'Jane the Virgin' y 'Juana la virgen': parecidos y diferencias

Por: | 06 de febrero de 2015

Jane y juana

Se parecen en la mala suerte, sin duda, pero en poco más. A pesar de su homenaje a la cultura latina y a las telenovelas, la serie Jane the Virgin no es para nada como Juana la virgen, la telenovela venezolana en la que se basa. El show ha decidido acertadamente no copiar, sino mejorar con gracia la historia de una chica que queda embarazada tras ser inseminada artificialmente por error. Por ejemplo, varios de los aciertos gringos como el gracioso narrador en off o Rogelio, el dramático padre de Jane que es protagonista de una popular telenovela, no existen en la versión original. Sin embargo, a cambio, los estadounidenses han perdido la apasionante relación entre Juana y Mauricio, el padre biológico de su indeseado bebé, que está casado y es al menos 10 años mayor que ella. También se han quedado por el camino hasta Miami el reflexivo tío Manolito y la beca para estudiar en Los Ángeles que Juana se ve obligada a rechazar tras quedar embarazada. Este es un paseo por las principales diferencias entre los dos programas.

- Juana como personaje

Juana, la original, tiene 17 años, apenas está terminando el bachillerato y le gusta jugar al fútbol. Es muy diferente a Jane, que tiene 23, está en la universidad y tiene un trabajo estable. Ella no tiene novio, aunque en el primer capítulo aparece un chico que aparentemente la dejó porque ella no quiso acostarse con él. Al igual que en la versión americana, todo su entorno parece saber que ella es virgen, aunque en la telenovela esto no es un asunto religioso ni es consecuencia de las amenazas de su abuela. Juana es virgen porque no quiere tener sexo. Y ya. No cree que exista el “príncipe azul” ni se está guardando para el día de su boda. De hecho, para ser una adolescente, esta chica tiene opiniones muy feministas y protestatarias, al punto que se la ve discutiendo varias veces con su abuela, intentando hacerla entender que las mujeres son iguales a los hombres.

 

- Todo comienza con el semen

El trasfondo de la historia es básicamente el mismo: un hombre que sufre de cáncer en los testículos guarda su esperma para poder ser padre en el futuro, pero al intentarlo con su esposa la biología se interpone. Mauricio, el galán latinoamericano, elige a otra chica como vientre de alquiler, aunque queda claro que tiene muchas muestras de semen y que puede intentar el proceso con varias mujeres (la frase “tengo suficientes para preñar un harén” es mencionada un par de veces). Al pobre Rafael, su contraparte estadounidense, solo le queda una muestra y es su esposa quien decide usarla a sus espaldas para darle una sorpresa.

Los norteamericanos fueron más noveleros al hacer que la doctora que comete el error de inseminar a la paciente incorrecta sea, además, la hermana alcohólica de Rafael. Oh, the drama. Lo curioso en la trama venezolana es que Juana conoce a Mauricio y empieza a trabajar para él después de quedar embarazada, por mera casualidad, y no se entera de que él es el padre de su bebé hasta casi terminada la historia. De hecho, no le confiesa que está embarazada hasta el capítulo 54 (de 153).

 

- El negocio vs the business

Mauricio es director de una revista en Caracas, pero no es tan millonario como Rafael. De hecho, su lucha laboral se centra en evitar que una gran empresa editorial lo saque del negocio. Y, para añadir dramatismo, resulta que uno de los accionistas de la compañía que está en su contra es el padre de su esposa, un magnate que finge querer ayudarlo mientras le encarga a su hijo acabar con la revista desde dentro. Parece que en Jane este personaje está reflejado en el padre del propio Rafael, que podría estar metido en un lío de drogas (latinos con dinero en EE UU = narcotráfico seguro). 

Justo en la revista es donde Juana —contratada como fotógrafa— conoce a David, un chico que se enamora perdidamente de ella y que es mucho más apropiado para su edad. Para este momento, lamentablemente, la protagonista tiene bastante claro que ella está enamorada de Mauricio. El problema es que ella es apenas una niña y él ya está 'felizmente' casado. La relación con David nunca avanza más allá de las discusiones y sucesivas declaraciones de amor que la protagonista siempre acaba evadiendo.

Boy2

- Comedia o drama

La serie estadounidense cruza constantemente la frontera entre parodia y telenovela real. Juana la virgen, como es de esperar, es drama puro y concentrado. Es cierto que tiene sus momentos graciosos, pero Daniela Alvarado, la protagonista venezolana, pasa la mayor parte de los capítulos llorando desconsolada. Por eso la diferencia más marcada entre las dos versiones es la esencia. Perla Farías, la escritora venezolana que ideó la historia, buscaba impactar al público en cada capítulo. Y lo logró. La telenovela es la tercera más exitosa que se ha producido en ese país, después de Kassandra (1992) y Mi gorda bella (2002), y hay otras dos versiones hasta el momento: una mexicana, que es casi exactamente igual a la original, y otra croata. Por su parte, los guionistas norteamericanos lo que buscan son carcajadas, y las consiguen, a veces burlándose del drama que ellos mismos producen. 

¿Que cuál es mejor? Depende del gusto. Y de la época. Si ambas estuvieran al aire ahora Jane se llevaría la victoria, pero quizás, si se hubiese hecho un estreno simultáneo en 2002, muy probablemente Juana, con sus dramas y sus llantos, se habría llevado la corona.

Hay 6 Comentarios

Esta versión de Juana la Virgen (Venezuela, 2002) es la Original ;-)

Ví el remake hecho entre Venezuela y Mexico, no ví la original pero esta Juana no se la pasaba llorando fue una telenovela urbana y actual, Tubo escenas de acción, drama y un toque de comedia, me parece que el personaje de Juana es más interesante que Jane.

Falta la versión española con Antonio Resines.

Yo vi la versión Venesolana y es muy buena... Tendria que ver la versión americana para poder comparar y llegar a una conclusión de cual es la mejor.

Cualquier cosa que remasterice la industria americana no se parece al original ni en el título, más que nada porque no les interesa representar ni hacer llegar al gran público otras realidades. Para ejemplos dolorosos a punto de llegar, el remake de "El secreto de sus ojos", en versión MI5, CIA y conspiraciones con Julia Roberts y Nicole Kidman. Socorro.

http://casaquerida.com/2015/02/07/monedero-a-tus-monedas/

La verdad es que no he visto la original, aunque me parece que el personaje de Juana a primera vista parece más interesante que el de Jane.
Desde luego el éxito de Jane se basa en caminar ese delgado límite entre el drama telenovelesco y la parodia del género. Y también los giros de guión, que a veces como el propio narrador ha reconocido en el último episodio emitido, ni el se lo esperaba.
No creo que en USA en un canal no hispano una telenovela al uso, es decir como las que se hacen en colombia y otros países de latinoamérica, hubiese tenido ningún éxito. Precisamente es el elemento autoparódico que que la ha hecho atractiva para un público más amplio.
No pasará a la historia de las grandes series de la TV; pero creo que Jane The Virgin consigue entretener al público, cosa que no está nada mal.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal