Louis CK: Apoteosis del humor pelirrojo

Por: | 20 de diciembre de 2011

Louis-CK

Un tipo pelirrojo, divorciado, calvo y con sobrepeso se sienta en un banco con una mujer más bien atractiva. La noche ha sido desastrosa, principalmente porque él es un divorciado que no tiene ni idea de cómo llevar una cita con un mínimo de credibilidad. Ella mira al cielo mientras él la mira a ella. Sin embargo, el gordito divorciado y calvo malinterpreta las señales e intenta darle un beso. Ella se revuelve en el banco hasta quedar confinada en una esquina del mismo. Finalmente consigue huir y se mete en un helicóptero negro que emprende el vuelo acto seguido. Después vemos la cara del tipo: más resignado que sorprendido, como si todos los días tu cita escapará de entre tus brazos metiéndose en un helicóptero que pasaba por allí.

 

 

Así es el primer episodio de Louie (en la cadena F/X en Estados Unidos y a partir de febrero en Canal Plus), la serie que –por fin- ha supuesto fama y fortuna para su inductor, el fabuloso Louis CK. Seguramente no ha sido un camino fácil para este comediante, acostumbrado a los clubes de comedia de toda la vida, esos donde el público te devora si sueltas más de dos chistes malos en tus diez minutos en el escenario. CK (abreviación de su apellido, Szekely) es un producto del Lower East Side, poblado de abrevaderos para bebedores profesionales, garitos donde comer rápido por poco dinero y tiendas que aún conservan el espíritu neoyorquino que es difícil oler en el Soho, Tribeca o el Meatpacking. En cierto modo el humorista representa a una especie en peligro de extinción que un día alumbró personajes como George Carlin, Bill Hicks o el mismísimo Lenny Bruce. Profesionales del stand-up cuya brutalidad residía en su honestidad consigo mismos y con el público (y a veces a pesar de este último).

 

Louie es una serie a priori sencilla: un señor divorciado y con dos hijas trata de seguir viviendo de lo suyo mientras empieza a sentir el peso de la soledad, la jodienda que significa desconocer los códigos sociales que le llevarían a intimar con el género femenino. Muchos se han empeñado en llevar a CK a los terrenos de Seinfeld pero lo cierto es que las similitudes se acaban pronto y se limitan a esos insertos en que vemos al humorista en plena actuación. Jerry Seinfeld es humor de lo más blanco al lado de la oscuridad de CK. El primero encara la vida con una sonrisa y unas zapatillas deportivas; el segundo es un escéptico, un superviviente que habla sin embudos de los gays, los pederastas, los colegas que le roban chistes, sus dificultades para echar un polvo, la religión o su cuerpo “de mierda”.

  

Ha pasado mucho tiempo desde que el recién nombrado “Artista del año” por la revista Entertainment Weekly, se pegará la gran morrada con Lucky Louie, un proyecto para HBO que fue cancelado después de una temporada más bien floja por no decir mala. Por eso en Louie el neoyorquino se ocupa de todo: desde el montaje a la producción y la dirección. Con ello se asegura el control creativo absoluto y la imposibilidad de echarle la culpa a nadie si algo sale mal. Por eso cuando en su primera temporada recibió infinidad de palos por la serie ni siquiera se inmutó: siguió insistiendo en la línea marcada desde el inicio.

 

¿Qué es Louie entonces? Louie es una comedia naturalista (o casi), con profundas raíces en la improvisación como método de actuación, sincera, honesta, con un punto (a veces inmenso) de surrealismo, pero no como forma de escapismo sino como inevitable consecuencia del roce con la vida diaria. Louie es también un artefacto desnudo, sin estridencias, donde cualquier tema es sujeto de ser destripado tal como lo sería en una barra de bar cualquier viernes noche, sin asomo de corrección o censura. Una clase de humor que sería inaceptable en este país porque la incomodidad del artista precedería a la del público y todo se desmoronaría en cuestión de segundos. Episodios como el de la “autopsia creativa” a Jesús de Nazaret, o aquel donde se discute porque los homosexuales llevan zapatos y calcetines en sus reuniones o la visita al dentista por no hablar de sus reflexiones sobre la masturbación o por qué deberíamos dejar de odiar tanto a los pederastas son un martillazo en la mesa, pero la genialidad reside en que ninguno de ellos parece perseguir el escándalo (o el rechazo).

 

Tampoco es casualidad que el único famoso invitado al show (y la lista de estrellas que quieren acceder al mismo ya es quilométrica) sea Ricky Gervais, en el papel de médico de Louie. Sus dos apariciones sirven para medir el nivel de tolerancia del show, y a juzgar por lo visto (y oído) debe ser infinito.

El señor CK es ya la gran esperanza pelirroja en Estados Unidos, su última gira por Estados Unidos se vendió en cinco minutos, cobra 100.000 dólares por actuación y es el cómico más potente surgido de Nueva York en la última década. No está nada mal para un divorciado gordo y calvo con un cuerpo de mierda que no consigue echar un polvo ni a la de tres.

Los genios son así.

Hay 19 Comentarios

Muy de acuerdo con lo que aquí se comenta. Este seboso pelirojo es un cabrito con mucho humor y talento.

http://www.eldestiladorcultural.es/series/domingo-de-serie/domingo-de-serie-louie-temporada-1/

Hay que ver lo larga que se te está haciendo la vuelta de Glee, tron.

Estoy viendo el Jimmy Fallon del día 21 y, vive Dios, adivina quien se me aparece: ¡Louis CK!. El tío ha sacado más un millon de dolares por una actuación vendida por internet.


Y cuando me espero que se regodee de su recién adquirida riqueza, sin embargo, algo me reconcilia con el amigo Louis: ha donado casi la cuarta parte a diferentes fundaciones, todas muy loables. Se ve que es un Darth Vader del caracter humano hasta las últimas consecuencias: al final va el tío y también se redime de toda la miseria que ha ido repartiendo en sus 27 años de carrera.


En fin, que me voy a triscar por los campos con mi arpa en la mano, reconciliado con el mundo... la felicidad me embarga, amigos.

Va a ser que no, Manolchen.


Primero, "no" a tu "describir lo que te ibas a encontrar sin entrar a calificarlo". Reléete y lee esa acepción de "calificar". No hace falta más. O quizá sí: es imposible analizar sin opinar, y por tanto me parece bien que tengas una opinión, pero me vas a permitir igualmente que yo tenga otra sobre la tuya.


En segundo lugar, "no" en el sentido de "no me puedo creer que te creas completamente ajeno al vídeo que pones como ejemplo" (que es de "Shameless", por cierto). Es decir, no me creo que estando en la cola infinita de la oficina de correos (o en un atasco, o en la sala de espera del médico, o en cualquier otra actividad desesperante por definición), tú te limites a observar tu entorno como si estuvieras de picnic en un prado. Y aunque fueras un caso inusual a ese respecto, te aseguro que en esas situaciones el 99% de tus seres queridos serán tan tóxicos como tu despreciado Louis CK.


Además, me permito recordarte uno de los recursos básicos del humor: la exageración. No voy a decirte que Louis CK no tenga impulsos misántropos, pero sí que cuando actúa los exagera para destacarlos, del mismo modo que una comedia puede exagerar la estupidez de un personaje para que resulte indudablemente humorística. Si no sabes leer entre líneas y quedarte con la esencia de lo que se te está presentando, tú y tu exageradamente sensible detector de tóxicos os lo vais a perder.


Ah, y recuerda no emplear ese detector entre tus familiares y amigos, no vaya a ser que te creas el prota de una peli de zombies y efectivamente salgas huyendo hacia una isla desierta.

@gapb: Es verdad que sólo he visto el piloto y poco más, pero si parece que da el tono general de la serie y el personaje. Lo cierto es que no discuto ni su ojo clínico de la realidad ni que lo cuente con talento y gracia (el clip de Abraham/Isaac es cojonudo). Estoy seguro de que a lo largo de la serie sigue dando muestras de ello. Es con cómo procesa esa realidad y cómo se comporta a lo largo del piloto con lo que, ni me de identifico personalmente, ni me hace la más mínima gracia.


@Meh: Entiendo que haya a quien si le haga gracia y se identifique con el personaje. También, que haya a quien le haga gracia, aunque no se identifique con él. Me parece bien. No todos piensan o ven la realidad como uno mismo. Ojalá esto lo descubriera todo el mundo. Yo sólo pretendía, en mi primer msg, describir lo que te ibas a encontrar, sin entrar a calificarlo, porque el artículo original no pudo llamarme más a engaño con el tono de la serie. Según tú mismo me confirmaste, creo que lo conseguí.


Algo bueno que le voy a sacar es que me va a servir como detector (personal e intransferible) de personalidades tóxicas. No tanto para quienes les haga más o menos gracia, como a las que se identifiquen con el amigo Louis CK. Por ejemplo, si te parece que te estás mirando un espejo con esto: http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=Yt9G33TLS6I


Si conoces alguien así mi consejo es: ¡huye!. No te espera nada bueno cerca.

No te molestes, gapb. Hay gente que, fuera del buenrollismo insulso tipo Modern Family, todo les parece innecesariamente desagradable.


También hay otra posibilidad, aunque personalmente siempre la he encontrado tan surrealista e inmadura que apenas me cabe en la cabeza. Resulta que hay gente que sólo puede ver sin incomodidad tramas y personajes que no queden demasiado alejados de sí mismos.


Manolchen, ¿Louis CK te parece "tóxico" y "despreciable" por tener una visión única y crudamente sincera sobre realidades cotidianas para todos nosotros; por saber diseccionar sin miramientos cómo pensamos y cómo actuamos de formas absolutamente ilógicas, contradictorias o hipócritas; por hablar de lo que nadie quiere hablar, no vaya a ser que encontremos algo podrido en lo tácitamente aceptado?


No, no lo creo. A ti no te asquea Louie por lo mismo que a mí me gusta, sino porque te coloca delante un espejo cuyo reflejo nunca pediste ver, quizá sabiendo de antemano lo que te mostraría. En definitiva, porque prefieres que te cuenten historias bonitas e irreales que te permitan seguir fantaseando sobre lo que eres y somos.


O quizá es que no tienes sentido del humor cuando se trata de reírte de ti mismo.


O todo lo anterior.


O algo peor.


Pero vamos, que si quieres reconsiderar tu actitud, prueba a bajarte el show "Shameless" que emitió HBO hace ya tiempo. Es especialmente adecuado para ti, y más si has sido bendecido con una esposa y al menos una hija...

Manolchen, a mí los primeros capítulos me dejaron un poco fría y luego la serie mejora. Tiene puntos muy buenos y muy politicamente incorrectos. Claro que si el piloto ya no te atrae, tampoco es plan ver una serie por obligación, pero no descalifiques todo sólo por el primer episodio.

@Meh: Igual me tengo que hacer periodista, porque veo que he conseguido separar perfectamente la información de la opinión.


Aquí va el editorial: por las mismas razones que a ti encanta, a mi me resulta despreciable tanto él como la serie.


Al amigo Louis lo añado a mi catálogo personal de tipos tóxicos, de los que hay que separarse lo más posible, no vaya a pegársete algo por contacto.


Por desgracia, tal y como se comprueba rápidamente en una oficina o en una comunidad de vecinos, no hacen falta muchos de estos para hacer el ambiente irrespirable (1 de cada 8 personas en mi experiencia)

¡Exacto, Manolchen! ¿A que es genial?


Pues mira, no te la quiero reventar, pero te recomiendo especialmente la actuación sobre la recién llegada a Nueva York que se encuentra con un mendigo, y aún más la historia de Abraham e Isaac.


http://www.youtube.com/watch?v=jGw6IBsn7kE


¡Me alegro de encontrar otro fan auténtico de la serie!

Tras ver el piloto: si te hace gracia la mala baba, el malrollismo, el sarcasmo chungo y te suele ayudar a sentirte mejor ver que otros las pasan peor que tú, entonces si, te gustará Louie.

Quiero invitarte a que visites mi blog:

http://www.pianistasdelmundo.blogspot.com

Está dedicado a los mejores pianistas de todos los tiempos, hay videos en directo y enlaces con su biografía.
Si te gusta añadela a tus favoritos,o hazte seguidor, iré incluyendo muchos más.

Muchas gracias por tu tiempo.

Gracias por hacerme descubrir este cómico. Hacía mucho que no me reía tanto, me encanta su humor entre bestia y absurdo

Muy de acuerdo en que Lucky Louie era bastante floja y eso siendo benévolos. Nada que ver con Louie seguramente la mejor comedia que se emite en la actualidad ( es verdad que el nivel es paupérrimo ) Imprescindible.
http://www.bandejadeplata.com/http://www.bandejadeplata.com/

Louie es especial, única... La única serie donde la palabra vagina no chirría. Será por su honestidad y su falta de escrúpulos consigo mismo. Muy recomendable para mentes abiertas, sin complejos,... así que no es recomendable para muchísima gente.

Estoy de acuerdo en que Lucky Louie era flojita, pero esta es la mejor comedia que hay ahora mismo.

Ricky Gervais no es el único famoso que ha salido en Louie. Hay un capítulo en el que aparece el otro grande de la comedia americana, Doug Stanhope, también cómico oscuro, también un genio.

Y ha salido también Dane Cook, seguramente el peor cómico con mayor repercusión de la historia junto con Robin Williams.

George Carlin es dios.
Louie es el gran profeta, y encima ginger.
Se os ha olvidado mencionar su corta relación con Amy en Parks & Rec. Y he leído por ahí que va a volver...

Qué graciosísimo que es este cómico. No lo conocía, pero definitivamente voy a buscar más vídeos por internet. http://unmundocultura.blogspot.com

Lucky Louie era fabulosa, no sé de dónde sale lo de "más bien floja, por no decir mala".

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal