La mala fortuna de la Eurozona

Por: | 18 de marzo de 2013

Joe Weisenthal se equivoca. El periodista de Business Insider escribía hace poco que todo el mundo había predicho el desastre económico que se desarrolla en Europa. No todos. Es lo que él predijo, es lo que yo predije, pero no es ni mucho menos lo que muchas personas predijeron.

Y las personas que se equivocaron por completo resultan ser las mismas que siguen dirigiendo la política económica europea.

Como el economista Jonathan Portes señalaba en su blog, hace ahora más de dos años que Olli Rehn, el comisario europeo de asuntos económicos y monetarios, declaraba que “la recuperación de Europa en la economía real se ha afianzado y se está volviendo autosostenible”.

Olli Rehn

Rehn sigue en su puesto en la Comisión Europea y nos sigue diciendo que la austeridad empezará a funcionar en cualquier momento. Y no es el único. El equipo de economía de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico que en mayo de 2010 nos dijo no solo que Europa necesitaba austeridad fiscal, sino también que la Reserva Federal tenía que subir los tipos de interés antes de final de año para eludir la inflación, sigue emitiendo informes. Y luego están los británicos David Cameron y George Osborne.

Los lectores se quejan a veces por mis frecuentes referencias a las cosas en las que mis amigos y yo acertamos y otros se equivocan. Pero miren, no es cuestión de ego (o al menos, no solo de ego). Los pronósticos ayudan a los economistas a decidir entre unos modelos y otros. Si el mundo ofrece unos resultados que no concuerdan para nada con lo que nuestro marco de trabajo dice que debería haber sucedido, se supone que debemos replantearnos ese marco (como hice yo, por ejemplo, después de equivocarme respecto a los tipos de interés en 2003).

Y el hecho es que un marco de trabajo más o menos keynesiano –un marco que dice que la austeridad en una economía deprimida es una idea terrible- ha dado pie a predicciones bastante buenas durante la crisis, mientras que las historias anti-keynesianas que se convirtieron en creencia generalizada en Bruselas y Fráncfort han dado pie a lo que ha resultado ser una impresionante trayectoria de fracasos predictivos.

Pero los dirigentes europeos parecen decididos a no aprender nada, lo que hace que esto sea más que una tragedia; es una atrocidad.

La idea zombi del 90%

El economista Mark Thoma me señalaba hace poco un artículo en Quartz escrito por Miles Kimball y titulado Las cosas en las que Paul Krugman se equivocó en relación con la economía de Italia. Así que me pregunté cuáles eran los hechos importantes respecto a los que me había equivocado; pero para gran decepción mía, todo lo que encontré fue otra invocación más de la afirmación de los economistas de Harvard Carmen Reinhart y Ken Rogoff de que cuando la deuda llega a aproximadamente el 90% del producto interior bruto pasan cosas malas.

Pero verán, ese no es un resultado confirmado. Es una correlación; pero igualmente podría ser el reflejo de un camino que va desde el crecimiento lento hasta la deuda elevada, o desde otros factores como la disfunción política e institucional hasta el crecimiento lento y la deuda elevada.

Esta última posibilidad se vuelve especialmente convincente cuando uno analiza la lista completa de los países avanzados que han superado el supuesto umbral del 90% en los últimos 50 años: Japón, Italia, Bélgica y Grecia. Esa es. De modo que sí, Japón e Italia tenían una deuda elevada y un crecimiento lento, ¿pero realmente pretenden decir que la deuda fue la única causante del crecimiento lento, o que la crisis japonesa de los años noventa no influyó nada en el aumento de la deuda? ¿Realmente pretenden decir que la deuda es la única causa de la mala situación de Italia? Si su respuesta a cualquiera de esas preguntas es no, acaban de decir que no creen en los resultados de Reinhart-Rogoff.
¿Pero por qué supone la gente que se trata de un resultado definitivo?

Eso es evidente. Los intolerantes del déficit acogieron con entusiasmo la afirmación de Reinhart-Rogoff sobre la deuda porque decía lo que ellos querían escuchar. Luego se convirtió en ortodoxia por medio de lo que podríamos llamar el efecto de Scarborough: unas Personas Muy Serias oyeron a otras Personas Muy Serias hablar del supuesto hallazgo, luego ellas lo repitieron y pasó a formar parte de Lo Que Todo El Mundo Sabe (al fin y al cabo, todos aquellos con los que hablaban decían que era cierto).

¿Es la idea de Reinhart-Rogoff un zombi? No del todo; todavía podría ser cierta, aunque yo no lo creo. Pero la idea de que el umbral del 90% sea un resultado seguro, confirmado más allá de toda duda, es sin duda una idea zombi (una a la que han matado repetidamente pero que se resiste a morir).
Y los economistas profesionales, al menos, deberían ser más prudentes.


© 2013 New York Times
Traducción de News Clips.

Hay 50 Comentarios

A. Hitler capitalizó una situación similar en los años 30 del s XX, ahora usaran una CRISIS? como esta parar otra beneficio$$$$$$$A GUERRA.??????

Ciertamente los pronósticos aún cuando están correlacionados distan en certidumbre conforme se priorice la concentracion de variables de máxima verosimilitud

Αυτό συνέβη στη Λατινική Αμερική κατά τις δεκαετίες του '90 και του 2000, εφόσον αυτοί οι οργανισμοί (ΔΝΤ-ΠΤ) τις προδιαγραφές που επιβάλλουν εναντίον του λαού σε αντάλλαγμα για δωροδοκίες και μερικά δολάρια και ως εκ τούτου είχαν τον πλούτο της χώρας.

LA EUROZONA, UN PROYECTO... ¿VIABLE? - Los políticos europeos están obsesionados con una palabra mágica para resolver la crisis: confianza... Pero se olvidan de otro concepto: Expectativas - Un dato: En la Eurozona la Administración Pública supone aproximadamente el 50% del PIB - Ese es el drama de Europa - Análisis Gráfico - http://www.miguelangeldiez.com/2013/03/06/crisis-eurozona

La mentira goebbeliana: repetir y repetir una mentira hasta que sea verdad.

Suelo estar de acuerdo con lo que dice Mr. Krugman. Lo que no entiendo es por qué ni él ni ninguno de los economistas que opinan en su misma línea explican que las personas que dirigen la política económica europea no se están equivocando. Saben muy bien lo que se hacen. Saben que su política económica es catastrófica. Lo saben mejor que Krugman y demás críticos. Sus razones son muy simples. La deuda pública es el mayor negocio especulativo que existe desde el hundimiento financiero de 2007, y la austeridad que ahora imponen tiene dos objetivos: retrasar en lo posible el estallido de la burbuja de la deuda pública, y permitir que Alemania y otros países afines puedan costearse su enorme endeudamiento a intereses bajísimos. Objetivos que están logrando sin duda. No se están equivocando, solo es cuestión de prioridades. Las consecuencias económicas son lo de menos. Business is business, Mr. Krugman.

hay q organizarse

Bueno y lo del catastrazo ya me parece surrealista,me parece indignante ,resulta que las casas se estan desvalorizando y estos impresentables quieren subir el doble de lo que ya estamos pagando .Yo me estoy planteando darle mi sueldo al Sr Rajoyy que el me lo administre a ver si le salen las cuentas

A mi me parece que esto es un desastre terrible hay muchos ciudadanos pasándolo muy mal y yo me pregunto ,hasta cuando vamos a seguir aguantando esta crisis en la que nos han metido esta casta política de indeseables .

¿Conspiranoia? Me es igual qué hayan manipulado o qué pretendan; si las cosas no fueron/son así, por fuerza tienen que ser muy parecidas. ¿Y qué hacer frente a esta situación? Divulgar, opinar, exigir, rebelarse frente a lo que nos viene impuesto.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=I7xG1V8zP_E#!

Naturalmente no podemos creer al 100% un comentario de un Premio Nobel, anque el profesor Milton Friedman otro Premio Nobel que pronosticò la durada del Euro sòlo 10 años.Seguramente la moneda del Euro tiene muchas desventajas en relaciòn a un pais independiente con una politica monetaria independiente, pero el objetivo del Euro es a ser frente a las grandes potencias,
Seria interesante que el profesor Krugman de criticar el Euro, ayude a los gobiernos del mundo en dar politicas alternativas de salir de esta crisis o de disminuir este riesgo y de ser administradas mejor.
I por parte de los gobiernos de haber mayor transpariencia en la informaciòn de sus "Balances", y mayor participaciòn de las Instituciones Internacionales

El sistema "CAPITALISTA",se rige por ciclos,en el bajista vienen los conflictos,el empobrecimiento se extiende,la gente empieza con protestas,para acabar en confrontación.
Las "GUERRAS MUNDIALES",fueron precedidas de grandes "DEPRESIONES ECONOMICAS.
Estamos inmersos en una "GUERRA ECONMICA",como en todas iniciada y suscitada por "ALEMANIA".
Está dominando y haciendose dueña,de los "PAISES DEL SUR",los más débiles y vulnerables.
Si no lo frenamos estamos expuestos,a vivir con lo puesto,un trabajo cama y comida.
Muy triste peo nos están abocando, a sufrir y qu nuestras próximas generaciones,pierdan todos los "DERECHOS SOCIALES"CONSEGUIDOS.

Si un país, que no tiene control sobre la fluctuación de su moneda, no se endeuda, malo. Si su deuda pública pasa del 90% y sigue creciendo, peor; pero después que en el primer caso.

Cada vez estoy más convencido de la existencia de un entramado político-financiero a nivel internacional (la superestructura del sistema capitalista), encargado de la explotación del "pueblo soberano "que de soberano no tiene nada. La corrupción es la esencia del propio sistema y no son los "capitalistas" en el sentido marxista de la palabra los explotadores del pueblo, si no la clase dirigente, tanto económico-financiera como política. Véase sino, a donde van a parar los políticos de todos los colores una vez que han dejado su poltrona ( Aznar, Felipe González, Rato, Elena Salgado, Solbes, etc.). Es necesaria una regeneración a fondo del sistema político, de la democracia, pero el problema es ¿quién le pone el cascabel al gato? ¿Están capacitados los actuales dirigentes de los distintos partidos para hacerlo? Pienso que no. Deberían dejar paso a nuevas generaciones que aportaran aire fresco y sobre todo honradez, y un nuevo sistema de control que hiciera cuasi- imposible el que la corrupción saliese gratis.

Los alemanes son gente de gran eficacia siempre y cuando no se salgan de sus esquemas, de sus diagramas de la realidad. Y uno de sus esquemas, inmodificable, es que la inflación es el coco. Están traumatizados con la que padecieron durante la República de Weimar y no hay diván que les cure esta fijación. Sí, los alemanes son muy eficaces siempre y cuando la realidad resulte análoga a sus diagramas mentales (y no al revés, como sería de desear). Por el camino que nos marcan -y que deberíamos negarnos a seguir; si amenazan con cortar el flujo desde el BCE, nosotros podemos responder no devolviendo la deuda a los bancos alemanes, efectuando una devaluación interna, de precios y salarios, y buscando otras fuentes de financiación- nos vamos al despeñadero. Y aquí entra una variable cuyo comportamiento nadie puede predecir: la inestabilidad social.

Ni Krugman, ni Bruselas. La salvación es la ciencia. Especialmente las aplicadas. Hay que invertir todo lo que se pueda en I+D.

Quien fue el que dijo que habia que invertir en los países EMERGENTES, a partir de hay empienzan los problemas y el comienzo de la crisis, si le añadimos los PARAISOS FISCALES y la GLOBALIZACIÓN , los gobiernos no pueden hacer nada , cuando seamos igual de pobres que los EMERGENTES empezaremos a salir de la crisis, todo el proceso de fabricación esta en los paíse EMERGENTE en Europa no se fabrica nada, cuando no tengamos nada para poder consumir es cuando se cambiaran las politicas economicas, sean preocupado de ACHINAR EUROPA en vez de EUROPEIZAR CHINA . Y no hacen falta lecciones de economia.

El problema de Europa, usando algunas palabras del profesor Krugman, es que Alemania y el BCE (y sus escuderos de Bruselas) se han convertido en auténticos ZOMBIS, que se mueven por una obsesión irracional que todo lo mata. En Alemania no ha quedado restos de vida inteligente, pero si de zombis.

Hay que salirse del euro cueste lo que cueste, cuanto antes, mejor. Cada año que sigamos, empeorarán la deuda, el paro y la economía real. A este paso, llegamos a un 50% de paro y se trabajará por la comida y la cama, fines de semana incluidos y sin derecho a Sanidad ni Educación. Tal vez sea eso lo que persiguen quienes han gestado la pesadilla del euro.

El capitalismo aplica la filosofia simple, lo que sucede conviene. En cualquier situación obtiene un beneficio, amoldando las reglas del juego según convengan. Por detras va el resto de la civilización dogmatizada desde su infancia para ser respetuosos y no cuestionar el sistema. Se puede sacar tajada de la crisis, se debe de intentar, lo que sucede conviene.

Hay algo que subyace en todo este tinglado : la sumisión del estamento político, elegido democraticamente, a la jerarquía económica, producto mixto de la ley de la selva y de la camorra. Quiero decir que aún más grave que la crisis es la pédida de la independencia de las naciones y la conficacion de la voluntad popular. Un retorno al siglo XIX que augura desastres mayores.

Claro que lo ha dicho y sugerido Krugman antes, son recetas sencillas no hay misterio, pero el ciego de la economía antigua y los ortodoxos no lo quieren ver pues están sumergidos en sus dogmas de Smith. Dejan de lado que no se puede ofrecer o producir sin demanda agregada vital, el banco central Europeo debe hacer su papel correspondiente, y conjugar una sóla hacienda. De lo contrario la recesión se agravará. No se puede forzar la contracción (austeridad) a niveles deprobables para salvar el valor del oro sobre la miseria del pueblo sin comprar o asumir el riesgo político de un cambio indeseado.


En vez de utilizar sus recursos técnicos y materiales, que habían experimentado un incremento extraordinario, para construir una ciudad maravillosa, los hombres del siglo XIX construyeron suburbios deprimentes [...] [que] según los criterios de la empresa privada eran «rentables», mientras que la ciudad maravillosa, pensaban, habría sido una extravagancia que, en la estúpida jerga de la moda financiera, habría «hipotecado el futuro»... La misma regla de cálculo económico autodestructivo gobierna todos los ámbitos de la vida. Destruimos la belleza del paisaje porque los esplendores de la naturaleza, de los que nadie se ha apropiado, carecen de valor económico. Seríamos capaces de apagar el sol y las estrellas porque no dan dividendos.
JOHN MAYNARD KEYNES

En vez de utilizar sus recursos técnicos y materiales, que habían experimentado un incremento extraordinario, para construir una ciudad maravillosa, los hombres del siglo XIX construyeron suburbios deprimentes [...] [que] según los criterios de la empresa privada eran «rentables», mientras que la ciudad maravillosa, pensaban, habría sido una extravagancia que, en la estúpida jerga de la moda financiera, habría «hipotecado el futuro»... La misma regla de cálculo económico autodestructivo gobierna todos los ámbitos de la vida. Destruimos la belleza del paisaje porque los esplendores de la naturaleza, de los que nadie se ha apropiado, carecen de valor económico. Seríamos capaces de apagar el sol y las estrellas porque no dan dividendos.
JOHN MAYNARD KEYNES

Ninguna sociedad puede prosperar y ser feliz si la mayoría de sus miembros son pobres y desdichados.
ADAM SMITH

Que triste país donde aún quedan gentes que siguen confiando en los financieros que nos dan créditos, después de lo que llueve, y que para ello hay que doblegarse a sus instintos criminales. Pues este saqueo, y ellos lo saben, esta matando a personas. Dejémonos de crédito y aprendamos a vivir con lo que tenemos, mejor gestionados, sin robos, sin especulaciones, sin corrupciones, mejor repartidos, esto es sin capitalismo salvaje.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Paul Krugman

Sobre el blog

La solución a la crisis económica pasa por la política. Paul Krugman, probablemente el economista más conocido del mundo, lo tiene claro. Desde su posición progresista –liberal, en Estados Unidos; de izquierdas, en Europa- prescribe su receta.

Sobre el autor

Paul Krugman

Cuando recibió el premio Nobel en 2008, Paul Krugman (Albany, Estados Unidos, 1957) ya llevaba casi una década escribiendo columnas en el New York Times. Da clases de Economía y Política Internacional en la Universidad de Princeton, antes lo ha hecho en la de Yale, donde se graduó, en la de Stanford y en el MIT.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal