Papeles Perdidos

NUEVA SECCIÓN

Segundas oportunidades: 'Ciudadela', de Saint-Exupéry

Por: EL PAÍS14/09/2012

J. ERNESTO AYALA-DIP

Ciudadela.exuperyEn la vorágine de los autores y los libros de autores consagrados por el canon, quedan arrinconados u olvidados en el margen de la historia de la literatura universal autores y libros. La memoria literaria tiene también su desván. Como sucede en la vida, escritores y títulos necesitan una segunda oportunidad. Nadie podría decir que Balzac es un escritor arrinconado, aunque tampoco se puede decir que es un éxito de ventas en Francia. Balzac es un clásico reconocido del que pocos pueden decir que no hayan leído Papá Goriot o Eugenia Grandet. Pero, ¿cuántos han leído Los chuanes o La obra maestra desconocida del mismo autor? Con Gustave Flaubert podría decirse otro tanto: se ha léido, por placer o por obligación escolar Madame Bovary, pero ¿Las tentaciones de Sant Antonio? Incluso si me apuran, ¿son muchos más los que han leído su libro póstumo e inacabado Bouvard y Pecúchet? Hemos leído Oliver Twist y Grandes esperanzas, pero ¿Casa desolada del mismo Dickens?

 En este espacio que inicio hoy procuraré hablar de esos autores y libros que formaron parte de la educación de nuestra sensibilidad estética y ética. Libros y autores que vienen siendo desterrados por el empuje de un mercado que sólo sabe vivir de  la novedad más rabiosa. Y también por esa ignorancia literaria que se va haciendo casi natural en las nuevas generaciones de lectores. (Estamos invadidos de escuelas de escritura, cuando lo que haría falta son escuelas de lectura, talleres donde se desempolvara los grandes nombres menores que todas las grandes literaturas necesitan). Mucho hay que agradecer a esas editoriales pequeñas que se han instalado en los estrechos espacios que dejan en las librerías las grandes empresas o multinacionales del libro. Agradecerles que hayan hecho del rescate o la exhumación  su filosofía editorial. Siempre viene a mi memoria cuando en los años sesenta todos leíamos La isla de los pingüinos, del escritor francés Anatole France (premio Nobel, 1921). El libro se había publicado en ¡1908¡ Pero a nosotros nos interesaba, tal vez por ese uso demoledor de la parodia histórica, ahí era nada desmontar los grandes mitos y falsificaciones de la historia francesa. ¿Cuántos nuevos lectores conocen esta obra? La he releído y no ha envejecido ni un ápice.

 Hoy quiero hablar de un libro más que de su autor. Todo el mundo ha leído El principito de Antoine de Saint-Exupéry. Y todo el mundo tiene nociones sobre su vida y sobre su todavía enigmática desaparición en el Mediterráneo, durante una excursión aérea para localizar la aviación alemana casi al final de la segunda guerra mundial. Pero siempre me hago la misma  pregunta: ¿se conoce igualmente sus libros Piloto de guerra o Vuelo nocturno: verdaderos poemas sobre el arte del volar, el sentido del deber y la responsabilidad humanas? No hace mucho  pude ver en una librería la publicación de un texto suyo titulado Carta a un rehén. Si uno se fija bien, verá que “El principito” está dedicado a Leon Werth. Pues bien, Carta a un rehén es un texto de amistad a ese judío que pasa frío en París en plena ocupación alemana y que se llama Werth. Me alegró que los jóvenes tuvieran acceso a ese ejemplo de epístola clásica. Me sucede lo mismo con Ciudadela, el libro póstumo del autor. Que nadie, por favor, lo confunda con La Ciudadela de Cronin. Al libro de Saint-Exupéry  yo lo calificaría como el texto del fervor por todo lo humano. Escrito con un tono sentencioso y lírico, se acerca mucho a la reflexión bíblica. Así lo certifican el uso constante de parábolas. El autor francés escribió las primeras páginas y lo mostró en 1936 a Drieu la Rochelle: éste se mostró poco entusiasmado por lo leído. A Saint-Exupéry le afectó la indiferencia de su colega. Ese príncipe del aire parece que sólo podía escribir relatos de aventuras aéreas. Por tanto Ciudadela se convirtió, amén de su obra conscientemente póstuma, en su obra secreta. Leerla ahora es sorprenderse por la vigencia de su pensamiento. Saint-Exupéry busca en ese inclasificable texto el sentido profundo de la vida. Se hace preguntas capitales sobre la existencia y el valor de lo irrenunciablemente humano. Podría decirse que su estructura radica en su voz narradora, ese mágico personaje que descubre para sus semejantes el valor de la vida, una suerte de nuevo humanismo naciendo de las cenizas de lo que estaba siendo la segunda guerra mundial. Tiene también Ciudadela la estructura de los libros sagrados, el misterio de las plegarias en medio de los desiertos físicos y metafóricos. Libro de la soledad, de la belleza y las palabras, busca en el corazón de los hombres la razón de su radical existencia. Los banqueros de nuestros días deberían leer este libro: a lo mejor aprenderían, como exigía un poeta, a invertir parte de sus ruines ganancias en las grandes investigaciones del espíritu.

comentarios 14

14 Comentarios

Publicado por: jo 14/09/2012

Ciertamente, quienes vuelven a este coránico libro merecen "Segundas oportunidades".
Celebro que se difunda la imperturbable obra capital de Saint-Exupéry

Publicado por: Oscar Hidalgo 14/09/2012

Bien, vamos con los clásicos. En el siglo XX, los años 60 fueron como los ochenta y los treinta y como serán los sesenta y los ochenta y los treinta de este siglo, y como los mismos del siglo XIX, porque periodizar es tomar una decisión arbitraria, sobre el tiempo que es infinito, pero lo importante hoy es resaltar que estas obras son magníficas y vale releerlas. Gracias por el informe pero no hace falta periodizar ni establecer etapas, mucho menos épocas porque igualmente podemos destacar que los sesentas fueron la década de todo el boom latinoamericano, en el siglo XX.

Publicado por: Susurro 14/09/2012

Si bien coincido con el primer comentarista, no basta ser un “profesional de la escritura” para ser un buen columnista (bloguero). Pues yo sí, he leído (y releído) a Ciudadela de Exupery y NO COINCIDO casi nada con la descripción que se hace en esta columna. Es más: Pareciera que Ayala-Dip lo recomendara más bien por boca de jarro (por los comentarios que le han hecho otros que tampoco lo han leído y analizado) y no por haberlo leído él, de modo reflexivo profundo, como AMERITA dicho libro.
.
Ciudadela es una COMPILACIÓN (póstuma) de partes sueltas de un libro al que Exupery nunca terminó de dar forma y mucho menos concluir. Esto se nota claramente en la constante reiteración de conceptos en cada diatriba discursiva de tono místico apostólico. El “rey bueno y altruista” que explica qué hará cuando construya su ciudadela. Es una gigantesca cantidad de intentos por describir una ciudad más óptima que la mítica Arcadia, aunque también es una parábola, dando a entender que la construirá en su propio corazón y en el de cada súbdito.
.
La forma en que está escrito no es para cualquiera. La inmensa mayoría de los que intentaron leerlo, abandonaron su lectura tras leer partes salteadas, ya que en forma lineal se vuelve “insoportable” por reiterativo de conceptos y estilo. Por lo cual se infiere claramente que, la publicación del mismo, fue más que nada un intento editorial de “ofrecer algo más” de Exupery a los lectores que no nos conformábamos con El Principito y queríamos más de lo filosófico profundo de ese escritor; ya que los otros dos libros son simples relatos con mínima sustancia, pues parecen más bien diarios personales de ejercitación literaria.
.
En Ciudadela, el lector hallará discursos de nobles y altruistas pretensiones, en los que no resulta nada fácil comprender cuándo habla en símbolo de cuándo en concreto. Porque imita la grandilocuencia retórica, a veces poética, de un rey que, de a momentos, parece más un emperador con características de tanto poderío como un Dios. Pero a lo largo de todos los discursos, se queda en el bocetado de la ciudad, describiendo detalles en cada intento, pero sin terminar de definirla y, mucho menos, construirla.
.
Hay muchas grandes obras que cayeron en el olvido. Muchas son conocidas de oído, por alusiones a características de las mismas, como “pantagruélico”. Pero no todas merecen ser rescatadas (¿quién es capaz de definir cuál sí y por qué?) ya que fueron sorprendentes para su época, como el Quijote pero, para los lectores de la actualidad, en su mayoría son mamotretos pesados de leer, por su poca gracia o estilo que ya no conmueve, sumado a poca sustancia argumental. Por más que, en su época, hayan sido considerados muy ingeniosos y ocurrentes. En otras palabras: Como con el Quijote original, fuera de época y contexto, el grueso son obras que no conmueven ni aportan nada que justifique el tiempo y paciencia para leerlas, salvo honrosísimas excepciones, como, por ejemplo El Sepulcro de los Vivos, de Dostoievsky. Que, espero (quiero creer) que será la clase de obras que se intentarán rescatar desde este espacio. Pero eso sí: Por favor, que sea dando a entender claramente qué hallará el lector en la misma, en lugar de como esta vez, menciones sinópticas tan pésimas como las de retiración de tapa que ponen las editoriales. (Que ese es otro tema: las malísimas descripciones sinópticas que hacen las editoriales, con tal de atrapar interés, no develan más que obviedades tan básicas como ambiguas, pero demasiado subjetivas y benevolentes con el contenido).

Publicado por: pedro 14/09/2012

Léon Werth tiene un libro muy interesante que se llama "33 días" en el que narra la salida de Paris ante la invasión de los Nazis. Menciona también a su amigo Saint-Exupéry...(Otro libro que merece ser rescatado)

Publicado por: Alberto A. Zalles 14/09/2012

Buena invitación a la lectura de los clásicos.
Lo que no comparto es la nostalgia por los años sesenta. La justificación sociólogica del fenómeno que se cuestiona es débil.

Publicado por: Yo sólo sé que no sé nada 14/09/2012

Trivia: Grandes obras de la literatura universal http://www.dwaroo.com/Play_Quiz.aspx?Gid=826

Publicado por: Noch ein Bier, bitte! 14/09/2012

En efecto, refrendo las palabras de algunos comentaristas que me preceden: por fin algo que vale la pena leer en estos Perdidos Papeles. La diferencia estriba en que el autor es un profesional (quien lleve siguiendo sus reseñas en Babelia coincidirá conmigo) de la escritura, frente a es@s becari@s que derrochan falso entusiasmo, palabrería huera y pobremente expresada, amén de insufribles faltas de ortografía y de sintaxis.

En otro orden de cosas, esto se está convirtiendo en un tablón de anuncios, donde todo el mundo regala su libro, su blog y su fórmula mágica para perder peso o cambiar la cerradura en Cádiz (!). No pienso perder ni un gramo. Una altra cerveça, si us plau!

Publicado por: Recién Muertos 14/09/2012

La nuestra no es una obra perdida porque todavía no ha sido encontrada... digo yo que no es posible perder algo que no posees; como mínimo saber de su existencia para perder la oportunidad de poseerlo.

Más info en:
http://recienmuertos.wordpress.com/2012/08/22/recien-muertos-distribucion/

Publicado por: Mayte 14/09/2012

Pues tampoco es mi idea ofender, pero leyendo me ha pasado lo que a Augustbecker, que creo es el primer texto en este blog con lógica narrativa. Lo normal es titularlo de acuerdo a algún motivo principal, y luego insertar una serie de ideas no necesariamente relacionadas entre sí y que suelen desviarse bastante de lo que uno pensaba iban a contar, clasificando el texto en función de nacionalidades y no en base al contenido de las obras, que me parece un criterio más acertado en lo que a literatura se refiere.

Publicado por: Otre 14/09/2012

"Balzac es un clásico reconocido del que pocos pueden decir que no hayan leído Papá Goriot o Eugenia Grandet"
El 80% de los españoles afirman haber leído Papa Goriot según la última encuesta del CIS. Mundo fantástico.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal