: fantasía, erótica, chick-lit y thrillers. Ah, y a la hora de titular conviene tener unas nociones de SEO para que los buscadores te encuentren fácilmente.   

2. No apuestes todo a Twitter y a Facebook 

Ben Galley, escritor de éxito que autoeditó su primer libro a los 22 años, cree que todo autor debe tener una página web. Él tiene la suya y, además, ofrece sesiones de asesoramiento para escritores noveles por Skype, teléfono o presenciales.

3. Busca ayuda en el crowd-sourcing

Aunque no lo parezca, a los lectores les importa, y mucho, la factura del libro, así que no es mala idea confiar al crowd-sourcing la revisión del manuscrito o el diseño de la cubierta, como hizo Galley. 

4. Asume riesgos

Todo vale para conseguir visibilidad. Rachel Abbott consiguió que su libro Only the Innocent escalase hasta el número 1 de los más vendidos en Amazon por las buenas críticas que cosechó enviando peticiones de reseñas a influyentes blogueros.

5. Regala tu libro

Es una de las mejores estrategias de marketing. Aunque sólo tiene razón de ser durante un tiempo limitado.

6. Haz un uso inteligente de las redes sociales

Por ejemplo, una herramienta como Tweet Adder te permite saber qué usuarios siguen a escritores del mismo género que el tuyo.

7. Habla, nada de spam 

Los tweets promocionales deben estar limitados a uno por hora -según Michael Hicks- o cinco al día -según Ben Galley-. Sí, reconocen, tener una legión entusiasta de seguidores lleva su tiempo. Paciencia.

8. Trabaja, trabaja, trabaja

Las horas robadas al trabajo, la familia y el sueño no terminan cuando se publica el libro. El marketing es insaciable (aunque conviene seguir dedicando más tiempo a la escritura que a la promoción).

9. No te olvides de las librerías de toda la vida

Sobre todo si el libro versa sobre un tema local.

10. Apunta alto

¿Un superventas de la autoedición debe aceptar ofertas convencionales teniendo en cuenta que sus ingresos por derechos de autor serán considerablemente menores? A. ¿Por qué no? Todavía se venden más libros físicos que digitales. B. Siempre se puede imitar a John Locke, el autor del millón de e-books, que ha firmado un contrato de distribución con Simon & Schuster para que sus libros lleguen a las librerías de Estados Unidos y Canadá sin ceder el control editoral sobre su obra.

Bonus: todo escritor que quiera autoeditarse debe tener talento para el marketing digital y suerte, mucha suerte, porque la mitad de los escritores que se lanzaron a la autoedición en 2011 ganaron menos de 397 euros, según Taleist. (vía The Guardian)

Ahora bien, si uno es de ambiciones más modestas, en (¿el consultorio?) The Paris Review aconsejan qué libros leer (o, al menos, pasear) para impresionar a las chicas. El reto: que el portador de los libros en cuestión parezca a sus ojos intelectual a la par que sexy. La respuesta: querido A., tu amigo no debe avergonzarse de sus gustos y debe tratar de encontrar a alguien que lo quiera como es. Pero, por si acaso, aquí va la lista: Historia de la locura en la época clásica de Michel Foucault, The Power Broker de Robert Caro, cualquiera de Zizek, Los hermanos Karamazov de Dostoievski, El lamento de Portnoy de Philip Roth, cualquiera de Haruki Murakami, Éramos unos niños de Patti Smith... (vía The Paris Review)

Continuar leyendo "¿Quién quiere ser una estrella de la autoedición?" »

comentarios 9

La reina que perdió un marido y conservó una cabeza

Por: Tereixa Constenla14/06/2012

1930_36
Giles Tremlett tiene algo a favor para trazar un retrato desapasionado de una reina, cuya vehemencia alteró la historia: es agnóstico. Catalina de Aragón (1485-1536) pasó a la posteridad con trazos gruesos y deformes. “Más que de la nacionalidad del biógrafo, su visión ha dependido siempre de la religión de los historiadores. Para los católicos es una santa y para los anglicanos, una papista además de mentirosa”, afirma Tremlett, autor de una nueva biografía sobre la infanta española que reinó en Inglaterra y se enfrentó a los deseos del mayor decapitador de cabezas conyugales que ha reinado en Europa, Enrique VIII.

Hay otro aspecto que también equilibra la balanza. Tremlett es un británico que reside desde los noventa en España, como corresponsal de The Guardian. Está al tanto de lo mejor y lo peor de ambos mundos, también de la polarización con la que se ha abordado la figura de la hija de los Reyes Católicos. “Siempre había tenido a Catalina por una persona tímida, pasiva y piadosa, pero Shakespeare la pinta como una mujer fuerte y orgullosa en una de las escenas más impactantes de su obra Henry VII”. Le intrigó ese desajuste y, tras una investigación en archivos ingleses, españoles e italianos, está convencido de que la reina se parece más al retrato literario de Shakespeare que al de muchos historiadores. “Quería corregir la injusta percepción de ella como víctima pasiva de su marido cuando, realmente, tuvo un papel importante en la política inglesa y europea de entonces. Ella sabía perfectamente lo que hacía y tomaba sus decisiones teniendo siempre en cuenta cuáles podrían ser las consecuencias para ella, para Inglaterra y para España”, sostiene el autor de Catalina de Aragón. Reina de Inglaterra, publicado por Crítica.

Catalina de Aragón fue educada para casarse con un heredero, una pieza más en la política matrimonial de los reyes Isabel y Fernando, todopoderosos monarcas de la época. Pese a las rigideces protocolaria y religiosa, las infantas recibieron una formación notable de la mano de Beatriz Galindo y de tutores italianos. “Eran muy cultas, bastante más de lo que se esperaba de la mayoría de las princesas europeas que eran tratadas como moneda de cambio por sus padres”, señala Tremlett. Sabía latín, conocía a los humanistas (acabaría siendo amiga de Luis Vives e impresionando a Erasmo), pero en aquella corte poderosa y nómada –se sucedían los viajes en mula y caballo-, también se empapó de un atmósfera intolerante, donde los autos de fe se habían convertido en espectáculos públicos.

Catalina-de-aragon-ebook-9788498923766En la Alhambra, tras la expulsión de los reyes nazaríes, vivió los años más estables de su infancia y adolescencia. El biógrafo contrasta la luminosidad y belleza del palacio granadino con el Londres oscuro y hediondo que encontró la infanta, cuando llega para casarse con el heredero del trono, el príncipe Arturo, en 1501. Lo que sucedió entre ambos tras la boda se convirtió a la postre en un asunto capital, al fallecer el príncipe de Gales y convertirse en la prometida de su hermano y sucesor, Enrique.

Los ocho años que mediaron entre ambas bodas fueron tenebrosos por la falta de dinero, motivada por el pulso entre dos avaros: su suegro, Enrique VII, y su padre, Fernando de Aragón, que se resistía a enviar la dote para los segundos esponsales. Catalina vendió tantas joyas y vajillas que “ya no podía costearse sus elevadas necesidades”. El tormento finalizó súbitamente con el fallecimiento del rey inglés. Su hijo de 16 años decidió casarse de inmediato con su cuñada Catalina, de 23. “En comparación con su boda anterior, hubo cierta clandestinidad en la unión”, destaca el biógrafo. Sin embargo, tras ella llegó la fiesta. Catalina y Enrique vivían felices entre justas, torneos, fiestas y encuentros nocturnos. Pero la reina también tuvo un papel político: medió entre España e Inglaterra –dinamitado tras sucesivas traiciones de Fernando el Católico-, llegó a encabezar una ofensiva militar contra los escoceses mientras su marido hacía la guerra contra Francia y gobernó como regente. En 1516, tras varios abortos y bebés fallecidos, nació María, la única hija de la pareja.

767b548ca015bf1444032d462bd17981_1MCatalina decidió hacer la vista gorda ante los devaneos sexuales de Enrique cuando comenzaron a llegar a sus oídos. Gestionó sus celos mejor que su hermana Juana hasta que al rey no le bastaron los escarceos. Tras 18 años de matrimonio –con su popularidad en aumento- Enrique VIII, deseoso de tener un heredero varón y un placer abierto con una sofisticada dama de su esposa llamada Ana Bolena, decidió plantar sobre la mesa la anulación del matrimonio por un problema de conciencia: ¡se había casado con la viuda de su hermano!

“Si Catalina hubiese aceptado el divorcio”, explica Giles Tremlett, “o el Papa se lo hubiera permitido, Enrique habría seguido siendo un católico muy fiel”. Sin la feroz resistencia de la española, es dudoso el nacimiento de la iglesia anglicana. El biógrafo opina que, como mínimo, no sería “tal y como existe hoy día con la reina de Inglaterra todavía como su jefa suprema”. Y aunque Catalina rozaba el fundamentalismo religioso –“no le habría importado morir como mártir”- , Tremlett niega que estuviese desequilibrada. “Era muy tozuda y algo perfeccionista. Su actitud impresionó a muchísima gente y asustó tanto a Enrique que no se atrevió a hacer lo que luego haría con sus otras mujeres (o sea, matarla)”.

comentarios 3

Avance literario

La literatura y su influencia en el imaginario sobre el franquismo

Por: EL PAÍS13/06/2012

El intruso_equipocronica

El intruso, obra de Equipo Crónica.

Por Silvia Hernando

Si la lectura de una novela puede cambiar una vida, ¿podría también cambiar el curso de la Historia pasada? Al fin y al cabo, tanto historiadores como escritores comparten un mismo recurso para abordar su trabajo: la imaginación. Solo que los unos la usan para recrear momentos y emitir hipótesis basadas en datos documentados, y los otros para pergeñar situaciones que nunca existieron. En ese cruce de caminos conceptuales, de Historia e historias objetivas e inventadas, se sitúa el punto donde Justo Serna encontró la vía para desarrollar los cinco ensayos compilados en La imaginación histórica (Fundación José Manuel Lara): un repaso por la obra de varios novelistas españoles contemporáneos, cuyas visiones –inventadas- del pasado nacional reciente han influido en la interpretación que hoy hacemos de una época de innumerables ramificaciones y tremendas repercusiones sobre el tiempo actual: la de la dictadura de Franco. Hoy te adelantamos en primicia dos pasajes del libro que llegará a las librerías la próxima semana:

Eduardo Mendoza: La ironía de la tradición.

Javier Cercas: La moral del pasado.

“Lo primero que podría destacar es que quien escribe el libro no es un filólogo ni un crítico, sino un historiador”, señala Serna en conversación telefónica. “Hace años que me planteo la relación entre historia y literatura o, lo que es lo mismo, entre realidad histórica y ficción”. Para aproximarse a la cuestión, tomó como base la obra de cinco exponentes de las letras hispanas contemporáneas: Eduardo Mendoza, Luis Landero, Arturo Pérez-Reverte, Antonio Muñoz Molina y Javier Cercas. “Podría haber otros novelistas que también aprecio, pero estos nos permiten plantearnos el pasado franquista con diferentes edades”. Como cada uno de los autores reflejados en La imaginación histórica pertenece a una generación diferente –todos con la cualidad común de haber empezado a publicar tras la muerte de Franco; unos como Eduardo Mendoza enseguida, otros como Javier Cercas a partir de fechas más tardías-, el espectro de visiones posfranquistas sobre la dictadura abarca desde la muerte del caudillo en 1975 hasta la actualidad.

“Los novelistas aportan una concepción de la realidad histórica que afecta e influye enormemente en nuestra interpretación del pasado reciente, a veces mucho más de lo que los historiadores pueden decir”, señala el autor. “Mucha gente se forja la visión del franquismo a través de la ficción novelesca”. El rizo se riza con la cuestión de la tradición literaria en España, a la que la Guerra Civil puso freno, y el exilio impuesto a muchos a su fin. “La reconstrucción cultural española se hace incorporando tradiciones rotas e incorporándose los nuevos autores a tradiciones foráneas”, explica Serna. Es decir, que los mundos españoles que los escritores dibujan en sus novelas están también perfilados por el influjo de la literatura universal. La imaginación histórica, en cualquier caso, no pretende aportar un estudio exhaustivo de la cuestión, sino un acercamiento a modo de tentativa de reconstrucción de su aportación literaria a la Historia. “Pongo en relación sus novelas para ver qué imaginación aportan, para entender qué imagen nos transmiten del pasado de España”.

comentarios 8

Historia

"Adiós, hasta la eternidad"

Por: EL PAÍS12/06/2012

PRESOS EN LA GALERÍA SENTADOS SOBRE LOS PETATES, JOSÉ MANAUT

 

Verónica Sierra Blas

 

Adorada Carmina y querido Guillermo:

Extasiado y sumido en la fragancia más pura de mi amor hacia vosotros, en los últimos días de una vida que fue consagrada a adquirir el vuestro, os dedico estas letras emocionadas, cálidas y tiernas. El destino me separa de vosotros, me elimina de la vida; lo afronto con entereza, porque sé que vuestra vida habrá de ser modelo y ejemplaridad, cúmulo de honradez. No os paréis jamás a culpar a nadie de mi suerte. Tú, Carmina, como esposa y madre, cuida y educa a nuestro hijo, hazlo hombre de provecho. Recibe un beso emocionado de Humberto.

Esta es la última carta que desde la Cárcel de El Coto (Gijón), Humberto Alonso escribió a su mujer, Carmina, y a su hijo, Guillermo, la noche del 28 de mayo de 1938, tan sólo unas horas antes de su ejecución. Tenía 26 años y muchas ganas de vivir. Natural de Soto del Barco y pintor de profesión, como su padre, Humberto procedía de una familia «tranquila, apolítica y de pocas palabras», pero el destino quiso que desde muy joven se viera involucrado en distintos acontecimientos que marcaron un antes y un después en la vida de todos los españoles: la Revolución de 1934 y la Guerra Civil. Humberto pisó la cárcel por primera vez poco antes de nacer Guillermo. Con la victoria del Frente Popular en 1936 fue liberado y pudo, por primera vez, coger a su hijo en brazos. Al estallar la contienda combatió en las filas republicanas. Cuando la entrada de las tropas de Franco en Gijón era ya inminente, trató de huir a Francia para reunirse con su familia, que había abandonado Asturias a principios del mes de octubre de 1937. Sin embargo, nunca pudo llegar a su destino. El barco que le conducía a la libertad fue interceptado por un buque italiano y todos los tripulantes hechos prisioneros. Condenado a muerte el 18 de marzo de 1938, desde ese día y hasta su último suspiro escribió varias cartas a sus padres, a sus hermanos, a su mujer y, especialmente, a su hijo, a ese niño del que apenas había podido disfrutar y a quien quiso dejar por escrito todo el amor que no podría darle.

Guillermo Alonso tenía tres años cuando su padre le escribió esas cartas desde su celda de El Coto en los últimos meses de su vida. Sólo pudo leerlas 69 años después. A pesar de que su madre y su tía guardaron las misivas «como oro en paño», éstas se perdieron. Guillermo estuvo buscándolas sin suerte durante mucho tiempo y, de pronto, gracias a una noticia de la prensa local se enteró de que el Museo del Pueblo de Asturias (Gijón) las había casualmente encontrado y rescatado. Allí ha querido que se conserven los originales, para que no vuelvan a extraviarse nunca y para que puedan servir para dar a conocer la historia de su padre y la de todos y todas los que, como él, fueron ejecutados por el régimen franquista. Cuando, por fin, pudo tener las cartas en sus manos, Guillermo copió una a una las palabras de su padre en un cuaderno, para así poder releerlas siempre que quisiera y sentirse, de este modo, más cerca de él. Ha hecho de ellas su credo. Y ha cumplido con su última voluntad: «Cuando seas hombre, acaso te des perfecta cuenta de quién fue tu padre, cómo pensaba y quién lo fusiló […]. Vivid, quereros todos […]. No llevéis el odio como lema, sino la justicia […]. Quereros y amaros hasta el fin de la vida».

La carta que Humberto Alonso escribió a su mujer y a su hijo es sólo una de las miles y miles de misivas que, como última voluntad concedida por las autoridades penitenciarias, los condenados y condenadas a muerte por el Franquismo dedicaron a sus seres queridos en las horas previas a su ejecución. Sin embargo, una vez que los presos y presas eran «bajados a capilla», donde esperaban la llegada del piquete, no siempre pudieron disponer del papel y pluma prometidos. A pesar de tener ese derecho a despedirse de los suyos, se vieron obligados en numerosas ocasiones a ceder ante distintos chantajes para poder escribir a casa, siendo uno de los más habituales tener que confesarse y comulgar antes de morir.

Generalmente, los condenados y condenadas a muerte pasaban sus últimos momentos de vida en compañía de uno o varios religiosos, cuya función principal era asistirles espiritualmente, o dicho de otro modo, «conseguir su conversión para que no murieran en pecado», según afirma en sus memorias el fraile capuchino Gumersindo de Estella, Fusilados en Zaragoza, 1936-1939. Tres años de asistencia espiritual a los reos. Cumplir con los santos sacramentos, de hecho, no sólo fue un requisito para poder escribir, sino también, y sobre todo, una exigencia para asegurar la llegada de las cartas a su destino.

Continuar leyendo ""Adiós, hasta la eternidad"" »

comentarios 12

71ª Feria del Libro de Madrid

Tres preguntas sobre el futuro de la Feria del Libro de Madrid

Por: Winston Manrique Sabogal11/06/2012

LA CRISIS Y NUEVOS AIRES SE INSTALAN EN LA FERIA. Termina la 71ª Feria del Libro de Madrid con un Feriasebuscadesplome en las ventas del 19%, menos público, muchas propuestas de mejora del modelo y éxito de firmas de autores, mientras el Ayuntamiento, como anfitrión al ceder el Parque del Retiro, dice que desea involucrarse más en su organización. Las preguntas son: ¿Necesita la Feria mejorar su modelo?, ¿Pueden los libreros, editores y distribuidores y el Comite Organizador de la FLM poner la feria acorde a los tiempos actuales del mundo dual? o ¿Necesitan que el Ayuntamiento intervenga? Te invitamos a que leas la tercera entrega de una serie de reportajes sobre el panorama del encuentro editorial más importante de España, que he publicado hoy en EL PAÍS. A continuación la serie completa:

3- Se busca nueva Feria.

2- Tormenta de ideas para una Feria

1- El momento de la reinvención.

Vídeo: 17 días en dos minutos.

El Ayuntamiento, para empezar, pone a disposición varios edificios del parque (Casa de Vacas, Casa de Fieras, Palacio de Cristal) y otros próximos (Casa de América, Palacio de Cibeles) con el fin de mejorar y potenciar la oferta cultural del evento e incluirlo dentro de sus actividades del año de manera más clara para fomentar el turismo cultural de la ciudad. Y, al igual que otra veintena de personas del sector del libro consultadas por este diario, considera que la feria tiene unos valores envidibales (lo comercial unido al encuentro de autores y lectores en un escenario como el Retiro) pero que puede mejorarse con el fin de ponerla acorde a estos tiempos de crisis y de la convivencia de lo analógico y lo digital. Por otra parte, la feria de Nueva York se realizó la semana pasada tratando de renovar su modelo y conciliando los mundos analógico y digital y buscando más lectores. Puedes leer aquí el artículo.

Las preguntas son:
1- ¿Necesita la Feria mejorar su modelo actual, basado en lo comercial y firma de libros?
2- ¿Pueden los libreros, editores y distribuidores y el Comite Organizador de la FLM poner la feria acorde a los tiempos actuales del mundo dual?
3- ¿Necesitan que el Ayuntamiento intervenga?

Feria gente
Foto de Carlos Rosillo.

Toda la cobertura de la Feria en Papeles perdidos.

 

comentarios 7

71ª feria del libro de madrid

Adiós a la Feria: 17 días, menos ventas e ideas para mejorar

Por: Winston Manrique Sabogal10/06/2012

Puedes ver el vídeo de despedida (W. Manrique/L. Almodóvar/P. Casado)

Éxito del ritual de autores y lectores, descenso de un 19% en las ventas y propuestas para mejorar el modelo actual. Estas son las tres claves que ha arrojado la 71ª Feria del Libro de Madrid que hoy llega a su fin  después de 17 días, del 15 de mayo al 10 de junio.

Ritual de éxito. El  encuentro entre lectores y escritores se cumplió una primavera más en el Paseo de Coches del Parque del Retiro. Una fórmula maravillosa que no tiene en esa magnitud ninguna otra feria. Este año, algunos de los autores que más firmaron libros fueron Almudena Grandes, Eduardo Mendoza, Eduardo Galeano y Carlos Ruiz Zafón. Entre los autores mediáticos estuvieron Ana Obregón, Risto Mejide y Mario Vaquerizo. 

Ventas en descenso. Los datos oficiales señalan un desplome del 19% en las ventas con respecto a 2011. El año pasado la caída ya fue de un 10%, lo que significa un descenso del 29% en dos años. Aunque la feria es una isla dentro del año comercial, es un termómetro de lectores y compradores, y esta edición refleja la tendencia a la baja: el primer semestre apunta a un descenso del 20%.

Cambio de modelo. El bajo nivel de las actividades culturales originó el surgimiento de propuestas de cara a mejorar el actual modelo, enriquecerlo a partir del corazón de la feria: venta de libros y encuentro entre autores y lectores. Libreros, editores, distribuidores, escritores, e incluso miembros del comité organizador coinciden en que es buen momento para reflexionar sobre cómo mejorar el actual modelo. Puedes ver aquí los artículos: El momento de la reinvención y Tormenta de ideas para una nueva feria.

COBERTURA ESPECIAL DE EL PAÍS. Hicimos una serie de encuentros digitales La cadena de valor del libro: Puedes ver aquí los chats con Gelman, Balcells, Díez Canedo, Guelbenzu


Todo el especial de la 71ª feria del Libro de Madrid lo puedes consultar aquí

También se hizo la vídeo-serie ¿En qué trama o argumento de una obra de ficción te gustaría estar o vivir?  En ella 13 escritores contestaron a esa pregunta, y también  ustedes, los lectores.

13. Santiago Gamboa iría a París, postal del cielo, de Jaime Gil de Biedma

12. Fernando Aramburu visitaría la isla de Robinson Crusoe, de Daniel Defoe

11. José Ovejero pasaría unas vacaciones en El astillero, de Juan Carlos Onetti

10. Fernando Iwasaki desea experimentar la sensualdiad de Rayuela, de Cortázar

9.  El hechizo de vivir en Sueño de una noche de verano, de Shakespeare

8- Leonardo Padura acompañaría a Holden en El guardián entre el centeno, de Salinger

7- A Lucía Etxebarría le encantaría estar en El Gatopardo, de Lampedusa.

6-  Eduardo Mendoza iría con Jim Hawkins rumbo a La isla del tesoro, de Stevenson.

5- ¿En qué libro te gustaría vivir? responden los lectores

4- Andrés Barba visitaría El rincón feliz, de Henry James

3- A Jesús Ferrero le encantaría ser un invitado de el Satiricón, de Petronio

2- A Marta Sanz le gustaría experimentar el misterio de Otra vuelta de tuerca, de Henry James.

1- Caballero Bonald viviría en El lobo de mar, de Jack London.

Feria de Madrid: Una isla en medio de la crisis.

comentarios 5

Literatura infantil

¡Al fin una protagonista italiana!

Por: Elisa Silió10/06/2012

Valentina1

 

 

 

 

 

 

        Llegan las aventuras de Valentina, de Angelo Petrosino. Un fenómeno del que en Italia se han vendido 1.800.000 ejemplares

 

Los cuarenta años que el italiano Angelo Petrosino (Castellanetaa, 1945) fue maestro de escuela se iba pronto a la cama. Necesitaba coger fuerzas para enfrentarse calmoso, con la mejor de las actitudes, a sus pequeños alumnos. "He sido su confesor y he aprendido mucho".Y con esta tranquilidad y sosiego responde a las preguntas de los periodistas, pese a haber sentido esa mañana el segundo terremoto en pocos días cuando iba a tomar el vuelo que le llevaría de Turín a Madrid. Es su primera visita a la Feria del Libro, que tiene a Italia como país invitado y que hoy termina y a la ciudad. Y asegura que esta será escenario de una de las próximas aventuras de Valentina, la serie de más de un centenar de libritos que empieza a editarse en España. Su protagonista tiene 13 años, cuatro más que su público lector que aspira a emularla. 

    ¿Por qué Valentina? "No hay personajes Italianos femeninos en la literatura infantil italiana. Gian Burrasca –que en la televisión hacía Rita Pavone- era un niño. En Italia las mujeres se las hacía de menos, como en España. No pudieron votar hasta 1948. Y me parecía justo que la protagonista fuese una niña. He sido maestro durante 40 años y he visto como ellas eran las más lectoras, estudiosas y respetuosas. En realidad lo que hago es contarla vida cotidiana de Valentina: sus amistades, su familia, sus viajes...".

    Resulta sorprendente que, pese a haber vendido 1.800.000 copias en Italia, es ahora cuando la serie de libros comienza a viajar al extranjero, con destinos tan dispares como China, Israel y España. Petrosino piensa que su editorial italiana, la misma que la factoria Stilton, se ha centrado en el ratón periodista. En España La Romana Editorial, que publica sobretodo temática católica, se ha propuesto divulgar a Valentina que, sin embargo, no trasmite ningún valor propiamente cristiano, sino los universales.Y, a diferencia de Stilton, no es un equipo el que elabora las historias y lo quiere dejar muy claro: "No, no, no. Lo hago sólo. Son mis ideas. Soy el padre de los sueños de Valentina. No podría trabajar con otra persona que no compartiese esos sueños".

Continuar leyendo "¡Al fin una protagonista italiana!" »

comentarios 7

71ª Feria del Libro de Madrid

Markaris se sumerge en el germen del desastre griego

Por: Juan Carlos Galindo09/06/2012

"El griego que no piensa que el Estado le roba y no se cree en el deber de desquitarse o está loco o no es griego". Contundente, aideológico y sincero, radical y provocador desde su simpleza de hombre normal, así es Kostas Jaritos, el autor de la frase, el comisario creado por Petros Markaris. Imbuido de su peculiar punto de vista y de una tozudez a prueba de bomba, Jaritos trata de resolver en Suicidio perfecto, novela de la que EL PAÍS adelanta un capítulo en exclusiva, un crimen inquietante en una Atenas agobiante y maravillosa.

CA 650-3Lea el capítulo 3 de Suicidio perfecto, la última obra de Markaris publicada en España por Tusquets.

Markaris sitúa a Jaritos en la Grecia de antes de los Juegos Olímpicos de 2004, un país subido a lomos de la burbuja, en la que la corrupción urbanística, el ascenso imparable de los precios de las viviendas y la compra de electrodomésticos a crédito son habituales. Un país en el que la televisión y la sociedad del espectáculo sientan las bases del debate. Igual les suena. Un país sacudido por el espectacular suicidio televisado del empresario más prominente y acaudalado en una Grecia que sin saberlo estaba sentando las bases del desastre. Añádase al escenario el uso intensivo de paraísos fiscales en connivencia con los poderes políticos y la conversión al capitalismo más brutal de quienes enarbolaron la bandera de la solidaridad y se tiene un panorama inquietantemente familiar.

Con estos ingredientes, Tusquets recupera una de las seis novelas de la serie de Jaritos, un policía peculiar, fuera de su tiempo pero con una sabiduría especial. Para los no iniciados, unas palabras del autor sobre su personaje pronunciadas en 2001: "Es un hombre de lo más corriente, que gana un mal sueldo, que tiene una familia a la que quiere y a la que tiene que alimentar y un jefe que le impone respeto y al que teme". Amante de los diccionarios, venerador de los tomates rellenos que le prepara su mujer, la extraña y entrañable Adrianí, Jaritos escruta la realidad desde otro punto de vista pero siempre en busca de la verdad. (Foto: © Iván Giménez / Tusquets)

016 colorEn esta entrega, este particular comisario de Homicidios se encuentra de baja por un disparo en el pecho recibido en un caso anterior, pero es reclutado en la sombra por su jefe para investigar un caso que tiene todos los ingredientes de la novela negra con trasfondo social, algo esencial en la obra de Markaris; una historia que profundiza en el germen de la crisis que ahoga a Grecia, que la ha dejado al borde de la quiebra y que no es muy distinta en otros países: corrupción, ambición desmedida, egoísmo, falta de responsabilidad individual y gusto por vivir por encima de las posibilidades. Sin olvidar el ingrediente exterior. Una mezcla perfecta para una novela adictiva, con una trama bien resuelta que roza lo imposible y publicada coincidiendo con una Feria del Libro en la que Marx ha resucitado

Escrito en 2003, Suicidio perfecto tiene todos los factores necesarios para meternos de lleno en un drama que vivimos a diario en vivo, incluido el auge de una extrema derecha racista, xenófoba, demagoga y paleta que recoge los frutos sembrados en el caldo de cultivo de la crisis, la miseria y la decepción.

En este caso, los fascistas al uso, no menos brutos y no menos ineptos que los señores de Amanecer Dorado que van pegando a otras diputadas de izquierdas por los platós de televisión en la Grecia real, son los responsables de la organización Filipo de Macedonia, de retórica rancia y a los que unas autoridades desorientadas por unos crímenes que no comprenden o que prefieren no comprender usarán sin problemas como chivos expiatorios.

El escritor griego, que fue la estrella de la última edición de la Barcelona Negra, colaborador habitual en los guiones del director Theo Angelopoulus, busca siempre un enfoque que empuje al lector a la solidaridad, a la crítica y a la reflexión. Por eso no esconde ciertas opiniones sobre lo que ha pasado y lo que está pasando en su país. Su obra tiene un título evocador: suicidio perfecto.

comentarios 5

Historias del exilio

Por: Mª Inés Amado08/06/2012

916500 978-84-15297-51-2[1] BM29_G Dibujo

 

 

 

 

 


Mañana en Babelia

“Hay tantos exilios como exiliados y no hay una manera única de entender  lo que significó el inmenso éxodo que se produjo al terminar la Guerra Civil”.  Así se presenta mañana el artículo de José Andrés 84-8310-455-5_bigRojo que abre Babelia, cuya portada está dedicada al exilio. Rojo, autor de Vicente Rojo. Retrato de un general republicano (Tusquets, premio Comillas 2005), da cuenta de unos cuantos testimonios de esas 'Voces del exilio', que recrean sentimientos y escenarios (de Moscú a Nueva York, México, París….), y que también han pasado a los libros.
Entre las novedades editoriales, que reseñan Jordi Gracia y Benjamín Prado,  están Digo yo. Ensayos y notas (FCE), de Tomás Segovia; Cárceles y exilios (Anagrama), de Nicolás Sánchez-Albornoz; Culturas del exilio español entre las alambradas. Literatura y memoria de los campos de concentración en Francia, 1939-1945 (Anthropos), de Francie Cate-Arries; La patria imaginada de Máximo José Kahn. Vida y obra de un escritor de tres exilios (Pre-Textos), de Mario Martín Gijón; y Arte y Torá. Exterior e interior del judaísmo (Renacimiento), de Máximo José Kahn.

Completa el tema un texto de José-Carlos Mainer, El exilio en ocho libros: Las nubes (1937-1940) (en La realidad y el deseo, Séneca,  1940), de Luis Cernuda; La cabeza del cordero (Losada, 1949), de Francisco Ayala: Delirio y destino (Mondadori, 1989), de María Zambrano; Retornos de lo vivo lejano (1948-1952) (Losada, 1952), de Rafael Alberti: Memorabilia (Tusquets, 1975), de Juan Gil-Albert; La gallina ciega. Diario español (Joaquín Mortiz, 1971), de Max Aub; El exilio español de 1939 (Taurus,1976-1978), de José Luis Abellán (dir.), y El exilio literario español de 1939 (Associació d’idees-GEXEL, 1998), de  Manuel Aznar Soler (ed.).

La-senora-K650La señora Kirchgessner / El níspero / Los lugares del delito  (El Aleph), de Luigi Pintor, es El Libro de la Semana (firma la crítica Francisco Solano) Lola Galán entrevista a Yasmina Reza, que publica Tres versiones de la vida / Una comedia Verano-en-rojo_berna-gonzalez-harbour_libro-OAFI677 española (Alba Editorial). Y se publican también las reseñas de Maruja Mallo y la vanguardia española (Circe), de Shirley Mangini (Estrella de Diego); El caso Casas Viejas. Crónica de una insidia (1933-1936) (Tusquets), de  Tano Ramos, XXIV premio Comillas de historia, biografía y memorias (Antonio Elorza), y Verano en rojo (RBA), de Berna González Harbour (Justo Navarro).

El número 1.072 de Babelia se cierra con la sección Periodistas literarios, de Manuel Vicent, dedicada a Azorín.

comentarios 0

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal