Papeles Perdidos

avance literario

Los males de la Iglesia Católica, según Hans Küng

Por: EL PAÍS13/02/2013

Vaticano

Basílica de San Pedro, en el Vaticano / EFE

Ahora que el Papa ha renunciado, avanzamos en primicia una parte del prólogo de Hans Küng de su libro ¿Tiene salvación la Iglesia? que la editorial Trotta publicará en abril. Un ensayo en el cual el teólogo y ex colega de la universidad de Tubinga de Benedicto XVI pone el dedo en la llaga de los males de la Iglesia católica, sus raíces y las posibles respuestas.

Por Juan José Tamayo

Hans Küng es uno de los teólogos más sólidos y creativos del cristianismo y una de las figuras más relevantes del catolicismo mundial de la segunda mitad del siglo XX y de los primeros años del siglo XXI, al tiempo que una de las mentes más lúcidas en el estudio interdisciplinar de las religiones. Ha sido guiado intelectualmente -y ha sido protagonista de- algunos de los acontecimientos religiosos más significativos de los últimos cincuenta años, como el concilio Vaticano II y los Parlamentos Mundiales de las Religiones.

Es la conciencia crítica de la Iglesia católica, de sus instituciones y dirigentes, sobre todo cuando se desvían del proyecto originario de Jesús de Nazaret y se muestran insensibles a los desafíos de nuestro tiempo. Desde su tesis doctoral sobre el teólogo evangélico compatriota suyo Karl Barth viene defendiendo la reconciliación de las iglesias, sin caer en la uniformidad y evitando las rupturas, siempre dolorosas. Elabora una teología de las religiones, respetuosa del pluralismo y defensora del diálogo interreligioso e intercultural. Está comprometido en la construcción de una ética mundial que cambie el rumbo de la globalización neoliberal y tenga como prioridades la no violencia activa, el trabajo por la paz, la lucha por la justicia, la defensa de la naturaleza y el compromiso por la igualdad, no crónica, a través de la no violencia activa.

Su relación con Ratzinger viene de lejos y ha pasado por diferentes momentos: ambos fueron asesores del concilio Vaticano II y colegas en la Universidad de Tubinga. Luego se distanciaron ideológicamente, en su concepción de la Iglesia y de la presencia de esta en la sociedad, en la manera de entender y de ejercer el poder  y en la forma de hacer teología desde la libertad de investigación y el pensamiento crítico ((Küng) o desde la sumisión al magisterio eclesiástico (Ratzinger).

En el libro ¿Tiene salvación la Iglesia? pone el dedo en la llaga de los males de la Iglesia católica hoy, sus raíces y las posibles respuestas, como hiciera Rosmini siglo y medio antes en Las cinco llagas de la Santa Iglesia. Küng apunta como una de las causas del mal que padece la Iglesia al sistema romano de dominación, vigente desde la Edad Media, consolidado en el siglo XX y vigente todavía hoy, cuya eliminación defiende, al tiempo que propone una reforma de la Iglesia cristiana en profundidad, en sintonía con el movimiento de Jesús de Nazaret y en la dirección marcada por el concilio Vaticano, que debe ser leído y aplicado creativamente en el nuevo escenario político y religioso internacional y local.  

El siguiente es el pasaje del prólogo de ¿Tiene salvación la Iglesia? (Trotta), de Hans Küng:

El mal que padece la Iglesia

Por Hans Küng

Desde los más diversos flancos se me ha solicitado y animado una y otra vez, de palabra y por escrito, a
posicionarme con claridad respecto al presente y el futuro de la Iglesia católica. Así, finalmente me he
decidido a redactar, en vez de columnas y artículos de opinión sueltos, un escrito recapitulador que exponga y fundamente lo que se manifiesta como mi acreditada percepción de la esencia de la crisis: la Iglesia católica, esta gran comunidad de fe, se encuentra gravemente enferma: padece bajo el sistema de dominación romano que, contra toda resistencia, se consolidó durante el siglo XX y perdura hasta la fecha.

Este sistema de dominación se caracteriza, como habrá que mostrar en lo que sigue, por el monopolio del poder y la verdad, por el juridicismo, el clericalismo, la aversión a la sexualidad y la misoginia, así como por el empleo espiritual-antiespiritual de la violencia. No es el único, pero sí el principal responsable de los tres grandes cismas del cristianismo: el primero, entre la Iglesia de Occidente y la de Oriente en el siglo XI; el segundo, en la Iglesia de Occidente entre la Iglesia católica y la protestante en el siglo XVI; y el tercero, en los siglos XVIII y XIX entre el catolicismo romano y el mundo ilustrado moderno.

Pero de inmediato he de señalar que soy un teólogo ecuménico y bajo ningún concepto estoy obsesionado con los papas. En mi obra El cristianismo: esencia e historia (1994) he analizado y expuesto
a lo largo de más de mil páginas los diversos periodos, paradigmas y confesiones de la historia del cristianismo; y a la luz de todo ello, guste más o menos, resulta imposible negar que el papado es el elemento central del paradigma católico-romano. Un ministerio petrino, tal y como se desarrolló a partir de los orígenes, era y sigue siendo para muchos cristianos una institución con sentido. Pero del siglo XI en adelante ese ministerio se fue transformando cada vez más en un papado monárquico-absolutista que ha dominado la historia de la Iglesia católica, llevando a las ya mencionadas tensiones ecuménicas. El poder intraeclesial del papado, creciente sin cesar a pesar de sus reiteradas derrotas políticas y culturales, representa el rasgo decisivo de la historia de la Iglesia católica. Desde entonces, los puntos neurálgicos de la Iglesia católica no son tanto los problemas de la liturgia, la teología, la piedad popular, la vida religiosa o el arte cuanto los problemas de la constitución de la Iglesia, analizados de forma demasiado poco crítica en las tradicionales historias católicas de la Iglesia. Justamente tales problemas son los que aquí tendré que tratar con especial cuidado, a causa, entre otras cosas, de su índole ecuménicamente controvertida.

JOSEPH RATZINGER, el actual papa, y yo fuimos los dos peritos oficiales más jóvenes del concilio Vaticano II (1962-1965), que trató de corregir en algunos puntos esenciales este sistema romano. Pero a resultas de la resistencia de la Curia romana, ello, por desgracia, solo se consiguió en parte. Luego, en el posconcilio, Roma ha ido revirtiendo de forma progresiva la renovación, lo que en los últimos años ha llevado a la abierta manifestación de la amenazadora enfermedad de la Iglesia católica, latente ya desde
mucho tiempo atrás. Quien hasta ahora nunca se haya visto confrontado en serio con los hechos históricos sin duda se asustará en ocasiones de cómo han funcionado las cosas por doquier, de cuántos aspectos de las instituciones y constituciones eclesiásticas —y muy especialmente de la principal institución católico-romana, el papado— son «humanos, demasiado humanos». Sin embargo, esto, expresado de forma positiva, significa que tales instituciones y constituciones —también el papado, él en especial— son modificables, básicamente reformables. Así pues, el papado no tiene que ser eliminado, sino renovado en el sentido de un servicio petrino de inspiración bíblica. Lo que sí debe ser eliminado es el medieval sistema romano de dominación. Por consiguiente, mi «destrucción» crítica está al servicio de la «construcción», la reforma y la renovación, todo con la esperanza de que en el tercer milenio la Iglesia católica, contra todas las apariencias, permanezca llena de vida.

 

* El libro ¿Tiene salvación la Iglesia? de Hans Küng lo publicará la editorial Trotta en abril.

* Juan José Tamayo es director de la cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones, de la Universidad Carlos III de Madrid.

comentarios 29

29 Comentarios

Publicado por: cantueso 13/02/2013

Küng intentó crear una ética mundial. Le falta el sentido de las proporciones. Esperemos que no sea una megalomanía. Bastante difícil es entenderse con él y su gente.

Las malas lenguas dicen que tiene una estátua de sí mismo en le jardín de su casa y que de su ética mundial o universal se hiciera una obra musical.

Publicado por: TRANSPARENCIA 13/02/2013

Dicen las "profecías" que éste es el último Papa. No creo que sea así, pero sí que creo que si la Iglesia Institucional no reacciona y atiende los signos de los tiempos (ahí está el oportuno rayo) va a morir de inanición, igual que la fiesta taurina en cataluña (y perdón por la comparación, pero es oportuna) y entonces sí, sí será el último Papa de la Iglesia Institucional. La Iglesia de Cristo seguirá viva....porque su ejemplo está vivo, pero el ejemplo de la Iglesia Institucional hace tiempo (2000 años) que viene cojeando, de vez en cuando alguien o algo o las circusntancias, la reanimaban. Pero ahora, tal y como están las cosas y sus posicionamientos, no sé a quién reconocen como hermanos, si a los pobres a los banqueros, me temo que, como digo en otro comentario, la Primera Comunión será también la Última. Y cada uno por libre. Por cierto, ya puestos, decirles que muchas de las personas que les rodean son superficies brillantes que les adulan, esos árboles de los que tanto se acompañan...no les dejan ver el bosque....Y nos espantan a los demás.....¡Así les va! Me temo que están rodeados de gente, de una determinada gente, ...y a todos ama Dios. Pero es igual....no se enteran. La próxima vez no habrá rayo......sino olvido....se acabó....CADA UNO SEGUIRÁ EN SU PROPIO JINETE ....PERO EVOLUNCIONANDO....USTEDES...GANADO A PULSO.....¡EL OLVIDO! EXCEPTO DE LOS SEPULCROS VACÍOS QUE SIEMPRE LES SEGUIRÁN.

Publicado por: TRANSPARENCIA 13/02/2013

¿Qué tal de lucha por la justicia?¿alguna vez lo hicísteis? Pues 2000 años y la justicia sigue vivendo en el "relativismo moral" que parece afectar demasiado a todos, tanto a ciudadanos como a la Iglesia Institucional. En la Espa de Espe...ya tenemos a alguna persona que sí da la cara, se llama Ada.....¿Y ustedes darán alguna vez la cara?¿o de nuevo la omisión?

Publicado por: ATILA 13/02/2013

Cuánta beata airada hay suelta en Ehpaña!

Publicado por: TRANSPARENCIA 13/02/2013

"Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?". El le respondió: "Sí, Señor, tú sabes que te quiero". Jesús le dijo: "Apacienta mis corderos". Le volvió a decir por segunda vez: "Simón, hijo de Juan, ¿me amas?". El le respondió: "Sí, Señor, sabes que te quiero". Jesús le dijo: "Apacienta mis ovejas". Le preguntó por tercera vez: "Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?". Pedro se entristeció de que por tercera vez le preguntara si lo quería, y le dijo: "Señor, tú lo sabes todo; sabes que te quiero". Jesús le dijo: "Apacienta mis ovejas. ¿Necesitan que lo una con las Bienaventuranzas? Pues....bienaventurados los que luchan por causa de la justicia, porque de ellos será el reino de los cielos. Hay que denunciar y/o luchar contra: la hipocresía, la usura, la omisión, la manipulación, los abusos.....SIN EJEMPLOS REALES...LA PRIMERA COMUNIÓN SEGUIRÁ SIENDO LA ÚLTIMA.

Publicado por: Cuquiña 13/02/2013

Creo que los creyentes aún estando relativamente unidos, entendemos nuestra participación en la Iglesia de dos formas diferentes, una de ellas es la seguridad, que te permite una tranquilidad, adoptas todo aquello que te dice la Iglesia y esto te hace sentir firmemente unida a ella y obediente a todo lo que el magisterio manda. Hay otros que permaneciendo enteramente dentro de la ortodoxia, ponemos la libertad de nuestra conciencia, y nos atrevemos a ser críticos con muchas cosas que nos gustaría que cambiaran, ya que consideramos que cada generación está obligada a mejorar y depurar aquellas cosas que se alejan de la doctrina de Jesús de Nazaret, y creo que si Dios nos ha dado a todos una cabeza es para que la utilizemos pensando y tratando de aportar algo positivo. Para mí Hans Küng ese uno de los teólogos de mayor valor dentro de la Iglesia, como también considero a Josef Ratzinger, el Papa del don apacible, que nos sorprendió a muchos cuando su elección, esperábamos a un hombre intransigente y duro y no fué así, ésta más conservador, Jüng más innovador, dos cerebros privilegiados, y me entristece ver que en la Iglesia no podemos caber todos y se hacen banderías como si fuera el fútbol.

Publicado por: MarTINA LÁZARO 13/02/2013

¡Cómo no, El País prestando su altavoz a malos teólogos (los que se apartan del Magisterio de la Iglesia), con la sola intención de confundir! A ver, Sr. Tamayo y Kung, la Iglesia yh sus dogmas no se pueden "actualizar" "ni modernizar", ya que son la esencia del Mensaje de Cristo: el aborto es contrario al cristianismo ("No matarás"); existe el Infierno, el cielo y el purgatorio (no hace falta que le dé las citas de la Biblia); la fornicación (sexo entre solteros o entre divorciados) igualmente la condena el Nuevo Testamento; la homosexualidad igual, etc, etc. Y, respecto a quitar lo que de "romano" tiene la Iglesia, por herencia del Imperio Romano, decirle que los Santos Padres siempre interpretaron que, será justamente eso, eliminar el orden romano, el katejon que dice San Pablo que, tras quitarlo, hará emerger el Anticristo. Dejen sus herejías para sus reuniones "progresistas" o masónicas, por favor, y no engañen a la gente.

Publicado por: LaraAS 13/02/2013

( continuación) ?Porque nunca habláis sobre el hecho de que la Alemania Occidental en fases de gobiernos demócrata-cristianos estaban mejor socialmente de lo que la Alemania Oriental con gobiernos comunistas? ?Por que nunca habláis del hecho de que Costa Rica (no confundir con Porto Rico) tuvo en gobierno en influencia demócrata cristiana y aún hoy mejores condiciones sociales (por lo menos en estadísticas confiables) de lo que la Cuba castrista, tanto é, que hay bien menos personas queriendo salir de Costa Rica de lo que de la Cuba castrista? (Y Costa Rica es que estaba más o menos en el mismo nivel social que Cuba en 1946).
?Por que nunca habláis de las persecuciones a católicos en el mundo comunista bajo pretexto de que ellos hacían "proselitismo de menores" (lo que incluso era prohibido a los padres) y que además alcanzaba también a curas y católicos de movimientos católicos que respetaban a esa prohibición mismo la juzgando arbitraria?
(En la verdad, los curas y católicos de movimientos católicos perseguidos en primero lugar fueron los sindicalista demócratas-cristianos, en segundo lugar los que hacían caridad, pues se juzgaba que ambas las categorías "domesticaban y cooptaban a los trabajadores" siendo que ellos juzgaban mas peligrosos en eso, a los sindicalistas demócrata-cristianos que hacían algunas huelgas en el capitalismo, aunque menos de lo que los sindicatos de clase, pero que también las hacían y que también querían hacerlas un poco en el socialismo real).

Publicado por: LaraAS 13/02/2013

Bueno, entre lo que yo leí de eses Hans Küng y de ese Tamayo yo nunca los vi escribir cualquiera cosa que sea considerando alguna cosa que sea de bueno en la Iglesía, tal vez hasta hay uno o otro texto de ellos, hablando alguna cosa de buena de la Iglesia, pero sin duda, son muy minoritarios.
?Juzgáis mismo que esa es una actitud equilibrada? ?Juzgáis mismo que esa es una actitud que va a convencer a los fieles mas conservadores y tradicionalistas, que son la mayoría de los practicantes de van por lo menos 2 veces por mes a la misa, que son la mayoría de los verdaderos católicos, como se puede en la mayoría de los blogs, sites y foros de católicos en la Internet, en que, descontando las trollzises de Internet, aún así da para ver la opinión de la mayoría de los practicantes?
Y incluso eses 95% de los católicos practicantes que son de los mas conservadores y tradicionalistas católicos son lo que en países como la Alemania en que es necesario pagar mismo a más para escoger la casilla de la Iglesia, ellos son 95% de los que pagan e mas, y también son los mas íntegros en casos de persecuciones religiosas como la del Sudan.
Para las personas que se identifican mucho con una cosa, hablar mal demás de ella, es sentido como hablar mal de ellas mismas, incluso como una amenaza atemorizante contra ellas.

Publicado por: LaraAS 13/02/2013

teste

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal