Papeles Perdidos

Segundas oportunidades

'Del tiempo y el río', de Thomas Wolfe

Por: EL PAÍS21/09/2012

ThomaswolfePor J. ERNESTO AYALA-DIP

Stingo es un escritor sureño que llega a Nueva York  impelido por esa necesidad impostergable de beberse la vida y luego convertir esa experiencia en la Gran Novela Americana. Stingo conoce a Sophie y Nathan, dos seres heridos por las turbulencias del siglo XX que el destino pone a su alcance para mayor conocimiento de la condición humana. Estoy hablando de La decisión de Sophie, de William Styron, una de las novelas mayores de la narrativa norteamericana del siglo pasado y parte de éste. En 1982, el gran Alan Pakula la llevó al cine con el mismo título. Yo recuerdo ambas, la novela y la película. Quien haya leído la novela o haya visto la cinta, recordará que Stingo lleva consigo un grueso volumen. Se trata de Del tiempo y el río (Of Time and the River), de Thomas Wolfe (1900-1938), en la imagen. Es su libro de cabecera. No es extraño que Styron lo incluya en su novela: ¿no es acaso Stingo una réplica de Benjamin Gant, el protagonista de El tiempo…? ¿Y negó alguna vez Styron pertenecer a esa estirpe de la que Wolfe fue uno de sus fundadores: la estirpe de los escritores del sur de los Estados Unidos? De los Warren Penn, Carson McCullers, etc.

 Démosle hoy una segunda oportunidad a esa gran novela de Thomas Wolfe: Del tiempo y el río. Volvamos a sus páginas llenas de amor, primavera y desolación: los ingredientes del héroe mítico moderno en busca de su lugar exacto en el mundo. La novela tiene casi mil páginas. Nada extraño en alguien que quiso consignar en ese libro los sonidos de la vida. Thomas Wolfe tuvo siempre que defenderse en vida. Y después de muerto, también. Defenderse del olvido y de la acusación de escritor exuberante. Poco dado a la contención formal, poco austero con el aparato retórico que sostiene su novela, para mí, capital. No sirvió de mucho que William Faulkner dijera de él que era el mejor escritor de su generación.  

Wolfe publicó Del tiempo y el río en 1935, tres años antes de su muerte. Impregnada de información autobiográfica, esta novela es la quintaesencia de la novela épica burguesa, que diría Georg Lukacs. Articulada en torno a la figura de Eugene Gant, el relato se propone como una de las mayores metáforas de la sed de absoluto existencial y estético de la narrativa americana contemporánea. Habría que remontarse a Las ilusiones perdidas de Balzac para hacernos una idea de la empresa titánica de nuestro autor. Gant viaja de su pueblo natal a la gran metrópoli de la modernidad, la misma en la que Styron deposita con un propósito parecido a su héroe Stingo. Hablamos de Nueva York. Gant viaja luego a  París a cumplir con el sueño de la expatriación. Como Hemingway, Scott Fitzgerald y Henry Miller (a quien tanto ha influido, por cierto, Wolfe), Eugene regresa a Estados Unidos, a ese país inmortal, inmenso y cruel como Dios, según se dice en la novela.

Hablemos un poco de su famosa exuberancia estilística. Sobre todo la que rige en Del tiempo y el río. Se habla de hipérboles, de acumulación de lugares descriptos hasta el más obsesivo detalle, adjetivación desbordante. Nada de la maquinaria narrativa escapa de las manos de Wolfe. Nada que le sea útil para la reconstrucción mítica de esa América perdida, “nunca hallada, omnipresente”. Por qué ese mal incurable que lo aleja de la precisión de Flaubert para acercarlo tan gustosamente a la profusión de escenas y caracteres más afines a Dickens, más a Walt Whitman, uno de sus mentores, que a Fitzgerald para lamento de su editor (y amigo) Maxwell Perkins.

ThomaswolfecasaEl 26 de julio de 1937, Thomas Wolfe escribe una carta desilusionada a su amigo Scott Fitzgerald. Se siente contrariado que el autor de Suave es la noche apele tanto al magisterio de Flaubert para reprocharle su poco aprecio por la escritura monacal, incluso su poca inclinación a dotar de relieve emocional a las cosas. Resulta extraño que un romántico como Fitzgerald no haya reconocido en Wolfe a su hermano, a su semejante. Que no haya encontrado su mismo espíritu nostálgico de una América que probablemente nunca existió. Es cierto que “Del tiempo y el río” es una novela que acierta menos en la estructura equilibrada que en la convicción de un tono y espíritu de búsqueda mítica. Pero es precisamente esto lo que prima y nos interesa hoy: su legado poético, su sentido de la profecía, su dibujo del desarraigo, su atmósfera de incurable exilio interior. (En la imagen, la casa de Thomas Wolfe).

Thomas Wolfe fue el héroe en la adolescencia de Philip Roth. En cierta manera, su protagonista Zuckerman parece amasado con ese torrente de tristeza y recuerdos, con esa necesidad casi animal de realidad. Quien lea Del tiempo y el río, podrá corroborar aquella sabia sentencia de Faulkner que nada tiene de boutade: “Thomas Wolfe es el mejor fracaso de la literatura norteamericana de nuestros días”. Efectivamente, nadie ha fracaso tan magistralmente como él.    

 

comentarios 6

6 Comentarios

Publicado por: Jose Angel 21/09/2012

Recuerdo de esta novela desbocada y magistral las locomotoras atravesando en la noche las llanuras inmensas de EEUU. Es una imagen imborrable. Tengo las novelas de Thomas Wolfe como referencia literaria de mis años juveniles. Desde que lo leyera ya no me conformé con menos: no fue un escritor fracasado como dice el articulista: a mí me construyó como el lector, aún más, contribuyó a hacerme como el hombre que malo o bueno a día de hoy soy. Gracias por este artículo.

Publicado por: mystic River 21/09/2012

Recomiendo "El ángel que nos mira", novela anterior, supongo, en la que Eugene Gant despega al mundo desconocido. Wolf es un maestro.

Publicado por: Yo sólo sé que no sé nada 21/09/2012

Una trivia rápida sobre el tiempo: Sabia virtud de conocer el tiempo http://www.dwaroo.com/Play_Quiz.aspx?Gid=1757 y otra sobre ríos y cuidades que se fundaron al lado de ellos http://www.dwaroo.com/Play_Quiz.aspx?Gid=1566

Publicado por: Roberto Andreano 21/09/2012

Gracias por este artículode aquellamaravillosa novela que leí con 25 años.

Publicado por: mangstadt 21/09/2012

No tenía noticia de este autor. Me lo he apuntado mentalmente, a ver si encuentro esta novela en alguna librería con libros en lengua inglesa o en alguna librería de viejo. Tras vivir más de cuatro quintas partes de mi vida en España, constato cada día que mis lagunas literarias son enormes en lo que se refiere a mi país de origen.

Publicado por: inma 21/09/2012

Es tan subjetiva la literatura que da vértigo pensar en la cantidad de buenos escritores que nos pasan desapercibidos.
Buen aporte.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal