Sobre el autor

Victoriano Izquierdo

Victoriano Izquierdo es un granaino que mezcla la computación con la fotografía. Estudia Ingeniería Informática en la Universidad Carlos III de Madrid y trabaja como fotógrafo freelance y colaborador con varias agencias nacionales y extranjeras.

Sobre el blog

Pixel Fugaz viene a ser una colección de chispazos visuales, todo tipo de instantes que pasan por delante de mis ojos y que hacen que lleve mi dedo inmediatamente al obturador de la cámara de fotos que tenga más cerca. Luego trato de comprender qué pasó. Es como un baile de emociones y reflexiones, dicho así de una manera algo pseudointelectual.

Spotify

Spotify de 'Pixel fugaz'

La música y las imágenes se llevan bien, deben compartir habitación de juego en algún lugar del cerebro. Esta es una lista de música que escucho mientras edito y proceso fotografías. ¡Escucha la lista!

Pixel Fugaz

Sombras manchegas

Por: | 29 de diciembre de 2010

Abuelos de Granada

Por: | 29 de diciembre de 2010

El basurero de Moncloa

Por: | 22 de diciembre de 2010

Ayer, hubo que esperar hasta bien entrada la noche, en la puerta, para sacar la basura que metió Moncloa entre la sostenibilidad de la economía .

Volver a casa y los trenes

Por: | 19 de diciembre de 2010

Era hora de coger un tren y volver a casa por Navidad, y por mi vigésimo cumpleaños. Un tren que iba medio vacío hasta Córdoba y que llegó con más personal que pasajeros a Granada. A Renfe le gusta transportar aire . A la derecha un señor con camisa y tirantes que nos deleita con sus ronquidos, a la izquierda una cordobesa de ojos rasgados. La Mancha está fría y anegada.

Madrid - Diciembre

Por: | 18 de diciembre de 2010

Madrid - Diciembre II

Por: | 18 de diciembre de 2010

El paso agigantado de Manhattan

Por: | 14 de diciembre de 2010

Se dice que por Manhattan la gente camina más rápido de lo normal. Yo no sé si será porque los rascacielos le hacen sentir a uno hormiga y provocan esa sensación de no avanzar mucho por más que se acelere el paso. Tampoco estoy seguro que sea por la naturaleza dinámica, capitalista, impulsiva de las gentes de esa ciudad. En mi caso creo que es otra razón.
Cuando yo era muy niño y mis padres me sacaban de paseo jugaba a ir sorteando las baldosas de las aceras. Sólo ponía el pie sobre las pares o las que eran de determinado color, de manera que el paso siempre fuera regular en longitud. Como mis piernas eran de gorrión, muchas veces tenía que recurrir a tirar de los brazos de mis padres para flotar unos segundos en el aire hasta que volvía a caer en zona segura. Ese recuerdo a menudo vuelve de manera inconsciente a mi mente cuando camino por las calles de una ciudad, especialmente si no estoy muy hecho a ella. En Nueva York las distancias entre baldosa y baldosa suelen ser grandes, entre metro y metro y medio.
Quizá fuera el ansia por cubrir esos petachos, que dice Mikel, de una sola zancada ...

Parisinos IV

Por: | 13 de diciembre de 2010

Nueva York III

Por: | 13 de diciembre de 2010

Bodas

Por: | 08 de diciembre de 2010

Las bodas son todo excesos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal