De mayor quiero ser como Castle

Por: | 22 de junio de 2011

Castle-nathan-fillion

Castle reune todos los ingredientes para ser el perfecto guilty pleasure: episodios auto-conclusivos sin más madera que la que quema; un reparto de mindundis si exceptuamos a la pareja protagonista; guiones de corta-y-pega con la misma ambición que un tenedor de plástico.

Sin embargo (o a lo mejor por eso) no hay manera de quitársela de encima, como si fuera una joroba que te sale cada dos por tres sin que sepas muy bien porqué. Bueno, quizás la razón sea tan obvia que acabe pasando desapercibida: Nathan Fillion.

 

Pero situémonos: Castle es una serie de corte clásico (en España puede verse en AXN, dial 22 de Digital +, entre otras plataformas), una especie de Se ha escrito un crimen sin la vieja gafe donde un escritor de novela negra decide pedir un favor al alcalde y empotrarse con una detective neoyorquina para reunir material con el que escribir su nuevo libro. La detective en cuestión es una señorita espectacular que a pesar de su sufrida labor como policía parece recién salida de la peluquería cada vez que asoma la jeta. Sus compañeros parecen los miembros de una tuna pero sin instrumentos y su jefe sale de cuando en cuando para poner cara de no-me-toques-la-rabadilla-que-te-crujo.

Todo en general es de un pasmo destacable en lo que parece ser el departamento de policía más empanado de la historia.

El nombre del escritor es Richard Castle y éste es un tipo forrado, con casucha de quitar el hipo, madre tipo pegamento e hija más buena que el pan. Su ex-mujer aparece de cuando en cuando para soltar alguna inconveniencia y las presencias femeninas son escasas porque -ya se sabe- a Castle el que la motiva es la elegante (a la par que efectiva) detective Beckett (Stana Katic).

Y ahora ya podemos volver a Nathan Fillion.

Fillion es -probablemente- uno de los mejores actores que pueden verse hoy en día en televisión. Los aficionados a la caja tonta (y especialmente aquellos/as con pedigrí y filias catódicas varias) le recordarán por su intervención en Buffy Cazavampiros y en -la maravillosa, pese a quien pese- Firefly. Con esta última se labró una merecidísima reputación como actor de culto y saltó a la dimensión fan, asegurándose una base de seguidores que le siguen a todas partes.

 

Su construcción de un personaje a priori tan soseras como Castle es francamente memorable. Con él al timón es fácil perderse en la serie y dejar que le acunen en su perfecta recreación del escritor verborreico e hiperactivo que resuelve casos en sus ratos libres (y en los ratos libres de los demás). Él le da a Castle el millón de matices que el personaje no tiene: capaz de ser romántico, arrebatador, infantil, torpe o genial según convenga. Es el huevo y la gallina de la serie, el capitán de un barco de plástico que acaba pareciendo un fantástico yate gracias a su capacidad de monopolizar el escenario a base de talento. Si el aplomo fuera oro Nathan Fillion pesaría bastantes toneladas.

 

Tan bueno es este señor que a su vera hasta Stana Katic, una actriz simplemente decente, parece Meryl Streep, en esa reacción que provocan los grandes, capaces de elevar el nivel de sus compañeros con su sola presencia. Katic y Fillion explotan una química excelente y por su culpa Castle no es una serie de usar y tirar sino algo francamente adictivo que ha acabado su tercera temporada con fuegos artificiales y un evento de impacto... veremos como resuelvan la cuarta temporada ahora que este par ha dicho en voz alta lo que llevan reprimiendo un montón de episodios.

Castle durará lo que tenga que durar, esto es, hasta que Fillion se canse. Hay que tenerlo claro: Fillion es Castle y Castle es Fillion. Y aquí paz, y después gloria.

Viva Fillion (y viva Castle).

Hay 36 Comentarios

Jo, no lo entiendo. Me encantan las procedimientales y en ese sentido he intentado ver varias veces Castle (¿antes la echaban en Cuatro no?) y yo no sé por qué pero no he conseguido engancharme. Mira que me trago cualquier cosa de ese estilo (Bones, El mentalista, CSI, NCIS, Mentes Criminales, The Closer, Sin Rastro, Caso abierto...) pero Castle no ha conseguido engancharme. Será que no me he fijado en Fillon porque sólo era capaz de ver que el barco era de plástico...

Uno de los mejores momentos de Fillion para mi es su escena en "Salvad al soldado Ryan" http://www.youtube.com/watch?v=BA1Qz8kHops me encanta este actor y me encanta la serie Castle.
Saludos

Pues sí, Nathan Fillion es lo que mueve la serie, está claro. Pero la serie está plagada de pequeños detalles deliciosos que en otras series de tipo normalito (que Castle además se sabe normalita y juega con eso) no se encuentran.
No sólo todo el rollo "meta", que tan de moda está hoy en día, de que se puedan comprar en la vida real los libros que el personaje escribe en la serie. Sino también los guiños a infinidad de series (desde la propia Firefly hasta el Increíble Hulk de Lou Ferrigno), a las novelas noir (con intervenciones de Michael Connelly y Dennis Lehane incluidas!), etc.
Sí, no es "arte", no cambiará el mundo. Pero se disfruta mucho en muchos niveles, y Nathan le da ese extra.
Pena que al final no le vayan a coger para hacer de Nathan Drake en Uncharted, habría sido genial.

Nathan Fillon... Hay una pequeña maravilla, que sorprendentemente nadie comenta: 'Dr. Horrible's Sing-Along Blog'. Buscad, buscad y reíros.

Completamente de acuerdo, Fillion es quien da vida a esta serie, y con firefly me lo pasaba muy bien, lástima los escasos episodios.

Para mi, de las mejores series para pasar el rato. Una química genial entre los personajes principales (a años luz de los sosos de bones, por ejemplo) y con unos secundarios bastante graciosos (la madre y la hija son la leche). Y aunque no me gustan las series dobladas, la voz que le han puesto en España queda muy bien (la misma que Fry de Futurama)

Me encanta el chaleco antibalas que lleva: en lugar de "FBI" o "NYPD", lleva escrito "WRITER". Es genial, aunque no es una de mis series favoritas, para pasar un rato tranquilo no esta mal.

Me la he encontrado a veces en AXN y la he pasado rápido. Me parece algo normalilla. Me quedo con The Closer que es más graciosa...
´
http://planetamancha.blogspot.com/

A mí también me encanta Castle a pesar de que odio las series con episodios autoconclusivos (siempre tenía que haber una excepción).

Lo cierto es que, como comentas, si uno analiza la serie se da cuenta de que no tiene nada y que la premisa es absurda hasta decir basta (un escritor que lleva tres años acompañando a una detective?!?!?), pero efectivamente Nathan Fillion y, para qué negarlo, la belleza de Stana Katic hacen un tándem perfecto que me impide dejar de verla.

Por cierto, que Nathan Fillion a mí me recuerda muchísimo a Bruce Campbell, a lo mejor eso también influye en que me guste :-)

Curiosamente, esta semana estoy revisitando 'Firefly'. Todavía ayer, viendo el último episodio, pensaba que habría que hacerle un monumento a este hombre (y no a Jayne, que encima tiene nombre de chica!).

Aunque es la bomba, y con esto quiero decir que es un actor creíble, que convence, que sabe de qué va el tema, que es cierto que es muy querido... yo dejé la serie después de la primera temporada. Los motivos que aquí se explican para verla son totalmente comprensibles, pero me pueden estos líos chica-chico eternas que no se terminan nunca de resolver. Que sí, que estoy al día de lo que ha pasado (curiosamente sigo leyendo spoilers y cosas así) y que el mal ejemplo de 'Bones' ha obligado a reaccionar a muchos 'dynamic duos' de la tele, peeero ni los casos me convencían, ni el reparto me convencía y aunque por él sí merece la pena, el resto de la ensalada no me gustaba. Y él no se merecía que le terminase odiando, no no.

Digiriendo apología de Fillion, pelín excesiva de azúcar pero precisa. En parte de acuerdo, recuperando en tono chic el rollo Indiana que tanto molaba. Porque Fillion tampoco toca el cielo interpretativo, pero convierte a Castle en un tipo molón molón.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal