Papeles Perdidos

feria virtual. latidos de la fil / día 3

La ciencia y otros amores

Por: EL PAÍS02/12/2013

Fil.aviso

 

7.30pm / Bonnefoy con mil jóvenes
por Inés Santaeulalia

El encuentro no aparentaba sencillo. En el auditorio principal de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara se reunieron el poeta y los estudiantes, el francés y los mexicanos, el nonagenario y los mil púberes. El premio FIL 2013 Yves Bonnefoy, de 90 años, entró en medio de una ovación similar a la que resuena en el estadio cuando los futbolistas pisan el campo. Y todo resultó más fácil de lo que se esperaba. “Señor Bonnefoy, ¿se puede aprender amar la poesía?”

7pm/ El antichavista feliz
p
or Álvaro González

Segunda sesión de Latinoamérica Viva. Un encuentro con un título cursi, pero adecuado, según el moderador Fabrizio Mejía Madrid. Hora de hablar sobre política y sobre qué significa ser escritor en Chile, Argentina, Perú, Venezuela o Brasil. “Mi mujer dice que soy un antichavista feliz. Yo particularmente no me he sentido, editorialmente, relegado en mi país. He tenido la fortuna de ser publicado. Conozco a colegas a los que les han puesto trabas para publicar, antichavistas que no son tan felices como yo”, dice Carlos Sandoval, crítico y escritor venezolano.

“Todos podemos escribir lo que nos da la gana, porque nos leen cuatro gatos. Los autores peruanos somos héroes. No hay censura porque no importamos”, afirma Jeremías Gamboa (Lima, 1975). En Brasil, ocurre algo similar. “Somos 200 millones de personas, pero los escritores vendemos un promedio de tres mil y cinco mil ejemplares si nos va bien. Mi literatura es muy extraña, como extraños son los problemas de mi país”, afirma el brasileño Ricardo Lísias,.

Para Lísias, escribir es enfrentar la realidad política a través de la narrativa, aunque lo hace a través de historias íntimas, como le sucede a la argentina Inés Garland. “Mis historias son muy personales, pero vistas en conjunto abordan situaciones que tienen que ver con la realidad del país”.

6pm/ Matar al padre
por Juan Diego Quesada

Los escritores latinoamericanos, sobre todo los más jóvenes, habían subido a los altares al escritor chileno Roberto Bolaño. Ahora se ha puesto de moda renegar de él, como si todos esos que tanto le han imitado se cruzaran de acera al verlo por la calle. La tendencia se puede comprobar estos días en la FIL aunque era algo que ya se venía observando en las presentaciones de libros en el DF. 

Mario Bellatín tuvo que salir en su defensa. Lo peor de que haya muerto en 2003, dijo durante la presentación de su libro Gallinas de madera, es que no haya tenido otros 20 años para defender su obra y quitarse esa etiqueta absurda de Jack Kerouac latinoamericano que algunos le habían colgado.   

Bolaño es Bolaño. Punto.

 

5pm. / Mario Bellatin, relator de las cortes
Por Pablo de Llano

Este lunes por la tarde, Mario Bellatin, escritor peruano residente en México, presentó sus dos últimos libros, Gallinas de madera y El hombre dinero (ambos de la editorial Sexto Piso, 2013). Lo introdujo la escritora mexicana Valeria Luiselli, que definió el trabajo de Bellatin como un constructo continuo: “Él no es tanto un escritor de libros como un arquitecto de una obra que es como un edificio lleno de vasos comunicantes, que te llevan siempre de un lugar a otro, por eso es difícil hablar de un solo libro de Mario”, dijo Luiselli.

Bellatin definió su relación con la literatura como una pulsión más material que intelectual. “Para mí lo que existe es la escritura, el ejercicio físico que ejercité desde siempre, como si fuera un calígrafo, como un relator de las cortes, me encantaría ser como uno de esos de las cortes anglosajonas que van copiando el caso”.

El escritor explicó también que está más interesado en el proceso de la escritura que en su resultado, “en la búsqueda, más que en el producto terminado”.

Mario Bellatin, además, informó de una novedad en su vínculo casi gimnástico con la escritura. Dijo que escribió El hombre dinero con el iphone, y que eso le permitió una enorme rapidez de redacción. Rapidez que además ha llevado al paroxismo en la elaboración de su última obra, todavía no publicada, titulada La aventura de Antonioni y redactada en 50 horas en un viaje reciente a Bangladesh. FIN

12.00. De la ciencia básica a los avances médicos
por Bernardo Marín

A Ada Yonath (Jerusalén, 1939) le dieron el premio Nobel de Medicina en 2009 por la descripción detallada de los ribosomas, los orgánulos que fabrican las proteínas. Un avance que ayuda a desarrollar nuevos remedios contra esas bacterias multirresistentes. Y este lunes la científica israelí explicó en la Feria del Libro de Guadalajara en qué consisten sus hallazgos y por qué tiene tan buen humor. Lo primero le llevo media hora y el apoyo de una proyección en Power Point. Lo segundo lo resumió en una frase: “Amo mi trabajo”. Y animó a todos los asistentes que no suscribieran esa afirmación, a cambiar de oficio.

comentarios 0

0 Comentarios

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

BABELIA

Sobre este Blog

Papeles perdidos es un cajón de sastre de la cultura y la creación, elaborado por el equipo que hace cada semana Babelia, la revista cultural de EL PAÍS. Es el blog literario de este periódico que busca acercar el universo del libro a sus lectores. Como dijo alguien sobre la cerveza de botella y la de barril, "lo mismo, nomás que diferente".

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal