Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

Un nuevo estímulo económico

Por: | 29 de octubre de 2012

He estado dándole unas cuantas vueltas a lo que han estado diciendo el equipo de campaña de Mitt Romney  y sus compañeros de viaje y creo que he conseguido entender la verdadera doctrina económica que Mitt Romney y  su círculo más cercano tienen en mente. No es, huelga decirlo, la que ha afirmado la campaña.
El argumento oficial ha sido que el programa de cinco puntos de Romney creará montones de puestos de trabajo. Hay un par de problemas sobre esto. Primero, el programa es insustancial; casi en su totalidad es una declaración de resultados deseados, no de políticas. Segundo, como Glenn Kessler señalaba recientemente en la columna Fact Checker [Verificador de información], los estudios que citan como justificación de la cifra de 12 millones de empleos no dicen en absoluto lo que la campaña pretende que dicen.

Aspirantes a un empleo en la feria Rigzone Oil & Gas, en San Francisco.

De hecho, hay que señalar una cosa: Kessler no tiene del todo razón en su crítica a un informe escrito por el economista John W. Diamond, en el que expone grandes mejoras en el empleo gracias al plan fiscal de Romney. El horizonte temporal no es, de hecho, tan importante. Lo que sí es importante es que el informe es un análisis de una economía que supuestamente mantiene siempre el pleno empleo. Las "mejoras en el empleo" que el informe calcula corresponden al lado de la oferta, no al de  la demanda, o sea, representan un aumento en el número de personas que quieren trabajar, no un aumento en el número de puestos de trabajo disponibles.
Si lo prefieren, lo que Diamond afirma (inadmisiblemente) es que se produciría un gran aumento en el índice de participación de la mano de obra.
Y esto, por supuesto, no tiene nada que ver con los problemas de una economía en la que la gente que quiere trabajar no puede encontrar trabajo.
De modo que la campaña de Romney miente en lo que respecta a la base lógica de sus fanfarronadas sobre el empleo. ¿Pero cuál es la verdadera historia? En realidad, la respuesta está bastante clara: la confianza. La idea de Romney es que en estos momentos estaríamos experimentando una espectacular recuperación, si no fuera porque los Creadores de Puestos de Trabajo tienen la sensación de que el presidente Obama les mira de manera rara. Y todo lo que tiene que hacer Romney es presentarse y los tiempos felices volverán.
Ahora bien, la réplica evidente aquí es que sabemos por qué la recuperación está siendo débil, y no es por el ojo malvado de Obama; es la resaca normal después de una crisis financiera severa, que solo podría haberse evitado con unos estímulos fiscales y monetarios mucho más fuertes. Pero esa no es una historia que al clan de Romney le interese oír. De ahí el denonado empeño por parte de gente como John Taylor, un economista de Stanford, en refutar todo lo que hemos aprendido sobre los efectos macroeconómicos de las crisis financieras.
Así que ahí lo tienen. El verdadero plan es proporcionar un estímulo económico en forma de la grandiosa grandiosidad de Romney; la tapadera es su pretensión de tener un programa de verdad. ¿Se sienten confiados ya?

Traducción de News Clips

© 2012 The New York Times

El problema no es Romney, es el Partido Republicano

Por: | 20 de octubre de 2012

Paul Ryan, en un acto electoral.
Mitt Romney está recibiendo muchas críticas de su propio bando últimamente, lo que parece prematuro: esto todavía no ha acabado ni mucho menos. Pero permítanme decir que incluso si se pasa la noche de las elecciones llorando en su ascensor para coches, las críticas de la derecha están siendo injustas.

Sí, es un candidato bastante malo, pero el problema básico es su partido, no él.

Después de todo, ¿en qué puede basar Romney su campaña? Es cierto que no ha facilitado detalles sobre sus políticas económicas, pero es porque no puedo hacerlo. La base del partido exige recortes de impuestos, pero también exige que se haga pasar por un partidario de la línea dura en materia de déficit. No puede hacer ninguna de las dos cosas de una forma coherente sin atacar salvajemente Medicare y la Seguridad Social, aunque en realidad está tratando de basar su campaña en la afirmación de que el presidente Obama es la amenaza para Medicare. En los temas fiscales, las evasivas y la confusión son sus únicas opciones.

Seguir leyendo »

Repetir los errores del pasado

Por: | 17 de octubre de 2012

John Maynard Keynes, en 1940.Greg Ip, un director de The Economist, me dirigió recientemente en una carta al Capítulo 3 de las últimas Perspectivas Económicas Mundiales del Fondo Monetario Internacional que, entre otras cosas, incluye un análisis de un caso que tiene que ver directamente con los intentos de los países de la Eurozona de recuperar la salud económica a través de la austeridad fiscal y la devaluación interna: el regreso de Reino Unido al patrón oro después de la I Guerra Mundial.

Como se afirma en el informe, Reino Unido ha mostrado un compromiso verdaderamente impresionante con la austeridad: “Para lograr sus objetivos, el Gobierno británico aplicó una política que era una mezcla de una política de austeridad fiscal dura y de política monetaria estricta. El superávit primario se mantuvo en cerca del 7% (del PIB) a lo largo de la década de 1920. Esto se consiguió gracias a la importante disminución del gasto, por cortesía del hacha de Geddes, y porque se mantuvo el incremento de los niveles fiscales introducidos durante la guerra. En el plano monetario, el Banco de Inglaterra aumentó los tipos de interés hasta el 7% en 1920 para respaldar la vuelta a la paridad anterior a la guerra que, junto con la deflación subsiguiente, dio lugar a unos tipos reales extraordinariamente altos”.

Seguir leyendo »

Una campaña electoral con algunas sorpresas

Por: | 13 de octubre de 2012

Obama, durante un acto de campaña en San Francisco (Associated Press).

Esto realmente no se está pareciendo a las elecciones que todo el mundo esperaba. Es evidente que no son las elecciones que Mitt Romney y los republicanos querían y preveían, pero también están pareciendo muy diferentes de lo que los demócratas habían previsto.

Lo que Romney y compañía esperaban era un simple rechazo del presidente Obama debido a la debilidad de la economía. Como nos recuerda a menudo Greg Sargent, un analista de The Washington Post, esto no ha sucedido así ni mucho menos. Por una parte, los votantes tienden a reaccionar ante las últimas tendencias, no ante el nivel absoluto, y la economía ha mejorado en cierta manera a lo largo del último año. Y por otra, la gente se acuerda de la crisis de 2008, da la que sigue culpando a George W. Bush, y sigue estando dispuesta a ser mucho más tolerante con Obama.

Pero como los sondeos se muestran claramente favorables a Obama (sí, lo sé, todo es una conspiración liberal que, de alguna manera, incluye también a Fox News), al menos a mí, me parece evidente que está pasando algo más.

Seguir leyendo »

Sufrimiento, y no solo en España

Por: | 10 de octubre de 2012

Protesta en Grecia contra los recortes. Efe

Es hora de hacer una actualización sobre el euro. He estado bastante centrado en las elecciones estadounidenses ya que, después de todo, es mi país, pero sigo estando atento a lo que sucede al otro lado del charco.

La historia básica de la crisis del euro sigue siendo la misma: es básicamente una crisis de la balanza de pagos que se ha interpretado erroneamente como una crisis fiscal, y la pregunta clave es si la devaluación interna es realmente factible.

¿Qué? De acuerdo: el origen de la crisis del euro no se encuentra en el despilfarro de los Gobiernos, sino en los enormes flujos de capital de los principales países de la Eurozona (fundamentalmente Alemania) hacia su periferia durante los años de bonanza. Estos flujos de capital provocaron un auge en la periferia, junto con el aumento drástico de los salarios y  de los precios en los países GIPSI (acrónimo en inglés de Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia y que suena como gitano en inglés: gipsy) en relación con Alemania.

Seguir leyendo »

Una campaña presidencial sin plan B

Por: | 04 de octubre de 2012

Mitt Romney durante un acto de campaña.

El gobernador Mitt Romney, el candidato republicano a la presidencia, habló en un mitin de campaña en Pueblo, Colorado, a principios de septiembre. Karl Rove escribía recientemente un artículo de opinión para The Wall Street Journal en la que explicaba el gran problema que tiene Mitt Romney. Por supuesto, no es así como lo describe Rove: es un esfuerzo para levantar el ánimo de los republicanos, no para desanimarlos.

Pero esto es lo que dice en el artículo, publicado el 19 de septiembre: “En las dos semanas anteriores al inicio de los debates presidenciales, Romney debe definir más claramente lo que haría como presidente. Al explicar en detalle su plan de cinco puntos para la clase media, tendrá que informar mejor sobre la manera en que cada elemento ayudaría a las familias de forma concreta y práctica, y mostrar su optimismo respecto a una vuelta de la prosperidad”.

Seguir leyendo »

El verdadero Romney asoma

Por: | 01 de octubre de 2012

Como muchos han estado señalando, el comentario de Mitt Romney sobre el "47%" no fue distinto de lo que continuamente se les oye decir a Rush Limbaugh y otros por el estilo. Pero tengan presente que Romney estaba hablando a la superélite financiera y daba toda la impresión de creer en lo que decía. (Suelo desestimar los análisis basados en la impresión que transmite alguien y nunca le daría a esto demasiada importancia, pero el Mitt Romney de este vídeo estaba mucho más relajado y se expresaba mejor que el tipo que estamos acostumbrados a ver).

Lo que esto indica claramente es que los maestros del universo, y el propio maestro Mitt, realmente se creen todo esto (lo cual es bastante curioso). Su tropo de los “tipos con suerte” referido a las personas que dependen del Gobierno y no pagan el impuesto sobre la renta es clara y evidentemente una tontería. Igual de evidente es que fue creado inicialmente en un intento de embaucar a la gente que no es lo bastante lista.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal