Blogs Comunidad Valenciana Ir a Comunidad Valenciana

Arturo Pérez-Reverte

Por: | 08 de octubre de 2013

ArturoPerezReverteEFENació en Cartagena, España, y ya no paró. Fue periodista de calle y de trinchera mientras a su lado silbaban las balas, los proyectiles. Algo de esto, pero muy fabulado, lo describía veinte años atrás en 'Territorio comanche', después de haber ejercido de reportero de guerra hasta 1994. En la televisión española fue él quien puso de moda los chalecos multibolsillos. Modelo Panamá Jack. De color caqui y así... Si estás en un conflicto bélico, nada como disponer de muchos bolsillos para llevar todo lo imprescindible. Y bien abotonado.

Su imagen era la de un tipo aguerrido, atrevido, con una voz muy varonil: eso sí, en contraste con su aspecto de buen chico, muy aniñado, que le daban unas inmensas gafas redondas. Ahora ya no lleva lentes, se mantiene delgado y viste como pijo informal, 'casual', con sus chinos, sus guerreras de cuero, con sus abrigos de buen paño. Posa con estilo, desganadamente, recostándose en la pared, como si sus hombros debieran cargar con un fardo de años, quizá de siglos.

Le gustan lo bronco, lo masculino, lo incorrecto. Eso al menos dice él o así es por lo menos cómo se presenta. Tras abandonar TVE dando portazos y haciendo aspavientos, Pérez-Reverte se dedicó por entero a la literatura, a escribir novelas, un género que ya había probado con éxito de público. Ahí empezó su época más prolífica y popular. Comenzó la serie del 'Capitán Alatriste', que le confirmó como habilidoso creador de lenguajes y situaciones, lances y personajes siempre en ritmo vertiginoso: como en los folletines del siglo XIX. Para escribir estas novelas, las de Alatriste y las de otros temas y protagonistas, se documenta, buscando la fidelidad contextual, la verosimilitud, aunque muchos de sus personajes tiendan a la superficialidad emocional.

Él tiene una idea política de España que suele repetir en sus novelas históricas, es una concepción muy simple y épica pero a la vez muy productiva: hay un pueblo, noblote, corajudo y semianalfabeto, que en sus mejores momentos se levanta con brutalidad, con tosquedad, con huevos, contra el mal gobierno y contra los intelectuales amariconados y traidores. En su seno aparecen héroes probablemente incultos, pero rectos, honestos, varoniles, gentes que se arriesgan y gentes en las que se puede confiar.

Con el tiempo, Pérez-Reverte ha llevado a la vida real y a los medios de comunicación esta idea tan sencilla. Él mismo ha adoptado un papel público muy vistoso: insiste en que no se vende, en que habla alto y claro, y en que no le importa ser sonante y arrogante, de palabra acerada y de injuria justificada. No le importa. Es más: se hace el golfo y el humilde.

Dice estar a vuelta de todo, carente de buen tono y de misericordia, como si él fuera juez y parte. Habla con desprecio y con estrépito, porque él dice no humillarse en tierra de cobardes. Se pone serio, incluso muy grave y severo…, pero sólo cuando él decide que hay que hacerlo. Entonces perora y nos sotanea: nos da una tunda verbal. El mundo es una guerra.

Así, reprocha a los doctos la cátedra de la que viven. Destina su crítica acerba al sistema educativo, responsable de que los españoles no tengan el nivel cultural que él efectivamente tiene. A los universitarios les afea su servilismo: a él el título no lo ha formado (a pesar de sus estudios de periodismo, etcétera); a él lo ha hecho la universidad de la vida, de la guerra y de la calle. Eso dice. Ha estudiado por su cuenta, ha leído lo suyo, se ha documentado con saberes que a los listos no interesan.

¿Y a los políticos? A los políticos les reprocha su egoísmo o su sectarismo. Con su verbo los ultraja. Y a veces los agasaja rudamente: como a Esperanza Aguirre, que le financió una Exposición patriótica, una instalación histórica de mucha simpleza. Se fotografió con ella ufano y satisfecho de su españolismo de salón.

Se imagina solitario, ajeno a las capillas, independiente, siempre a punto de irse. Se imagina erudito, diciendo verdades como puños. Sabe que sus declaraciones sorprenden a muchos seguidores impresionables, gentes que admiran la crudeza de su boca o la sutileza de sus vergajos en Twitter. Escribe mejor que analiza, narra mejor que examina, entretiene más que educa.

Cuando aparece la nueva obra de un autor celebrado, un período de promoción vuelve a empezar. El escritor es requerido. Hay que hacer presentaciones. Hay que viajar aquí y allá para crear noticia, para dar imagen y palabra a lo que es un objeto ya consumado, cerrado: el libro. Arturo Pérez-Reverte dedica meses a la aparición de su nueva novela. Regresa, pues, a la realidad.

Todos los medios son buenos para provocar el mayor efecto. Uno de esos recursos es la entrevista: numerosas declaraciones del autor para juzgar, evaluar, dictaminar y sintetizar sobre hechos próximos o ajenos a la novela, sobre España o este mundo en guerra. En el caso de Pérez-Reverte, el interés del público aumenta por su estilo expresivo: deliberadamente acanallado, adoptando una posición que él juzga atrevida o talentosa.

Debemos pedirle que no regrese a esta vida ordinaria y cobarde: que se quede en sus mundos de ficción, verosímiles y viriles, y que allí imagine y se imagine, que se desdoble en situaciones y en personajes que son él. No, no: que son como él querría ser. Son mundos que compensan y consuelan. Allí no duelen las balas ni las cornás.

-------------------


Fotografía: EFE.

Hay 9 Comentarios

Hay algo que Pérez Reverte ha hecho siempre, que Justo Serna ha descubierto, y que es moneda corriente en España en cualquier ámbito. Esto es, ciscarse en todo el mundo pero no hacer ni siquiera un poco de autocrítica. Y, por supuesto, molestarse mucho cuando el criticado es uno mismo. Pérez Reverte es el ejemplo perfecto de esta "costumbre", verbigracia, se pone hecho un basilisco cuando se hace alguna objeción a su trabajo ¿literario?

Jack, entiendo que la crítica hacia una persona admirada pueda no gustar, pero no por ello se puede justificar que no se haga.

Todas las opiniones son respetables, no entiendo porque Justo Serna no debería opinar sobre Pérez-Reverte si lo considera oportuno.

Bajo mi punto de vista, y como ya he expresado, la crítica es acertada, pero esa es mi opinión y puedo entender que haya otras personas que opinen justamente lo contrario.

La diferencia entre Perez Reverte y Justo Serna es que el primero no perdería ni un segundo de su vida en hacer una análisis tramposo y basado en prejuicios contra el personaje del segundo. Aquí parece que el psico analista Justo, desde una altura de miras superior y desde una posición de superioridad intelectual que le permitiría desmenuzar al dedillo los rasgos de personalidad mas llamativos del Reverte, se dedica a intentar dejar en no muy buen lugar a una persona que, con sus virtudes y defectos, muchos admiramos. Sí, el amigo Justo se toma esta licencia y se queda tan ancho. Francamente, no conocía al tal Justo Serna, pero sí puedo decir que le viene muy grande la pretensión de describir y retratar a Perez Reverte. Y mas con esa suficiencia de la que hace gala. Algún colega le tendría que recomendar que se abstuviera de hacer el ridículo.

Justo Serna, ¿acaso va a escribir -o reescribir- lo mismo siempre que Arturo Pérez-Reverte esté cerca de publicar una nueva obra? Es que ojeando su página he encontrado éste otro del 6 de marzo de 2010, que viene a ser lo mismo, solo que reorganizado y con algunas variaciones ( http://justoserna.com/2010/03/06/¿espana-es-un-pais-gozosamente-inculto/ ).
Por otra parte, respondo al comentario de Carlos. Soy un chico barcelonés de 19 años, estudiante de Periodismo y lector asiduo de Pérez-Reverte. Podría escribir tanto sobre cómo asimilo sus mensajes, que lo reduciré a que es muy pobre quedarse en generalizaciones como que es un facha, un rojo, un machista, un prepotente y demás etcéteras. Sus opiniones son mucho más profundas de lo que a primera vista puedan parecer. Levantes el brazo que levantes, votes lo que votes, seas de donde seas y tengas la edad que tengas. Un saludo.

Muy acertada la descripción de Pérez-Reverte, creo que da con las claves del personaje ... los de muchachada nui también lo cazan bastante en su "Celebrities" ("hasta mi pashmina es viril jejeje)

El articulista le hace un flaco favor, pidiéndole que huya de este mundo cruel, es lo suyo guste o no, con sus parrafadas insultantes y posiciones demasiado derechonas cosa que me asombra,pero claro lo de su silla en la Real Academia tira mucho, no creo que los jóvenes le lean demasiado,pero si el sector españolista.

Estoy de acuerdo con lo que dices. Solo me gustaría saber, si es que lo leen los jóvenes, si estos asimilan el mensaje y como. Digamos que en la fila de la feria del libro uno no ve un público juvenil, sino maduro ó adulto y me extraña.

Una de los pocos personajes con el que pasaria una tarde entera escuchandole. Podrá ser rudo, pero las verdades muchas veces lo son.

Este señor dignifica la profesión de periodista. Por desgracia, cada vez son más escasos los buenos periodistas y hoy día estamos acostumbrados el periodismo comprado. Miren este caso de periodismo al servicio de la mafia: http://xurl.es/vebod

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Presente Continuo

Sobre el blog

Un historiador echa un vistazo al presente. Éstas no son las noticias de las nueve. Pero a las nueve o a las diez hay actualidad, un presente continuo que sólo se entiende cuando se escribe: cuando se escribe la historia.

Sobre el autor

Justo Serna

es catedrático de la Universidad de Valencia. Es especialista en historia contemporánea. Colabora habitualmente en prensa desde el año 2000 y ha escrito varios libros y ensayos. Es especialista en historia cultural y ha coeditado volúmenes de Antonio Gramsci, Carlo Ginzburg, Joan Fuster, etcétera. De ese etcétera se está ocupando ahora.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal