Series de Siempre

Ocho destellos de 'Luz de luna'

Por: | 23 de mayo de 2014

Moonlighting

No se ve igual una serie a los 12 años que a los 40. Esos 28 años (¡aghhhhhhhh!) que han pasado desde que se empezó a emitir en España Luz de luna (Moonlighting, en inglés) pesan, por supuesto. Pesan en el ritmo, pesan en unas escenas un poco más largas de lo necesario, pesan en las hombreras de la protagonista, pesan en unos diálogos a veces un poco naíf, pesan en los malos tan caracterizados de malos, pesan en la musiquilla de intriga que suena cuando se cometen los crímenes... Pero aún se puede ver, y disfrutar, cosa que no se puede decir de todas las series pasada su época.

Mi cita semanal, allá por 1986 (se estrenó un año antes en Estados Unidos, y duró cinco temporadas) me deparaba intriga, comedia y romance. Lo mejor, la esgrima verbal entre David Addison (un jovencísimo Bruce Willis) y Maddie Hayes (Cybill Shepherd) y la tensión sexual entre ambos. Aquí os cuento algunas razones por las que vale la pena recordar Luz de luna:

1. La sintonía. Reconócelo. Desde que has leído el título de Luz de luna y has visto la foto de David y Maddie, te ha vuelto a la mente el tema del cantante de jazz Al Jarreau. Pegadiza y romántica, la  canción llegó al número 23 en la lista Billboard Hot 100 de Estados Unidos, y fue nominada a dos grammies en 1988.

2. David Addison. Fue el personaje que lanzó a la fama a Bruce Willis y dio a conocer su vis comica. Tenía 30 años cuando fue seleccionado, entre 3.000 aspirantes, para interpretar al detective caradura, vago, impertinente, ligón y liante que protagoniza la serie. Gracias a esa popularidad, saltó a protagonizar películas como Cita a ciegas (1987, con Kim Basinger y dirigida por Blake Edwards), y la saga por la que es quizás más conocido, Jungla de cristal (1988). Como curiosidad, en uno de los capítulos coincidía brevísimamente con la que pronto sería su esposa durante 13 años, Demi Moore. En Luz de luna, resultaba simpático y encantador, y, sin ser un guapo al uso, tenía su atractivo. Y pelo.

3. Maddie Hayes. Admitámoslo, resultaba pija, estirada, ingenua, e incluso repipi. Vamos, que no caía tan bien como David. Pero de eso se trataba. Esta ex top model en horas bajas que se mete a detective después de que su gestor la deje en la bancarrota era el contrapunto perfecto a Addison, y la razón por la que funcionaban sus enfrentamientos dialécticos. El personaje estaba escrito a la medida de Cybill Shepherd, cuya carrera, tras algunos taquillazos (La última película, de Peter Bogdanovich, o Taxi Driver), estaba en declive.

4. La relación entre David y Maddie. Sin duda, la razón del éxito de la serie en las primeras temporadas, y de su declive en las últimas. Si por algo se recuerda Luz de luna desde su primer encuentro es por esas conversaciones en las que ambos afilaban sus lenguas al máximo. Eran clásicas las discusiones en el coche que acababan con ambos enfadados diciendo "Bueno". "Bueno". "Bien". "Bien".

Unos diálogos que reflejaban la tensión sexual entre ambos, esa que nos mantuvo en vilo hasta que por fin acabaron en la cama en el capítulo 14 de la tercera temporada, al ritmo del Be my baby de The Ronettes. El ni contigo ni sin ti, el te quiero pero te odio que viven son quizás de los más logrados en la pequeña pantalla. Muchos culpan del declive de la serie a este esperadísimo episodio en el que al fin sucumben al deseo, aunque los productores lo achacan más al escaso tiempo que comparten en escena Willis y Shepherd en la cuarta temporada: el actor estaba compaginando la serie con el rodaje de Jungla de cristal, mientras que la intérprete tuvo que rodar muchas secuencias por anticipado ya que estaba embarazada de gemelos.

Topistoviola5. La señorita Topisto. Una de las señas de identidad de la agencia de detectives Luz de luna es su fiel, inocente y peculiar secretaria, Agnes DiPesto, cuyo apellido se cambió en España por Topisto, supongo que por miedo a que el original sonara mal. Interpretada por Allyce Beasley, al principio se limita casi a responder el teléfono con largas y absurdas rimas y a poner el contrapunto feo y afable a la glamurosa y borde Maddie.

“Agencia de detectives Luz de Luna. Le ayudamos a resolver su caso, a su novio encontraremos, si necesita algún consejo con gusto se lo damos. ¿Le han robado el monedero? Con el ladrón daremos. Estamos en la brecha por si el asesino acecha. Somos una agencia con clase y en los precios no hay desfase”.

Su papel fue aumentando para expandir las tramas, y hasta se le creó en la tercera temporada una correspondencia masculina, el despistado detective ayudante Herb Viola, interpretado con Curtis Armstrong, con el que termina casándose.

6. Sam Crawford. En este punto voy a ser muy parcial. Solo salía durante cuatro episodios en la tercera temporada, como el novio de Maddie que sirve de acicate para que su relación con David al fin progrese. Pero era la primera vez que veía al ahora NCIS Mark Harmon, por aquel entonces ya un conocido actor televisivo. Y en plena adolescencia, me pareció taaaaaaaaaan guapo... Que conste que no soy su única admiradora. En Youtube he encontrado este vídeo titulado "Los momentos más tórridos de Mark Harmon en pantalla", al ritmo de la canción I´m sexy and I know it. Queda claro que la señorita Topisto también babeaba por él.

7. Los capítulos especiales. Otra cosa no, pero los creadores de Luz de luna sabían ser originales. De vez en cuando, regalaban a los espectadores algunas marcianadas muy divertidas, que incluían incluso números musicales. En el cuarto capítulo de la segunda temporada, había dos largas secuencias en blanco y negro protagonizadas por Willis y Shepherd, que recreaban una historia que transcurría en los años cuarenta:

Pero probablemente uno de los capítulos más recordados sea el de Shakespeare atómico (capítulo 7 de la temporada 3), una adaptación muy libre de La fierecilla domada, que incluye gags y guiños como las gafas de sol y el logo de BMW que luce el caballo de Willis.

8. La complicidad con los espectadores. Cuando vi la serie en su momento, era muy pequeña para ser consciente de esto sobre lo que llama la atención la Wikipedia: Luz de luna fue una precursora de lo que en términos finos se conoce como la ruptura de la cuarta pared, esa pared ficticia que separa a los actores del público en el teatro, o la pantalla de cristal que hay entre ellos y los telespectadores en sus casas. Sí recuerdo cómo con frecuencia, Maddie y David hacían referencias directas a los guionistas o a la audiencia, o comenzaban el capítulo sentados en una mesa del despacho, dirigiéndose directamente a nosotros. "Los jefes aseguran que el episodio de hoy es demasiado corto, y que los episodios tienen que ser de una hora, ni 59 minutos ni 61, sino 60 minutos y nos quedamos cortos por un minuto", confiesa Maddie en el primer capítulo de la segunda temporada:

Eso cuando no había actores invitados que se salían del papel en medio de una escena o se llamaban por sus nombres reales. El culmen de esta ruptura fue el capítulo final, cuando Maddie y David vuelven a la oficina tras la boda de Agnes Topisto y Herbert Viola y se encuentran con que unos operarios están desmantelando el set de rodaje, y buscan a los productores para rogarles que salven la serie.

"Me caéis muy bien, pero el público no tiene la culpa. Últimamente, hasta una lección de botánica es más divertida que soportaros a vosotros", les dice sin tapujos un productor sentado en una sala de proyecciones a oscuras. "La gente se enamoró de vosotros mientras vosotros os enamorabáis. No podéis seguir enamorándoos siempre. Tendréis que aterrizar. Interesabáis al espectador porque había algo entre vosotros. Aunque pretendierais que no había nada, no podíais dejar de pensar el uno en el otro. Hasta que un día dejasteis de atraeros". Un final más absurdo que el de Perdidos, pero que parece digno de una serie que, efectivamente, nos atrapó por el amor.

¿Cuáles son vuestros momentos favoritos de Luz de luna?

 

 * Recuerda más Series de siempre

Hay 7 Comentarios

Nunca habia escuchado esta serie. Y sobre que trata? investigacion criminal, estudio sexual, Que?

Casi siempre terminaban los episodios con unas carreras descacharrantes, donde Maddie empezaba con tacones y terminaba con deportivas, que no trataban de disimular. Pero como muy bien dices en el artículo, lo mejor eran esas discusiones llenas de "fine" "good", que aquí traducian muy bien, y que doblaban unos Ramçon Langa y Gloria Cámara que crearon escuela, aunque al revisar elgun episodio, los primeros doblajes eran tranquilos y se fueron acelerando con el tiempo. Es que me enrollo mucho con esta serie, a pesar del paso de los años, no se me ha olvidado lo que me gustaba.

Mi serie favorita de todos los tiempos!!!!!!!
Maddie y David inventaron la UST, inventaron los diálogos chispeantes, el humor mezclado con el amor,
Bones, Castle y muchas otras han bebido de Luz de Luna
que recuerdos!!!!

Un par de aspectos a tener en cuenta con Luz de luna, a mi entender, son:
1- Su creador era guionista de Remington Steele, del que copió buena parte de sus bazas .
2- Vino a recoger el legado de las comedias clásicas de Hepburn y Grant para llevarla a los 80.

Totalmente de acuerdo con lo que dices, Cecilia. Una gran serie que, por ser de los 80, ahora parece un poco antigua, pero que es muy importante para la televisión moderna.

A angel: Ya está corregido, gracias, a veces fallamos.

Último párrafo, dos bonitos palabros: "pretendieráis" y "dejastéis"... esas tildes, señorita, esas tildes. Al menos, pasa el corrector ortográfico del ordenador, o revisa que hayan colgado bien tu artículo, que estás quedando fatal.

Supongo que ahora no triunfaría pero, qué buena era esa serie!!

http://areaestudiantis.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal