Periodismo con futuro

Periodismo con futuro

Con todas las incógnitas del momento, el título de este blog es una afirmación en la que creemos sin dudar. El cómo, quién, dónde y cuándo ya no están tan claros. Queremos abrir un debate sobre el presente y futuro del periodismo y su industria. Sobre nuevas tendencias, contenidos, tecnología, soportes y modelos de negocio. Con información y análisis. Y vivir en primera línea un nuevo ecosistema informativo tan apasionante como incierto.

La brecha entre lo que escriben los periodistas y lo que leen los lectores

Por: | 12 de noviembre de 2013

Basta con mirar la lista de los artículos más leídos de un medio online para ver la diferencia. La mayor proporción de noticias publicadas cubren asuntos de actualidad internacional y nacional, sociedad, política y economía. Pero los más leídos, los preferidos por la audiencia, tratan temas de entretenimiento, deportes, espectáculos y sexo.

Screen Shot 2013-11-12 at 3.15.51 PMLa brecha entre un grupo de noticias y otro, mucho más evidente desde la irrupción de Internet, es motivo de debate en redacciones de todo el mundo. ¿Por qué se lee más aquello de lo que menos se escribe? ¿Deben los medios responder simplemente a lo que más interesa a los lectores y ofrecer más noticias de esos temas? ¿O merece la pena invertir recursos en contar lo que menos quiere la audiencia?

Estas cuestiones son el centro de News Gap, el trabajo publicado recientemente por Pablo Boczkowski y Eugenia Mitchelstein, investigadores de la Universidad Northwestern en Chicago. Ambos han analizado más de 50.000 noticias publicadas por veinte medios online de siete países diferentes. Nueve de ellos son estadounidenses y entre el resto se encuentran EL PAÍS y El Mundo, de España; The Guardian de Reino Unido o los argentinos Clarín y La Nación.

Boczkowski explica que la brecha no es necesariamente nueva, pero los medios tenían antes menos diálogo con los lectores. “Éstos se volcaban a buscar información y, como no había muchas opciones, podían esperar hasta ver el contenido que les interesa”, asegura el investigador. “Si no interesaba, no había alternativas. Ahora el usuario tiene mucho más fácil ignorar lo que no le interesa. La brecha significa ahora algo mucho más importante que hace 30 o 40 años”.

Entonces, escriben los autores de News Gap, “el público tenía una capacidad limitada para ignorar otros temas, incluso si querían hacerlo. Para los medios tradicionales esto contribuyó a una brecha tolerable entre la oferta y la demanda de noticias. Les ayudó a cumplir con su misión de servicio público consistente con la ideología prevaleciente mientras disfrutaban de abultados niveles de ingresos”.

Seguir leyendo »

Circa: quién, cómo, cuándo, dónde y por qué, en versión móvil

Por: | 04 de febrero de 2013

Circa
Las tres fases de una noticia en Circa.

 

En la noche electoral del pasado 6 de noviembre, más de la mitad de las visitas a la página web de The New York Times llegaban desde teléfonos móviles. La rápida irrupción de estos dispositivos y el desarrollo de aplicaciones para consultar información ha consolidado esta forma de acceso al contenido, tanto para eventos en directo como para leer artículos más extensos.

Sin embargo, productores de contenido y lectores coinciden en que duramos pocos minutos delante de la pantalla del teléfono, mientras se repiten las tentaciones para consultar otra aplicación, otra página, otra alerta. Problema en el que los creadores de Circa han encontrado su oportunidad: una aplicación destinada a aquellos que quieren informarse en breves dosis -pero en más de 140 caracteres-, que sólo buscan la información esencial y que sólo quieren leerla en su teléfono.

Circa es la respuesta de Ben Huh, el creador de la exitosa plataforma I Can Has Cheezburger -sí, la que inició esa avalancha de fotos de gatitos en la red- y autor de una provocativa reflexión sobre el estado de los medios de comunicación. Huh denunció en su propio blog hace dos años que seguimos consumiendo las noticias como en 1899 porque se siguen produciendo como entonces. A pesar de la irrupción de Internet, afirma, los periodistas todavía publican información de acuerdo con el mismo proceso que cuando sólo existía la televisión, la prensa y la radio.

Seguir leyendo »

Columbia disecciona el nuevo ecosistema de los medios

Por: | 07 de diciembre de 2012

Pijournalism-coverEn 1992, el entonces editor The Washington Post, Robert Kaiser, redactó un documento dirigido a los responsables del diario y en el que analizaba las posibilidades de internet y los cambios que debían implementar en la organización para producir “el primer periódico digital”. Aquel informe contenía bastantes aciertos a pesar de que fue redactado antes de que millones de norteamericanos pudieran acceder a la red, pero también cayó en un grave error perpetuado en decenas de organizaciones: “Nos reservamos el derecho a posponer la aplicación de estos descubrimientos”, escribió Kaiser, hasta que tengamos la confianza de que ganaremos dinero (o se lo impidamos a un competidor) con el lanzamiento de el producto electrónico”.

Dos décadas después, en un contexto económico y tecnológico completamente distinto, ni The Washington Post ni ningún otro periódico que quiera sobrevivir puede permitirse perpetuar el mismo razonamiento. Así lo advierte un informe reciente de la Universidad de Columbia que de principio a fin reitera que “la industria mediática como tal ya no existe”.

“La mayoría de los medios consideran que su principal preocupación es ‘dar las noticias. Nada más”, comenta Chris Anderson, uno de los tres autores del informe titulado Periodismo postindustrial: adaptación al presente, del Centro Tow de Periodismo de la Universidad de Columbia. “No ven que su misión más importante sea reinventar su propio negocio, por lo que la mayor parte de su energía es invertida en documentar esas noticias y ponen muy poco esfuerzo en esa reinvención”.

En estos veinte años ha despegado internet y centenares de tecnologías vinculadas a la red, hay millones de teléfonos móviles y tabletas en las manos de una audiencia permanentemente conectada a través de las redes sociales; estalló una crisis económica que dejó a Estados Unidos al borde de la recesión, de la que Europa todavía no se ha recuperado, y que ha diezmado para siempre los beneficios publicitarios de los que se nutrían los medios para subsistir.

Seguir leyendo »

Periodismo, profecías autocumplidas y viejos caducos

Por: | 21 de octubre de 2012

Más tarde replicarán que cualquier crisis es más compleja de lo que se percibe desde el otro lado del charco. Puede ser. Pero lo cierto es que hoy sufren decenas para que otros —muy pocos: los que debieran desvanecerse aunque sólo fuese por elegancia, dignidad y confesa impotencia—, puedan mantener corona y aleguen que es por la supervivencia de los cientos restantes. He aquí una paradoja: hubo lucros, al parecer, pero, cuando llega el iceberg, culpan de la debilidad del casco a los que desde siempre sudaron a la luz de las calderas. Les llaman viejos, caducos. Algunos lo son, sí; también fueron en su momento reticentes al cambio, conservadores, ciegos a un entorno que les superó cuando se dejaron seducir por el ludismo, tan caro en esta profesión. Erraron y lo saben, aunque lo nieguen. Pero sus acusadores son más viejos y caducos todavía, mucho más. Lo eran hace más de una década, cuando demostraron que entendían poco (las bibliotecas son obra del diablo). Lo siguen siendo hoy, cuando lamentan el presente, añoran el pasado que exprimieron y hablan de un futuro sin esperanzas. Lo suyo se llama profecía autocumplida. Me cuenta un buen amigo que, en un reciente congreso en Brasil, el rostro era ceñudo; el ánimo, vacilante; la palabra, oscura. Lo creo. Mostrar la puerta a gente con quien se han compartido décadas debe de ser una experiencia que hiere, a menos que uno sea un sociópata. Pero estar a salvo gracias a amplios flotadores de papel moneda supongo que ayuda a levantar el ánimo y a reclamar austeridad de los demás. No es esa la situación de los que se van, creo, cargando la supuesta obsolescencia. Ellos, los de la orquesta y la caldera. Mañana, por cierto, si el buque incrusta su nariz en el lecho marino, la culpa se la llevará el peso de esos ausentes.

Transparencia como hobby

Por: | 03 de mayo de 2012

GavinForBlog_lowHay quienes por la noche se leen el periódico, un libro o trastean con su iPad. Gavin Sheridan es un periodista irlandés que antes de acostarse manda solicitudes de información. Luego lo cuenta en su blog The Story (La historia). Así, ha conseguido cosas tan interesantes como el detalle del gasto de un año de la oficina del primer ministro de Irlanda: de chefs privados, a limusinas, pasando por vuelos y hoteles de cinco estrellas. Por supuesto, todos los datos y documentos originales también los cuelga en la red.

Le entrevistamos para que comparta con nosotros sus trucos ahora que España va a tener una Ley de Transparencia.

Hacer peticiones de información es tu pasión. ¿Y eso?

Seguir leyendo »

Sobre los autores

Especialistas de todo el mundo y periodistas de EL PAÍS reflexionan sin prejuicios sobre lo que ocurre, incluso sin esperar a que ocurra. Desde profesionales que viven en las redacciones hasta quienes dedican su tiempo al análisis en las universidades tendrán un hueco aquí y en el canal de Eskup.

Eskup

Archivo

noviembre 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal