Series de Siempre

'V' o cuando los lagartos llevaban hombreras

Por: | 06 de junio de 2014

V

Aparte de la inefable mula Francis, mis primeros recuerdos televisivos -no os asustéis- están ligados a la ciencia ficción que se estilaba en los sesenta del siglo pasado. Y en concreto, tanto a los tripulantes sudorosos del submarino atómico de Viaje al fondo del mar como al espacio luminosamente pop de los Guardianes del espacio, aquella serie de muñecos que caminaban a saltitos y trepaban a cohetes de hojalata. Por algo estaba filmada en Supermarionation (sic).

Y como siempre vuelves a la infancia, cuando en los 80 ya andaba preparando oposiciones, me escaqueaba de los libros para ver V, Los visitantes. Con la serie de los (aparentemente) amabilísimos alienígenas que venían a pedirnos ayuda a cambio de grandes ventajas para la humanidad sentía lo mismo que cuando merendaba pan y chocolate y me escapaba con el almirante Nelson a las simas océanicas. Bueno, he dicho lo de merendar demasiado rápido...

Porque ver a la inolvidable y malvada Diana (Jane Badler) zamparse una rata gigante te quitaba el apetito. Una de las jefas de los humanoides extraterrestres era una científica sádica especializada en lavar el cerebro a los humanos, atacar a la resistencia y dar por el saco a todo el que intentase hacerle sombra.

Semana a semana, buscabas los momentos morbosos: cuando la bicharraca con hombreras te sorprendía con una nueva variedad de ensañamiento que superaba al de la semana anterior o le daba a los refrigerios de roedores. Incluso te regodeabas con una lucha a puñetazos en la que el desgarro en la cara del extraterrestre dejaba ver la brillante cobertura de lagarto.

 

V, estrenada en 1983 (en España, en 1985, los sábados por la tarde), no podía ser más ochentera: no solo por aquellas prótesis que causaban furor entonces. También por el pelucón de Diana, -cuyos modelos galácticos aderezados de lentejuelas no lograban disimular sus cartucheras-, las gafas máscara que protegían al ejército invasor de las radiaciones o la sospechosa similitud de las naves nodriza de los visitantes con la escenografía de la saga Star Wars. La costosa serie (un millón de dólares se llevaba cada episodio de la tercera y última temporada) popularízó los monos naranja sobre los que se repetía un símbolo sospechosamente similar al de la cruz gamada.

V
Y es que la saga estaba basada en un libro de 1935 del Nobel estadounidense Sinclair Lewis que, en pleno apogeo de los fascismos en Europa, imaginaba el ascenso de un presidente estadounidense que mutaba en tirano. El creador, Kenneth Johnson, presentó un proyecto basado en la novela, titulada It can't happen here (No puede ocurrir aquí).  Los estudios rechazaron la idea por "elevada" y el director cambió los fascistas por extraterrestres que van de buenos y luego nos esclavizan. A no ser por un guapito cámara de televisión, Mike Donovan o Mark Singer (en el libro también el héroe es un periodista) que se convertirá en el líder de la resistencia, íbamos a acabar todos muertos de sed. Porque agua era lo que buscaban los alienígenas que, por cierto, hablaban con voz metálica y perseguían a los científicos.

V fue un hito. Para los niños que crecieron en los 80, Diana era un icono. Me cuentan mis amigos Moisés y Jose, con los ojos iluminados, cómo la imitaban en sus ingestas... con gominolas en forma de rata que estuvieron disponibles inmediatamente en el mercado. La comandante era mala malísima y lo parecía constantemente. Su gestualidad era tan marcada que semejaba inmersa en una pantomima. Miradas temibles, dialéctica acerada hasta la comicidad, vencedora de todas las batallas, con los suyos y con los otros. Además, el personaje resultaba extraordinariamente sexy: mérito de Jane Badler, una estadounidense que ahora tiene 60 años y a quien volvimos a ver unos años más tarde en la serie Misión Imposible, protagonizada por Peter Graves.

 

La lagarta temible se casó con un australiano, tuvo dos hijos y publicó su primer disco en 2008 con Sir, una banda indie del país, al estilo de divas como Shirley Bassey con Propellerheads. Hasta se animó a componer y ha trabajado con el productor Mark Saunders (The Cure). En sus actuaciones luce melenaza y cueros.

Pero lo más singular es su reciente video en la que pide dinero para la financiación de una película lésbica española, Girl gets girl. Regresa para participar en el filme de Sonia Sebastián (también autora de la exitosa serie web Chica busca chica) interpretando a una editora republicana afincada en Miami que se enamora de Nines, la protagonista e ilustradora de su revista. La película ha conseguido el dinero que necesitaba para rodarse.

 

Pues que lo sepáis. Jane Badler, cómo no, se ha adaptado tan bien a este mundo como el reptil que la hizo famosa. Puede que desconocierais que cantó en el Club Playboy con 21 añitos, que ¡también! actuó en Falcon Crest, y que ahora, persigue a la chica.

 

 * Recuerda más Series de siempre

Hay 18 Comentarios

Que hablando de Jane Badler después de la serie, se te olvide mencionar que retomó su papel para la versión reciente y horrorosa de la ABC, ....

grandisima serie sin duda. Me acuerdo que llevaba apuntados los horarios para no perderme ningun capitulo

saludos

http://elbuhonero.es/infieles-en-la-red.html

Por cierto, es curioso que se haya señalado esta serie en la conmemoración del desembarco de normandia. Pocas series de ficción televisiva han tratado el tema del auge del fascismo y de la fragilidad no aparente que pueden tener nuestras democracias. Por cierto Kenneth se encontraba en Francia el día de los comicios europeos, asistió con preocupación y de manera accidental a la victoria del Frente Nacional.

De nada Ana, me ha gustado tu entrada, siempre es un placer que se acuerden de una serie tan entrañable (a pesar de los lagartos). Te ánimo a que ahondes en el proyecto de V la pelicula a través del propio autor. Creo que sería un articulo interesante. Su correo eléctronico se encuentra en su web y de seguro estará encantado de responder a todas tus preguntas en una entrevista. Me gustaría leer una aproximación al proyecto desde un punto de vista periodístico. Un saludo y gracias.

Muchas gracias, Alfonso, por tu información. Interesantísimo todo lo que cuentas, especialmente la referencia al director, a la película y al tema del auge del fascismo. Escribí la entrada antes de la celebración de las elecciones europeas

Una de las series que mas me marcó en la infancia y que ganó poderosamente con la posterior edición en DVD que compré nada más salir. Ya con más conocimiento pude entender el paralelismo entre los extraterrestres y el fascismo, como con una cara amigable se van internando en todas las capas de la sociedad hasta ejercer un control total eliminando toda oposición. En principio poco a poco, desde los medios de comunicación. (¿os suena? los malvados científicos conspiraban contra los visitantes, en el discurso de Le Pen se pueden sustituir por los inmigrantes. Por desgracia, un argumento muy de actualidad en la vida política europea. La estética de la serie ha envejecido mal, no así su calidad argumental. Principalmente de la miniserie original. La segunda miniserie no está mal, pero la tercera temporada es una indigna continuación, aunque curiosa. Para mi sigue siendo la mejor serie de los 80 y una de las mejores de todos los tiempos. Siendo además en España un fenómeno sociológico sin parangon en el mercado televisivo. Decir que recientemente he hablado a través de correo electronico con su creador y como ya sabía, esta buscando desde hace tiempo financiación para un remake en forma de película de la miniserie original y una continuación en dos películas basadas en su libro V la segunda generación, publicado en 2008. El hilo argumental en el libro salta desde la llamada de Julie Parrish pidiendo ayuda hacia el espacio hasta la actualidad. Espero sinceramente que lo consiga. No sólo por lo que puede suponer como producto de entretenimiento, como ciencia ficción de calidad, sino también por lo que trata, el auge del fascismo, lo que parecía tan lejano que había que dibujar como extraterrestres, parece que está llegando a la vieja europa debido a la crisis, donde pensábamos que "eso no podía ocurrir aquí (de nuevo)". Espero que lo consiga y poder trasportarme de nuevo a los ocho años. El presupuesto es de unos 60 millones de dolares. La v original hubiera sido impensable sin Star Wars, espero que la nueva trilogia aumente las posibilidades de V. Decir que Kenneth Johnson no es solo un gran director, doy fe de que es una excelente persona. Un saludo

Me hubiese gustado que hubieses hecho alguna mencion al re-make del 2010 que estuvo muy bien y en el que la protagonista de la serie original hacia de la madre de Diana en el remake

¿Cartucheras? Un precioso culo, diria yo.

Atticus, soy bastante anciana, sí. Veía Viaje al fondo del mar en casa de mi abuela, que se debió de comprar la segunda o tercera tele de León.. Mis padres aún no la tenían

Ana Alfageme es bastante mayor de lo que aparenta. Debe haber cumplido más de 55 tacos para acordarse de "Viaje al fondo del mar· que es de los años sesenta. Mis padres ni siquiera se habían comprado la TV y yo la veía en casa de los vecinos. Qué quieres, éramos pobres.

Parece increíble que, siendo niños (en mi caso, nací en el 75) nos diera tanto miedo esta serie (el momento piel desgarrada mostrando el lagarto, p.ej.) y ahora con la edad nos parezca supercutre. Fue un éxito monumental en su momento y no han sabido reproducirlo en la pobre serie de hace unos 3-4 años.
En cualquier caso, en mi opinión, este tipo de historias deberían tener un principio y un final, y no darle vueltas al mismo tema constantemente. En "V" el tema era o nos derrotan o los derrotamos, pero el bucle eterno de un cierto equilibrio de fuerzas acaba siendo cansino.
Hay muchas series que no saben acabar debidamente porque quieren estirar el chicle hasta el infinito. En el caso de "V", si no recuerdo mal, no tuvo un final claro.

Y los lagartos con esos monos naranjas que se ivan descolorando a lo largo de la serie.

Tienes razón, Al. Pido disculpas por no haber citado la autoría del libro e informar más extensamente sobre el escritor.

Estas series ochenteras han envejecido muy mal. Todas. Tuvieron su tiempo y nos encantaron, pero ahora las ves y.... uffff, que no, que cada serie tiene su tiempo, pasado el cual se vuelven rancias y hasta cómicas.

No me ha gustado el artículo, recuerda a grandes rasgos la serie y se centra en la carrera de sólo una de las protas. Me parece que no es la intención de esta serie de artículos. Lástima porque V daba para un artículo, como mínimo divertido.

"El creador, Kenneth Johnson, presentó un proyecto basado en la novela, titulada It can't happen here". ¿Por qué no dicen que esa novela, de 1935, es de Sinclair Lewis, primer norteamericano en ganar el Premio Nobel (en 1930), y ganador también del Pulitzer? Esa novela se adaptó al teatro en 1936 y todavía hoy se sigue representando su versión teatral. Estuvo a punto de adaptarse en película ese mismo año, pero Louis B. Meyer, de la MGM, no dio finalmente su visto bueno: creía que podría tener problemas para distribuirla en Alemania (la novela era una sátira sobre el auge del fascismo...)

Bastante mejor que el fallido intento de "resucitarla" de hace unos 3 o 4 años por parte de la ABC. Sobre todo la miniserie incial, no tanto la serie regular que acabaron cancelando en su momento. Debió quedarse en las miniseries.

Una serie mítica!! El momento "me zampo un ratón" era, para mí, el más asqueroso de la serie.

http://areaestudiantis.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal