'Scandal' me atrapa y me confunde

Por: | 19 de junio de 2013

208olitz
Mirándolo bien, todos son malos malísimos en esta serie de la ABC que emite en España la cadena Fox. Merecen lo peor. Por eso me resisto a ver cómo termina la segunda temporada de Scandal cuya estrella es Kerry Washington, la primera protagonista negra de una serie dramática de televisión en casi cuarenta años en EE UU. De hecho, escribo esto mientras el Iplus graba el último capítulo a mis espaldas [anoche]. ¿Qué habrán ideado los guionistas para salir de tanto pespunte de relaciones sentimentales, tanto amaño electoral, espionaje y juego sucio político vistos durante las dos temporadas que ahora acaban? ¿Sabremos quién es Albatros al fin, la mano que mueve los hilos? ¿Triunfará el amor multirracial? ¿Se divorciará el presidente Grant dando un vuelco a la Casa Blanca o todo será ilusión hipotecada por el interés nacional? ¿Salvarán el honor de los malos que nos caen bien o habrá un giro a mayor gloria de los buenos y el puro gris de la cómoda vida...? Pero, ¿en verdad hay buenos aquí? 

 

¡Ay! Me costará desengancharme y esperar hasta la tercera entrega, ya confirmada, de esta serie de Shonda Rhimes (famosa creadora de, entre otros, Anatomía de Grey). Me he acostumbrado a la vida de alta tensión de Olivia Pope (Washington); a los lujosos despachos; a las flaquezas del jefe del país más poderoso de la tierra (pelín calzonazos el presidente Fitzgerald Grant, el imponente Tony Goldwyn); a los lloriqueos y celos de Mellie, la Primera Dama cornuda pero fiel Kerry-Washington Uptown January 2013 sp(Bellamie Young); a los secretos y la ambición del asesor Cyrus (Jeff Perris); a los espías ejecutando salvajadas o haciendo desaparecer al más pintado; al equipo que Pope dirige, siempre dispuestos e impecablemente vestidos... Y a esos polvos quieroynopuedo en los cuartos de la Casa Blanca quebrados siempre por la amargura y la duda existencial... Les he cogido gusto, para qué nos vamos a engañar. 

Y se ve que tal debilidad no sólo es mía, porque pocas series subieron tanto de la primera entrega a la segunda. Nueve millones hizo en EE UU este último capítulo que ahora me espera. Dicen las estadísticas de Nielsen que las amas de casa afronorteamericanas están entusiasmadas con la protagonista, Kerry Washington (1977, y del Bronx, New York). El rol merecido de altura que siempre soñaron. Guapa, independiente, profesional, ambiciosa, poderosa y negra. Mujer del siglo XXI. Y doy por hecho que algunos amos de casa también. Vean estas portadas en Elle y UpDown como ejemplos, aunque abundan otras, al igual que fotos, galerías sobre su evolución en el vestir y otros asuntos colaterales. Kerry se ha convertido en fashion icon en nada.

1367869065_kerry-washington-elle-cover-lgOlivia Pope, alias Kerry Washington, o viceversa, conoce bien su capital erótico y lo usa, vaya si lo usa, dentro y fuera de pantalla. Si usted lo duda, haga la prueba: observe a su pareja, la que quiera que sea, mientras ve la serie, obsérvela bien, y ya me dirá qué cree que está pensando cuando ella aparece mohína. Yo misma me atreví a decir un día: "Pero, ese gesto desencajado de boca la afea". Silencio. Dio igual. Su magnetismo tira de la serie sin remedio. Igual que ha empujado las redes sociales desde el momento en que pusieron sus ojos en ella.

La neoyorquina fue secundaria en algunos capítulos de series como la impagable Boston Legal; apareció junto a Angelina Jolie (era una de sus chicas de su empresa) en Mr. and Mrs. Smith; interpretó a la esposa de Ray Charles en Ray... Y lo que es más importante, Tarantino la usó en su última entrega, Django desencadenado. Su entrada en campaña junto a Eva Longoria y Scarlett Johansson en pro de Obama también jugó un papel importante en su popularidad. Lo que Michelle Obama piensa de ella y de la serie no me consta.

Pero volvamos a la ficción. ¿Cómo habrá acabado la temporada de Scandal? Estoy en ascuas.  

Rebobinemos. El planazo no podía pintar mejor desde el minuto uno del capítulo inicial. Aunque pocos confiaban en continuidad. La competencia entre series es brutal. Olivia Pope, de palmito afroamericano bien aderezado y amplio currículo, es una experta en arreglar entuertos, una resuelve-marrones públicos y privados; el amoniaco sexy de la mugre y los escándalos de las altas esferas. Dirige un equipo de fieles expertos, hackers, abogados, limpiadores multitask... que se hacen llamar entre ellos "gladiadores". Y como tales se consideran y comportan: no preguntan, actúan; no ponen en duda a su jefa, obedecen. Sepan lo que sepan, vean lo que vean, ellos callan. Se respetan mutuamente. Son a cada cual más delincuente y fiero -eso vamos sabiendo día tras día-, pero no importa, son cool, bien estupendos. Con vidas tormentosas y un pasado más que oscuro casi negro, Olivia los salvó un día y ellos son fieles. Son perros.

600xEl pasado 17 de mayo los actores hicieron lectura pública del guión del último capítulo de la segunda temporada en la Academia de Television en Hollywood y respondieron a las preguntas del público.

Mi preferido, por lo anodino y por sus trajes, es Harrison (Columbus Short). Compañero ideal: ejecuta y nunca duda, es capaz de venderse a sí mismo si con eso la jefa está a salvo (yo creo que la ama, y eso lo explotaría) y da unos discursos sobre la vida y la lealtad que ya quisieran algunos. Del desaliñado, atormentado, neurótico, genial, sádico y sucio hacker Huck (Guillermo Diaz) solo puedo recordar que interpretó al narcotraficante Guillermo en Weeds, otra serie con protagonista femenina fascinante: Nancy, esa madre amantísima y moderna que vende marihuana para sobrevivir y es capaz de superarse a sí misma y sorprender cada día. Katie Lowes interpreta a Quinn Perkins y llega a dar miedo de lo rápido que aprende con Huck a hurgar en la mierda de este mundo (que habrá lío futuro, es seguro). El top hiperdramático lo pone Cyrus (asesor presidencial, gay, político frustrado, y supuesto amigo, my grande Jeff Perry).

Por supuesto, está cantado que a Cyrus un día le dará un infarto. Y le da. Es parte del cargo. 

Thumb

La serie está basada en la historia real de Judy Smith, antigua miembro del equipo de la Casa Blanca con George H.W. Bush, reputada experta en resolución de crisis y conflictos (como el de Monica Lewinsky). En la imagen, la creadora de la serie Shonda Rhimes, Kerry Washington y Smith, coproductora de 'Scandal'. 

Dicho queda: la jefa y alma de todo esto es Olivia, eficiente y fría en apariencia, sufre de amores presidenciales y ese es su talón de Aquiles; de mente ágil, se mueve con poderío entre intereses y deseos, hay cierta ética en ella, edulcorada pero hay. No fuma pero sí bebe, es romántica a su pesar, pero no se la conoce rastro de ambición maternal; odia ser segundo plato, pero lo matrimonial lo menciona poco. Un callejón sin salida donde el trabajo lo es todo. Para Olivia la palabra cliente es el fin de cualquier duda. No importa cuán sucio sea el asunto a tratar, ella es la mejor y lo resolverá. Aunque el lodo te puede ahogar. Construir el personaje debe haber sido fácil con tanto pedazito de cliché, pero interpretarlo y atrapar con él es cuestión a alabar... 

¿Sobrevivirá Olivia o será sacrificada por amor a la lírica? ¿Se convertirá en Primera Dama tras el divorcio presidencial y la aceptará la conservadora sociedad estadounidense? ¿Se les acabarán los recursos a los guionistas y empezarán a dar volteretas sobre las intrigas y lo ya visto? Todo esto se plantea y algo ha sucedido ya en algunos capítulos.

Me siento pues a ver el desenlace. Espero respuestas.

923136_625128244183628_205198062_nY pasados unos minutos, algunas tengo. Sé quien es Albatros. Aprendo algo más del juego de espejos. Y con una conclusión me quedo: aunque tu profesión sea resolver grandes problemas ajenos, asegúrate de tener los propios bajo control, porque hasta en las mejores familias hay lo suficiente bajo la alfombra como para que venga Shonda Rhimes y construya una serie con ello. Y buena. 

Ah y con la frase de la imagen, la dice Huck en este último capítulo y esde gran utilidad, sin duda: "Si quieres matar a alguien con seguridad, hazlo tú mismo".

Hay 8 Comentarios

Buenísima serie y super entretenida, cada personaje esta muy bien elegido y elaborado por su actor y actriz. Deseando poder ver mas esperando la 5ª temporada con mucha ansia.

La serie me resulta entretenida... Pero la sobreactuación de la protagonista es insoportable. Esos gestos, esas muecas....

De verdad que creo que con otra actriz la serie luciría muchísimo más!!!

Esta sí que no nos la apuntamos, ni se nos pasa por la cabeza :P

Uf, Anatomía de Grey... serie conservadora y llorona donde las haya, creo que no he visto nunca tantas lágrimas por capítulo como en ese pestiño republicano (a la altura de Brothers and Sisters o Hart of Dixie). El poco interés que me suscitaba el título de esta entrada se ha diluído en cuanto he visto el nombre de Shonda Rhimes.

es un guilty pleasure!

Es súper buena, o sea. Le da como cien mil truñones de vueltas a Breaking Bad.

A mi me engancho totalmente!!!! es genial

Nos enganchamos a la serie al quinto capítulo. Costó un poco, la verdad, pero es que se lía una taaaaan gorda que no podíamos dejar de verla.
Olé Olivia y olé Shonda. Toma serie con una trama muy muy adictiva. Ya hemos acabado de verla y estamos sin uñas para saber de la nueva temporada.
QUE FUERRRRRTE ;)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal