Papeles Perdidos

LETRAS EN 360º

Scott Fitzgerald y el inédito que le rechazó The New Yorker

Por: Virginia Collera31/07/2012

F. Scott Fitzgerald & Zelda
F. Scott Fitzgerald con su mujer, Zelda.

Sólo algunas ambiciones literarias terminan en éxito, pero prácticamente todas se tropiezan con uno o varios rechazos por el camino. Que se lo digan a Jorge Luis Borges, Joyce Carol Oates, Sylvia Plath, o al mismísimo F. Scott Fitzgerald, que se topó con un no rotundo de The New Yorker en 1936. Casi ocho décadas más tarde, el semanario estadounidense ha dedicido publicar Thanks for the light, un texto breve y aún inédito del autor de Suave es la noche. En Argentina la revista Eñe también recupera una entrevista nunca antes publicada con Juan José Saer y en el Reino Unido ya se han desvelado la docena de novelas que compiten por el prestigioso Man Booker Prize.

ESTADOS UNIDOS

En 1936 F. Scott Fitzgerald envió un relato a The New Yorker que la revista rechazó y que ahora, 76 años después, acaba de publicar. Thank you for the light (Gracias por el fuego) cuenta la historia de la señora Hanson, una venderdora de corsés y fajas en la cuarentena que se muda a una nueva ciudad donde no ven con buenos ojos su adicción al tabaco -"Ella era viuda y no tenía parientes cercanos a los que escribir por las noches, y ver más de una película a la semana le dañaba la vista, así que fumar se había convertido en un importante signo de puntuación en la larga frase que para ella suponía un día en la carretera"-. Aunque no todo fueron negativas: F. Scott Fitzgerald publicó tres relatos breves y dos poemas entre 1929 y 1937 en las páginas de The New Yorker. (vía The New Yorker)

Antes de que termine 2012 llegarán a las salas de cine las adaptaciones de El Gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald, Anna Karenina de Leon Tolstoi o Los miserables de Víctor Hugo y parece que la tendencia no va a extinguirse. Según informa GalleyCat, FremantleMedia y Random House se han aliado para crear Random House Television, una división que se dedicará a desarrollar contenidos para televisión a partir de libros editados por el grupo editorial. (vía GalleyCat)

P.D.: Y una adaptación más para la lista: Vida de Pi de Yann Martel. He aquí el tráiler:

 

ARGENTINA

"La cita fue en el bar de un hotel, cerca de la estación Montparnasse y a pocos metros de su casa, según dijo. Juan José Saer ya se había ubicado en una pequeña mesa redonda y parecía relajado. Tenía un pulóver de lana color habano con una campera de gamuza, y una leve sonrisa, amigable, que daba confianza. Era el 24 de febrero de 1997". Norma Rodríguez persiguió por teléfono a Juan José Saer hasta que el autor de El limonero real o El entenado le concedió una ansiada entrevista que ahora se publica por primera vez. (vía Revista Eñe)

Continuar leyendo "Scott Fitzgerald y el inédito que le rechazó The New Yorker" »

comentarios 5

Veranos literarios / 6

Duelo de pasiones en 'El último encuentro', de Sándor Márai

Por: Winston Manrique Sabogal30/07/2012

Cezanne

Obra de Paul Cezanne.

Puedes ver aquí la serie completa de VERANOS LITERARIOS

“Detrás de las persianas echadas, el verano quemaba el jardín lleno de plantas secas y de hojas arrugadas, como un pirómano colérico que incendiara toda la vegetación antes de desaparecer. El general sacó la carta del bolsillo, alisó el papel con gran cuidado y, con las gafas caladas, volvió a leer las frases cortas y rectas, escritas con letra fina, a la luz resplandeciente de la lámpara. Juntó las manos por detrás mientras leía.

En una pared había un almanaque de números enormes. Catorce de agosto. El general echó la cabeza hacia atrás, para contar. Dos de julio. Contaba el tiempo transcurrido entre una fecha remota y aquel día. Cuarenta y un años, dijo en voz alta. (…)

- Que suba Nini –le dijo al criado. Luego añadió cortésmente-: Que haga el favor.

- No se movió, se quedó sentado, con la campanilla de plata en la mano, hasta que llegó Nini. (…)

- Me ha escrito Konrád –dijo el general, alzando la carta con la mano, sin dar importancia al gesto, con deseos de enseñarla- ¿Te acuerdas de él?

- Sí –respondió Nini. Se acordaba de todo.

- Está aquí en la ciudad –dijo el general muy bajo, como si le estuviera dando una noticia muy importante, muy confidencial- Está alojado en el Hotel del Águila Blanca. Vendrá por la tarde, he ordenado disponer el coche para ir a buscarlo. Se quedará aquí para cenar”.

ElultimoencuentromaraiQuedan unas pocas horas para el duelo entre el general Henrik y Konrád. Un duelo entre quienes fueran dos grandes y amados amigos cuyo encuentro, 41 años después, revivirá el pasado para poder entender el presente. Se basará en querer saber, en la necesidad de escuchar dos respuestas, dos explicaciones. Aunque el general Henrik las conoce, siempre las ha conocido, pero él sabe de la importancia de enfrentarse al secreto y verbalizar las cosas. Del poder de la palabra. Ese duelo será en un pequeño castillo en Hungría en el periodo de entreguerras, con la burguesía en decadencia, bajo el título de El último encuentro. La novela la escribió Sándor Márai (Kassa, antigua Hungría y hoy Eslovaquia, 1900-Estados Unidos, 1989) quien ha tenido una asombrosa acogida en España desde que se empezara a recuperar su obra en 2002, aunque algunos críticos  le encuentren más de un reparo a este libro.

A aquella cena a punto de empezar los invito hoy en Veranos literarios.  Una profunda amistad, una mujer, un secreto y dos preguntas sobre las que se construye esta novela hecha, básicamente, de diálogos y monólogos. De palabras que escarban en el pasado y en los sentimientos en busca de más palabras. De palabras que ordenen sus mundos.

Continuar leyendo "Duelo de pasiones en 'El último encuentro', de Sándor Márai" »

comentarios 12

Veranos literarios / 5

Un siglo al grito de las aventuras de Tarzán de los monos

Por: Winston Manrique Sabogal27/07/2012

Tarzanliana

Puedes ver aquí la serie completa de VERANOS LITERARIOS

“Cualquiera que le hubiese visto allí habría tomado a Tarzán por la reencarcación de algún semidios antiguo. Su atlético cuerpo se mecía en actitud de relajado abandono sobre la rama de aquel gigante de la jungla, mientras los rayos del sol ecuatorial se filtraban a través de la verde y tupida fronda para salpicar de brillantes motas de luz la bronceada piel. Tenía inclinada la cabeza en absorta meditación, en tanto devoraba con los grises ojos, inteligentes y soñadores el objeto de su reverencia.

Nadie hubiera supuesto que, en su infancia, aquella criatura se amamantó en los pechos de una espantosa y peluda simia, ni que, desde que sus padres murieron en la cabaña construida en una pequeña cala, al borde de la selva, el muchacho no tuvo ni conoció más compañeros que los torvos machos y las gruñonas hembras de la tribu de Kerchak, el gran mono. Tarzán no recordaba haber tenido otros. (…) Aquel mozo era hijo de una bellísima dama inglesa y su padre fue un aristócrata británico de la más antigua alcurnia.

Para Tarzán de los monos la verdad de su origen resultaba un misterio absoluto. Ignoraba que era John Clayton, lord Greystoke, con escaño en la Cámara de los Lores. No lo sabía pero, de saberlo, tampoco hubiera comprendido lo que representaba”.

Tarzan8cY nosotros entendemos a Tarzán, ha sido uno de nuestros héroes y con él hemos aprendido de la vida y disfrutado con sus aventuras de ficción. Pero ¡Tarzán existió!. Y hoy lo vamos a visitar en Veranos literarios,  porque él vive en esa estación, aprovechando que se cumplen cien años de su creación y convertido en un icono popular nacido en la literatura y como penúltimo ser que cumple la tradición milenaria del hombre criado por animales. Todos conocemos su vida, su desventura al quedar huérfano en la selva africana y ser criado por la mona Kala, en una tribu de simios, vivir en la jungla y aprender a convivir con los animales y reflejar una época con todo lo bueno y malo que ella tuviera: finales del siglo XIX comienzos del XX. Lo hemos visto enfrentarse a mil peligros, lo hemos acompañado en sus momentos de reflexión sobre su propia existencia y la de los demás y también lo hemos visto entristecerse y soñar.

Continuar leyendo "Un siglo al grito de las aventuras de Tarzán de los monos" »

comentarios 9

LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

Jesse Owens también es un superhéroe

Por: Elisa Silió26/07/2012

1080NUEVA




 

Los Juegos son una buena excusa para revivir gestas y transmitir valores deportivos

Los niños crecen pasmados por las hazañas de sus superhéroes favoritos de animación o plástico. Pero existen también personas de carne y hueso que casi vuelan con sus saltos, corren más que una gacela o recorren la piscina a nado a una velocidad de vértigo. Durante toda su historia los Juegos Olímpicos -mañana arranca Londres 2012- han sido escenario de grandes gestas heróicas merecedoras de llenar muchas páginas. El libro 16 Olímpicos muy, muy importantes (Bruño), de  la ilustradora Violeta Monreal y César Fernández García, da cuenta de algunas de ellas. De esta forma, los niños aprenden anécdotas como la de los marcadores eletrónicos de los Juegos de Montreal que no estaban preparados para puntuar el 10 (pusieron un 1.00) de la gimnasta Nadia Comaneci o el bigote del nadador Marc Spitz copiado por los rusos tras señalar que le retiraba el agua; reviven momentos históricos como la negativa de Hitler a darle la mano al atleta negro Jesse Owens o emotivos como la victoria en maratón de Abebe Bikila sin zapatillas. "Quería que el mundo supiera que mi país, Etiopía, ha ganado siempre con determinación y heroísmo", declaró el atleta tras Roma 60.

 

12ANO1~1

     Uno de los álbumes más conocidos de Albert Uderzo y René Goscinny es el 12º: Astérix y los Juegos Olímpicos, que cuenta además con versión cinematográfica. Publicado en 1968, relata cómo para conquistar a la princesa Irina, el guerrero Alafolix desafía al hijo de César, Brutus, que también busca el amor de la noble. Ambos se medirán en los Juegos Olímpicos en la Grecia del 52 a.C. por ella. Los galos más valientes y famosos, claro, también se dejan caer por el estadio.

Continuar leyendo "Jesse Owens también es un superhéroe" »

comentarios 9

Veranos literarios / 4

Despertares del deseo y del placer en 'El amante'

Por: Winston Manrique Sabogal25/07/2012

Elamantemirada

Tony Leung y Jane March en la adaptación al cine de El amante, dirigida por Jean-Jacques Annaud.

“Muy pronto en mi vida fue demasiado tarde. A los dieciocho años ya era demasiado tarde. Entre los dieciocho y los veinticinco mi rostro emprendió un camino imprevisto. A los dieciocho años envejecí. (…)

Diré más, tengo quince años y medio.

El paso de un transbordador por el Mekong.

La imagen persiste durante la travesía del río.

Tengo quince años y medio, en ese país las estaciones no existen, vivimos en una estación única, cálida, monótona, nos hallamos en la larga zona cálida de la tierra, no hay primavera, no hay renovación. (…)

No son los zapatos la causa de que, ese día, haya algo insólito, inaudito, en la vestimenta de la pequeña. Lo que ocurre ese día es que la pequeña se toca la cabeza con un sombrero de hombre, de ala plana, un sombrero de fieltro flexible de color de palo de rosa con una ancha cinta negra.

La ambigüedad determinante de la imagen radica en ese sombrero. (…)

En el transbordador, junto al autocar, hay una gran limusina negra con un chófer con librea de algodón blanca. Sí, el coche mortuorio de mis libros. Es el Morris Léon-Bollée. (…)

En la limusina hay un hombre muy elegante que me mira. No es un blanco. Viste a la europea, lleva el traje de tusor blanco propio de los banqueros de Saigón. Me mira. Ya estoy  acostumbrada a que me miren. Miran a las blancas de las colonias, y a las niñas blancas de doce años también. Desde hace tres años los blancos también me miran por las calles y los amigos de mi madre me piden amablemente que vaya a merendar a su casa a la hora en que sus mujeres juegan tenis en el Club Deportivo. (…)

Quince años y medio. El cuerpo es delgado, casi enclenque, los senos aún de niña, maquillada de rosa pálido y de rojo. Y además esa vestimenta que podría provocar risa pero de la que nadie se ríe. Sé perfectamente que todo está ahí. Todo está ahí y nada ha ocurrido aún, lo veo en los ojos, todo está ya en los ojos. (…)

La pequeña del sombrero de fieltro aparece  a la luz fangosa del río, sola en el puente del transbordador, acodada en la borda. El sombrero de hombre colorea de rosa toda la escena. Es el único color. Bajo el sol brumoso del río, el sol del calor, las orillas se difuminan, el río parece juntarse en el horizonte”.

ElamantebesosexoEs el inicio de la confesión. Es el viaje que Marguerite Duras emprende río arriba hacia el secreto de su vida en Indochina. Allá empieza todo en su vida, allí acaba todo en su vida. Lo escribió en 1985 en una novela corta titulada El amante. Pasajes de una vida repleta de sentimientos, emociones, desesperación y sueños convertidos en fragmentos literarios que van de aquí para allá en un breve periodo de tiempo y espacio; a la vez que salda cuentas con su madre en un entorno de cierta penuria y donde ella ya sabe que quiere escribir. La obra mereció el Premio Goncourt y luego fue llevada al cine.  A aquel verano esencial y eterno enmarañado de instintos y pasiones vamos hoy en nuestra serie de Veranos literarios.

Continuar leyendo "Despertares del deseo y del placer en 'El amante'" »

comentarios 13

LETRAS EN 360º (Especial JJOO)

Escribir (y leer) las islas británicas

Por: Virginia Collera24/07/2012

The Journey for Platform Nine and Three Quarters - J K Rowling
Manuscrito del capítulo 6 de Harry Potter y la piedra filosofal. JK Rowling. Cortesía de la autora.

©
© J K Rowling.

Sí, este verano Londres es indiscutible destino olímpico. Pero, no teman, entre tanta cita deportiva hay algún que otro resquicio para la literatura. De ello se ha ocupado la British Library, donde puede verse Writing Britain: Wastelands to Wonderlands, una exposición que explora cómos los paisajes -rurales y urbanos- de las islas británicas han inspirado durante siglos a los escritores anglosajones y para la que se han desempolvado cientos de manuscritos de, entre otros, William Blake, Lewis Carroll, John Lennon, Charles Dickens, Kazuo Ishiguro o JK Rowling.

Precisamente ella, JK Rowling, es una de las protagonistas de esta vuelta literaria por las letras británicas. La autora de Harry Potter & co. nos traerán, a partir de septiembre, un pedazo de la geografía británica a las librerías españolas:

Julian Barnes. The sense of an ending. Anagrama publicará en noviembre la novela número 20 de la bibliografía del autor de Leicester, con la que ganó el Man Booker Prize en 2011. Según Stella Rimington, miembro del jurado (y antigua directora general del MI5, el servicio de inteligencia británico), The sense of an ending tiene “las señas de un clásico de la literatura inglesa. Está escrita con exquisitez, su argumento es sutil y cada lectura revela nuevas profundidades”. En esta entrevista con la PBS, Barnes cuenta que “quería escribir un libro sobre el tiempo y la memoria […] También es un libro sobre el descubrimiento que haces en un cierto momento de tu vida, cuando te das cuenta de que algunas de las cosas en las que siempre has creído son erróneas”. Y no sobre este libro en concreto, sino sobre libros en general y su amor por ellos, escribe Barnes en este artículo publicado recientemente en The Guardian

J.K. Rowling. The Casual Vacancy (Salamandra). En realidad, no hay nuevos detalles sobre la próxima novela -la primera para adultos- de la autora de Harry Potter, pero imposible no incluirla en la lista de novedades destacadas para los últimos meses de 2012. La cuenta atrás ha empezado: The Casual Vacancy se publicará el 27 de septiembre.

 

Ken Follett. El invierno del mundo (Plaza & Janés). La historia de las cinco familias europeas de La caída de los gigantes continúa y llegará a las librerías el próximo 18 de septiembre. La semana pasada el autor galés colgó en su canal de Youtube la lectura de uno de los capítulos del libro (sólo en inglés) oportunamente grabada en las Churchill War Rooms de Londres.

Continuar leyendo "Escribir (y leer) las islas británicas" »

comentarios 10

Veranos literarios / 3

Descubrir la vida en los héroes de 'Matar a un ruiseñor'

Por: Winston Manrique Sabogal23/07/2012

 6. Atticus Finch

Gregory Peck con los niños Mary Badham y Phillip Alford, en la versión cinematográfica de Matar un ruiseñor.

"Cuando se acercaba a los trece años, mi hermano Jem sufrió una grave fractura del brazo a la altura del codo. (…) Yo sostengo que Ewell fue la causa primera de todo ello, pero Jem, cuatro años mayor que yo, decía que aquello había empezado mucho antes, durante el verano que Dill vino a vernos, cuando él nos hizo concebir por primera vez la idea de hacer salir a Boo Radley. (…)

Matar un ruiseñorCuando mi padre fue admitido en el Colegio de Abogados, regresó a Maycomb para ejercer su profesión (…) Sus dos primeros clientes fueron las dos últimas personas del condado que murieron en la horca. Atticus les había pedido que aceptasen la benevolencia del estado, que les conmutaría la pena si se declaraban culpables de un homicidio en segundo grado. (…)

Maycomb era una población antigua, pero cuando yo la conocí también era una población fatigada. En los días lluviosos las calles se convertían en un barrizal rojizo; la hierba crecía en las aceras, y el edificio del juzgado parecía que iba a desplomarse sobre la plaza. En verano hacía mucho calor: los perros sufrían durante el día y las flacas mulas enganchadas a los carros espantaban moscas a la sofocante sombra de las encinas de la plaza. A las nueve de la mañana, los cuellos duros de los hombres perdían su tiesura. Las damas se bañaban antes del mediodía y después de la siesta de las tres, pero al atardecer estaban como blancos pastelillos recubiertos de sudor y talcos.

La gente se movía despacio. Cruzaba cachazudamente la plaza, entraba y salía de las tiendas con paso calmoso, se tomaba su tiempo para todo. El día tenía veinticuatro horas, pero parecía más largo. Sin embargo, era una época de vago optimismo para algunas personas: al condado de Maycomb se le había dicho que no tenía nada que temer, sólo a sí mismo”.

Es la cautivadora voz de Jean  Louise Finch, Scout,  que evoca un episodio crucial en su vida y en la de su pueblo de Alabama, a través del cual se ve a todo Estados Unidos, en Matar a un ruiseñor. Son los sombríos años treinta y dos  pequeños  hermanos huérfanos de madre viven con su padre, Atticus Finch, en algo parecido a un apacible paraíso con sus alegrías, peleas y miedos en el vecindario donde hay una misteriosa casa; hasta que llega a pasar las vacaciones otro niño, Dill, y serán los tres quienes descubrirán la realidad del mundo del que forman parte, cuando, enfrentados a sus propios temores y aventuras, Atticus decide defender a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca. Los niños conocerán, entonces, la verdadera cara de su país, de su sociedad y la familia zurcida de prejuicios, especialmente los aciales que lo alteran todo porque los negros carecen, entre otras cosas, de respaldo judicial.

Continuar leyendo "Descubrir la vida en los héroes de 'Matar a un ruiseñor'" »

comentarios 14

LITERATURA JUVENIL

Experimentar con la soledad adolescente

Por: Elisa Silió22/07/2012

Obvi

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Francesc Miralles se salta el modelo Romeo y Julieta en Oblivion, una historia de amor marciana y melancólica

"Es díficil no empaparte de lo que ocurre a tu alrededor y no plasmarlo en tu escritura. El barcelonés Francesc Miralles (1968) no ha hecho nada para evitarlo en su nueva novela juvenil, Oblivion. Un cielo tras otro (La Galera), primer volumen de una trilogía. “He tenido muy presente la crisis. Mientras escribía, empecé a conocer a mucha gente que se había quedado sin trabajo y quise retratar el momento actual”. La debacle económica, además, considera que da fuerza a la historia de amor. “Cuando no tienes nada a lo que agarrarte, todo es un desastre y no hay esperanza, que de repente te surja un amor marciano que vive en un universo happy te hace olvidarte de todo eso”.

    El protagonista de Oblivion es Sasha, un adolescente de  La Graciosa. “Me alucinó mucho la sociedad de la isla, tan apartada de todo, incluso de Lanzarote. Son setecientas personas, todo el mundo se conoce. El 98% del territorio es desértico, parecen vivir en Marte”. Los padres envían a Sasha a Madrid para cursar estudios y vivir con su tío soltero, pero, al llegar, nada es como imaginaba. Su tío, arruinado y enfermo, vive en un camping abandonado en Aranjuez – “quería trasmitir ese sentimiento de desolación en un sitio cercano a Madrid pero en las afueras”- y le ha matriculado en un colegio privado que no puede permitirse. Pronto, con su tío hospitalizado, se queda solo en el camping pero en su vida se cruza una chica solitaria y estrambótica. “Quería una historia de dos soledades que se encuentran y de viajes mentales”, sostiene el líder del grupo Nikosia.

Oblivion 2cor “Tengo una visión del amor muy femenino. No he sido el típico que se iba a las discotecas. Era enamoradizo, escribía cartas a las chicas y poemas. Eso es justo lo que no le gusta a las chicas jóvenes, que lo que quieren es un macho ibérico y cuanto más gamberro mejor”, se ríe Miralles, autor de las serie tétrica Retrum, publicada en ocho idiomas. Su manera de novelar el amor es contenida. “Es un romanticismo que, por la extrañeza de la situación, se convierte en casi lacónico. Me gusta más que las chicas sean más fuertes que los chicos”. Periodista y traductor, Miralles escribe artículos para El País Semanal y es integrante de Nikosia. Una banda de dream folk que en los últimos tiempos ha puesto música a las novelas juveniles de Rocío Carmona (Gramática del amor), Sonia Fernández-Vidal (Quantic Love), Care Santos (Esta noche no hay luna llena) y Esther Sanz (El jardín de las hadas sin sueño), y, por supuesto a Oblivion.

Continuar leyendo "Experimentar con la soledad adolescente" »

comentarios 6

Veranos literarios / 2

En la alcoba de la primera noche de 'Las mil y una noches'

Por: Winston Manrique Sabogal20/07/2012

MilyunanochesJacobs
"LLegada la hora, el visir acudió a palacio para entregar Shahrasad al rey, quien se la llevó de inmediato a la cama y empezó a solazarse con ella. Pero la joven se puso a lloriquear y, a la pregunta del rey sobre el motivo de tal reacción, contestó que, antes del alba, deseaba despedirse de su hermana. El soberano, para complacerla, mandó a buscar a Dinarsad y la acomodó debajo de la cama.

La hermana estuvo en todo momento atenta, en espera de que el rey poseyera a su hermana, y cumplió con su cometido.

-Querida hermana -dijo después de un suave carraspeo-, si aún no te has dormido, ¿por qué no cuentas una de esas preciosas historias con las que solemos pasar las veladas? Ante la incerteza de lo que te pueda ocurrir, será mi despedida de ti.

- Si vuestra majestad me lo permite, lo haré -dijo Shahrasad, dirigiéndose al rey.

El soberano Shahrayar dio su consentimiento y Shahrasad explicó:

Se cuenta, majestad, que un acaudalado comerciante...".

...Y con estas palabras Shahrasad empezó una estrategia para salvar su vida ya que el rey, despechado por la continuada infidelidad de su esposa, a quien ordenó decapitar, había decidido pasar cada noche con una doncella virgen y mandarla a matar al amanecer. Es el origen y desencadenante de esta colección de historias árabes de Las mil y una noches, convertidas en uno de los libros más populares en el mundo y más queridos por toda clase de lectores; además de ser apreciado por un sinnúmero de escritores por servirles de guía o motivación en diferentes aspectos de la cultura y la creación.

En Occidente lo popularizó Antoine Galland a comienzos del siglo XVIII al traducirlo al francés desde donde se divulgó por medio mundo. Sin embargo, desde el medievo ya se conocían diferentes versiones en español. Pero, como ya se sabe, Las mil y una noches no son en realidad mil y una noches, al menos el manuscrito más antiguo  que se conserva en la Biblioteca Nacional de París no llega a las 300 noches. El origen del libro es sánscrito, y lo que sucede es que se fueron incorporando historias que se adaptaron al núcleo del original. Según el estudio del profesor M. Hahdi, en la edición de Editorial Destino que repoduzco en el post, el original recoge textos indios y sirios y los añadios son, sobre todo, egipcios. El manuscrito conservado en París, por ejemplo, no tiene algunos de los más famosos relatos como Aladino, Simbad el marino o Alí Babá.

Continuar leyendo "En la alcoba de la primera noche de 'Las mil y una noches'" »

comentarios 8

veranos literarios / 1

La campiña del destino fatal de 'Madame Bovary'

Por: Winston Manrique Sabogal18/07/2012

BovaryIsabelleHupert

Isabelle Huppert en la adaptación cinematográfica de Madame Bovary, de Claude Chabrol.

"-No es nada -dijo con tranquilidad Monsieur Boulanger, mientras cogía a Justin en sus brazos, sentándole sobre la mesa y apoyándole la espalda en la pared.

Madame Bovary le quitó la corbata. Tenía los cordones de la camisa anudados, por lo que estuvo unos segundos maniobrando con los dedos por el cuello del joven.  (...) El lugareño recobró el conocimiento; no así Justin, cuyas pupilas desaparecían en su pálida esclerótica, como dos flores azules en sendos tazones de leche.

-Convendría que no viera esto -dijo Charles.

Madame Bovary cogió la jofaina y la colocó bajo la mesa; al inclinarse para hacerlo, su vestido (un vestido veraniego de cuatro faralaes, de color amarillo, bajo de cintura, amplio de vuelo) se ensanchó en torno a ella, sobre los ladrillos del pavimento; y, dado que se hallaba inclinada, vaciló al alargar los brazos, con lo que el abombamiento de la tela rompiose aquí y allá, según las inflexiones del corpiño."

 (...)

Entre tanto, Boulanger despidió a su sirviente, diciéndole que se fuera tranquilo, pues ya había satisfecho su deseo.

-Deseo que me ha proporcionado el placer de conocerles -añadió.

Pronunció la frase mirando fijamente a Emma".

BovaryIsablle1El amor en Madame Bovary ya está ahí, lo lleva dentro, ha empezado a anidar en secreto sin que ella se percate. Ella, que soñaba y no cesaba de esperar la llegada del amor acertó en unas cosas de pleno y en otras no: Acertó en que lo haría de improviso; pero no acertó en la forma, aquí corriente, vulgar; tal vez, mientras esperaba que un día fuera "con grandes estallidos y fulguraciones"; pero acertaría, a su pesar, en el resultado del amor "como una tempestad celeste que se desencadena sobre la vida y la trastorna, y desgaja como hojas secas las voluntades y arrastran el corazón hacia el abismo".

Continuar leyendo "La campiña del destino fatal de 'Madame Bovary'" »

comentarios 14

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal