Papeles Perdidos

Segundas oportunidades

'El astillero', de Juan Carlos Onetti

Por: EL PAÍS28/09/2012

ElastilleroOnettiPor J. ERNESTO  AYALA-DIP

Sucede a veces que una novela nos relata una historia que no acabamos de entender bien. ¿No la entendemos porque no está bien contada? Puede que sea por ello la mayor parte de las veces. Pero excepcionalmente no entendemos la historia que se nos cuenta paradójicamente por lo irreprochablemente bien escrita que está. La inteligibilidad de una novela no siempre estriba en su escritura, ni siquiera tiene que ver con ella. Sucede a veces que no entendemos una historia que se nos relata porque es imposible entenderla de ninguna de las maneras posibles de contárnoslas. No hay posibilidad de transparencia. La escritura a lo sumo asiste impotente a esa indescifrable masa de palabras enfilando con todo su empeño hacia algo de claridad en medio de la más absoluta oscuridad. Esa oscuridad de la historia nada tiene que ver con la claridad del estilo. Tiene que ver con el hecho de que la realidad a veces sencillamente es esa: su ininteligibilidad.

Hago este pequeño introito porque esta semana me pareció que darle una nueva oportunidad a El astillero, del escritor uruguayo Juan Carlos Onetti (1909-1994), era darle oportunidad no sólo a una forma de novelar sino a una forma muy personal, y agregaría casi  inaugural de la ficción en el contexto lingüístico del castellano, además de señalarnos un modo  de insuflarle sentido existencial. El astillero se publicó en 1961, la década en la que convivían el realismo y la denostada por Ernesto Sábato “nouvelle roman”. Onetti ya había publicado Para esta noche (1943) y La vida breve (1950), novela donde nace la mítica ciudad de Santa María. Para cuando se publica El astillero, sus lectores ya reconocen en la novela una  poética anclada en Kafka, Hamsun, Joyce, Céline y Faulkner, sobre todo Faulkner, mucho Faulkner. En 1964, la novela que se completa con una segunda parte titulada Juntacadáveres (aunque esta obra, su autor la escribió casi paralelamente a El astilleRO). Si hay que buscar un paradigma en la obra del escritor uruguayo, un paradigma literario de la desolación del hombre contemporáneo (y probablemente de la desolación humana en términos absolutos), ese no puede otro que El astillero. El narrador omnisciente es también un narrador testigo, esa omnisciencia cercana que relativiza, cuando no cuestiona, en cierta manera esa prepotente inhumanidad de la que hace siempre gala la tercera persona. El uso de este punto de vista no es inocente. Ese narrador testigo que autoriza la intromisión de otras versiones de lo relatado, coquetea con el uso del plural y hasta no duda en echar mano de la deducción cuando sus oídos escuchan diferentes versiones. A ello me refería más arriba cuando hablaba de no entender, empezando por no saber si hemos llegado a un final o a otro, que también cabe esa posibilidad en nuestra novela. No se entiende la vida solo porque la vivamos. Sabedor de eso, Juan Carlos Onetti cifra en su novela la imposibilidad de un conocimiento o intelección total de la realidad. Consciente de ello, Onetti selecciona sus materiales narrativos: sintetiza espacios y tiempos. Es lo que algún especialista en su obra ha llamado “concentración retórica”. El paso de la realidad real a la mítica. A partir de La vida breve y consolidada plenamente en El astillero, la narración y todos los dispositivos narratológicos se encargan de una tarea metafísica: las cosas se vuelven esenciales, las voces se multiplican en busca de alguna verdad irrefutable, las reglas de la verosimilitud se hacen más porosas, más afines, más necesitadas de distintas versiones acerca de lo vivido o de lo que se está  viviendo. El punto de vista, las voces, la ambigüedad en las estrategias de supervivencia (de Larsen, por ejemplo, al llegar a Santa María para gestionar el astillero en su hundimiento definitivo o en su restauración), la subjetivación de la mirada sobre el mundo físico y sensible,  todo conduce a la construcción de una poética de la distancia, del desapego, de la indiferencia existencial.  

He vuelto a leer El astillero y renuevo aquella lejana sensación que sentí cuando la leí por primera vez: lucidez ante la inutilidad de la vida, una idea casi vertiginosa de la muerte y esa otra luminosa poética de la incertidumbre y la relatividad que apunta tan directamente al corazón cartesiano de los relatos unívocos. No hay una próxima primavera para Larsen. Su alma, mezcla de los nihilistas de Roberto Arlt y Camus, dibuja ese paisaje devastado y carente de sentido intrínseco, que hubiera dicho Kant. Recuerdo una frase de algún cuento de Onetti: "También la vida es una idiotez complicada". Pero en esa idiotez, la escritura y la compasiva ficción que nos protege o nos salva hacen que seamos simplemente, como pidió un día el mismo Onetti, cada minuto de esos sucesos que no provocamos con nuestra voluntad. Démonos, pues, una oportunidad como lectores.

 

comentarios 9

75 años del ‘Guernica’

Por: Mª Inés Amado28/09/2012

 

Mañana en Babelia

Las exposiciones Encuentros con los años 30 (del 3 de octubre al 7 de enero  en el Museo Reina Sofía de Madrid) y Picasso Black and White (del 5 de octubre al 23 de enero en el Museo Guggenheim Nueva York) celebrarán desde la próxima semana hasta comienzos del próximo año los 75 años del Guernica. Este es el tema que ocupa mañana la portada de Babelia. Fietta Jarque firma un reportaje sobre ambas exposiciones que “cercan, rodean y ponen en contexto la pintura  dentro de la obra del pintor, y en la convulsa época en la que fue realizada”. Arte contra la banalidad, artículo de Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía, completa el tema.

GM26883Las leyes de la frontera (Mondadori), de Javier Cercas, es El Libro de la Semana. “Cercas ha sentido otra vez la necesidad imperativa (¿superstición, quizá?) de implicarse en la ficción que cuenta o, mejor todavía, de arrastrar en la red de su invención un montón de pecios colectivos”. “La razón de esto viene al final del libro, de nuevo en boca del interrogador: “La ficción siempre supera a la realidad, pero la realidad es mucho más rica que la ficción”, escribe José-Carlos Mainer, que firma la crítica.

Sobre_solidaridades__b52c07José María Ridao entrevista en las páginas centrales a Pascal Quignard, que publica Las solidaridades misteriosas (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores). También escriben esta semana en Babelia Nora Catelli -sobre La poesía del pensamiento. Del helenismo a Celan (Siruela), de George
9788498418064_L38_04_nSteiner-; Carlos Martínez ShawNapoleón  (Crítica), de -Jean Tulard, y  La primera guerra total. La Europa de Napoleón y el nacimiento de la primera guerra moderna (Alianza Editorial), de David A. Bell-; José María Guelbenzu -La muerte del padre (Anagrama), de  Karl Ove Knausgård-, y J. Ernesto Ayala-DipMisión olvido (Temas de hoy), de María Dueñas-.

En el número 1.088 de Babelia, Antonio Muñoz Molina escribe de los traductores, Javier Gomá Lanzón, sobre lo poéticamente correcto, y Manuel Vicent dedica su página de Periodistas literarios a Corpus Barga.

comentarios 0

Padura sueña con Cuba

Por: EL PAÍS26/09/2012

Por Rocío Huerta

A diferencia de la soledad que busca cuando escribe una novela, Leonardo Padura (Cuba, 1955) odia escribir guiones solo. Arduo esfuerzo le hubiera costado la labor de guionizar las siete historias, una para cada día de la semana, si no hubiera sido por la colaboración de Lucía López Coll, su esposa, con quien ha elaborado a cuatro manos los cuentos que luego valieron para 7 días en La Habana. “Elegí a Lucía porque ella es una persona de cine”, cuenta el escritor. López Coll trabajó como ayudante de dirección y directora de cortos durante unos diez años.

Coincidiendo con la presentación del filme, estos días en el Festival de San Sebastián, en Papeles Perdidos os ofrecemos en exclusiva dos de los 11 cuentos que Padura y su mujer propusieron para la película y no fueron seleccionados por los directores.

El primero, Soñando en Cuba, es un viaje por los pensamientos de Manolo, un ingeniero mecánico al que las circunstancias de la vida le obligaron a reconvertirse en taxista que conduce para ganarse la vida mientras piensa en la manera de cambiarla. Una noche, mientras en su taxi recibe y deposita una serie de pasajeros variopintos, a Manolo se le ocurre un plan definitivo.

Soñando en Cuba, por Leonardo Padura y Lucía López Coll

El segundo cuento que os presentamos es La casa de los otros, un relato sobre los sueños por cumplir de Elsa, una inconformista joven cubana que trabaja en una antigua tabacalera en La Habana. Las aspiraciones de Elsa la llevarán a encontrarse con otra realidad…

La casa de los otros, por Leonardo Padura y Lucía López Coll

 

comentarios 1

LETRAS EN 360º

La propaganda según Agatha Christie

Por: Virginia Collera24/09/2012

Agatha Christie
La escritora británica Agatha Christie. Fuente: http://konyves.blog.hu

Hasta ahora el editor David Brawn no había tenido la oportunidad de publicar un texto inédito de Agatha Christie que encontró entre sus papeles en 1997. Se trata de ensayo sobre el (buen) estado de la ficción detectivesca británica que la célebre autora escribió a petición del Ministerio de Información. Era una pieza de propaganda. Pero Christie no se limitó a repasar las virtudes de sus homólogos, también enumeró algún que otro vicio, cuentan en The Guardian. Inédita también es la entrevista de Michel Foucault que adelanta el diario La Nación y la novela Finnegans Wake de James Joyce, que los lectores chinos podrán leer por primera vez en su lengua materna.


REINO UNIDO

En 1945 el gobierno encargó a Agatha Christie que escribiera un texto elogiando las virtudes de la novela policiaca británica. Y ahora, casi siete décadas más tarde, se publica por primera vez en el Reino Unido como prólogo de la novela Ask a policeman. En el texto, Christie escribe con admiración sobre Arthur Conan Doyle, "pionero de la novela de detectives", John Dickson Carr y Ngaio Marsh. Dice de ella misma que es una "artesana trabajadora" y no escatima en críticas contra Margery Allingham -"subordina la trama a sus personajes"-, Dorothy L Sayers -que, en su opinión, echó a perder a Lord Peter Winsey- y su propio Hercule Poirot. El eterno detective se convirtió en motivo de sonrojo para ella. "Poirot se ha hecho con su lugar en el mundo y quizás los desconocidos le tengan más afecto que su propia creadora. Le daré un consejo a los jóvenes escritores de novela detectivesca: ¡Cuidado con el personaje principal que ideéis! ¡Puede que tengáis que convivir con él durante mucho tiempo!". (vía The Guardian)

JK Rowling ya ha comenzado la promoción de su primera novela para adultos, The Casual Vacancy, y Decca Aitkenhead de The Guardian se reúne con ella -previa firma de varios documentos legales- en Edimburgo. ¿La peor pesadilla de la autora? Que su primera novela pos-Harry Potter fuese terrible y la gente la comprase igualmente. No parece ser el caso: a Aitkenhead le gusta The Casual Vacancy, que lee en las oficinas de Little, Brown en Londres rodeada de fuertes medidas seguridad. Con respecto a las ventas, Rowling asegura que no es algo que no le preocupe en exceso. "Yo necesitaba escribir este libro. Me gusta mucho, estoy orgullosa de él, y eso es lo que cuenta para mí". Todos sabemos que ahora puede pagar sus facturas, pero precisamente en la novela recurre a la etapa de su vida en la que sobrevivía gracias al dinero del estado. (vía The Guardian)

ESPAÑA

Llevamos ya semanas hablando del Hay Festival de Segovia, pero esta es su semana grande: del jueves al domingo la ciudad castellana acogerá un sinfín de actos literarios protagonizados por Nicole Krauss -que ocupó la portada del pasado sábado en Babelia-, Philippa Gregory, Juan José Millás, Eduardo Sacheri, Daniel Samper Pizano, Antony Beevor, Khaled Khalifa, Habib Selmi, María Dueñas, Javier Moro, Clara Janés... Aquí puede consultarse el programa completo.

Mañana llega a las librerías el nuevo libro de Javier Cercas, Las leyes de la frontera (Mondadori). Quienes quieran leer el primer capítulo pueden hacerlo aquí, cortesía de Papeles Perdidos.

Y el miércoles el poeta Antonio Gamoneda presentará en Madrid el libro Todos los cuentos (Siruela) de Antonio Pereira. Todos los detalles, aquí.

Continuar leyendo "La propaganda según Agatha Christie" »

comentarios 7

Segundas oportunidades

'Del tiempo y el río', de Thomas Wolfe

Por: EL PAÍS21/09/2012

ThomaswolfePor J. ERNESTO AYALA-DIP

Stingo es un escritor sureño que llega a Nueva York  impelido por esa necesidad impostergable de beberse la vida y luego convertir esa experiencia en la Gran Novela Americana. Stingo conoce a Sophie y Nathan, dos seres heridos por las turbulencias del siglo XX que el destino pone a su alcance para mayor conocimiento de la condición humana. Estoy hablando de La decisión de Sophie, de William Styron, una de las novelas mayores de la narrativa norteamericana del siglo pasado y parte de éste. En 1982, el gran Alan Pakula la llevó al cine con el mismo título. Yo recuerdo ambas, la novela y la película. Quien haya leído la novela o haya visto la cinta, recordará que Stingo lleva consigo un grueso volumen. Se trata de Del tiempo y el río (Of Time and the River), de Thomas Wolfe (1900-1938), en la imagen. Es su libro de cabecera. No es extraño que Styron lo incluya en su novela: ¿no es acaso Stingo una réplica de Benjamin Gant, el protagonista de El tiempo…? ¿Y negó alguna vez Styron pertenecer a esa estirpe de la que Wolfe fue uno de sus fundadores: la estirpe de los escritores del sur de los Estados Unidos? De los Warren Penn, Carson McCullers, etc.

 Démosle hoy una segunda oportunidad a esa gran novela de Thomas Wolfe: Del tiempo y el río. Volvamos a sus páginas llenas de amor, primavera y desolación: los ingredientes del héroe mítico moderno en busca de su lugar exacto en el mundo. La novela tiene casi mil páginas. Nada extraño en alguien que quiso consignar en ese libro los sonidos de la vida. Thomas Wolfe tuvo siempre que defenderse en vida. Y después de muerto, también. Defenderse del olvido y de la acusación de escritor exuberante. Poco dado a la contención formal, poco austero con el aparato retórico que sostiene su novela, para mí, capital. No sirvió de mucho que William Faulkner dijera de él que era el mejor escritor de su generación.  

Wolfe publicó Del tiempo y el río en 1935, tres años antes de su muerte. Impregnada de información autobiográfica, esta novela es la quintaesencia de la novela épica burguesa, que diría Georg Lukacs. Articulada en torno a la figura de Eugene Gant, el relato se propone como una de las mayores metáforas de la sed de absoluto existencial y estético de la narrativa americana contemporánea. Habría que remontarse a Las ilusiones perdidas de Balzac para hacernos una idea de la empresa titánica de nuestro autor. Gant viaja de su pueblo natal a la gran metrópoli de la modernidad, la misma en la que Styron deposita con un propósito parecido a su héroe Stingo. Hablamos de Nueva York. Gant viaja luego a  París a cumplir con el sueño de la expatriación. Como Hemingway, Scott Fitzgerald y Henry Miller (a quien tanto ha influido, por cierto, Wolfe), Eugene regresa a Estados Unidos, a ese país inmortal, inmenso y cruel como Dios, según se dice en la novela.

Continuar leyendo "'Del tiempo y el río', de Thomas Wolfe" »

comentarios 6

‘La gran casa’, de Nicole Krauss

Por: Mª Inés Amado21/09/2012

Mañana en Babelia

La-gran-casa-9788498384796“La gigantesca mesa empotrada en la que Krauss trabaja y que heredó del antiguo propietario está extrañamente relacionada con la génesis de La gran casa: hizo un cuento sobre un inmenso escritorio con 19 cajones que una novelista recibe en préstamo de un joven poeta chileno”, escribe Andrea Aguilar sobre la nueva novela (Salamandra y La Magrana) de la escritora estadounidense Nicole Krauss . “Ese mueble imaginado pasó a convertirse en el eje sobre el que gira su nueva novela, la peonza en torno a la que se arremolinan las cuatro voces que construyen La gran casa desde Nueva York, Londres e Israel”. Una entrevista realizada en Nueva York con la escritora abre mañana Babelia. Eduardo Lago escribe en las mismas páginas sobre el panorama actual de la narrativa en Estados Unidos.

9788498416534_L38_04_nTodos los cuentos (Siruela), de Antonio Pereira, es El Libro de la Semana.  “Su obra breve en prosa nos permite calibrar el sentido y el valor de una literatura que la crítica ha reconocido como imprescindible en la historia del cuento español de las tres últimas décadas del siglo XX, género en el que más ha destacado el autor”, afirma Fernando Valls. “Y, sin embargo, él siempre se consideró poeta, incorporando en sus relatos la precisión lingüística y la concisión propias de la lírica”.

La-cabeza-en-llamas-9788415472070La cabeza en llamas (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores), de Luis Mateo Díez (Ana Rodríguez Fischer); Medusa (Seix Barral), de Ricardo Menéndez Salmón (Jordi Medusa_9788432210068Gracia); Poesía (Anagrama), de Michel Houellebecq  (Jesús Aguado); Historia de la literatura española. I. Entre oralidad y escritura. La Edad Media (Crítica), de María Jesús Lacarra y Juan Manuel Cacho Blecua. José-Carlos Mainer (director) (Carlos Alvar); Urgoiti: Una utopía reformadora. ‘El Sol’ (1917-1931) y ‘Crisol’ (1931) (Ediciones APM), de Antonio Elorza (Jordi Gracia); La mirada republicana (Los Libros de la Catarata), de Andrés de Francisco (Enrique Gil Calvo), son otros libros reseñados esta semana.

Beevor%20noticia Se-desataron-todos-los-infiernos_9788498924626Un reportaje,  firmado por Guillermo Altares, sobre el nuevo libro de Antony Beevor y la reedición del de Max Hastings  acerca de la Segunda Guerra Mundial ocupa las páginas centrales. “Beevor utiliza la técnica que le ha llevado a convertirse en un best-seller y a la vez en un respetado investigador, una mezcla de relato histórico clásico, con mucho trabajo en los archivos, y testimonios de aquellos que lo vivieron. Hastings aplica la historia de las mentalidades a la II Guerra Mundial y quiere alejarse de los grandes nombres y del desarrollo de las batallas para explicar cómo este Armagedón afectó a seres humanos concretos”, escribe Altares sobre La Segunda Guerra Mundial (Pasado y Presente), de Beevor,  y Se desataron todos los infiernos. Historia de la Segunda Guerra Mundial (Crítica), de Hastings.

EpistolarioUn artículo de Juan Goytisolo sobre Epistolario. Américo Castro y Marcel Bataillon (1923-1972) (Biblioteca Nueva), con edición de Simona Munari e introducción de Francisco José Martín, cierra el número 1.087 de Babelia.

comentarios 0

Avance literario

La cara B del posfranquismo, en lo nuevo de Javier Cercas

Por: Winston Manrique Sabogal19/09/2012

Cercas

Imagen de la portada de Las leyes de la frontera.

“El origen remoto de Las leyes de la frontera es cuando yo tengo 10 o 12 años y vivo en unos bloques de pisos de clase media recién levantados en el extrarradio de la ciudad, justo al lado del río. Una tarde, el utillero del equipo de balónmano del barrio nos lleva al otro lado del río y desde ahí veo otro mundo. Hay unos barracones donde se vivian miles de personas en una miseria espeluznante. Esa imagen se me queda clavada en la retina. Vi que a unos 150 metros de donde yo vivía había un mundo que no se parecía en nada al mío. Ese es el origen del libro: qué pasaba ahí, en algo tan cerca y tan lejos de mi casa al mismo tiempo”.

Así evoca Javier Cercas (Cáceres, 1962) el primer soplo de inspiración de su nueva y esperada novela: Las leyes de la frontera que publicará el 25 de septiembre Mondadori. Una obra rodeada de silencio y algo de misterio sobre la que EL PAÍS te adelanta hoy en exclusiva el primer capítulo. La novela refleja las fisuras de la nueva vida empezada por España tras el franquismo. Ese es el periodo que aborda ahora Cercas tras Anatomía de un instante (Premio Nacional de Narrativa 2010), donde escribía a partir del intento de golpe de Estado del 23-F.

CERCASFOTOLa historia de Las leyes de la frontera comienza  en el verano de 1978, en Gerona, en el intervalo de una España que empieza a dejar el pasado y los tonos grises y comienza a ponerse al día con el resto del mundo, a acortar distancias en todos los ámbitos de la vida: personal, social, cultural y política y democráticamente. Las fronteras se ensanchan, sobre todo en lo personal, aunque algunas  leyes hundan sus raíces en el pasado más remoto.

La novela narra la vida de Ignacio, un estudiante adolescente, y del Zarco y de Tere, dos jóvenes delincuentes. Todo empieza con la reconstrucción de la vida de estos tres adolescentes, que de la misma manera que un día el destino los juntó de manera inesperada, otro día los separó luego de que alcanzaran una intensa relación. En Las leyes de la frontera un autor recibe el encargo de escribir un libro sobre el Zarco, convertido con los años en un mito de la delincuencia durante la Transición. La novela se convierte en una esquina del espejo de España de la Transición, de la cara B del posfranquismo.

Las leyes de la frontera va más allá de lo que sucedió y sucede en un país. Habla de la vida de ese país que se va construyendo desde la periferia, del tejido de las relaciones humanas, del amor y del desamor que hace los días, de los laberintos y pasadizos de los sueños, intenciones y sentimientos que se quedan en el camino.

PUEDES LEER AQUÍ EL PRIMER CAPÍTULO DE LAS LEYES DE LA FRONTERA

La novela arranca así:

Continuar leyendo "La cara B del posfranquismo, en lo nuevo de Javier Cercas" »

comentarios 34

Avance literario

Salman Rushdie transmutado

Por: EL PAÍS18/09/2012

EL PAÍS te avanza en primicia el primer capítulo de las esperadas memorias de Salman Rushdie: Joseph Anton. Memorias del tiempo de la fatua (Mondadori). Hoy es el lanzamiento mundial del libro

Rushdie

JESÚS RUIZ MANTILLA

A Salman Rushdie no le atrajo nunca la idea de ser un cautivo. Pero lo fue. De una manera extraña. Víctima de un odio furibundo a causa de una condena poco acorde con los tiempos pero que se repite y se repite en los últimos tiempos. De Rushdie a Theo Van Gogh, el cineasta asesinado por la ira de un devoto de Mahoma y ahora a La inocencia de los musulmanes, la mecha que ha prendido una película a todas luces absurda, la batalla contra la intolerancia cobró un día sentido en un hombre que tras escribir su novela Versos satánicos se vio obligado a vivir escondido. Debía burlar, saltando de casa en casa, la fatua lanzada por Jomeini en 1989, en la que se instaba a cualquier musulmán a matarlo si se lo encontraba a su paso. Aunque el gobierno de Irán ya no lo persigue, fanáticos islamistas lo buscan aún.

RushdieJOSEPH ANTONLa memoria de aquel tiempo y más, la íntima, la vital, la feliz y la traumática, queda contada por el escritor nacido en Bombay hace 65 años en Joseph Anton. Memorias del tiempo de la fatua (Mondadori), que sale hoy a la venta en todo el mundo. Y EL PAÍS Y Papeles perdidos te avanzan en primicia el comienzo del libro. Aquí puedes leer el primer capítulo: Un contrato fáustico a la inversa. Este domingo, El País Semanal, publicará una entrevista con el escritor británico de origen indio.

Tuvo sus ventajas aquella experiencia. Entre la depresión y la introspección, entre el temor y el convencimiento de que emprendía una batalla necesaria, Rushdie se convirtió en un símbolo y un enigma. En el hombre mejor protegido –junto a la reina y el primer ministro- del Reino Unido y también en una piedra en el zapato para los gobiernos occidentales que se movían entre la tibieza y la espera a ver qué hacían otros para actuar.

En medio de todo, Rushdie quiso ser Conrad y Chéjov. Por eso eligió los nombres de pila de ambos para el pseudónimo que le pidieron utilizar en clave. Unas memorias esperadas y que se han guardado con todo secreto hasta hoy, la fecha de su lanzamiento internacional.

En el libro, Rushdie también habla de su infancia y su traslado a un colegio de Inglaterra; de sus años universitarios en Cambridge; de las tensas relaciones con su padre alcohólico; de los problemas vividos a través de sus cuatro divorcios, de la relación con su primogénito cuando se le dictó la fatua y de la permanente sensación de extranjero en que vive.

PUEDES LEER AQUÍ EL PRIMER CAPÍTULO DE JOSEPH ANTON: Un contrato fáustico a la inversa.

Las memorias empiezan así:

Continuar leyendo "Salman Rushdie transmutado" »

comentarios 7

LETRAS EN 360º

Entre Dickens y The Wire: vuelve la novela por entregas

Por: Virginia Collera17/09/2012

Fotograma de The Wire
Fotograma de la serie The Wire. Fuente: HBO.

La historia es cíclica. Y aquí, en plena transición del libro de papel al eletrónico, vuelve a repetirse. Charles Dickens publicó buena parte de sus novelas -David Copperfield, Oliver Twist, La pequeña Dorrit- por capítulos de periodicidad mensual. El británico fue una de las grandes inspiraciones del periodista David Simon para crear la serie The Wire, que durante su emisión luchó contra las audiencias para sacar adelante sus cinco temporadas. Y ahora, ambos mundos, el de Dickens y el de Simon, parecen reunirse en la nueva era de la publicación por entregas que pretende inaugurar Amazon con su flamante Kindle Serials. En directo, al más puro estilo televisivo, puede verse cómo la escritora británica Sarah Hartmann escribe su nueva novela The Dragon Lords y en diferido habrá que leer una polémica antología de poesía peruana que acaba de editar la Universidad de Lima. Empezamos. 

ESTADOS UNIDOS

Bezos + Kindle
Hace un par de semanas, Jeff Bezos, creador de Amazon, anunciaba triunfal una sustancial rebaja de los lectores Kindle y despejaba dudas: "Queremos ganar dinero cuando la gente use nuestros aparatos, no cuando compren nuestros aparatos". Ya hace tiempo que la compañía ofrece suscripciones a revistas y periódicos, y desde ese día, también a libros con un nuevo servicio: Kindle Serials. Como cuenta Sarah Kessler en este artículo, los usuarios pagarán una tarifa fija y los capítulos irán apareciendo en el lector. Yael Goldstein Love, editora y co-fundadora de Plympton, un "estudio literario" especializado en la publicación de novelas por entregas, explica que "durante buena parte del siglo XIX pocos libros se publicaban sin pasar antes por la serialización. Era una forma de ver si había viabilidad comercial y suficientes lectores para ese tipo de historia. Todo esto sigue vigente hoy, en un momento en el que las editoriales están recortando, casi radicalmente, sus lanzamientos". Los novelistas tendrán que atrapar a los lectores desde las primeras páginas. La experiencia de escritor-lector será cada vez más parecida a la del guionista-espectador. Si una obra no tiene tirón, no se publicarán más capítulos; si tiene una buena aceptación, los lectores tendrán que esperar -ansiosos- hasta que la siguiente entrega se materialice en su Kindle. "En parte, lo que hace que las series de televisión te obsesionen es que tienes que esperar entre episodios y temporadas. Especulamos, pensamos sobre lo que harán los personajes. Se parece más a lo que hacemos en nuestras vidas. Es esa tendencia natural al cotilleo la que hace que nos guste tanto la ficción", concluye Love. Hasta ahora, los libros que ha publicado Plympton, estaban terminados aunque los distribuyesen por capítulos. En el futuro no será así: esperarán a ver la reacción de los lectores para continuar y/o modificar el curso de la historia. En el futuro, entonces, ¿nos espera un mundo editorial con focus groups e informes de ventas? (vía Fast Company)

No easy day, la crónica de Mark Owen, uno de los seis miembros de la operación militar que se saldó con la vida de Osama Bin Laden, ha vendido 253.000 ejemplares en su primera semana, desbancando a Cincuenta sombras de Grey del número uno de la lista de los libros más vendidos -según Nielsen BookScan- que ocupaba desde el pasado 22 de abril. (vía Publisher's Weekly)

PERÚ

La Universidad de Lima ha editado una antología de poesía peruana "consultada" y titulada Espléndida iracundia. "Se trata del primer esfuerzo en nuestro medio por tomar el pulso a la poesía peruana publicada entre 1968 y 2008, atendiendo a una referencia consensual", escribe Jorge Eslava en La República. El volumen viene precedido por la polémica, apunta Iván Thays en Moleskine Literario: "Ha nacido con bronca bajo el brazo pues un grupo de poetas peruanos se negó a participar de la consulta y, luego, de la propia antología al ser seleccionados".(Moleskine Literario, La República)

Continuar leyendo "Entre Dickens y The Wire: vuelve la novela por entregas" »

comentarios 9

NUEVA SECCIÓN

Segundas oportunidades: 'Ciudadela', de Saint-Exupéry

Por: EL PAÍS14/09/2012

J. ERNESTO AYALA-DIP

Ciudadela.exuperyEn la vorágine de los autores y los libros de autores consagrados por el canon, quedan arrinconados u olvidados en el margen de la historia de la literatura universal autores y libros. La memoria literaria tiene también su desván. Como sucede en la vida, escritores y títulos necesitan una segunda oportunidad. Nadie podría decir que Balzac es un escritor arrinconado, aunque tampoco se puede decir que es un éxito de ventas en Francia. Balzac es un clásico reconocido del que pocos pueden decir que no hayan leído Papá Goriot o Eugenia Grandet. Pero, ¿cuántos han leído Los chuanes o La obra maestra desconocida del mismo autor? Con Gustave Flaubert podría decirse otro tanto: se ha léido, por placer o por obligación escolar Madame Bovary, pero ¿Las tentaciones de Sant Antonio? Incluso si me apuran, ¿son muchos más los que han leído su libro póstumo e inacabado Bouvard y Pecúchet? Hemos leído Oliver Twist y Grandes esperanzas, pero ¿Casa desolada del mismo Dickens?

 En este espacio que inicio hoy procuraré hablar de esos autores y libros que formaron parte de la educación de nuestra sensibilidad estética y ética. Libros y autores que vienen siendo desterrados por el empuje de un mercado que sólo sabe vivir de  la novedad más rabiosa. Y también por esa ignorancia literaria que se va haciendo casi natural en las nuevas generaciones de lectores. (Estamos invadidos de escuelas de escritura, cuando lo que haría falta son escuelas de lectura, talleres donde se desempolvara los grandes nombres menores que todas las grandes literaturas necesitan). Mucho hay que agradecer a esas editoriales pequeñas que se han instalado en los estrechos espacios que dejan en las librerías las grandes empresas o multinacionales del libro. Agradecerles que hayan hecho del rescate o la exhumación  su filosofía editorial. Siempre viene a mi memoria cuando en los años sesenta todos leíamos La isla de los pingüinos, del escritor francés Anatole France (premio Nobel, 1921). El libro se había publicado en ¡1908¡ Pero a nosotros nos interesaba, tal vez por ese uso demoledor de la parodia histórica, ahí era nada desmontar los grandes mitos y falsificaciones de la historia francesa. ¿Cuántos nuevos lectores conocen esta obra? La he releído y no ha envejecido ni un ápice.

 Hoy quiero hablar de un libro más que de su autor. Todo el mundo ha leído El principito de Antoine de Saint-Exupéry. Y todo el mundo tiene nociones sobre su vida y sobre su todavía enigmática desaparición en el Mediterráneo, durante una excursión aérea para localizar la aviación alemana casi al final de la segunda guerra mundial. Pero siempre me hago la misma  pregunta: ¿se conoce igualmente sus libros Piloto de guerra o Vuelo nocturno: verdaderos poemas sobre el arte del volar, el sentido del deber y la responsabilidad humanas? No hace mucho  pude ver en una librería la publicación de un texto suyo titulado Carta a un rehén. Si uno se fija bien, verá que “El principito” está dedicado a Leon Werth. Pues bien, Carta a un rehén es un texto de amistad a ese judío que pasa frío en París en plena ocupación alemana y que se llama Werth. Me alegró que los jóvenes tuvieran acceso a ese ejemplo de epístola clásica. Me sucede lo mismo con Ciudadela, el libro póstumo del autor. Que nadie, por favor, lo confunda con La Ciudadela de Cronin. Al libro de Saint-Exupéry  yo lo calificaría como el texto del fervor por todo lo humano. Escrito con un tono sentencioso y lírico, se acerca mucho a la reflexión bíblica. Así lo certifican el uso constante de parábolas. El autor francés escribió las primeras páginas y lo mostró en 1936 a Drieu la Rochelle: éste se mostró poco entusiasmado por lo leído. A Saint-Exupéry le afectó la indiferencia de su colega. Ese príncipe del aire parece que sólo podía escribir relatos de aventuras aéreas. Por tanto Ciudadela se convirtió, amén de su obra conscientemente póstuma, en su obra secreta. Leerla ahora es sorprenderse por la vigencia de su pensamiento. Saint-Exupéry busca en ese inclasificable texto el sentido profundo de la vida. Se hace preguntas capitales sobre la existencia y el valor de lo irrenunciablemente humano. Podría decirse que su estructura radica en su voz narradora, ese mágico personaje que descubre para sus semejantes el valor de la vida, una suerte de nuevo humanismo naciendo de las cenizas de lo que estaba siendo la segunda guerra mundial. Tiene también Ciudadela la estructura de los libros sagrados, el misterio de las plegarias en medio de los desiertos físicos y metafóricos. Libro de la soledad, de la belleza y las palabras, busca en el corazón de los hombres la razón de su radical existencia. Los banqueros de nuestros días deberían leer este libro: a lo mejor aprenderían, como exigía un poeta, a invertir parte de sus ruines ganancias en las grandes investigaciones del espíritu.

comentarios 14

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal