La resurrección no es para débiles

Por: | 13 de abril de 2013

Walking

The walking dead (emitada en España por la cadena Fox) es una serie de baches, lo cual –a estas alturas- es bastante sabido. Lo es porque parece que en cada temporada hay que echar a alguien del equipo creativo y sustituirlo por otro personaje anónimo que –seguramente- seguirá el mismo camino que el anterior. Esta especie de tendencia empezó con Frank Darabont y da la sensación de que la silla de guionista está electrificada.

Poco ha importado que el creador y auténtica alma-mater de la serie, Robert Kirkman, permaneciera al timón y de ello da fe la horrible segunda temporada de la serie, un despropósito de monstruosas dimensiones. Sin embargo, algo ha cambiado en la tercera entrega de las aventuras de Rick y compañía: como si alguien hubiera advertido que una serie sin corazón no es más que un cadáver. Así, en esta temporada se ha explorado –con sorprendente habilidad- el conflicto dramático entre los protagonistas, más allá del contexto (el Apocalipsis) e incidiendo en el peor enemigo que un ser humano puede tener: otro ser humano.

 

La explosión de ese memorable personaje conocido como el Gobernador (un actorazo llamado David Morrissey) y el paso adelante de Daryl Dixon (otra bestia, Norman Reedus) y el gigantesco Michael Rooker han conseguido dotar a la serie de una entidad narrativa que se echaba de menos. Se ha conseguido además que el diseño de producción asuma finalmente su rol (esa prisión tenebrosa que acoge al "equipo" Rick) y que el villano sea todo lo malo que puede ser un villano. Esto último podría parecer banal pero es imposible hacer una serie como The walking dead sin afinar los contrastes y es obvio que –por simple contraposición- nuestra indiferencia por Rick (tan obvia en la segunda temporada) se convierte en empatía al entrar en juego un tipo tan malvado como el Gobernador (vaya un arco argumental el suyo).

Por otro lado, las dos muertes del episodio final ayudaron a equilibrar el balance que cualquier espectador demanda cuando se trata de una serie de cariz dramático: unos viven y otros se quedan por el camino. Los creadores de The walking dead parecían haber olvidado la regla de oro que un día expuso –con claridad diáfana- el escritor Dennis Lehane, guionista de The wire: "cuando empieces a querer demasiado a tus personajes es cuando debes matarlos".

 

Dicho y hecho, la tercera temporada de la serie no tiene manías a la hora de hacer caer la guillotina en la cabeza de sus protagonistas (nos ahorraremos los spoilers). Eso, la consistencia de los episodios, la tensión dramática y un desenlace más que aceptable convierten esta entrega de The walking dead en la mejor hasta la fecha y nos dejan con ganas de más, lo cual ya es mucho decir teniendo en cuenta de dónde veníamos.

La gran pega, que la hay, es que alguien debería decirles a los guionistas que, si se pasan una temporada entera prometiendo una guerra, no pueden resolver el asunto con una escaramuza. No es que sea un delito, pero la cosa se prestaba a un final de fuegos artificiales y en realidad nos dieron unos cuantos petardos. Lo entendemos, al final todo se reduce a una cuestión presupuestaria y las guerras (las de ficción un poco menos) son muy caras. También sabemos que AMC no destaca por su política de planificación de gastos (algún día alguien escribirá algo al respecto y pondrá a estos aprendices de HBO en su sitio) y que la filosofía de la cadena ha consistido en destinar todo los recursos posibles a Mad men (el trato con Matthew Weiner, padre creativo de Don Draper y compañía, pesa y mucho) y aplicar recortes a todos los demás. The walking dead ya fue victima de los saldos en su segunda temporada y, aunque en la tercera se ha sabido economizar con resultados óptimos, habrá que quedar a la espera de lo que suceda en la cuarta entrega, que se estrenará en octubre en Estados Unidos.

 

En suma, una temporada de notable alto, con muchísimos incentivos para el espectador y que nos ha compensado por el disgusto anterior. Eso sí, el episodio final, siendo bueno, no estaría entre los tres mejores de la sesión.

No se puede tener todo, pero en The walking dead han estado cerca de conseguirlo.

Hay 19 Comentarios

Para mí el momento memorable de la temporada es Beth cantando a capella Hold On de Tom Waits.
´
http://planetamancha.blogspot.com.es/2013/03/hold-on-hold-on-you-really-got-to-hold.html

Soy un fan nuevo de la serie, ya que en 20/25 dias la he liquidado completamente, y debo reconocer que esta tercera temporada me parecio bastante aburrida. Muchos capitulos de relleno y poco avance en la historia (algunas partes me recordaron a la Daenerys de la 2° temporada de Game of Thrones y su "¿donde estan mis dragones?"). Naturalmente es cuestion de gustos, pero reconozco que la 2° temporada y la busqueda de Sofia me generaban mucha ansiedad (la escena de la pequeña saliendo del granero es sumamente dramatica y transmite una amargura que no volvi a sentirla hasta casi el final, con Merle y Daryl). Son mis impresiones! Un saludo a todos!

Para nada.
La primera parte de la temporada ha sido muy buena, pero la segunda parte ha sido decepcionante
http://www.elsolitariodeprovidence.com/2013/04/the-walking-dead-temporada-3-10-cosas.html

Pues el último capítulo de la tercera temporada es de lo más soso que he visto en mucho tiempo y eso que soy un fan total de esta serie.

Aunque esta tercera temporada ha ido claramente de más a menos (al contrario que la segunda) y su season finale ha sido un tanto decepcionante, la sensación que me queda es que "The Walking Dead" ha encontrado su camino tras varios pasos en falso. Es una pena que en su segunda mitad no haya estado a la altura de los fantásticos ocho primeros capítulos, pero instantes como el escalofriante segmento del autoestopista en "Clear" marcan la diferencia. Por si les interesa, les dejo el extenso análisis de la temporada que hizo mi compañero de blog, con el que comulgo totalmente: http://elcadillacnegro.com/2013/04/02/the-walking-dead-cuentas-pendientes/

La tercer temporada me parece la mejor. Lo cual no es difícil después d la segunda... Un desastre. A mí si me ha dejado con ganas de ver la siguiente. A pesar d no haber guerra, matan un montón d caminantes y el personaje d Michonne me gustó mucho. Me ha divertido, la verdad. No pido mucho más.

"....pero al final se queda en la serie comercial para todos los públicos"

Esta es la mejor temporada, eso creo yo, aunque si es verdad que unos cuantos capitulos sobraban, no sabian que hacer con ellos. Tecnicamente tb hay una mejora notable, sbt en el plano fotografico y musical

El capítulo final es malo . Malo , malo , malo , malo , malo como diría Abed .
Notable alto ? Decepción alta , mas bien .
Lo que hay que leer .
En fin , hay veces que uno no puede estar mas en desacuerdo con lo otros escriben en sus blogs .

season 1 y 2 obras de arte en toda su dimension esta lamentablemente y como era de suponer debido al exito que fue aumentando salvo dos capitulos de la tercera fue solo relleno nada mas que eso. no olvidarse de Lost que al menos hasta mutad de la cuarta season fue una serie del mas alto nivle , luego la estragaron

esta temporada es pesima

Cool qué es tío? si dices cool eres cool? Antes de que existieran series y tablets existían cómics chaval, y por mucho coraje que te dé y te hayas partío el coco pa sacar esa teoría patatera que solo encierra el miedo y el coraje que le tienes a lo que no conoces, los cómics estaban ahí y están, de toda la vida, y esta serie está basada en un cómic, no al revés, y déjate de pamplinas ya que eres mu grande.

Recordar que tambien la están emitiendo en la Sexta

Coincido en que la tercera es mejor que la segunda y añado que cualquiera de ellas le da cien vueltas al cómic, que es flojito, flojito. Sé que mola decir que el cómic es mucho mejor para hacerse el cool, pero me temo que no, en este caso la serie lo ha mejorado.

Pedazo temporada y me parece muy bueno el artículo!!

Cuánto han pagado al redactor por escribir semejante tontería, por favor! Esta temporada ha sido un kebab relleno de lechuga na más. Cogiendo lo interesante de toda la temporada se harían un par de episodios a lo sumo, han metido relleno a presión a tope, se han ido valiendo de las falacias, inventadas por los guionistas, ajenas al comic para alargar la temporada de manera forzada. El malo de la peli no da miedo por favor, es un pelagatos, un soplagaitas, ni punto de comparación con el original por dios. El pueblo parecía una reunión de botellona, los decorados bastísimos. Venga hombre!

Pues a mí me ha decepcionado, me ha recordado a la última temporada de Heroes. Proponiendo un villano más que interesante (inteligente, carismático) haciéndote dudar incluso de que realmente sea un villano, para al final reducirlo a un lunático con sed de sangre. El final no tiene ningún tipo de lógica... Todas las interesantes propuestas y retos que afronta cada personaje al final quedan en los tópicos de siempre.
Por lo que no queda más que decir que The Walking Dead es una serie que intenta tener una calidad alta como los productos de la HBO o Breaking Bad, pero al final se queda en la serie comercial para todos los públicos (recordando a Heroes en todo momento...)

no me parece para nada de notable alto esta temporada, la primera mitad aceptable, la segunda mitad se la pasan creando expectativas para la guerra que luego se queda en nada. la verdad, una gran decepción.

Una gran serie la verdad no soy muy seguidor de ninguna serie pero e de reconocer que the walking dead me a enganchado

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal