Papeles Perdidos

Asesinos y evasores. Markaris bucea en el manicomio griego

Por: Juan Carlos Galindo28/11/2012

"Aquí, todos nos engañamos. Unos, tratan de convencerse de que están trabajando; otros, de que están realizando reformas, y otros de que aplican leyes. Vivimos en el país de las mentiras". El ataque de lucidez no tiene como protagonista a un gran analista o a un ministro arrepentido, tampoco lo dice nadie en España, aunque lo parezca. Se trata de una diatriba más de Adriani, la esposa del comisario griego Kostas Jaritos en la última novela de Petros Markaris (Estambul, 1937), Liquidación final, de la que EL PAÍS avanza el primer capítulo.


Radical, osado, sincero e implacable, el autor griego disecciona en esta novela, la séptima de su comisario publicada en España por la editorial Tusquets, la segunda de la llamada trilogía de la crisis inaugurada por Con el agua al cuello, el drama de una Grecia arruinada y acosada desde dentro y desde fuera.

MarkarisCon ese estilo pausado pero imparable, alejado del thriller más anglosajón pero adictivo hasta el final, el ganador del Premio Carvalho en 2011 plantea un dilema tentador: qué ocurre si el criminal que persigue el protagonista goza del beneplácito cuando no la admiración directa de sus conciudadanos, ahogados por la crisis y hartos de sus políticos.

El planteamiento es sencillo: un tipo que se hace llamar el Recaudador Nacional envía ultimatums a evasores de impuestos para que arreglen sus cuentas con la maltrecha Hacienda griega. De lo contrario, como empieza a ocurrir, morirán.

Agobiado por los recortes que afectan a todos los funcionarios, intentando salvar la papeleta para conseguir un ascenso prometido por su jefe, Jaritos pasa noches en vela tratando de resolver el crimen, pensando en su hija, excelente abogada que trabaja con inmigrantes y tentada por el exilio como único remedio de supervivencia, y buscando en el famoso diccionario Dimitrakos, su pasión, las claves de una realidad que se le escapa. Más allá del Seat que conduce el comisario, los paralelismos con España, un país que generaliza el perdón a los evasores con una penosa amnistía fiscal y sube los impuestos a la inmensa mayoría de la población, son aterradores. Lástima que en España no haya salido todavía ningún gran cronista de la realidad negra y criminal.

"Grecia es Portadaun enorme manicomio", aseguraba Konstantinos Karamanlís, ex primer ministro griego en la década de los 50 y tras la dictadura de los generales, a finales de los años 70. La cita, que aparece al principio del libro y que luego repite la esposa de Jaritos, es el mejor resumen de una situación de Grecia. Un país en el que los jóvenes emigran o se pudren y donde jubilados y parados desesperados se suicidan, dejando sobrecogedoras cartas llenas de realidad y reproches (véase el capítulo que adelantamos); un país donde grandes fortunas y personal de a pie trata de evitar sus obligaciones; un país salvado por la honradez de unos pocos, ejemplar, en este sentido, el señor Jaritos; un país masacrado por las exigencias de fuera y los derroches de dentro; un país atrapado por la corrupción y la ineficacia de su clase política; un país, descrito por el propio Markaris, antes siempre optimista, como un lugar sin futuro; un país, en definitiva, muy parecido a un manicomio en el que nada es lo que parece. ¿Les suena?

comentarios 4

4 Comentarios

Publicado por: Julian N 28/11/2012

ANTHOKOSMOS por la misma razón por la cual Arkady Renko sigue viviendo en Rusia, por amor a su país y por el enorme sentido del deber que ambos personajes tienen.

Publicado por: anthokosmos 28/11/2012

"Aquí, todos nos engañamos..." Señor Markakis generaliza. Y si lleva la razón él también nos está mitiendo y nos vende una novela barrata sin mucha reflexion. Generalizando no llegamos a ningún sitio.

No entiendo....el griego que no tiene trabajo o él que al final del mes consigue pagar sus gastos y su alquiler miente? Y si Grecia es un manicomio y si los manicomios son malos ¿porqué sigue viviendo allí?

Publicado por: José Ángel 28/11/2012

Soy gran admirador de los libros de Markaris, los he leído todos, y corro a comprar este último. Me ha gustado también muchisimo La espada de Damocles, que he leído justamente en Atenas, durante la semana que pasé allí a comienzos de octubre. Hacía tiempo que no leía una obra tan certera sobre la crisis de un país -financiera, social, cultural- que este autor ya presenta en sus thrillers, pero que aqui, con su espada, disecciona de manera admirable. Pensé en España y en Portugal. Las similitudes son impresionantes. Estuve de paseo por las calles que frecuenta Markaris, con el sueño de encontrarlo tomando un cafe o comprando un periodico para que me firmara el libro. Este autor es de primera y cada trabajo suyo constituye una adicción, desde la primera página.

Publicado por: maria kazantzi 28/11/2012

Un país donde, para que los médicos de la S. S. te operen, te piden una "propina", el llamado "sobrecito".

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal