En defensa del placer culpable

Por: | 17 de febrero de 2015

Empire

Entre las novedades estadounidenses de lo que llevamos de año, Empire ha entrado arrasando. Su audiencia no hace más que subir en Estados Unidos semana tras semana en un fenómeno al que allí todavía se intenta encontrar explicaciones. Desde que se llevan a cabo mediciones de audiencia por parte de la compañía Nielsen, es la primera vez en la historia que un programa aumenta sus datos de durante cuatro semanas consecutivas tras su estreno. Una de sus principales armas es asumir sin remilgos su concepto culebronesco y de placer culpable y hacer gala de ellos, además de apuntar directamente a un público objetivo que no está tan presente fuera de Estados Unidos (de ahí que no llegue a despegar del todo en nuestro país). Aunque claro, siempre ayuda tener un personaje como Cookie Lyon, de eso no hay duda.

Empire es la historia de una lucha por el poder, una competición para controlar la exitosa compañía discográfica que Lucious Lyon dejará en herencia a uno de sus hijos. Intereses enfrentados se mezclan con historias familiares y algo de denuncia social (centrada sobre todo en la homofobia dentro de la comunidad afroamericana: uno de los hijos, el más talentoso musicalmente, es gay, algo que, a ojos de su padre, supone una mancha insuperable en su historial). Es un culebrón regado con hip hop, con vestidos y peinados imposibles (da igual el momento del día, las mujeres siempre parecen preparadas para ir a la fiesta más hortera del mundo), y con esas frases y salidas de tono que Cookie Lyon regala de cuando en cuando. Un placer culpable más para la lista.

Juliette

Dicen que si algo te provoca placer, no debes sentirte culpable, por lo que eso del placer culpable, el guilty pleasure, no existe. Pero es inevitable que nos dé vergüenza decir en público que algunas series nos gustan y que estamos enganchados a ellas. No es sencillo reconocer que estás enganchado a un culebrón como Empire, o que ese derroche de testosterona, violencia, acción y sexo gratuito que es Banshee está entre tus horas televisivas favoritas de la semana (más difícil todavía reconocerlo si eres una mujer supuestamente sensata...). O que la semana no ha terminado para ti si no has tenido tu ración de oyoyoyoys gentileza de Nashville. Esos giros de guion, ese derroche lacrimógeno, esa Juliette Barnes que ha pasado de reina del drama a personaje cómico, esa Rayna desquiciante y perdida en la vida. Difícil resistirse.

¿Qué hay de malo en disfrutar con Revenge, con Scandal o con How to get away with murder? ¿Qué problema hay en vivir enganchado a los oyoyoyoys? En la vida seriéfila no todo puede ser analizar al detalle House of Cards y desmenuzar lo nuevo de True Detective. También hay tiempo para esas series que nos gustan sin más. Sin motivos, sin explicación. Por sus oyoyoyoys y el placer que nos provocan. Y punto.

Hay 9 Comentarios

Respira credibilidad y carencia de maniqueísmo barato en sus historias ambientadas en la América profunda

Culpable de seguir How to get away with murder! Cada semana añadimos en casa un oyoyoyoyoy más! ;)

¿ Cúantos admiradores incondicionales tiene JUSTIFIED ( jueves, pasadas las 12 de la noche, Fox ) ? Soy uno de ellos. Me gustan muchísimo las series de calidad, y ¡ por dios ! ésta es la única que conozco en la que los auténticos protagonistas son los malos. Ya tiene mérito crear una gran serie en la que el bueno, el marshal Rayland, resulta superfluo. En serio, tendría que transportarme a las grandes entre las grandes ( The Wire, True Detective, Los Soprano, Breaking Bad ) para encontrar unos personajes a los que los guionistas hayan sabido dotar de tanta riqueza de matices como a los malos de esta serie. Respira credibilidad y carencia de maniqueísmo barato en sus historias ambientadas en la América profunda de nuestros dias. Un placer, vamos.

Aquí solo hay temazos. Los niggromantes lo desfasamos con esto. que domingo después de comer ni que domingo, de jueves por la noche en el white mínimo. El mejor el gayer , puro dope

Me siento culpable.... por ponerme a ver Empire y pensar que VAYA BIRRIA, para esto hubiera visto Cristal o Doña Beja. Ni sexo, ni nada. Muy aburrida.

Totalmente de acuerdo, yo veo Empire y Nashville (que creo que es aún mas culpable que Empire) como placeres culpables, y soy consciente de que no tienen nada que ver con series inmensas como True Detective, BB etc Pero lo bien que sientan esos capítulos imposibles, esos personajes amados/odiados... También hay que decir que son para momentos distintos. Para el domingo después de comer son perfectas.

¡Gran post! Totalmente de acuerdo, veo Banshee y sé de sobra que no es una gran serie, pero.... divierte y da lo que promete, acción a radudales.

Yo veo esta serie por Cookie, punto.

La 3ª de Scandal un truño gigante. The End para Olivia Pope.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal