Planeta Manrique

Sobre el blog

¡Tanta música, tan poco tiempo! Este blog quiere ofrecerte pistas, aclarar misterios, iluminar rincones oscuros, averiguar las claves de la pasión que nos mueve. Que es arte pero, atención, también negocio.

Sobre el autor

Diego A. Manrique

, en contra del tópico que persigue a los críticos, nunca quiso ser músico. En su salón hay un bonito piano pero está tapado por montañas de discos, libros, revistas. Sus amigos músicos se enfadan mucho.

El Amplificador

Hace 20 años, también estábamos en la ruina

Por: | 28 de septiembre de 2012

 
 

El clip de En un Mercedes blanco


Cuando acabó el verano de 1992, España amaneció con una resaca mortal. Algunos de los fastos de aquel año –Olimpiadas, Expo- habían resultado triunfales pero, al hacer las cuentas, el país se descubrió en crisis: agotado y arruinado.

¿Arruinado? No en lo cultural. Ese año merece ser recordado también por la floración de una figura mayor. Hasta Échate un cantecito, Kiko Veneno era considerado un artista de culto, otra forma de decir es-bueno-y-no-se-come-un-rosco. José María López Sanfeliú podía haber participado en dos de las obras más revolucionarias de la Transición (Veneno, La leyenda del tiempo) y colaborado en la creación del personaje de Martirio pero, ah, no vendía bajo su nombre. Y en España, madrastra feroz, abundaban y abundan los artistas con problemas para llegar a fin de mes.

 

Seguir leyendo »

"En el rock hay exceso de chuletas, macarras y bocazas"

Por: | 26 de septiembre de 2012

Beach Boys

Los Beach Boys ensayando sus prodigiosas voces en el estudio

 

Martes, 25 de Septiembre de 2012
 
El crítico musical de EL PAÍS charla con los lectores cada dos martes.
 
Los internautas preguntan a Diego A. Manrique
  
cody

1. 25/09/2012 - 18:14h.
 
¿A qué disco te mudarías a vivir?

¡Una pregunta bonita! Ahora mismo, con este frío, al "Pet sounds", de los Beach Boys.
 
Alboroto

2. 25/09/2012 - 18:16h.
 
En su libro “Revolution in the head”, sobre The Beatles, Ian MacDonald asegura que "God only knows" de The Beach Boys, es la canción pop mejor grabada de la historia. ¿Está usted de acuerdo? Yo no sé si es la mejor o hay otras mejores, pero me parece sublime. Un saludo.
 
Tengo más querencia por el romanticismo old school de "Wouldn't it be nice", donde se nota también la fragilidad emocional de un chaval de los sesenta...¡o de la presente década!.

Seguir leyendo »

El derrumbe del imperio de Nipper

Por: | 24 de septiembre de 2012

EMI Abbey-Road-Studios-The-Beatles

The Beatles grabando en Abbey Road


Ocurrió en 2009. Andaba por una librería londinense y un título me atrajo, no, mejor sería reconocer que me asustó: se llamaba The rise & fall of EMI Records, de Brian Southall. Lo abrí y, zas, en la primera página se contaba una anécdota trivial -alguien de EMI telefonea al autor- pero que transcurría precisamente en el mismo lugar donde yo estaba. Me dio yuyu y devolví el tomo a la estantería.

En aquel tiempo, sencillamente no podía imaginar un mundo sin EMI. Desde siempre, identifico con EMI esa imagen de un fox terrier llamado Nipper, escuchando lo que sale por una bocina. Supongo que eso, ser fan de una multinacional,  me coloca como una especie de freak. O no tanto: estoy rodeado de gente que venera,  las motos Harley Davidson, los tebeos Marvel, las series HBO, las zapatillas Converse. En mi cabeza, resultaba inconcebible que hubiera problemas económicos en una discográfica que, año tras año, sin esforzarse mucho, despachaba automáticamente millones de copias de Pink Floyd y los Beatles.

 

Seguir leyendo »

Un subversivo llamado Johnny Pérez

Por: | 20 de septiembre de 2012

 

En Hullaballoo, Trini López presenta al Sir Douglas Quintet, que toca She's about a mover.

Johnny Pérez murió el martes 11 de septiembre, en un hospital californiano. Tenía 69 años y sufría cirrosis. Johnny era una figura menor –pero ejemplar- del rock tejano: en diferentes épocas, ejerció como baterista del glorioso Sir Douglas Quintet. Aunque también constituía un símbolo de las posibilidades abiertas durante los años sesenta, cuando músicos anglos y chicanos comenzaron a colaborar en píe de igualdad. Lo cual resultaba bastante más revolucionario que dejarse el pelo largo: los descendientes de mexicanos eran entonces ciudadanos de segunda en Texas.

Claro que el propio Doug Sham pertenecía a la categoría de los sospechosos. Antiguo niño prodigio del   country (tiene una foto sentado sobre las rodillas de Hank Williams), según creció prefirió escuchar rhythm and blues y llevar pintas llamativas. Y ahí, en las mortíferas rencillas de instituto, entró Johnny Pérez, alías J.P. o Little Drummer Johnny. Boxeador amateur, pequeño pero peleón, tomó a Doug bajo su protección.  Incluso, le quitó el estigma de gabacho y le rebautizó Doug Saldaña: un chicano honorario. Muchos años después, hasta el supuestamente infalible New York Times estaba convencido de que Doug era secretamente chicano.

Seguir leyendo »

Dylan y Jessica Lange
Fiesta tras el estreno de Masked and anonymous, en 2003: Bob Dylan y ¿de qué se ríe Jessica Lange?

Voy a decirlo alto y rápido: no se pierdan la extensa entrevista que ha concedido Bob Dylan a la revista Rolling Stone; estará en los quioscos españoles, en su versión traducida, la próxima semana. ¿Y que tiene de novedoso?, oigo preguntar. Primero, que presenta a un Dylan rencoroso y peleón. Con sus 71 años, sale al ring buscando el KO.

Lo de ofrecer entrevistas no es una actividad habitual de Dylan. Aunque, buen conocedor del cuadrilátero, éste correoso boxeador no olvida la conveniencia de descolocar psicológicamente al adversario. El encuentro con el periodista  transcurre en una tarde de verano californiano...y Bob se presenta cubierto de ropa, con un gorro de ski y una peluca.  También trae un libro, una autobiografía del temible Sonny Barger, para confundir aún más, pero luego hablaremos de su explosiva teoría de la transfiguración.

 

Seguir leyendo »

La carne radioactiva de Buñuel

Por: | 13 de septiembre de 2012

Un aquelarre de los años sesenta, según la interpretación de don Luis Buñuel

 

Alguna vez hablé con Carlos Berlanga de la extraña insensibilidad de nuestros padres hacia la música. El mío, que fue violinista de crío, jamás compró un disco ni escuchó otros programas de radio que no fueran los deportivos. La escasa melomanía de don Luis García-Berlanga resultaba igualmente insólita: sus hijos eran muy musiqueros y, aún con todas sus reticencias, Carlos llegó a profesional del pop.  Intuía yo que nuestros progenitores habían pasado por el trauma de la Guerra Civil (García-Berlanga también se apuntó a la División Azul y conoció Rusia). De alguna manera, eso les había quitado la posibilidad de apreciar algo tan etéreo como la música.

Según Carlos, su padre festejaba cuando hacía una película sin necesidad de música. Así que fácilmente podía ser cuestión de tacañería: la gente del cine tiene antipatía por la simple idea de pagar derechos de sincronización. Igual ocurría con otro ilustre, Luis Buñuel. Y olvidemos la famosa sordera del aragonés. Era relativa, una dolencia a la que recurría cuando no quería hablar de determinados temas o tratar con ciertas personas. Aunque estos días he recordado una película de Buñuel donde incluso aparece un genuino grupo de rock. Pero, atención, someterse a su estruendo resulta ser una ocurrencia del diablo.

Seguir leyendo »

"Y nadie se interesa por Gram Parsons"

Por: | 12 de septiembre de 2012

 

 

En vez de seguir leyendo,  desconecta el teléfono, ignora  todo durante noventa minutos y dale al play: Gram Parsons: fallen angel es un documental modélico de la BBC. Está en inglés pero se entiende bastante bien, tiene hermosas imágenes y de la música salen zumos de sentimiento puro.

 


Los internautas preguntan a Diego A. Manrique

Martes, 11 de septiembre de 2012
 
 
Oreja

1. 11/09/2012 - 17:07h.
 

Ninguna pregunta, solo decir que no es poca la gente a la que Manrique tiene engañada pero sepa usted que los melómanos verdaderos sabemos que es poseedor de un criterio musical muy pobre. Como EL PAÍS puede tener a un personaje como usted en su staff? Es algo realmente incomprensible. Es usted el CR7 de la crítica musical.
 

¡La primera, en la frente! Técnicamente, no figuro en la plantilla de EP: soy un colaborador. Y no estoy NADA triste.
 
IsRa

2. 11/09/2012 - 17:10h.
 

No es ninguna pregunta. Sólo quería agradecerle que usted se dedique a lo que se dedica, decirle también que me alegra los días de tedio y paro y que espero con ansia cada uno de sus entradas en el blog. Gracias por todo esto,  Sr. Manrique.
 

Vaya, se agradece. Tiene su emoción elaborar el blog: lo escribes, buscas como ilustrarlo, lo dejas macerar unos cuantos días, vuelves a revisarlo una y otra vez, lo publicas....y entonces descubres que nadie tiene interés -es un ejemplo- por Gram Parsons. La entrada se titulaba “Aviso legal: estas canciones pueden romperte el alma” y registró un mínimo de visitas.

Seguir leyendo »

Los tacones de aguja pueden matar

Por: | 10 de septiembre de 2012

 

The supremes poses

Las Supremes: pelucas, modelones...y la irresistible voz gatuna de Diana


Las cifras redondas tienen su poder. En 2012 hemos celebrados  50 años de los Rolling Stones, del primer disco de The Beatles en Parlophone, del fichaje de los Beach Boys por Capitol. Todo vale para los reportajes retrospectivos, una gira (o reedición) triunfal y nuestro “caramba, cómo pasa el tiempo”. Pero esos honores no se aplican así como así. No he leído, no he visto nada sobre el principal grupo femenino del siglo XX, con doce números 1 durante los años sesenta.

Las Supremes, claro (en realidad, ellas debutaron en 1960, cuando todavía se llamaban las Primettes). Hoy funcionan abundantes Supremes espúreas por el circuito de la nostalgia. Pero las originales no se benefician de su legado. El último intento de reunirse ocurrió en 2000 y naufragó en lo previsible: el reparto de beneficios. Diana Ross pretendía cobrar cinco veces más que Mary Wilson y quince más que Cindy Birdsong, la vocalista que reemplazó a la desdichada Florence Ballard. La Wilson se negó e, imperturbable, Diana contrató a otras dos supremas tardías….y se estrellaron. Plaf. La gira se suspendió a la mitad.

 

Seguir leyendo »

Consejos de amor: una carta para Marlene Dietrich

Por: | 06 de septiembre de 2012

 

  

El escándalo de Morocco: la arrolladora Marlene alardeando de bisexualidad ...¡en 1930!


Todavía dormimos con las ventanas abiertas pero empieza a intuirse el final de verano. Ya se palpa esa melancolía que carga septiembre. Cuidado, estos días traen contrabando de  recuerdos agrietados: amores fugaces, desencuentros sentimentales, rupturas catastróficas. ¿Y qué hace uno? Escuchar música de alta sensibilidad, buscar libros sabios. Especialmente, lo segundo (lo primero, aviso, tiene su peligro: tiende a desarmarte).

Siempre consuela encontrarse con síntesis lúcidas, con textos certeros sobre sentimientos amorosos. Esa sensación me ha asaltado cuando he leído una carta de Noël Coward a Marlene Dietrich, recogida en The letters of Noël Coward. Los antecedentes: el remitente fue una de esas personalidades más fascinantes del siglo XX. Hombre de teatro, bon viveur, compositor (Mad about the boy, Mad dogs and englishmen), agente secreto durante la II Guerra Mundial, cabeza visible de la Internacional Gay. Y Marlene es, para lo que nos ocupa, la victima de una pasión desigual, específicamente de un affair envenenado con Yul Brynner.

 

Seguir leyendo »

Un intruso en la corte de Sus Satánicas Majestades

Por: | 03 de septiembre de 2012

Rolling-stones en coche
Los Stones, camino de la presentación en Manhattan de una nueva gira

 

Hace unos dias, el mismo Mick Jagger soltaba la liebre: los Rolling Stones habían pasado una semana grabando en París. Para los fieles, el mensaje era inequívoco: un nuevo disco del grupo significa que habrá gira; el pundonor de los Stones exige que salga material fresco antes de salir a la carretera, para alejar el fantasma de que viven de la nostalgia por tiempos (evidentemente) mejores.

Hay un subtexto económico en esa escueta noticia. Que los Rolling Stones siguen funcionando como nómadas fiscales. Para evitar pagar impuestos en Gran Bretaña o en Estados Unidos, establecen su domicilio oficial en latitudes menos exigentes. Eso les permite residir durante un máximo de, creo, 180 días en sus países favoritos. Por ello, a la hora de ensayar o grabar, se largan a Canadá, el Caribe o la Europa continental. Un reciente libro, Under their thumb, explica que cada miembro del grupo tiene un empleado que va contabilizando los días que pasan en Londres, Nueva York, Connecticut o donde esté su casa favorita. Sus avisos son órdenes: en cuanto se acercan a esa cifra peligrosa, deben desaparecer hacia climas fiscalmente más relajados.

 

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal