'Forbrydelsen': el sueño de una ficción exportable

Por: | 16 de abril de 2012

Lund_380192a

Nikolaj Coster-Waldau es un tipo bastante risueño conocido por su papel de Jamie Lannister (villano donde los haya) en Juego de tronos. En las entrevistas que concedía en Londres para promocionar la serie de HBO había algo que siempre lograba “colar” y es su admiración por Forbrydelsen (y también por Borgen). Que un país tan pequeño como Dinamarca tuviera un ficción tan potente y vendible no era fácil de comprender, decía Coster-Waldau, que –sin embargo- tenía muy clara la respuesta: “Somos un país pequeño, no podemos aspirar a firmar productos con presupuestos descomunales pero podemos hacer cosas pequeñas, como nosotros, y hacerlas lo mejor que sepamos”. A lo mejor alguien en nuestro país podría tomar nota, no en vano hablamos de dos series que se han vendido a todo el mundo y una (Forbrydelsen) que por tener tiene hasta un remake al otro lado del Atlántico, en la Meca de las series.

 

Para aquellos/as que no lo hayan adivinado Forbrydelsen es el título original de The killing, la buena, la danesa. No es que la otra sea mala (aunque los mandobles que le están cayendo encima apenas iniciada la segunda temporada) es que simplemente no es Forbrydelsen. Solo faltaba que a la ínclita Veena Sud, que se arrogó el título de creadora cuando su única aportación al original llegó del lado de la estética ya que desde un punto de vista narrativo no había más leña que cortar: se calcó el esquema primigenio danés y listos (eso sí, mareando la perdiz todo lo posible y un poco más). La arrogancia de la señora sigue de manifiesto (aunque ha “concedido” a la audiencia que puedan conocer el nombre del culpable al final de su segunda temporada) y son pocos los que apuestan por una tercera temporada de la serie.

AXN (dial 22 de Canal +) está emitiendo desde hace unas semanas la segunda entrega del original danés y no está mal aprovechar la excusa para reflexionar sobre las virtudes y los defectos que la han convertido en una de las mejores series de los últimos años.

Para empezar digamos que en las tripas de The killing solo hay una pieza imprescindible: su nombre es Sofie Grabol y en ella vive todo lo que un televidente necesita para sonreír. Grabol (que interpreta a Sarah Lund) es carismática, atractiva a su manera (no por su aspecto físico sino porque su personaje está pensado para matar cualquier tipo de sex-appeal), sólida como una roca y capaz de clavar al espectador con lo que a priori parecería un arco emocional menor. Es decir, que la señora parece sentir empatía solo por las víctimas, básicamente porque estas ya no respiran y no pueden molestarla. Su vida sentimental es inexistente (en la primera temporada tenía un novio que tomó las de Villadiego cuando advirtió que aquella señora de quijada granítica disfrutaba más viendo fotos de la escena de un crimen que metiéndose en la cama con él) y su único interés reside en disfrutar de una especie de síndrome del buzo, aquel que solo disfruta metiéndose hasta el cuello en el agua. El agua de Grabol son los casos policiales, cuanto más complejos mejor. Allí se mueve con el cerebro de un zorro y la gracia de un elefante, ya que a este Sherlock Holmes de jersey raído y modales discutibles no le gustan los jefes, los burócratas o los políticos; por no gustarle no le gustan ni los otros policías.

  

En la segunda temporada de The killing, la investigadora está dirigiendo el tráfico en un pueblucho perdido cuando su ex jefe se ve obligado a traerla de vuelta al mundo de los vivos. El caso, un asesino en serie con lo que parece ser una conexión terrorista, resultará familiar a los que hayan seguido la actualidad del país vecino, aunque en esta serie nada es lo que parece.

En las virtudes apuntemos la concisión, el impecable trabajo de fotografía, dirección y diseño de producción y la química entre jefazo y empleada. En los defectos un guion algo emborronado (definitivamente inferior al de la memorable primera temporada) y unos secundarios –especialmente aquellos que escenifican el poder político- muy por debajo de los magníficos actores de la entrega anterior.

Aun así, The killing tiene tal fuerza narrativa que cabe tragárselo todo sin más remordimiento que el que causa mirar a veces a otra parte y pensar que con tanto mérito suelto no le buscar uno los tres pies al gato.

Como ejercicio televisivo de género negro la primera temporada de la serie está entre las cinco mejores de la historia sin lugar a dudas… con una tercera temporada en camino y una actriz tan potente al frente (aprovecho la ocasión para confesar mi admiración por la maravillosa Mireille Enos, protagonista de la citada adaptación estadounidense) The killing seguirá dando batalla global en nombre de la ficción europea. Ahora que nuestros primos ingleses nos han dejado atrás (el que tenga dudas que eché un vistazo a Black mirror) quizás deberíamos seguir la estela danesa.

O no.

Hay 9 Comentarios

Lo que no entiendo es, por qué The Killing alarga lo que ya se ha visto en la primera serie de Frobydelsen, quien la haya visto comprobara que los americanos están exprimiendo la gallina de los huevos de oro, por lo que veo ,el culpable del asesinato será diferente,en fin, espero tener paciencia para averiguarlo,el ambiente triste y plomizo me lleva a una depresión no deseada,¿saldrá el sol alguna vez en Seattle?

Una de mis series preferidas se llama "Braquo" y es francesa. Deberían en este blog hablar de ella porque se lo merece. No tiene nada que envidiar a las series danesas o suecas.

Erepublik. Juega al mejor simulador económico, político y militar, gratuito y por navegador web:

https://tinyurl.com/8abxwsh

Creo que debería ser obligatorio que los países europeos se intercambiasen series. Esta, sin ir mas lejos es coproducción danesa, sueca y noruega. Aparte de cambiarse puntos en Eurovisión, se ve que juntan fuerzas en otras cosas. Ya que estas cadenas pertenecen a la UER, igual que nuestra TVE, creo que debería haber una cuota mínima en parrilla para producciones propias (si, propias. Considero lo europeo como propio) y dejar las adaptaciones americanas para los canales de pago o comerciales.

Exacto no hay que mezclar The Killing, se acabó, lo que mola es ver como esta segunda opción de Forbrydelsen con todos los personajes nuevos excepto Sarah y su jefe, se desenvuelveb ante algo muy diferente de la anterior etapa,ahora es el problema mundial que nos trae Afganistan y los hechos que muchos militares se han visto involucrados en masacres con los nativos, esta vez les toca a los daneses demostrar si hicieron lo correcto o no. La venganza que representa los asesinatos es la base (ahi corto) y es donde se desenvuelve la trama, poder militar intocable ante lo civil empeñado en que no lo sea,muy buena disyuntiva.

Forbrydelsen está dentro de la mejor tradición de la novela negra nórdica y apunta temas "fuertes", al estilo de Mankell, con un personaje también bastante similar. Me está gustando más esta segunda parte, pues va a la esencia de la acción sin entretenerse en tantas idas y venidas como en la primera, que tardó demasiado en resolverse, cuando ya teníamos claro desde el capítulo 12 ó 13 quién era el asesino.
En este caso, todo es más complejo y aún no ha mostrado sus cartas de respuesta, pero sí sus intereses en destapar cuestiones políticas y sociales, que apuntan alto. Espero que no nos defraude.
En cuanto a la americana, después de ver esta, creo que no volveré, a pesar de que me gustaban mucho los personajes centrales y me interesaba muy poco la trama, lo cual es un gran defecto, del que Frobydelsen carece.

The Killing, americana, estuvo bastante bien hasta el penúltimo capítulo rematando la catástrofe en los últimos minutos del último. Malditos Cliffhangers...
´

Linden no está nada mal. Lo mejor de la serie sin duda.
Igual, eso de llamar The killing a la danesa es confundir porque son dos series diferentes.
´
https://planetamancha.blogspot.com.es/search/label/The%20Killing

Admiración por Mireille Enos??? Por favor, pero si es el equivalente femenino de Chuck Norris en cuanto a expresión y capacidad de interpretación! x"D
En fin, la versión americana es un timo, un mareo contínuo. A ver si le doy un visionado a la original que le tengo muchas ganas por las magníficas críticas que ha recibido.

Por favor, no mezclemos, si hablas de la danesa llámale Forbrydelsen y si hablas de la americana The Killing.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal