Periodismo con futuro

Periodismo con futuro

Con todas las incógnitas del momento, el título de este blog es una afirmación en la que creemos sin dudar. El cómo, quién, dónde y cuándo ya no están tan claros. Queremos abrir un debate sobre el presente y futuro del periodismo y su industria. Sobre nuevas tendencias, contenidos, tecnología, soportes y modelos de negocio. Con información y análisis. Y vivir en primera línea un nuevo ecosistema informativo tan apasionante como incierto.

El periodista y los mapas

Por: | 28 de noviembre de 2011

Una guía de recursos sobre cartografía para redactores, editores y diseñadores

AggressorNation

En febrero de 1940, casi dos años antes de que Estados Unidos entrase en la Segunda Guerra Mundial, la revista Facts in Review, uno de los principales órganos de propaganda Nazi en América, publicó un mapa que cuestionaba que Alemania fuese una nación agresora. El mapa funcionaba como un gráfico comparativo: Alemania —diminuta— a la izquierda; a la derecha, las posesiones del Imperio Británico en la época. La revista se preguntaba por qué los alemanes, casi noventa millones, debían 'subsistir' en un territorio tan pequeño cuando los ingleses dominaban un cuarto del mundo. Indirectamente, también retrataba la supuesta relación de desventaja militar de los nazis contra su gigantesco rival.

Todos los mapas mienten, pero algunos mienten más que otros. A veces mienten por necesidad, como veremos; en otras ocasiones, mienten a propósito, como el que abre este artículo, prodigio de la manipulación; por último, están los que mienten inadvertidamente, los más comunes. Vean el siguiente ejemplo, un mapa sui generis publicado por The Guardian hace pocos días, sobre la devastación provocada por diferentes catástrofes. Comete un error similar al divulgado por Facts in Review:

ScaleOfDevastation

Como uno de los comentarios en el artículo afirma, sugerir visualmente que las inundaciones en Australia de 2010 fueron más destructivas que las que se produjeron en Paquistán ese mismo año es un disparate. Uno no puede comparar fenómenos como la escala de una tragedia o el poder militar relativo de varios países sin ajustar por otras variables: población, inversión en fuerzas armadas, producción industrial, etc. No es lo mismo una inundación en un área más o menos vacía de un país desarrollado que otra que se produce en una nación pobre y populosa.

Al igual que la estadística, los mapas, cuando usados de forma descuidada, son peligrosos. Y el problema es que —de nuevo, al igual que en el caso de la estadística— periodistas y diseñadores se preocupan poco de leer sobre cartografía porque piensan que crear un mapa es algo trivial, parecido a dibujar cualquier otra ilustración con un programa de diseño vectorial¿Por dónde empezar a destruir ese mito? Veámoslo.

Todo mapa es una mentira

HowToLieWithMapsLa idea de que cualquier mapa miente, lo quiera o no su diseñador, no es original. Proviene de una las mejores introducciones a la cartografía que conozco, How to Lie With Maps, de Mark Monmonier. "No solo es fácil mentir con los mapas", escribe Monmonier, "es esencial". Las fuentes de las distorsiones inevitables en cualquier mapa son, al mismo tiempo, sus rasgos esenciales: escala, proyección y simbolización.

En primer lugar, a menos que uno viva dentro de una historia de Jorge Luis Borges (lo que, la verdad sea dicha, resulta tentador), cualquier mapa es menor que la realidad geográfica que retrata. Es por ello por lo que los mapas de localización de noticias deben siempre incluir un elemento gráfico que explique al lector la relación proporcional entre representación y representado. La escala más común en prensa es un pequeño rectángulo equivalente a alguna medida común: 10, 100, 500, 1.000 kilómetros.

Un localizador sin escala no es un mapa, sino un simple dibujo. En julio de 2008, durante la invasión de Georgia por parte de Rusia, me encontraba en América Latina y recuerdo la curiosidad que me despertaban los mapas que veía en la prensa. Como este:

Georgia
¿Es capaz de decirme cuál es el tamaño de Osetia del Sur? Por supuesto que no. Dicha región en disputa, crítica en esta breve guerra, tiene apenas cien kilómetros de lado a lado, hecho que puede no ser esencial para la comprensión del conflicto, pero que sí es un dato contextual tan relevante como saber que la franja de Gaza hace honor a su nombre debido a sus cerca de 10 kilómetros de anchura.

Las proyecciones también son fuente inagotable de anécdotas cartográficas. Para crear mapas, los cartógrafos necesitan transformar la esfera terrestre en un plano, actividad llena de problemas. ¿Por qué? Porque en dicho proceso no es posible mantener simultáneamente la precisión de las siluetas de las masas terrestres, las proporciones, los ángulos, las distancias y las direcciones. Cuando uno respeta una o dos de esas propiedades, sacrifica el resto.

Veámoslo con un ejemplo que preserva las formas de los continentes. Imagine que coloca la Tierra dentro de un cilindro cuya parte interior está recubierta de papel fotosensible. Una vez tomada una fotografía del globo, extendemos el papel sobre una mesa. Las regiones más próximas al ecuador aparecerán reflejadas de forma bastante precisa pero, a medida que nos acerquemos a los polos, los tamaños relativos de países y litorales quedarán distorsionados. De esta forma:

Mercator2

Por eso uno no debe usar cualquier proyección para un mapamundi. La que le muestro en el ejemplo anterior se denomina Mercator, en honor de quien la ideó en el siglo XVI. Se trata de una proyección conforme: en el mapa, la intersección de dos líneas rectas forma el mismo ángulo que sobre el globo terráqueo; por ello, el mapa de Mercator fue originalmente diseñado para la navegación. El hecho de que los ángulos se mantengan y, como consecuencia, los contornos continentales estén dibujados de forma precisa, facilita el trazado de rutas.

Pero la proyección Mercator, al igual que otras muchas proyecciones conformes, distorsiona los tamaños relativos de las regiones. Compare Groenlandia con América del Sur; o Alaska con el resto de Estados Unidos. Le aseguro que Groenlandia no tiene ni de lejos el mismo tamaño que Brasil. O piense en este mapa como pieza propagandística estadounidense durante la guerra fría: sería mucho más fácil convencer a la opinión pública de la grave amenaza soviética; después de todo, el territorio del imperio comunista parece monstruoso.

Más allá de las proyecciones, a veces la distorsión exagerada de las áreas en un mapa no es solo inevitable, sino necesaria. Imagine que se dispone a publicar los resultados electorales de un país en el que existen enormes disparidades de densidad de población. Si se limita a hacerlo con un mapa tradicional, parecerá que el partido que vence en regiones menos pobladas y grandes tiene un peso enorme.

Es el problema que el diario Estado de São Paulo enfrentó en las elecciones presidenciales brasileñas de 2010 (mapa de la izquierda, abajo). El Partido dos Trabalhadores (PT, color rojo) venció en algunos estados de gran extensión pero de población relativamente pequeña, como Amazonas. El partido de la oposición, el PSDB de José Serra (azul), ganó en el sur, región más rica y populosa, pero de menor extensión. La forma de resolver el desafío fue usar, además del mapa tradicional, un cartograma que distorsiona las superficies en proporción a la cantidad de electores (derecha). Observe el tamaño de São Paulo en el segundo mapa.

EstadaoMapas

Qué leer

Lo que las anécdotas anteriores sugieren es que la cartografía es un terreno virgen para ser explorado por periodistas y diseñadores. No solo con el fin de evitar errores, sino también para (re)descubrir formas de representar datos y fenómenos.

MapMakers

El ya citado How to Lie With Maps, sobre todo su introducción y tres capítulos iniciales, es un buen punto de partida para un programa de estudio. Cuando concluya, dispondrá de un cierto conocimiento de la terminología y los principios fundamentales. Monmonier escribe con la elegancia del profesor con una buena cantidad de libros a las espaldas. Es claro, preciso y divertido.

Mi consejo es continuar con una historia de los mapas dirigida al gran público: The Mapmakers, de John Noble Wilford, periodista de The New York Times. El libro se remonta a los orígenes de la representación geográfica y llega a nuestros días, en los que el público ya no solo utiliza mapas, sino que los manipula y comparte gracias a la abundancia de herramientas digitales gratuitas de buena calidad.

ThematicCartographyEs importante también informarse sobre mapas temáticos. Entre mis libros preferidos está Thematic Cartography and Visualization, de Terry Slocum (ya citado en un artículo anterior). A pesar de que una pequeña parte de la información que contiene es demasiado técnica para un periodista, este volumen es una joya. En él aprenderá qué son y cómo diseñar mapas de coropletas, de símbolos proporcionales, de puntos y, por el camino, dará un profundo repaso a los conceptos estadísticos clave para analizar fenómenos que puedan ser mostrados sobre el territorio en que se producen.

En España, puede echar una ojeada a El tratamiento geográfico de la información, del profesor Tomás Cortizo Álvarez. Se trata de una interesante síntesis de teoría cartográfica con la semiología visual de Jacques Bertin.

Por último, si se anima a profundizar realmente en el asunto, dos recomendaciones especiales: la primera, How Maps Work, de Alan MacEachren, un libro exigente y duro, pero que da enormes satisfacciones intelectuales al vincular de forma exhaustiva la cartografía con la Psicología de la percepción y la cognición. La segunda, Elements of Cartography, un manual universitario de cartografía que cubre la disciplina desde lo más básico hasta lo más avanzado.

En Internet existen también bastantes recursos. Dos ejemplos: Cartographic Communication y Map Basics. ¡Que tenga un buen viaje!

Alberto Cairo (Twitter: @albertocairo) es profesor y autor de los libros El arte funcional: infografía y visualización de información (2011) e Infografía 2.0: visualización interactiva de información en prensa (2008).

Hay 14 Comentarios

Mas que curioso, lo de los angulos de los mapamundis si lo conocia, sobre la forma de manipular, es lo que se espera

Regards,
http://usrdir.com

Lo de que todos los mapas mienten es, en cierta manera, una realidad como un templo. Ninguna reproducción puede ser identica a la original. Lo mismo pasa entre un mapa y la realidad que representa. Lo que interesa de los mapas es su funcionalidad y la representatividad que tienen.

Muy buenas apreciaciones las que se hacen en este artículo. Incluiría la obra "Cartografía" de Erwin Raisz, esencial para los cartógrafos.

Me alegro muchisimo de encontrarme en un foro como este de compañeros de profesión. Muchas veces se nos ha tildado "de esos locos" que "están haciendo fotos con la maquina de retratar".
Estoy con Mariano que debemos de hacer la "cartografia" mas facil, de hecho es para lo que recurren a nuestros servicios. Tambien de acuerdo en que la unión hace la fuerza.
Los ingenieros incluso pecamos de eso, sin meterme con la labor de "cartografa", no somos nada pedagologicos y nos enfrescamos en nuestros tecnicismos. Eso hace que seamos "esos raritos".

Mas que curioso, lo de los angulos de los mapamundis si lo conocia, sobre la forma de manipular, es lo que se espera

Siempre resulta interesante que un profesional intenté abarcar mayor grado de conocimiento en campos en los que no tiene experiencia. Achacar "humanismo" de manera despectiva al loable intento de Alberto Cairo por divulgar información que ayude a ser más veraces a los periodistas en el tratamiento de la información cartográfica, es típico del corporativismo más cerril y demagogo. El intento de la ingeniería de adueñarse de la cartografía para luego utilizarla como objeto arrojadizo me resulta infantil. La cartografía, la teledetección y los SIG son una herramienta pluridisciplinar. Si no se sabe programar, si no se tienen nociones de geodesia, si no se saben interpretar y estudiar las variables estadísticas, si no se manejan programas gestores de datos cartográficos, no puede haber un resultado final óptimo, y ahí mucho tienen que decir informáticos, topógrafos, cartógrafos, geógrafos y para contar la verdad con objetividad, periodistas.
En estos momentos todos estamos vivienco situaciones difíciles y desde el dolor no debemos echar tierra sobre los demás en una absurda competitividad mal entendida, sino desde la cooperación. saludos y gracias por el artículo Alberto Cairo.

Efectivamente un periodista no puede saber de todo. En mi opinión, deberían contratar geógrafos para la elaboración de mapas temáticos, del mismo modo que contratan fotógrafos para las fotos.

Excelente artículo. En cuanto a los comentarios que reprochan a la profesión periodística el intentar saber de todo, con consecuencias negativas en muchos casos, creo que también los ingenieros deberíamos reconocer por nuestra parte el escasísimo interés que nos tomamos en que nuestros trabajos sean fáciles de leer e interpretar por personas ajenas a nuestras respectivas disciplinas. La estructuración, presentación, redacción y adecuada comunicación de nuestros trabajos debería ser una más de las materias que se impartan en las escuelas. Con demasiada frecuencia damos la imagen de sabelotodos puntillosos, que sin embargo no saben comunicar, y lo estamos pagando caro.

Enhorabuena por el post-articulo. Totalmente de acuerdo con el uso a veces interesado que se hace de la Cartografía.
Cierto tambien que muchas veces se publican articulos sin ser revisados por técnicos en la materia y de ahi los errores.
Un saludo.. y mis animos para seguir publicando más sobre la materia.

Enhorabuena al autor. Magnífico artículo sobre una temática muy poco a menudo tratada en los medios de comunicación. Solo un comentario: se echa de menos una referencia a Yves Lacoste, quien escribió en los años 1970 un libro (ensayo) de pocas páginas y que "se deja" leer muy rápido, pero cuyo contenido es realmente revelador y sorprendente. Se titula "La geografía. Un arma para la guerra".

Otro ejemplo, modestamente...
www.cartografareilpresente.org

Gracias, Samain y Cartógrafa por los comentarios. Efectivamente, lo ideal sería que diarios y revistas contratasen a algún cartógrafo. Por desgracia, sólo medios de gran tamaño, como The New York Times, tienen recursos para ello (y cuentan con otros especialistas, como estadísticos, programadores, etc.). Los demás se ven obligados a limitarse a unos pocos diseñadores y periodistas -generalmente sobrecargados de trabajo- para crear gráficos. De ahí el artículo: ante la imposibilidad de contar con personal especializado, por lo menos aprender algunas nociones básicas de la profesión.

para eso hay cartografos y geografos...ahora entiendo porque tantos errores...

Enhorabuena por la difusión de la cartografia y por la bibliografia. Pero me gustaria recordarle que en España tenemos al menos 7 Escuelas Superiores de Ingenieros en Topografía, Geodesia y Cartografía, que nos dedicamos a enseñar a nuestros egresados, esas materías y otras como sismologia, tratamiento de imágenes, análisis espacial, informática para las distintas especialidades y que también tenemos publicaciones y hacemos investigación. Valga ser precisos en la escala, la proyección, pero no quiera convertir a los periodistas en hombres del renacimiento, que además de la suya, estudien otratitulación de 6 años y entren en el campo de conocimiento y trabajo de una profesión que en estos momentos está viendo situaciones difíciles por la no contratación de infraestructuras.
También convendría reivindicar la figura del corrector, en especial en las ediciones digitales. La cartografía es un lenguaje, pero nuestro idioma es el primigenio.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre los autores

Especialistas de todo el mundo y periodistas de EL PAÍS reflexionan sin prejuicios sobre lo que ocurre, incluso sin esperar a que ocurra. Desde profesionales que viven en las redacciones hasta quienes dedican su tiempo al análisis en las universidades tendrán un hueco aquí y en el canal de Eskup.

Eskup

Archivo

abril 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal