Sobre el autor

Victoriano Izquierdo

Victoriano Izquierdo es un granaino que mezcla la computación con la fotografía. Estudia Ingeniería Informática en la Universidad Carlos III de Madrid y trabaja como fotógrafo freelance y colaborador con varias agencias nacionales y extranjeras.

Sobre el blog

Pixel Fugaz viene a ser una colección de chispazos visuales, todo tipo de instantes que pasan por delante de mis ojos y que hacen que lleve mi dedo inmediatamente al obturador de la cámara de fotos que tenga más cerca. Luego trato de comprender qué pasó. Es como un baile de emociones y reflexiones, dicho así de una manera algo pseudointelectual.

Spotify

Spotify de 'Pixel fugaz'

La música y las imágenes se llevan bien, deben compartir habitación de juego en algún lugar del cerebro. Esta es una lista de música que escucho mientras edito y proceso fotografías. ¡Escucha la lista!

Pixel Fugaz

Parisinos III

Por: | 31 de mayo de 2010

Liberté, égalité, fraternité et invisibilité

Por: | 23 de mayo de 2010

- Parisinos III - Tomada justamente desde aquí

Hace un tiempo me encontré por la calle con un amigo de la infacia y lo primero que me comentó fue que había visto en un grupo de Facebook una foto mía que le sonaba haber visto por aquí en Pixel Fugaz. Efectivamente tenía razón, se trataba de la de "Estas señoras, son España " que publiqué el 19 de octubre de 2008. Alguien la cogió y creó un grupo en Facebook llamado "Señoras que cantan alto en misa " que a día de hoy ya tiene más de 48630 fans. Teniendo en cuenta que en Totana , Murcia, lugar de residencia de estas señoras, viven unas 29000 personas, es probable que en este tiempo las hayan visto en mi foto más de el doble de personas que se hayan cruzado con ellas en la vida.

En busca de las Carmelitas Descalzas

Por: | 22 de mayo de 2010

- Córdoba -

Neoyorkinos IX

Por: | 19 de mayo de 2010

Madrileños y San Isidro

Por: | 15 de mayo de 2010

A veces ciudades como Madrid nos parecen a los que venimos a estudiar aquí un lugar con falta de identidad y gentilicio. Pasando casi todo el tiempo en la Universidad y en el Colegio Mayor con gente en su mayoría como yo, de provincias, y rodeado en el metro y calles por desconocidos del mil lenguas, colores y acentos hace que tratar con un madrileño de raza sea algo totalmente extraordinario para mí.
He aprendido en lo que llevo aquí viviendo bastante de los rasgos de la identidad canaria, gallega, asturiana, manchega, castellano-leonés, extemeña ... pero casi nada de los madrileños. No sabría hacer un retrato tipo, ni siquiera podría confirmar lo de la chulería.
El caso es que ayer aproveché las fiestas de San Isidro Labrador, patrón de los madrileños, para acercarme al tema desde un punto más folclórico y visual. He supuesto que los que se atrevían a ir uniformados con ateduendo de bailar el chotis eran madileños puros, de como mínimo tres genereaciones de antigüedad. Me he acercado, he hablado con ellos y los he fotografiado.
No sabría decir qué los diferencia, qué tienen que no tengan el resto de españoles, pero parece que también hay algo especial en ellos. Quizá en saber que viven en centro de la península, que conviven con gentes de todas partes, que en el invierno se pasa mucho frío y en el verano demasiado calor. No lo sé ¿quiénes son los madrileños de este siglo?

Cuerpos Rígidos

Por: | 11 de mayo de 2010

Porque no sólo te encuentras cuerpos rígidos yacentes escalando el Everest. Hay algunos que no tienen que pagar para morirse de frío.

VPN+Hulu+Netflix mataron el TDT

Por: | 06 de mayo de 2010

Justo ahora se va a cumplir mi segundo año desde que ese aparato de topología rectangular llamado televisor dejó de ser una parte importante de mi vida. He de admitir que el desarraigo no fue reflexivo, sino forzado. Cuando estuve viviendo en Cambridge y luego en Nueva York no tenía televisor y ahora en mi residencia en Madrid tampoco, sólo hay uno para todo el mundo. La cosa es que en ningún momento he sentido la mínima necesidad de hacerme con uno. No es que haya dejado de consumir contenido audiovisual, todo lo contrario. Pero sí he dicho adiós por completo a esa idea de contenidos empaquetados en cadena que alguien decide por nosotros y están aderazados más de la cuenta con publicidad. La vieja idea de televisión es como que alguien te siente y te abra la boca delante de una cinta transportadora de tartas grandes de nata; una tras otra hasta que te duela la cabeza del empacho.
En los fines de semana que vuelvo a casa con la familia lo que menos me apetece es encender el televisor. El TDT es un bebé que ya ha nacido viejo, en los 90 quizá hubiero sido novedoso e interesante, pero las posibilidades que da la red, evidencia que el fin de la televisión como la conocíamos hasta ahora está más cerca de lo que mucho piensan.
Cuando vivía en USA descubrí primero las bondades de Hulu, que tiene una cantidad impresionante de buena televisión a la carta subvencionada con uno o dos anuncios a lo sumo de 3o segundos por programa. Y más tarde vino Netflix, que para quien todavía no lo conozca es el videoclub que todos los yankis usan. Por unos 7€ al mes tienes derecho a que te envíen a casa prácticamente cualquier película, documental o serie producida ever y además sigues teniendo derecho a ver online miles y miles de pelis. La adopción de Netflix en Nueva York es descomunal. Prácticamente todos los neoyorkinos que conocí eran usuarios.
La comodidad y la facilidad de ver contenidos de calidad que realmente me interesan y que ahora son tan ubicuos en dispositivos como el iPhone, iPad, el mismo portatil o cualquier otro cacharro que se pueda conectar a la red ya son algo irremplazable que ha hecho que al volver a España haya tenido que pagar una VPN para poder seguir accediendo a Hulu y Netflix, por el momento restringidos fuera de EEUU.
Las televisiones, entiendase como aparato de pantalla grande, ya están empezando a dar facilidades para conectarlas a la red y va a ser ahora cuando las tradicionales grandes cadenas de televisión se tengan que replantear un poco lo que están haciendo. Me da a mí que las cosas van a cambiar mucho en los próximo 5 años.

Vectores Californianos

Por: | 05 de mayo de 2010

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal