Ver para odiar

Por: | 28 de enero de 2014

Girls

Es un fenómeno curioso, más extendido de lo que parece y que va un paso más allá del 'placer culpable': ver una serie para después despellejarla en público (y obtener cierta safisfacción de hacerlo). El hate-watching, como lo llaman los anglosajones, es un fenómeno que ha surgido con la consolidación de las redes sociales, donde cualquiera puede acudir para expresar su punto de vista sobre cualquier materia. En el mundo televisivo, esta actividad ha superado la categoría de tendencia para ser ya una costumbre arraigada que vuelve con el regreso de las series que sirven de diana a los haters, esas personas que odian la serie pero que siguen contando entre sus seguidores (muy a su pesar, según proclaman una y otra vez en Twitter, Facebook, Tumblr o blogs). Odian verla pero encuentran un placer inexplicable en criticarla en público. Algo parecido a ver una alfombra roja para poner verde el estilismo de las estrellas con los amigos pero trasladado al mundo de las series y las redes sociales.

Un auténtico hatewatcher (sentimos recurrir tanto al término inglés, pero la traducción al castellano es complicado reducirla a pocas palabras: ¿espectador que odia lo que ve pero le encanta comentarlo?) busca su objetivo con cuidado y lo suele encontrar entre series con grandes pretensiones. Una de las favoritas en este sentido era Smash, la serie centrada en el mundo de Broadway y con Spielberg en la producción. Tras un gran arranque, se desinfló a la velocidad del rayo para nunca recuperarse. Sin embargo, un puñado de personas siguieron fieles a ella hasta el final de su segunda y última temporada, algunas lamentándose por la cantidad de horas desperdiciadas en ver tamaña tontería. ¿Haters? ¿O simplemente fans de la serie aunque no lo quieran reconocer?

Smash

Algo parecido ocurre cada año con Girls. La serie de Lena Dunham es una de las que más discusiones provoca entre fans y detractores. Ya lo hemos dicho: o la amas o la odias, sin término medio. La intención de ser "una voz de una generación" pone muy alta la vara de medir. En este caso, Dunham es muy consciente de esa dualidad y explota el potencial que le ofrece. Una muestra es la muy comentada portada del último número de Vogue en Estados Unidos y las "curiosas" fotos que acompañaban al reportaje: Lena en el baño, Lena tumbada en la cama, Lena con una paloma en la cabeza... Más munición para los haters.

Este será el último año en el que The Newsroom será centro de odios varios. La serie de Aaron Sorkin contaba con el nombre de su creador como principal carta de presentación, lo que situaba las expectativas muy altas. Pero pronto empezaron a llegar las críticas: el tratamiento de los personajes femeninos, la arrogancia de los masculinos, diálogos imposibles... Tras el primer contacto, llegó la segunda temporada, y los supuestos defectos volvieron a surgir, incluso aumentados. Fue difícil no unirse a la lluvia de críticas. Eso sí: para hacerlo, había que verla. En la tercera y última temporada, The Newsroom tendrá una oportunidad para la redención. ¿Lo conseguirá? ¿Los haters ya habrán desistido o seguirán acudiendo a la llamada de Sorkin atraídos por una fuerza invisible que hace que no puedan abandonar la serie por mucho que quieran?

Newsroom

Hace un año, en Chicago Tribune analizaban el fenómeno del hate-watching y lo diferenciaban del odio a secas. Según el autor del artículo, el hate-watching se trata de un acto irracional y compulsivo que mezcla satisfacción y disgusto. "Hate-watching es la única forma de odio que tiene sentido", decía. Sin embargo, en un momento en el que tenemos tantas series a nuestro alcance, tanta variedad donde elegir, ¿por qué malgastar el tiempo viendo algo que, en el fondo, no nos gusta? ¿Qué sentido tiene? Si la sigues viendo después de, digamos, diez capítulos, asúmelo: hay algo en ella que te gusta. 

Un consejo: si de verdad la odias, no sigas viéndola. Y si sigues viéndola, igual es que, en el fondo, te gusta. Piénsalo.

Hay 40 Comentarios

En mi piso universitario, hatewatcher no existía. Pero sí la afición: lo calificábamos de 'rabia gozosa'. Tal cual.

No sé qué problema encuentra la autora en la traducción de hatewatchers cuando ella misma emplea en el texto la palabra que busca: detractor. Se lía ella sola intenntando explicar con una paráfrasis una expresión que en inglés incluye el odio pero no la crítica, y parece que a los anglosajones no les tienen que dar tantas explicaciones. A mí en castellano no tiene que dármelas tampoco.
Le recuerdo también que en castellano se utiliza la forma griega "miso" (odiar) para formar palabras como misántropo o misógino...Quizá sea capaz de formar una nueva, de acuñar un término en castellano y ser más original.
Mire, yo soy traductora de inglés y me da la sensación de que en muchas ocasiones el uso de términos en otros idiomas es pereza pura.

Sin duda, yo soy uno de los hatewatchers de "Girls". Después de cada capítulo, siempre digo "Vaya basura de serie para modernas". Pero ahí estoy a la semana siguiente xDDDD

El hate watching puede ser algo muy entretenido cuando se hace con sentido del humor y se empiezan a ver como elementos cómicos defectos de algunas series. A nosotras nos pasó con The Following y con Under the Dome, que llegamos a verlas como comedias.
Pero cuando la serie no te da ni momentos irrisiorios, déjala.

no se porque disculparse por usar términos en inglés, los españoles deben superar sus complejos y aprender inglés y mirar cosas en inglés y subtitulos si los necesitan, sin tener que estar esperando al doblaje durante meses, es absurdo!

ninguna a la altura de doctor en alaska.

Yo he visto series a disgusto porque:
-Tienen un montón de buenas críticas.(Llegas hasta el final esperando que obre el milagro pero a veces no llega)
- En los comienzos fue una muy buena serie y esperas que al final remonte.
- Has cogido cariño a los personajes.
- Por rutina.

Pero ver una serie solo para reírme de lo mala que es eso solo me ha pasado con Águila Roja.

denominar a una serie "serie de culto" entra dentro de cierta pose cool,..... dentro de unos años nos acordaremos de todo esto con constalgia y por que no.... verguenza.....

me parece absurdo ver una serie que no te gusta para criticarla. Si no me gusta no la veo y a otra cosa mariposa.

Tampoco me gusta el "postureo seriefilo" de criticar a aquellos que en lugar de ver las series de culto (llámense Breaking Bad, Juego de tronos o Girls) prefieren ver otras series que quizás no sean de tanta calidad pero cada uno se entretiene viendo lo que le gusta

Y luego estan los/as hunk watchers.....los que ven la series por los tios buenos

Después de uno o dos capítulos de la primera temporada, he dejado de ver muuuchas series. Sin embargo cuando una serie me ha enganchado, luego no puedo dejar de verla. Tengo la esperanza de que se trate de una mala racha de unos capítulos y que luego mejore...

Que falte "Un príncipe para Corina" en esta enumeración (aunque sea un reality y no una serie) me parece un tremendo, tremendo error.

Vaya rollo ver lo que odias no? Yo a lo más que llego es a ver un rato algo como Girls, que es lo peor, pero tienen que darse varios factores: que este aburrido y zapeando llegue al canal, que no pongan otra cosa, y que ha alguien conmigo que si le guste. Entonces puedo ver un rato para despotricar un poco, pero si estoy solo es improbable que me martirice

Los anglosajones son unos tiquismiquis. En España hemos perfeccionado el concepto de hatewatchers. Un ejjpañol critica sin ver/leer/saber. El placer que obtiene de ello es infinitamente mayor ... y sin perder el tiempo. Todo un arte perfeccionado con el paso de los siglos

Me pasò con Hello Ladies.
Cómo detesté al protagonista y seguía viendo la serie a ver si le tomaba 'cariño'; pero nada...

Traducción al Español "EspectadorOdiador"... no es tan difícil...

Yo no puedo evitarlo, cada x tiempo veo the following. Para desorinarme. Algún problema? No. No me gusta, es horrible, pero sus clichés son tan evidentes que alguien tiene que decirlo, dar luz. Los hatewatching y los hatereading somos necesarios.

En eso del odiovisión, yo me refocilo con odioplacer con la fascinantemente absurda Falling Skies, es un verdadero placer visionarla entre gemidos de dolor intelectual y suspiros sorprendidos de rechazo, Ignatius Reilly me enseñó bien: "Ni siquiera Esther Williams lo haría mejor..." decía Un Pingüino, y repito como homenaje a Ignatius, John Kennedy Toole ese adorable concepto de la fobisión o fobovisión, que creo más adecuado que la esdrújula hate-watching.

En ese efecto se basa el éxito de algunas cadenas de televisión, de los programas de cotilleos casposos (los programas y los cotilleos) y los reallyties, y hasta los partidos del fútbol (ser seguidor del Atlético de Madrid o del Zaragoza tiene mucho de todo eso). No es nada nuevo!! en vez de desahogar la ira con la pareja o los críos a la vuelta del trabajo, la tomas con cualquier monigote que sale en la TV. En el fondo, hasta puede ser psicológicamente beneficioso.

Odiovidente?

Bueno, ya se sabe, las redes sociales están para eso, modernos egocéntricos. En ese sentido no se ha avanzado mucho desde el desaparecido fotolog.

Me siento totalmente identificada con esto del hate-watching, aunque ni sabía que existía (supongo que lo que no se inventen en USA... jajaja). Lo hago con una de las series que veo, incluso la temporada pasada estuve varios meses sin verla porque ya no aguantaba más el cachondeo que se traen los guionistas, que ni siquiera tienen inventiva porque todos los supuestos giros de la trama, ya se rumorean semanas antes por internet, así cómo quieren que no haya hate-watchers???

La he retomado porque espero que no le quede mucho y ya se hace costumbre tener que hacer el video semanal con el correspondiente trolleo, alguien tendrá que encargarse de las críticas, no? Además, desestresa un montón y yo lo recomiendo a quien se empiece a ver frustrad@ por algo que se supone que debe entretenerte pero que a la vez sienta que no puede dejar de verlo

Odiador televisivo?

¿"espectodiador"?

Creo que uno de los factores de ver series que no te gustan es el simple hecho de llegar a casa cansado y tragarte algo con tu pareja tirado en el sofa. No lo soportas pero estas tan cansado que no haces nada, solo verlo y odiar la serie para soportar tu vida.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal