Pixel Fugaz

+ Votantes, - Quejicas!

Por: | 26 de mayo de 2014

P1070992 P1070999

Madrid

La otra noche en la celebración en Cibeles, me volví a encontrar con este señor que ya saqué por aquí hace cuatro años. Él y sus pancartas son ya uno de esos personajes urbanos, que como los hermanos heavies de la Gran Vía, merecerán calle, plaza o estátua para ser siempre recordados por todos los madrileños venideros.

Esta vez no se quejaba del spam telefónico. Avanzaba decidido a contracorriente entre los merengues que subían por el Paseo del Prado. Que la resaca de la décima no dejara las urnas vacías. "- Votad a quien queráis, pero votad y si son partidos pequeños, mejor" le decía a los chavales que le paraban para hacerse una foto con él. 

Esos grandes conocidos desconocidos

Por: | 20 de mayo de 2014

P1050528_2

Roma, Italia

Casi todos tenemos unos cuantos grandes conocidos desconocidos. Nuestros patrones de movimiento son demasiado predecibles. Acabamos siendo una especie de zombies consumidores-trabajadores merodeando por la ciudad. Tan pronto como caes en una rutina laboral o estudiantil empiezas a cruzarte siempre con la misma gente en el mismo lugar a la misma hora del día.

Autobuses y metros son los lugares comunes ideales para conocer perfectos conocidos desconocidos, pero también lo son el parque donde sales a correr, el gimnasio o la cafetería del primer café del día. Observas a algunas de estas personas infinitamente más y con más detalle que a tus padres o tus mejores amigos, durante semanas, meses o incluso años. Pero cuanto más grande sea la ciudad donde pase más raro se hará, que algún día, uno de los dos se atreva a preguntar quién sois y qué pasa con vuestras vidas. Así que irremediablemente la imaginación volará y todos comenzamos a escribirles un guión basándonos en esos pequeños detalles y prejucios sobre estos personajes. 

En este caso, el escenario era el comedor de la Universidad de La Sapienza. Con el menú a 2,15€ y la pereza que entra al tener que cocinar en un piso compartido de seis personas, la opción mensa acabó imponiéndose en casi todos los almuerzos y cenas del erasmus romano. Lo que tiene el comedor de La Via Cesare De Lollis es que hay una fauna de lo más variada. Allí comes rodeado de estudiantes italianos, africanos, minusválidos, doctorados, erasmus, su pintoresco personal, profesores de todo tipo e incluso con gente con pinta de vivir en la calle. Dan para un libro. 

Este señor solía aparecer en las cenas. Aquel día, justo antes de abrir la puerta le vi allí tal que así, leyendo el menú del día. Siempre hay pasta y pizza, la duda es si habrá o no judías verdes como "contorni". Viste elegante, tiene pelos y gafas de profesor. Pero que siempre pase sus cenas tardías en el comedor de la Universidad te hace predisponerte a que enviudó y le pilló sin haber aprendido a cocinar. Porque este hombre no tiene cara de divorciado ¿verdad?¿existe la cara de divorciado? Pues no lo sé. Pero cómo evitar hacer hipótesis sobre nuestros inocentes conocidos desconocidos. Seguro que ellos también lo hacen tanto o más con nosotros... Nos comprendemos, nos queremos y no nos conocemos. 

Autopistas a ninguna parte

Por: | 14 de abril de 2014

P1060100

Madrid, España

Y pensar que la última imagen de España con la que se quedan muchos de los millones de turistas que nos visitan y despegan del Suárez, es esa radial 2 cada vez más fantasma. Se inauguró hace 10 años con la previsión de que la transitaran unos 32.000 vehículos a diario mientras que el año pasado no llegó a una media de 4.500 

Viralizarse con el Papa

Por: | 31 de enero de 2014

Photo

El libro de Delia, Memecracia, sobre los virales que nos gobiernan, lo tengo todavía pendiente, en lo más alto de la pila de lecturas. Anteayer, sin quererlo ni beberlo, acabamos siendo un poco parte de una de esas noticias que medios de comunicación de todo el mundo publican para sacarle media sonrisa a sus espectadores entre tanto drama cotidiano. Esas noticias que son caramelos para los niños, ese trocito de chocolate de después de comer.

Hace dos noches, a Mauro Pallota se le ocurrió hacer un grafiti sobre una pared naranja roma. El dibujo caracterizaba al Papa Francisco como un superman de los 80, tirando de su cartera llena de valores y una bufanda de su equipo de fútbol. El Vaticano había "aprobado" la obra con gusto horas antes a través de un tweet que en ese momento ya contaba con más de 1000 RTs. Y ya saben, cuando "arde Twitter", es que hay noticia.

A la mañana siguiente, casualmente pasábamos por allí y cuando nos acercarmos a verlo justo llegaban los fotógrafos de las grandes agencias internacionales a cubrir la noticia (AP, Reuters, AFP). Le pedí a Blanca que me sacara saltando, quedaría bien en Instagram. Siempre fui muy de saltar en las fotos, incluso alguien me dedicó un grupo en Flickr. Sabía que era justo lo que necesitaban los compañeros, un poco de reacción expresiva de la gente ante la pintura. Así que acabamos allí los dos de espontáneos modelos pegando saltitos ante esas cámaras que eran los ojos del mundo.

Horas más tarde empezamos a aparecer en las webs de decenas de periódicos como The USA Today, Clarín, The Huffintong Post, La Voz de Galicia, Reuters, The Indian Express, la televisión australiana... incluso una mini entrevista en los informativos de Polonia de ese mediodía.

 

1614549_10202466667204400_1744378574_o
Gracias a David Rodríguez por enviarme la imagen de este periódico de Melbourne, Australia

Vivimos en un mundo en el que las noticias vuelan más que nunca. Millones de medios se contagian de un mismo foco, mutan el virus, y amplifican la señal, o el ruido, para el resto de la humanidad. En este caso era una cosa bastante inocua. Pero quizás hagan falta también más ideas de cómo ralentizarla las noticias, de contextualizarlas mejor, de ponerlas en cuarentena, de tener menos impactos y más reflexión.

Si tenías intención de hacerte la foto con superpapa la próxima vez que vinieras a Roma, me temo que el ayuntamiento ya borró ayer el grafiti. Parece que estos romanos no tienen tanta visión como nuestros paisanos de Borja.

Isola Tiberina

Por: | 25 de enero de 2014

P1040057P1040081
Roma, Italia

Sobre el autor

Victoriano Izquierdo

Victoriano Izquierdo es un granaino que mezcla la computación con la fotografía. Estudia Ingeniería Informática en la Universidad Carlos III de Madrid y trabaja como fotógrafo freelance y colaborador con varias agencias nacionales y extranjeras.

Sobre el blog

Pixel Fugaz viene a ser una colección de chispazos visuales, todo tipo de instantes que pasan por delante de mis ojos y que hacen que lleve mi dedo inmediatamente al obturador de la cámara de fotos que tenga más cerca. Luego trato de comprender qué pasó. Es como un baile de emociones y reflexiones, dicho así de una manera algo pseudointelectual.

Spotify

Spotify de 'Pixel fugaz'

La música y las imágenes se llevan bien, deben compartir habitación de juego en algún lugar del cerebro. Esta es una lista de música que escucho mientras edito y proceso fotografías. ¡Escucha la lista!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal