POP etc

03 dic 2010

El rey del porno quiere darte todo su amor

Por: Borja Bas

Ron-jeremy-1 
A muchos seguro que les suena. A los que no, no se fíen de su apariencia. Ron Jeremy se ha ganado a pulso el título de número uno del cine X. La revista Adult Video News le considera el actor porno más importante de la historia, por encima de John Holmes, y en el libro Guinness de los récords figura como el tipo que ha filmado más escenas sexuales. A sus 57 años, calcula que se ha acostado con algo más de cinco mil mujeres. Solo en pantalla.

Nos lo encontramos en un avión de Los Ángeles a Amsterdam y nos dijo que está deseando publicar su autobiografía, The hardest (working) man in showbiz, en español. Así que tomen nota, editores. Nos dio su tarjeta y quedamos para una charla telefónica días después. “No tengo e-mail. O, bueno, sí, pero como si no lo tuviera, porque no lo miro jamás; así que llámame. Ve probando hasta que te coja”. No fue fácil dar con él, pero al fin le pillamos una mañana desperezándose en su casa de Los Ángeles. Advertimos: esta es una conversación sin censura, así que si no les va el lenguaje explícito, salten a otro post.

 

 Ron%20Jeremy%20Hardest

Aprovecha la oportunidad: dinos por qué 500 millones de hispanohablantes deberíamos leer tu libro.

Porque es una historia interesante. Es una perspectiva única del porno desde dentro. Además, es una historia increíble. Mi madre era una espía durante la II Guerra Mundial. Estaba en la OSS, que luego se convertiría en la CIA. Y le dieron el cargo de teniente, así, en caso de que la capturaran, le darían trato de oficial. Digamos que el libro recorre desde mi historia familiar hasta mis anécdotas en el star system. Tengo fotos con Robyn Williams, Brad Pitt, Johnny Depp, Stevie Wonder…

 

¿Por qué crees que todos los famosos quieren hacerse una foto contigo?

Porque les divierte. Soy alguien diferente, la prueba viviente de que otro tipo de celebridad es posible en Hollywood.

 

¿Cómo te explicas haber llegado hasta aquí, a ser el número uno?

La respuesta está en el libro. Puro trabajo duro. Mi padre y mi madre nos criaron a tres hermanos que jamás tocamos las drogas, no fumamos, casi no bebemos y todos tenemos graduados universitarios con nota. Creo que esa fue la mejor lección que me trasmitió mi padre: “Hagas lo que hagas, sé el mejor en lo tuyo”.

 

Tu negocio, la industria del cine adulto, ha cambiado mucho. Antes escondía un montón de historias de cocaína, champán y viajes en primera clase. Ahora parece vivir un momento de decadencia, sobre todo debido al pirateo. ¿Qué queda para ti de los años dorados?

Oh, todavía hay mucha pasta. Sigue siendo un gran negocio para sus protagonistas. Sobre todo para las mujeres. Antes este lo llevaban tíos, algunos eran auténticos gángsters. Pero hoy la mayoría de las compañías las dirigen mujeres. Y son ellas las que hacen más caja que nadie. Jenna Jameson vendió su empresa, Club Jenna, a Playboy por 14.000 millones de dólares. Las chicas se han convertido en los grandes árbitros del partido porque ellas son el auténtico motor, la fantasía sexual.

 

Tú lideras una campaña contra el pirateo en Internet. ¿Qué futuro ves para el porno?

Es un tema muy serio. Steve Hirsch [jefazo de la productora Vivid] ha demandado a las webs gratuitas de streaming YouPorn y PornTube por colgar películas enteras de manera gratuita. También ha predicho que no habrá DVDs en cinco años. Muchas empresas están cayendo en la bancarrota por culpa de Internet, pero el porno siempre estará ahí. Es tan resistente a la depresión económica como el alcohol. Si corren buenos tiempos, la gente bebe y ve porno. Si corren malos tiempos, la gente bebe y ve porno.

 

 

¿Se te ocurre alguna solución?

Lo veo muy difícil. Para empezar yo no soy un cerebrito informático, más bien al contrario. He sido profesor de instituto, y aún podría dar clases de muchas cosas si quisiera, pero la informática se me da fatal. Sin embargo, sé que me puedo meter en cualquier ordenador y bajarme lo que quiera gratis. Y pensar eso acojona, porque todo pierde su valor por completo. Ni siquiera los superventas del rock están recibiendo réditos por su trabajo. Mira a Guns N’ Roses, por ejemplo, que eran cien veces disco de platino. El último trabajo que sacaron ni siquiera fue disco de oro. Si hasta yo hice un tema de rap y tuve más éxito que ellos [Freak of the week, que estuvo 27 semanas en el Billboard]. Y, créeme, apesto como cantante.

 

Entonces, ¿odias Internet?

Ya sé que es la frontera final, una herramienta necesaria, la gran autopista de la comunicación y bla bla bla. Pero para mí también es un gran pedazo de mierda. Me recuerda a la energía nuclear: es la forma de energía más limpia y eficiente, pero también sirve para hacer bombas. Hoy, si un tipo atraca un banco físicamente hay muchas más posibilidades de que le pillen que si roba miles de millones por Internet. Yo mismo lo he comprobado, he sido víctima de dos ciberataques. Intenté pillar a un tipo que accedió a mi cuenta bancaria. Era ruso, teníamos hasta su dirección en Los Ángeles. A los polis les llevó semanas conseguir una orden para irrumpir en su casa. Y yo dije: “Es ridículo, ¡para cuando lleguéis ese tío estará de vuelta en Moscú! ¿Por qué no os plantáis allí con un bate de béisbol y le abrís la cabeza?”. Y me dijeron: “Lo sentimos, no hacemos cosas así”.

 

Tengo muchas preguntas, espero que no te moleste que pasemos a otro tema.

Pues mándamelas por e-mail… Ah, estoy de coña.

 

Parece que por fin te estás distanciando un poco de rodar porno.

¡No, no! ¡Sigo follando en cámara!

 

Sí, pero ahora dedicas buena parte de tu tiempo a pasear por EE UU en un tour llamado The Great Porn Debate (el gran debate porno), discutiendo en público con el reverendo Craig Ross, artífice de XXXchurch.com, una web cristiana destinada a rescatar almas descarriadas de las garras del porno. ¿Me puedes contar qué demonios te ha llevado a meterte en un tinglado así?

Son cosas que me ofrecen. Me ofrecen cosas todo el rato, ni te imaginarías… Cosas tan raras, inesperadas y excitantes como esta.

 

El reverendo Craig Ross parece más sacado de un grupo de punk pop que de una sacristía. ¿Cuánto de teatrillo hay en lo que hacéis?

Ah, buena pregunta. Mucha gente no se imagina lo buenos amigos que podemos llegar a ser, porque cuando salimos a debatir parece que nos queramos arrancar la cabeza. Pero es innegable que él odia a lo que me dedico, y es surrealista. ¡Pero si yo me limito a repartir amor! Viajamos juntos, conozco a su esposa y sus hijos… Y sí, somos buenos amigos. Por mí está bien que quiera guiar a los adictos al porno a los brazos de Jesucristo. Sí, hacemos mucha comedia. Y petamos los sitios allá donde vamos.

  

Acabas de abrir un club de swingers (intercambio de parejas) en Portland, Oregón. ¿Es un truco para seguir mojando por la face pasados los sesenta?

(Risas) Qué maldad la tuya. Recuérdame que cuando acabe esta entrevista me suicide. ¡Pero si yo siempre he mojado gratis, chaval! O, para ser más exactos, cobrando. Pienso seguir follando gratis hasta los 80, como mínimo; mientras consiga una erección… Soy socio de ese club porque me lo ofrecieron. Es lo alucinante, que no paran de ofrecerme cosas. Es como un círculo vicioso, un negocio me lleva a otro. Bajo mi nombre se comercializa papel de fumar, camisetas, un consolador, tablas de skate, salsa picante, alcohol, incluso fiambre. Y te juro que yo no muevo un dedo, toda esta gente viene a ofrecérmelo. La única vez que me he propuesto conseguir una licencia fue con la empresa Condomania, para que fabricaran el condón Ron Jeremy ¡Y no estaban interesados! (Risas) En cambio sí que comercializaban los condones de Gene Simmons [el vocalista de Kiss, con quien Jeremy rodó la película Detroit Rock City, uno de sus mayores éxitos no sexuales]. Todo el mundo está haciendo un negociazo conmigo y yo recibo cómodamente mis cheques por ello. Como el del club de Portland, que me lo acaban de ingresar.

 

¿Hay algo que no harías por dinero?

Cualquier cosa que resultara realmente peligrosa para la gente. Promociono bajo mi nombre papel de fumar, y no fumo; una marca de ron, y apenas bebo; y pastillas para aumentar el vigor sexual y jamás he probado una. Pero quiero dejar bien clara una cosa: con estas pastillas [llamadas Vigrx] me aseguré de que los ingredientes no fueran nocivos para la salud, que fueran naturales. De hecho lo consulté directamente con dos amigos médicos. Jamás promocionaría Viagra, por ejemplo, es super químico. No pienso promocionar una pastilla que te pueda dar un ataque al corazón.

 

 

Con la edad, ¿no ha cambiado tu postura sobre el uso de Viagra?

No. Jamás lo he probado. Y no pienso echar mano de Viagra mientras la cosa siga funcionando. El día que tenga 84 y no se me levante me lo plantearé. Entretanto, seguiré haciendo escenas sin trampa ni cartón. Un montón de jovenzuelos lo usan, pero yo me niego.

 

Hubo un tiempo en que una de tus especialidades en pantalla era la autofelación. ¿Sigues llegando a chupártela?

Llego a besarme la punta. Vale, ya sé que estoy más gordo, pero aún llego. Siempre lo hice más como un chiste que como una búsqueda del placer onanista. Eddie Murphy, el actor, tenía todo un número cómico basado en esta habilidad mía. La broma era: “Si yo pudiera hacer eso no saldría en la vida de mi casa. La cuestión es: ¿solo se la chupa o se corre en su propia boca? Porque si lo hace, es que es gay”. Muchos cómicos de nueva generación siguen haciendo bromas al respecto, desde Sarah Silverman hasta Ashton Kutcher. Yo me parto, claro.

 

¿Y cuál es la experiencia más gay que has tenido en tu vida?

Nunca he tenido ninguna, más que besar mi propio pene. Supongo que cuando estás haciendo un trío con otro chico y una chica. Yo mismo tenía un monólogo cómico al respecto. Antiguamente participaba en dobles penetraciones, ya sabes, uno se la mete a la chica por delante y el otro por detrás. Y el chiste es que cuando estás en ello, resulta inevitable que tus huevos rocen los del otro tío. Mi consejo es: “Asegúrate de que al tío no le cuelgan demasiado” (risas). Eso es lo más gay que me ha pasado. Y me ha pasado mucho.

 

Según el libro te has hecho un trío con Charlie Sheen, ¿cierto?

Cierto.

0809-charlie-sheen-playoy-splash-exd-credit 
 Ron Jeremy con Charlie Sheen en una fiesta en la mansión Playboy el pasado agosto.
 

¿Qué otras historias sexuales con celebridades puedes contar?

Esa la hizo pública él mismo. En el libro revelo muchas aventuras sexuales, pero sólo cuento en las que la gente estaba soltera y sin compromiso, porque no quiero meter a nadie en líos. Y, créeme, muchas historias se han tenido que quedar fuera por eso. Además, no quiero que en la comunidad hollywoodiense me vean como a una rata y que eso me lleve a perder trabajos. Para mí era muchísimo más importante tener éxito como actor en Hollywood que tener un libro exitoso. En mi libro hay anécdotas y fotos con un montón de famosos del cine y la música: Dustin Hoffman, Richard Dreyfuss, Matthew McConaughey… Y nadie ha intentado demandarme. No he escuchado ni una queja. El único que se ha quejado es Lars Ulrich, el batería de Metallica, ¡porque no sale! (risas).

 

En el documental Porn Star: The legend of Ron Jeremy todos tus amigos cercanos coinciden en una cosa: eres un tacaño. ¿Por qué eres tan agarrado?

Supongo que se debe a mi origen judío [risas]. Desde pequeño me inyectaron en la cabeza que tenía que ahorrar, ahorrar y ahorrar, que el único lugar donde debía estar mi dinero es en el banco. Aunque exageran un poco. Si yo saco a una chica por ahí no dejo que pague nada. Soy súper buen amigo, y más de una vez he ayudado a alguno a pagar el alquiler, te lo aseguro. Menos mal que estoy contándolo en un periódico español. Este sería mi final si lo dijera en EE UU, me acribillarían a llamadas: “He oído que ayudas a tus amigos a pagar el alquiler, ¡venga, enróllate, Ron! ¡Eh, tíos, Ron nos va a pagar a todos el alquiler!”. Fuera de coña, de verdad que me enrollo con los amigos, porque la vida es demasiado corta, y hay que ser majo con la gente.

  

Bien, hablemos de sexo de una vez por todas.

Sí, qué tranquilidad, por una vez hablemos de sexo en lugar de practicarlo.

 

Si te lo hicieras con Lady Gaga, ¿cómo te montarías la escena?

Oh, deja que te diga que me encanta la voz de esa tía. En un principio no me ponía muy cachondo, y creo que a mucha gente le pasaba parecido. Demasiado rara. Juraría que es la primera vez que me encuentro con que una superestrella del espectáculo no parecía poner cachondo a nadie; no la encontraban sexy ni los tíos ni las tías. Porque en el minuto en que eres superfamoso hay cola para acostarse contigo. Sé de lo que hablo. Pero, te lo juro, lo comentaba con la gente: “¿te la tirarías?”; y todo el mundo decía: “demasiado freak”. Ahora parece que por fin la gente le va pillando el punto. De hecho me parece bastante sexy. Tengo unos amigos que participaron en el vídeo de Paparazzi. Son unos trillizos de un grupo sueco llamado Snake of Eden con una pinta increíble, rollo hair rock de los ochenta: rubios, flacos y guapos. Se pasaron parte del vídeo toqueteándola en un sofá. Y ellos me lo confirmaron: “Está buena”. Así que me dan algo de envidia. Yo haría eso mañana mismo.

 

Nos hemos desviado de la pregunta…

Ah, sí, ¿cómo me lo montaría con ella? La invitaría a una buena cena, encargaría una limusina, porque esta chica tiene pinta de necesitar este tipo de distracciones, y me la llevaría a mi casa a darle un buen masaje en los pies. Estoy completamente colgado con la reflexología.

 

¿Hay algo que te guste más en esta vida que el sexo o la comida?

Me lo pones difícil. Los masajes, sin duda. Y el entretenimiento a lo bestia: me da igual si es un concierto masivo o un recital de poesía, todo lo que forme parte de la cultura del entretenimiento me gusta. De verdad, cualquier cosa: jazz, danza moderna, ópera… Y viajar un poquito.

 

¿No puedes estarte quieto un segundo?

Cuando tenga 85 me compraré una mecedora. De momento estoy bien así, gracias.

 

Si nos asomáramos por un agujero, ¿qué veríamos de Ron Jeremy en la tranquilidad de su hogar?

A un tipo aburrido haciendo zapping u ojeando algún libro o revista. Soy un acumulador de papel nato, tengo montañas de recortes y cosas así. Puede que me pillarais chequeando el e-mail… una o dos veces al año.

 

¿Hay alguna habilidad secreta que no hayas mostrado aún en público?

Una vez que has follado ante una cámara, ¿qué más quieres? Hmm… Déjame pensar… ¿A qué tipo de cosas te refieres?

 

No sé, a cosas como tocar el piano con tus partes nobles.

Oh, eso ya lo he hecho. El Danubio azul y cosas así. Hay temas que parecen estar hechos para tocar con la polla. Errol Flynn a mi lado era un aficionado. Lo creas o no, se me da bastante bien tocar el piano, el violín y la armónica. Como siempre estoy de cachondeo la gente no me cree, pero aprendí un poco de pequeño y aún practico de vez en cuando.

   

¿Qué es lo peor de vivir tan sobreexpuesto?

Las llamadas de coña. Es un auténtico problema. Le das tu número a una niña mona, y ella hace la gracia de dárselo a sus amigas o colgarlo en Internet, y ahí ya la has cagado. Y no puedes cambiar tu número, no puedes, porque es el que tiene todo el mundo. Yo doy mi tarjeta sin muchos reparos, y luego me encuentro con llamadas a las cuatro de la mañana diciendo: “Quiero chuparte la polla, me pones supercachonda”. Y no hay nada que puedas hacer, cuelgas y ya está.

 

Has sido asesor para películas como Nueve semanas y media y Boogie nights. ¿Me explicas en qué se basa exactamente ese papel de asesor?

Para Boogie nights le abrí un poco la puerta a los recovecos del negocio al director: le invité a rodajes, le puse en contacto con gente, ya sabes. Y para Nueve semanas y media lo que hice fue conseguir secundarios que estuvieran dispuestos a despelotarse. Y para 52 vive o muere, de John Frankenheimer, hice algo parecido: le conseguí un montón de gente que se sintiera cómoda desnuda en un jacuzzi. Porque la gente de la industria del porno tiene muy claro eso, pero una actriz normal a lo mejor cambia de opinión en el último momento y se te jode el rodaje. He hecho muchas cosas así.

 

Una pregunta sobre tu estilismo básico: ¿Esto de ir en pantalón de chándal a todas partes es por conceder holgura a tu anatomía o existe algún otro motivo que se nos escape?

Oh, tío, es que es tan cómodo. Cuando vas a la baño, no tienes más que tirar de la goma para abajo y puedes mear sin tenértela ni que coger. O cuando las chicas te la quieren ver, cosa que me pasa todo el rato, te las llevas a un rinconcito y en un pispás se la has enseñado. Diría que esa es la primera razón: la velocidad a la que puedes dejar que asome tu pajarito en cualquier lugar público a petición de una chica. La segunda es que cuando vas a un baño público de esos que tienen conserje puedes salir por la puerta sin dar propina. Si te paran, les puedes decir: "¿Qué pasa? Si ni siquiera me la he tocado...". Y la tercera, es por pura comodidad. Y te juro que no me importa si estoy en un avión, en un escenario acompañando a algún artista amigo famoso o en un programa de tele, si me conoces ya sabes que mi dress code básico es el chándal. Soy un fetichista absoluto, los tengo a montones.

 

¿Piensas hacer dieta algún día?

¡Disculpa! Igual no te has dado cuenta, pero estoy bajando peso. Pesaba 113 kilos y ahora peso 104. No puedo negarlo, tengo sobrepeso, pero no sé si me encasillaría como obeso. Dímelo tú, que me has visto. Sé honesto, por favor.

 

Hombre, yo diría que estás gordo.

Vaya, gracias por no decir obeso. Está claro que tengo que bajar mucho más, por pura salud.

 

¿Sabrías decirme cuánta pasta tienes en el banco?

Pues sí, pero no te lo voy a decir. Me va bien, gracias. Tengo tres casas en Los Ángeles y una a medias con mi padre en Nueva York. Podría dejar de trabajar mañana, pongámoslo así.

 

¿Sigues pensando que algún día formarás una familia?

Sé que viniendo de mí suena ridículo, pero aún me apetece hacerlo, claro que sí.

 

¿Se puede tener una pareja estable cuando trabajas en esto?

Es jodido, para qué negarlo. Le gente siempre está haciendo coñas sobre el hecho de que seas actor porno diciendo que es como ser una rockstar. ¿Cuántas mujeres quieren tener un hijo con Kid Rock? ¿Y con Mick Jagger? Ellos consiguen eso, pero tienen el mismo problema: es difícil hacer que una relación funcione, y más cuando vives en la industria del espectáculo. Si ya de por sí fracasa un porcentaje altísimo de matrimonios, imagínate en este mundillo.

 

¿No estás cansado de ser considerado una especie de bufón del porno?

Yo no me veo así, aunque sí que es verdad que la gente está acostumbrada a verme bromear todo el tiempo. Me sale natural, es algo que me gusta.

 

¿No te han pedido que dejes de bromear en mitad de una escena sexual?

La verdad es que al principio era buena parte de mi gancho. A todo el mundo le encantaba. Hasta que algunos me pidieron que, por favor, me dejara de coñas porque les hacía perder la concentración. ¡Imagínate! ¿Cuántos actores conoces capaces de estar metidos en el papel, mantener una erección y al mismo tiempo ser capaces de bromear? Tengo miles de anécdotas sobre esto. Una de mis líneas de diálogo favoritas es de una película en la que estoy mirando por un telescopio y la chica se pone delante y le digo: “En una noche clara te puedo ver el ano”. Y cuando el sexo empieza, ya me piden que pare. Yo hago lo mismo con mis actores cuando dirijo. Es algo que aprendes con el tiempo: cuando arranca la escena se puede bromear, pero una vez que tu pene salta de los pantalones, se acabaron las coñas. Una vez un director me dijo: “La gente quiere ponerse cachonda viendo esto, si quieren comedia, que vean una peli de Robyn Williams o Monty Python”. Pero hay coñas que no puedo evitar seguir haciendo. Como la del anillo. Yo tengo una colección bastante grande de anillos. Muchas veces, mientras le hago un dedo a una chica, si la cámara hace un primer plano, aprovecho para quitarme el anillo y sigo masturbándola. Y al rato, pongo cara de “oh, cielos, ¡se me ha quedado el anillo dentro!”. Y no hago ni un comentario al respecto, me limito a seguir haciendo lo mío y poner cara de sorpresa. No sé qué pensará el público, pero yo me lo paso bomba. 

 

Hay actrices que dicen que hay solo dos cosas que no harían en la industria: zoofilia y acostarse contigo.

Bueno, esa es una broma un poco exagerada que corre por ahí.

 

Pero algunas dicen que no se acostarían contigo porque estás gordo, porque eres peludo, porque apestas…

Te diré una cosa: jamás he sido anti higiénico durante un rodaje. Sí que es verdad que cuando estás tantas horas rodando puedes acabar bastante sudado. Y también me he afeitado varias veces los hombros y la espalda, alguna incluso como parte de la trama de una película. Hay chicas que prefieren chicos jóvenes y cachas. Ningún reparo al respecto, faltaría más. Lo bueno que hay en el porno estadounidense es que las chicas son las que deciden; en Europa y Asia son los hombres los que eligen. Algunas, incluso, piden expresamente trabajar conmigo. Dicen que soy un tipo agradable, divertido y que si se acuestan conmigo tendrán un montón de clicks en Internet [risas]. Así se incrementan sus posibilidades de hacerse famosas. De verdad que no me ofende que me rechacen las chicas por mi físico. Lo que sería terrible es que me rechazaran porque les parezco un tipo desagradable. En todos los años que llevo en esto no ha llegado a mis oídos que ninguna haya dicho: “Oh, no me gusta este tío porque es un imbécil”. Lo he oído de otros tipos, pero jamás de mí. Las quejas siempre son porque estoy gordo, soy demasiado peludo, no estoy bueno o prefieren a un tipo más joven. Bueno, me parece bien.

 

¿Crees que un accidente como tú sería posible en la actualidad en el mundo del porno?

¿Acabas de llamarme accidente? Tío, mira que me han dicho cosas, pero creo que jamás me habían llamado nada tan, tan… desconcertante.

 

Bueno, tú mismo empezaste en el porno de manera accidental…

No, no, una novia mía envió una foto a Playgirl y empezaron a lloverme ofertas sexuales. Y yo elegí olvidarme de ser profesor y centrarme en el porno.

 

En realidad ya sabes a lo que me refiero. Te repito la pregunta: ¿Crees que hoy en día sería posible un accidente como tú en el porno?

¿Sinceramente? No lo creo. Es imposible que haya otro Ron Jeremy. La industria ha cambiado demasiado. Hay demasiada gente queriendo meterse en esto, demasiados amateurs. Tu propio vecino puede estar rodando porno amateur ahora mismo en el salón de su casa. Probablemente tampoco vuelva a haber otra Jenna Jameson, porque hay demasiadas aspirantes a estrella del porno. Por cada uno que había hace veinte o treinta años ahora hay cien. Antiguamente, una chica como Samantha Fox [la actriz porno, no la cantante], o Vanessa del Rio, o Leslie Bovee, o Serena… podía ser una gran estrella y trabajar durante años y años. Hoy, mira a esas chavalas de 20 años. Son chicas capaces de cortarte el aliento. La mayoría de las chicas que entraron en el negocio en los años setenta, si lo intentaran hoy, probablemente no conseguirían ni un puñetero trabajo. Porque ahora hay bailarinas preciosas del mundo entero. El porno se ha convertido en un negocio inabarcable. Ya no es una cosa hippy revolucionaria y anti-establishment. Toda esa cosa del flower power y el amor libre forma parte de otra era. ¡Si hasta yo estuve en Woodstock durante media hora! Ahora todo es cuestión de pasta. Y estas chicas hacen mucha pasta. Ganan mil dólares a la semana solo por su trabajo como bailarinas. Si a partir de ahí logran tener un curro reseñable, como una portada de Hustler, pasan a hacer mil o dos mil dólares al día.  

 

¿Cuáles son las mayores mentiras que has leído u oído sobre ti?

Uf, muchísimas: he tenido todo tipo de enfermedades, soy un criminal, ataco a la gente, he muerto tres veces, he hecho cine gay, tengo VIH… Por eso odio Internet, porque la mayoría es basura desde el anonimato. Si supiera quién es, al menos podría soltarle un puñetazo o demandarle. 

 

También has participado en cientos de películas comerciales. Has hecho de extra [búsquenle, por ejemplo, en Cazafantasmas], pequeños cameos [Roger Avary le ha sacado en todas sus películas] y hasta secundarios de lujo [como en Orgazmo, del cocreador de South Park Trey Parker]. Sin embargo, no pareces tener un filtro muy claro a la hora de escoger estos proyectos comerciales.

Es que yo siempre quise ser actor. De hecho, cuando me trasladé a Nueva York fue porque quería actuar en Broadway. Y así lo hice una temporada. Pero mi sueño real era formar parte del cine de Hollywood, ser un actor respetado, desarrollar mi faceta dramática.

 

¿Sigues pensando que Michelle Pfeifer es una de las tías más buenas del mundo?

Pues sí.

 

¿Y quién es la que te pone más cachondo ahora mismo?

¡Tu madre! [Risas] No me hagas ese tipo de preguntas, porque siempre recibirás la misma respuesta. Vaaale, ¿quieres que te responda?

 

Por favor.

Pues hay varias. Pero lo restringiré a algunas que me he tirado y de las que puedo hablar de primera mano: Tabitha Stevens, Sunny Lane, Christy Canyon… Y espero que alguna que aún no me haya tirado. Oh, y tengo que decírtelo: me encantan las tías latinas. Tuve una novia descendiente de indígenas portorriqueños que era una bomba. Y me he tirado a unas cuantas españolas. Amo a las mujeres españolas. Para ellas siempre tengo todo mi amor disponible.   

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 50 Comentarios

Estamos organizando un casting porno gay gigante y para este reclutamos porno gay con urgencia los principiantes a la remuneración. Por esta razón te invitamos revendedores que estará interesado en lo que este anuncio en contacto con nosotros en nuestro correo electrónico: elricosalos@gmail.com para obtener más información sobre el reclutamiento
NB: Este elenco está estrictamente reservado para adultos

Organizamos un gigante casting porno y por qué reclutamos con urgencia
principiantes porno a una remuneración. Por esta razón te invitamos a aquellos que lo hará totalidades
interesados en lo que este anuncio en contacto con nosotros en nuestro e-mail: elricosalos@gmail.com para obtener más información sobre el reclutamiento
Este reparto es estrictamente sólo para adultos

Organizamos un gigante casting porno y por qué reclutamos con urgencia
principiantes porno a una remuneración. Por esta razón te invitamos a aquellos que lo hará totalidades
interesados en lo que este anuncio en contacto con nosotros en nuestro e-mail: elricosalos@gmail.com para obtener más información sobre el reclutamiento
Este reparto es estrictamente sólo para adultos

Organizamos un gigante casting porno y por qué reclutamos con urgencia
principiantes porno a una remuneración. Por esta razón te invitamos a aquellos que lo hará totalidades
interesados en lo que este anuncio en contacto con nosotros en nuestro e-mail: elricosalos@gmail.com para obtener más información sobre el reclutamiento
Este reparto es estrictamente sólo para adultos

Organizamos un gigante casting porno y por qué reclutamos con urgencia
principiantes porno a una remuneración. Por esta razón te invitamos a aquellos que lo hará totalidades
interesados en lo que este anuncio en contacto con nosotros en nuestro e-mail: elricosalos@gmail.com para obtener más información sobre el reclutamiento
Este reparto es estrictamente sólo para adultos

Organizamos un gigante casting porno y por qué reclutamos con urgencia
principiantes porno a una remuneración. Por esta razón te invitamos a aquellos que lo hará totalidades
interesados en lo que este anuncio en contacto con nosotros en nuestro e-mail: elricosalos@gmail.com para obtener más información sobre el reclutamiento
Este reparto es estrictamente sólo para adultos

Muy buenoooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!

COMO OLVIDAR SU GRAN PELICULA DE 1990 DONDE INTERPRETABA A DIEGO ARMANDO MARADONA CON LA CICCIOLINA MOANA

ver a un tio copular no es sexualidad, para mi vaya. más que nada es practicarla. este tio es cutre, como el porno, sin más. iconos chungos. es lo que hay, si te gusta lo cutre, pues adelante, pa gustos colores.

madre mia que hombre mas grande..

Recuerdo una memorable porno-parodia de "El buscavidas" (que muy apropiadamente, se llama originalmente "The Hustler") en la que Ron interpretaba a un sosias del "Gordo de Minnesota" con el que el alter-ego-porno de "Fast Eddie" Feson (Paul Newman en la película original) se jugaba al billar a su novia.

En una memorable escena, Ron ofrecía su legendario miembro a tres señoritas para que le hicieran una bonita felación, tras lo cual elegía a una de ellas para darle una larga sesión de penetraciones (únicamente vaginales, en este caso) culminada en una abundante lechada bucal. Mientras, las dos señoritas restantes se solazaban con recíprocos lametazos y manipulaciones en sus partes pudendas.

Por desgracia, la peli era de mediados los 90´s y ya estaba muy gordo como para obsequiarnos con una autofelación, pero valía igualmente la pena verla.

Es un "must" q me guste el porno???Pues no tengo ni idea.Simplemente me gustaba ver esas pelis cuando era un crio y adolescente,pq era una ventana(y la única), abierta a la sexualidad,que creo es una parte muy importante del ser humano.El porno es entretenimiento y sexo.No se trata de poses ni de modas,simplemente forma parte de algunos de nosotros,de nuestras vidas y recuerdos,como tb lo forman la musica q escuchabamos,los programas de la tele q veíamos,etc.etc...Conozco gente de mi generación que han tenido una educación sexual reprimida,como la mayoría de los que hemos crecido bajo esta educación judeo-cristiana,y te puedo asegurar que padecen una sexualidad mucho mas obsesiva,compulsiva y menos satisfactoria que alguien que haya crecido viendo el sexo,como algo natural y placentero,aunque haya sido en ocasiones viendo como copulaba un tio simpatico,cachondo y feo como Ron..Espero por tu bien que tu seas de éstos últimos,megacutre

Esta claro,que hombres como él, tienen cabida en la industria del porno, porque el hombre medio puede sentirse identificado con él.Vease el caso en España de Torbe.Sin embargo las mujeres son de ensueño porque son fantasías construídas a medida de la psque masculina. A mí me ha gustado la entrevista,un hombre peculiar..quién no se pondría en su pellejo..

éste pavo da mucha mucha grima!!! qué asco colega....

Yo de mayor quiero ser como este tío, tenerla gastada y decirlo con 60 o 70 años tiene que dar mucha satisfacción...Tiene la capacidad, encima,que no es poca, de decirle a una tía: “En una noche clara te puedo ver el ano”.Todo poesía, vamos.Al periodista, Borja Bas, solo recriminarle que cómo se le ocurre tildarlo de "accidente".¿En qué estabas pensando? En fin, que unas juntas con este y Errol Flynn es el ideal de todo hombre. Por lo demás buena entrevista.

Recuerdo con simpatía los buenos momentos que el Sr. Jeremy nos brindó a todos en nuestra adolescencia. Cómicos y no tan cómicos. Y sobre todo, el asombroso parecido que tenía con nuestro profesor de Geología. Tony Tones, alias,.... paaaaaquetones. Un saludo Ron, porque a un abrazo no me atrevo.

¿Porque sale este hombre en el periodico? Sencillo. Los medios del mundo estan en manos de 6 empresas judias y por muy cutre y bajo que sea una persona si es judia sale en los medios siempre que sea necesario.

Asi es como funciona el mundo. Unos pocos tienen todas las oportunidades y el exito y el resto a trabajar para pagar impuestos, intereses y consumir.

¿Sera censurado este mensaje? Seguramente. Dime a quien no se puede criticar y te dire quien manda.

aqui tenemos a Torbe, que lleva camino de convertirse en el mas importante actor en España, no para de rodar todos los dias.

Tan megacutre como el porno en sí mismo. aunque parece que en los tiempos que corren, que te guste el porno es un "must". lo jodido es que hay gente que se lo cree, y cree además que éso es sexualidad. sociedad de masas, dónde nos llevas.

Me he divertido conociendo de primera mano a este personaje. Sé que se quedaron muchas preguntas pendientes, pero este tipo es genial.

Tengo 40 años.Para mí este señor forma parte de mi educación sexual.Cuando era un crio de no mas 10 o 12 años,en mi casa había una gran colección de cine porno,y a escondidas al principio, y en "abierto" tiempo después,veía todas.Sin duda alguna,las que mas me gustaban y las escenas que mas me excitaban eran en las q aparecía Ron.Esto en aquellos tiempos era como una perversión:Ron era la antitesis del porno-star:gordo,peludo,feo y gracioso.Pero rezumaba testosterona por cada poro de su horrible y peluda piel.Creo q una de sus virtudes q lo han hecho diferente,es que sabe conjugar el sexo con el sentido del humor...y ciertamente què hay mejor en la vida en q esas dos cosas combinadas??
Millones de gracias y sonrisas Ron.Un gran admirador.

Lo realmente bueno, sería que existiera una actriz porno igualita a él. Que pudiera decir tranquilamente, que la preocuparía más que no se quisieran acostar con ella por grosera que por el físico.

Y es que, por otro lado sólo se puede decir eso cuando, aunque te den "calabazas" puedes seguir viviendo bastante bien de ello. Supongo que si viviera en la miseria, no diría eso con tanta paz interior.


Luego dicen que el porno no es machista...

Preferiría un tío gordo y que dure media hora parado a un jóven y metrosexual que dure 2 minutos. De leyenda el gordito cahondo.

La entrevista cojonuda, como el comentario de "Marcos". Desde luego este tipo es una leyenda, y en un mundo con las sombras del porno es muy difícil llegar a sus años con tan pocos marrones a sus espaldas. Pero no es el único, también está Peter North. Gracias por las risas que me he echado

Además de que es bastante falso que no hablen mal de él -lo hacen y bastante mal-, no son pocas las que le han denunciado por malos tratos y tal. El viejales éste es un proxeneta de cuidado, y francamente, envidiar su vida es decir a los cuatro vientos que se moja muy muy poquito. Y por cierto, eso de lo más "gay" que ha hecho es una doble penetración es de vergüenza ajena: un tío que va por la vida de vividor y de saber pasarlo bien y de disfrutar con el sexo al menos lo habría probado un par de veces.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión

SOBRE EL BLOG

El consumo pop y sus efectos secundarios. Un repaso indiscriminado a lo más ingenioso, llamativo, ridículo o aburrido de la industria del entretenimiento poniendo el acento en lo peculiar, pero sin renunciar a lo olvidable.

Archivo

septiembre 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal